logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Sienna es una mujer loba de diecinueve años con un secreto: es virgen. La única virgen de la manada. Está decidida a pasar la Bruma de este año sin ceder a sus impulsos primarios, pero cuando conoce a Aiden, el Alfa, se olvida de su autocontrol.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Sapir Englard

 

Lobos Milenarios de Sapir Englard ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Sinopsis

Sienna es una mujer loba de diecinueve años con un secreto: es virgen. La única virgen de la manada. Está decidida a pasar la Bruma de este año sin ceder a sus impulsos primarios, pero cuando conoce a Aiden, el Alfa, se olvida de su autocontrol.

Calificación por edades: 18+

Autor original: Sapir Englard

Advertencia al lector

¡Esta es una historia fogosa ♨️ y el episodio 1 comienza con un audio tórrido !

Es posible que lo quieras escuchar con los auriculares puestos, o en un lugar privado .

Todo lo que podía ver era sexo.

Dondequiera que mirase, había cuerpos estremeciéndose, miembros moviéndose, bocas gimiendo.

Corrí a través de un bosque, jadeando, intentando escapar de los fantasmas carnales que me rodeaban y que parecían convocarme. Ellos decían: Únete a nosotros…

Pero cuanto más me adentraba en el bosque, más oscuro y vivo se volvía.

Algunos árboles se balanceaban como amantes, otros, con raíces nudosas y delgadas ramas, parecían depredadores acercándose a mí, persiguiéndome.

Algo ahí fuera, en la oscuridad, me acechaba. Algo inhumano.

Y ahora las bocas no estaban gimiendo, estaban gritando.

Orgías grotescas que se volvían violentas y sangrientas en todas partes… Sentía el peligro de la muerte.

En cualquier momento, la oscuridad iba a atraparme.

Cuando sentí que una raíz serpenteaba alrededor de mi pierna, tropecé y caí por un agujero en el centro del bosque. Pero no era lo que parecía.

Era una boca con dientes afilados y lengua negra, que se lamía los labios, a punto de tragarme entera.

Intenté gritar, pero no tenía voz.

Me caí.

Muy lejos.

Muy profundo.

Hasta que me uní a la violencia sexual… completamente consumida.

***

Parpadeé. ¿Qué demonios estaba dibujando?

Sentada en la orilla del río, con el cuaderno de dibujo en la mano, miré incrédula mi propio trabajo. Había dibujado una visión muy perturbadora… y sexual.

Eso sólo podía significar una cosa: que la Bruma estaba llegando.

Cuando pensaba en la Bruma y en mi dibujo, el sonido de unas risas cercanas me distrajo. Me giré para ver a un grupo de chicas, estaban rodeándolo.

Aiden Norwood.

Nunca lo había visto aquí. No en la orilla del río donde acudía a dibujar y a despejar mi mente. No se suelen encontrar muchos de los nuestros por aquí.

¿Por qué? No lo sé.

Tal vez sea la calma cuando se espera que siempre seamos salvajes. Tal vez sea el agua cuando cada uno de nosotros arde con su fuego interior. O tal vez sea un sitio que sólo yo he considerado mío.

Un lugar secreto donde no soy una más de la manada. Donde sólo soy yo: Sienna Mercer, una artista autodidacta pelirroja de diecinueve años. Una chica aparentemente normal.

El Alfa se dirigió hacia el agua, ignorando a la pandilla de chicas que le seguían. Parecía que quería que le dejaran en paz. Me produjo curiosidad, dándome ganas de atraerlo.

Yo sabía que era un riesgo dibujar al Alfa, pero, ¿cómo iba a resistirme?

Empecé a perfilarlo. Tenía un metro ochenta y cinco de altura, el pelo negro azabache despeinado y unos ojos verdes dorados que cambiaban de color cada vez que giraba la cabeza, Aiden era muy apetecible.

Estaba trabajando en sus ojos cuando giró la cabeza y olfateó.

Me quedé paralizada, a mitad del trazo del bolígrafo. Si me viera ahora, si viera lo que estaba dibujando…

Pero entonces, para mi alivio, volvió a mirar al agua, perdiéndose de nuevo en algún oscuro ensueño. Incluso rodeado de otros, el Alfa parecía estar solo. Así que lo plasmé en mi dibujo en soledad.

Siempre lo había observado desde lejos. Nunca había estado tan cerca. Pero ahora podía ver cómo sus bíceps sobresalían de su camisa, cómo su columna vertebral se curvaba para adaptarse a su transformación.

Imaginé lo rápido que podría cambiar. Agazapado, con los ojos observando como un animal salvaje, parecía, en este caso, estar ya a mitad de su transición.

Era un hombre, sí. Pero era mucho más que eso: un hombre lobo.

Su belleza me recordó que la Bruma estaba a punto de llegar. Era la época del año en la que todos los hombres lobo a partir de los dieciséis años se vuelven locos de lujuria, la temporada en la que todos, y quiero decir todos, follan como enajenados.

Una o dos veces al año, este hambre impredecible, esta necesidad física nos infectaba a toda la manada.

Los que no tenían pareja se buscaban un compañero temporal y flirteaban a su antojo.

En otras palabras, no había nadie en la manada mayor de dieciséis años que fuera virgen.

Mirando ahora a Aiden, me pregunté si los rumores que se cernían sobre él eran ciertos,

si esa sería una de las razones por las que estaba aquí, ignorando a las chicas, meditando en la orilla del río.

Algunos decían que hacía meses que Aiden no se llevaba a ninguna mujer a la cama, que se estaba distanciando de todas.

¿Por qué? ¿Una compañera secreta? No, las cotillas de la manada ya la habrían olido.

Entonces, ¿qué era? ¿Qué iba a pasar con nuestro querido Alfa si no tenía pareja cuando la Bruma golpeara?

No es de tu incumbencia, me reprendí a mí misma. ¿Qué me importaba a mí con quién se acostara Aiden?

Era diez años mayor y, como la mayoría de los hombres lobo, sólo se interesaría por alguien de su edad.

Para Aiden Norwood, el Alfa de la segunda manada más grande de Estados Unidos, yo no existía. Dejando de lado mi enamoramiento de colegiala, sabía que estaba mejor así.

Michelle, mi mejor amiga, estaba decidida a encontrarme compañía sexual. Ella se había emparejado por adelantado, como era habitual entre los lobos sin pareja antes de la Bruma.

Trató de emparejarme con tres amigos de su hermano, que parecían bastante decentes y que habían sido sinceros al decir que me consideraban apta para pasar un buen rato en la cama, Michelle no podía entender por qué los había rechazado

«Ugh». Casi podía oír la voz de Michelle resonando en mi cabeza.

«¿Por qué eres siempre tan condenadamente exigente, chica?».

La verdad era que tenía un secreto.

A los diecinueve años, era la única loba virgen de toda nuestra manada. Había pasado por tres temporadas y, por mucho que me llamara la atención el sexo, nunca había cedido a mis deseos carnales.

Lo sé. Muy poco lobuno por mi parte el preocuparme por los «sentimientos» y mi «primera vez», pero era algo que apreciaba.

No es que fuera una mojigata. En nuestra sociedad, no existía tal cosa. Pero, a diferencia de la mayoría de las chicas, me negaba a conformarme hasta encontrar a mi pareja ideal.

Iba a encontrarlo.

Estaba guardando mi virginidad para él.

Fuese quien fuese

Seguí dibujando al Alfa cuando levanté la vista y descubrí, para mi sorpresa y repentino temor, que no estaba allí.

—No está mal. —Oí una voz baja a mi lado—. Pero los ojos podrían estar mejor trabajados.

Me giré para ver que estaba de pie junto a mí, mirando mi boceto…

El jodido.

Aiden.

Norwood.

Antes de que pudiera recuperar el aliento, levantó la vista y nuestros ojos se encontraron. Me puse nerviosa al darme cuenta de que estaba observándome fijamente y aparté inmediatamente la mirada.

Nadie en su sano juicio se atrevía a mirar al Alfa a los ojos.

Eso sólo podía significar una de dos cosas: Estabas desafiando el dominio del Alfa, es decir, un deseo de muerte. O estabas invitando al Alfa a tener sexo.

Como no tenía intención de hacer ninguna de las dos cosas, mi única opción era apartar la mirada antes de que fuera demasiado tarde y rezar para que no malinterpretara su significado.

—Perdóname —dije en voz baja—. Me tomaste por sorpresa.

—Lo siento —dijo—, no quería asustarte.

Esa voz. Incluso diciendo las palabras más educadas posibles, sonaban cargadas de amenaza. Como si en cualquier momento pudiera arrancarte la garganta con sus dientes desprovistos de forma humana.

—Está bien —dijo—. De verdad. No muerdo… la mayor parte del tiempo.

Estaba tan cerca que podía extender la mano y tocar sus marcados músculos y su piel dorada. Levanté los ojos y eché un vistazo.

Su cara brutal y basta no debería ser atractiva, pero lo era. Gruesas cejas que parecían toscas al tacto, destacando su forma de hombre lobo.

Y una nariz, aunque ligeramente torcida —sin duda rota en alguna pelea pasada—, le daba un aspecto tan sexy que me hacía temblar.

El Alfa se acercó un paso más, como si quisiera probarme. Sentí que todos los pelos de mi cuerpo se erizaban de miedo. O… ¿era excitación?

—La próxima vez que vayas a dibujarme —, dijo Aiden—, acércate.

—Oh… de acuerdo —, balbuceé como una tonta.

Y entonces, tan rápido como había aparecido, Aiden Norwood se dio la vuelta y se marchó, dejándome sola junto al río. Suspiré, sintiendo que todos los músculos de mi cuerpo se relajaban.

No era habitual ver al Alfa fuera de la Casa de la Manada, el cuartel general para todos los asuntos de la misma. Casi siempre lo veíamos en reuniones o bailes, es decir, en eventos formales.

Lo que había ocurrido hoy aquí era muy raro.

Me imaginaba, por las miradas de envidia de las admiradoras de Aiden que le habían seguido hasta aquí, sólo para ser ignoradas, que esto podría descontrolarse en cualquier momento.

Incluso un leve olfateo hacia una hembra, especialmente con una joven inexperta como yo, bastaría para que las perras más cachondas entraran en frenesí, derribando los muros de la Casa de la Manada sólo para probarlo.

Una situación de esa magnitud seguramente estresaría al Alfa. Y un Alfa estresado significaba un Alfa disfuncional, lo que derivaba en una manada disfuncional… ya te haces una idea.

Nadie querría eso.

Decidí, con la poca luz que quedaba del día, terminar de dibujar para despejar mi mente. A solas frente a la paz del río.

Pero solo podía ver los ojos de Aiden Norwood.

Y qué mal los había dibujado. El Alfa tenía razón. Podría hacerlo mejor.

Si pudiera estar… más cerca. ¿Pero cuándo volvería a estarlo?

No sabía entonces lo que sé ahora, que faltaban apenas unas horas para comenzar la Bruma y que estaba a punto de convertirme en una bestia sexual. Y Aiden Norwood, el Alfa de la manada de la Costa Este, iba a desempeñar un papel muy destacado en mi despertar sexual…

Lo que era más que suficiente para hacer aullar a una chica.

Consejos profesionales…

Puedes estar al día de las historias que están en producción a través del icono de Noticias.

Si necesitas ayuda para navegar por la app, o tienes alguna duda o problema, puedes utilizar el icono de Soporte.

Ambos iconos se encuentran en la Página de Descubrimiento.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Mamá
Querida Sienna. ¿Dónde estás?
Sienna
Mamá, ¿cuántas veces tengo que decirte…
Sienna
No hace falta que empieces los mensajes con querida
Mamá
¡Pero es más especial así! Como una carta sólo para ti.
Sienna
Mamá
¡Deprisa a casa!
Mamá
Tu hermana está aquí.
Mamá
Ha traído a Jeremy.
Mamá
Ya sabes lo que significa…
Mamá
UN BUEN COTILLEO..
Sienna
…¿mola?
Sienna
Volveré pronto
Mamá
Genial. Te quiero, mamá.
Sienna

No puedes decidir cuándo y dónde te golpeará la Bruma.

¿Será conduciendo? Será mejor que te detengas rápido o provocarás una colisión de 50 coches.

¿Sucederá en el trabajo? Pon el reloj en hora y huye hacia las colinas o entre usted y su jefe puede suceder algo que no desea. Cuando me senté a cenar, recé para que no me pillara mientras estaba con mi familia. En mi mente, este era el peor lugar posible.

Mientras ayudaba a poner la mesa y servía un plato de lasaña casera a Selene, miré hacia la puerta trasera, por si tenía que hacer una escapada improvisada.

Me senté a cenar con toda mi familia, que estaba en medio de una animada conversación.

—¿Qué pasa, Jeremy? —preguntó mi madre al compañero de mi hermana—. Apenas has dicho una palabra desde que entraste. ¿Cómo va el trabajo?

—No tiene que responder a eso, abogado —dijo Selene, lanzando a mamá una mirada divertida.

—Bueno —Jeremy se rió —, si estás preguntando por chismes sobre nuestro liderazgo, Melissa, sabes que no puedo divulgar ese tipo de información.

—¿Ni siquiera un movimiento de cabeza para confirmar o denegar?

—Mamá —dijo Selene—. Es el abogado principal de la Manada. Su trabajo es guardar sus secretos.

—Pero… —Mamá suspiró—. No necesito saber nada de las consecuencias. Sólo quiero un poco de charla. ¿Es cierto que nuestro Alfa y Jocelyn ya no son pareja y ahora sale con su Beta, Josh?

—Mamá —dijimos Selene y yo al unísono.

Jeremy sonrió—. No pienso admitir nada.

—Oh, no sois divertidos, ninguno de vosotros.

La mujer actuaba más como una adolescente que sus dos hijas juntas. Pero la queríamos más por eso, casi siempre.

—Podrías preguntarme sobre mi trabajo, ya sabes —dijo Selene.

—Lo hice, ¿no? —preguntó masticando la lasaña—. Estoy segura de que lo hice.

Selene puso los ojos en blanco. Mamá siempre había querido que Selene tuviera una carrera más estable. La moda, pensaba mi madre, no era una ocupación, sino un hobby.

—Un día, algo está de moda, y al siguiente, no —decía—. ¡Eso es cierto con la ropa y con toda la industria, Selene! Piensa en algo a largo plazo.

Pues bien, ahora Selene había triunfado, demostrando que los consejos de su madre se habían equivocado durante años, y estaba trabajando activamente en una de las principales empresas de diseño de moda de la ciudad.

Pero Selene siempre dejaba que los insultos de mamá le resbalasen. En todos los niveles, ella era la versión más bonita, más inteligente y más exitosa de mí.

Cada vez que lo decía en voz alta, que lo hacía a menudo, Selene me empujaba suavemente y se limitaba a decir:

—Todavía eres joven, date tiempo.

Pero cuando se trataba de mis sueños, de mi futura carrera de artista más grande del mundo, nunca había sido paciente. Un día iba a abrir mi propia galería.

Un día pronto, me prometí a mí misma. No me importaba lo que dijera mamá. Selene había demostrado que no tenía razón en todo.

—Está bien, mamá —dijo Selene, cambiando de tema—. Los chismes son más interesantes de todos modos. Hablando de eso….

Los ojos de Selene se dirigieron a mí. Le hice un gesto silencioso con la cabeza. No.

—¿Alguna idea de quién podría ser tu compañero para la temporada, Si?

—Ooooh, sí —dijo mamá, volviéndose hacia mí—. ¿Qué, o debería decir, quién está en el menú este año?

—Una loba nunca revela sus secretos —dije, haciéndome la tímida.

Por un segundo, mi familia parecía que iba a seguir adelante.

Tenía una manera de despistarlos: dirigía las conversaciones, tomaba el control, mantenía la atención en cualquiera que no fuera yo. Aunque era la más joven, siempre había tenido esa capacidad de autoridad.

Pero mi madre se había puesto al día.

—Ahí va otra vez —dijo mamá, sacudiendo la cabeza—. Nuestra pequeña dominante siempre haciendo que nos sometamos a sus caprichos. Vamos, Si. Dinos.¿Hay un chico?.

—A algunos nos gusta mantener nuestra vida privada en privado, mamá —dije.

Mamá se encogió de hombros.

—No hay nada que ocultar. Sé que tu padre está ciertamente deseando que llegue la Bruma de este año, ¿no es así, cariño?.

—Estoy contando los segundos —dijo papá, levantando su copa de vino y sonriendo con picardía.

—Chicos. POR FAVOR. Qué asco.

Era asqueroso, eso seguro. Pero esa no era la razón por la que me molestaba tanto. Mi madre siempre había sido una criatura sexualmente liberada. No, lo que no me gustaba era la mentira.

Cuando dije que mi virginidad era mi secreto, lo decía en serio. Ni siquiera mi madre lo sabía.

Lo cual era extraño porque siempre habíamos sido muy abiertas la una con la otra sobre todo. Nunca me había ocultado la verdad.

Ni siquiera sobre cómo conoció a papá, que era un humano. Ni sobre cómo los dos tuvieron a su única hija, Selene. Y tampoco sobre cómo me encontraron.

En realidad no son mis padres biológicos.

Me descubrieron en un vagón abandonado a la salida del hospital donde trabajaba mi madre. Mamá siempre había dicho que no le importaba.

Estaba a punto de cambiar de tema a cualquier cosa, cualquier otra cosa que no fuera la Bruma cuando sucedió.

Me congelé. Un lento y palpitante calor fundido se encendió en mi interior, haciendo que mi cuerpo se sintiera como si estuviera en llamas.

Era imposible respirar El sudor cubría cada centímetro de mi piel y, antes de que pudiera resistirme, la costura de mis vaqueros me apretó las ingles.

Me estremecí con un repentino e insoportable deseo.

JODER.

Un áspero jadeo salió de mi boca antes de que pudiera detenerlo, y cuando abrí los ojos, que no recordaba haber cerrado, vi que todos los demás en el comedor tenían la misma reacción que yo.

No, no, no.

No aquí.

No alrededor de la familia.

La forma en que mi hermana miraba fijamente a Jeremy. La forma en que mi madre se levantó de su asiento, inclinándose hacia mi padre.

No pude soportarlo. Salí corriendo de la habitación tan rápido como mis pies pudieron llevarme.

La cocina.

El pasillo.

La puerta principal.

Y salí a la fría noche donde me desplomé sobre mis rodillas.

La Bruma se arrastró por mi cuerpo como una serpiente venenosa. Mis pezones se endurecieron y mi estómago se estremeció, encogido por la necesidad sexual.

Tenía la garganta obstruida y luchaba por respirar. Incluso en la huracanada noche, la ropa se me pegaba a la piel, quería quitármela.

Anhelaba las manos de alguien en mis pechos, en mi vientre, en mi sexo…

Oh, Dios. La Bruma nunca había sido tan fuerte.

Probablemente era una acumulación de todas las necesidades y frustraciones sexuales que había reprimido a lo largo de las últimas tres estaciones.

Debería haberlo imaginado. Por supuesto, esto iba a suceder. ¿En qué estaba pensando? No lo pensé. Y ahora estaba pagando el precio.

Miré detrás de mí hacia mi casa, un lugar donde normalmente encontraría seguridad y comodidad, pero ahora no, de ninguna manera. Mis padres probablemente ya estaban aprovechando la Bruma.

La idea de Selene y Jeremy no era mucho mejor. Aún así, se comportaban más como personas, menos como lobos, respetando los límites, la privacidad y las normas sociales.

Probablemente llegarían a su apartamento en el centro de la ciudad antes de dejarse llevar por sus impulsos.

Los aparté de mi mente y corrí por el sendero hacia el bosque.

Me crucé con humanos, totalmente ajenos a lo que me sucedía, y con algunos lobos que, al igual que yo, estaban en la primera fase de la Bruma y trataban de orientarse.

Era más fácil para ellos. No eran vírgenes. Habían tenido mucho sexo durante las temporadas anteriores, pero yo no. Y estaba desquiciada.

A la entrada del bosque, me desnudé. No me importaba si alguien me veía. Necesitaba cambiar.

Aquí mismo.

Ahora mismo.

Normalmente, tenía todo el control cuando me transformaba, pero no cuando la Bruma se apoderaba de mí. No. No podía permanecer en esta forma humana por más tiempo.

Cerré los ojos y sentí el placer de cambiar.

Por lo general, sentía cada uno de los cambios: los miembros que se estiraban, los músculos que se tensaban, el cuerpo que crecía y el pelaje rojo, a juego con mi pelo humano, que brotaba de mi piel, cubriéndome por completo.

Pero ahora no. Ahora, no sentía nada más que la Bruma.

Respiré y mi voz fue un gruñido. Mis dedos ahora eran garras negras como el carbón. A través de los ojos de un lobo, todo se percibía más agresivo, más violento.

Especialmente ahora, cuando la Bruma apenas comenzaba.

Transformada completamente en loba, me adentré en el bosque.

El viento frío soplaba sobre mi pelaje, el duro suelo estaba húmedo bajo mis patas y los olores del bosque llenaban mi nariz.

Los aullidos resonaron en el bosque. Eran los gritos de quien no tenía pareja, de los que buscaban una.

Maldije para mis adentros. En mi Bruma, había olvidado pensar en las implicaciones.

Entrar en el bosque al principio de la temporada era como rogar que te follaran. Estos bosques eran como un bar universitario. Todo era sed e incontrolables impulsos.

En cualquier momento, un lobo iba a olfatearme y reconocer que no tenía ningún lazo. Me acecharían hasta que me rindiese. Más de uno, estaba segura.

Un juego, un desafío, para ver quién ganaba primero a la loba sin pareja.

Aunque mi cuerpo me pidiera lo contrario, no cedería tan fácilmente. Estos lobos podían tener todo el sexo que quisieran. No estaba juzgando, pero estaba esperando.

Esperando ese momento, ese instante, esa súbita e indescriptible mirada de reconocimiento cuando dos seres hacen contacto visual y saben que son compañeros de por vida.

No podía esperar a que me pasara eso.

Pero, ¿aquí, en el bosque, al comienzo de la Bruma? Era poco probable, por no decir que era muy complicado.

Me volví hiperconsciente de los lobos machos, de cada uno de sus movimientos, de su olor.

Corrí descaradamente, liberando feromonas en el aire, atrayéndolos más cerca. Y pronto supe que me tendrían acorralada.

Cinco de ellos todos eran lobos machos hambrientos.

A mi cuerpo le gustó. Oh, lo hizo alguna vez.

Por un segundo, me pregunté si este sería el año.

¿Cedería finalmente? ¿Cedería a estos cinco machos, tomándolos a todos a la vez? ¿Perdería finalmente mi virginidad, aquí y ahora, en medio del bosque?

A medida que la Bruma se apoderaba de mí y todos mis deseos de esperar a mi pareja empezaban a desvanecerse, me pregunté qué me detenía. ¿Sinceramente? Lo deseaba.

¿O no?

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Tranquilidad

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella.

Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

Acero y humo

Paxton es la hija del sheriff local. Connor es el líder del club de motoristas Red Riders. Sus vidas se cruzan cuando Paxton regresa a la pequeña ciudad en la que creció. ¿Saltarán chispas o su romance llevará a todo el pueblo a la ruina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Tinkerbelle Leonhardt

Leer más »

Caja de sorpresas

La enfermera Riley ha sido asignada a uno de los pacientes más conocidos de la sala de psiquiatría: Jackson Wolfe. Y resulta que es muy sexy, lo que es irónico si se tiene en cuenta que todos los que le rodean acaban muertos. Mientras Jackson atrae a Riley con su encanto, ¿podrá ella descubrir quién es el asesino… o será el mismo hombre del que se está enamorando?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Kashmira Kamat

Leer más »

La sustituta

Jessica acaba de conseguir el trabajo de su vida como segunda al mando de Scott Michaels. El único problema es Spencer Michaels, el otro director general, y al hombre al que va a reemplazar. Cuando la descubre, Spencer no se detiene ante nada para asegurarse de que ella sepa cuál es su lugar… Y aunque es ciego, está divorciándose y es un completo imbécil, Jessica no puede evitar enamorarse de él.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Rebecca Robertson

Leer más »

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

La compañera del Rey Lobo

Así fue como se acabó el mundo.

El rey de los lobos, el monstruo mítico, el hombre majestuoso al que había llegado a amar y desear con cada uno de mis suspiros, yacía allí… desangrándose junto a su trono. Agonizando.

Alzándose sobre él había un engendro sonriente… el Señor de los Demonios. Me señaló con un dedo largo, oscuro y enjuto.

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Tras el Omega

La vida de Alice es bastante aburrida: va al instituto, ve Gossip Girl con su mejor amiga Sam y tiene un trabajo a tiempo parcial en una cafetería. Nunca le ocurre nada emocionante, hasta la fatídica noche en que la muerde un lobo mientras saca la basura en el trabajo. Extrañamente, cuando se despierta a la mañana siguiente, la mordedura ya está curada y se siente mejor que nunca. El problema es que no es la única que ha notado su mejoría… El chico malo Ryder y su equipo están de repente muy interesados en ella, pero ¿por qué?

Calificación por edades: 16+

Autora original: Jessica Edwards

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.