logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Maddie es una carterista que trabaja en las malvadas y mágicas calles de Ciudad Réquiem. Cuando roba a los superricos gemelos Dobrzycka, estos la obligan a tomar una decisión: dominación o destrucción.

Calificación por edades: 18+

Autora original: C. Swallow

Advertencia: Esta historia contiene algunas escenas oscuras y gráficas, incluyendo BDSM y esclavitud sexual. No creemos que las escenas de sexo dentro de esta historia sean realistas o ideales.

 

Ciudad Réquiem de C. Swallow ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Maddie es una carterista que trabaja en las malvadas y mágicas calles de Ciudad Réquiem. Cuando roba a los superricos gemelos Dobrzycka, estos la obligan a tomar una decisión: dominación o destrucción.

Calificación por edades: 18+

Autora original: C. Swallow

Advertencia: Esta historia contiene algunas escenas oscuras y gráficas, incluyendo BDSM y esclavitud sexual. No creemos que las escenas de sexo dentro de esta historia sean realistas o ideales.

MADDIE

Respiré el aire de la mañana mientras me sentaba en la repisa de un edificio abandonado en el barrio de los esqueletos de Ciudad Réquiem, una auténtica pocilga, pero que también era mi hogar, el único que había conocido.

A estas alturas, el hedor estancado de la ciudad fue sustituido por el aroma de las agujas de pino frescas que llegaban desde el bosque.

La vista del horizonte era perfecta, sacada de un cuento de hadas, pero bastó una mirada hacia abajo para recordar que la realidad de mi vida era cualquier cosa menos un cuento de hadas.

Algunas personas se aferraban a tontas leyendas del pasado sobre magia y deidades de dragones, pero el único poder en el que yo creía era el mío propio. Yo determinaba mi propio destino, nadie más.

Algunos lunáticos todavía se pasan la vida intentando convencerse de que los dragones existen, escondidos entre nosotros.

¿Pero yo? Nunca he tenido tiempo para fantasear.

Mi vida siempre se ha regido por una palabra: ajetreo, ajetreo, ajetreo.

Hacer o morir.

Cualquier cosa con tal de hacer dinero en las duras calles de Ciudad Réquiem.

¿Por qué perder el tiempo imaginando mierda cuando la realidad estaba a punto de arrancarte los dientes?

No, dejé de lado esos pensamientos mientras me sentaba en la repisa, balanceando precariamente, pateando trozos de hormigón hacia la calle de abajo.

Malditos cuentos de hadas.

Las fantasías duran poco cuando se trata de Ciudad Réquiem…

Mi teléfono empezó a zumbar de forma desenfrenada y lo saqué del bolsillo con una sensación de temor: sabía exactamente quién era.

Dominic
No más esperas
Dominic
¿Dónde está?
Dominic
Mi $$$???
Maddie
Estoy trabajando en ello, dom.
Maddie
Lo que voy a robar es mejor que el dinero en efectivo
Dominic
Dominic
Me tienes intrigado, Mads
Dominic
Eso es bueno
Dominic
De lo contrario, tus amigos serían carne muerta
Maddie
Después de esto, somos libres
Maddie
Prométemelo
Dominic
Ya veremos. ¿Cómo es de bueno?
Maddie
Digamos que
Maddie
Los tres hermanos más ricos de la ciudad de Req están a punto de restituir a la gente

***

Podía oler el oro antes de verlo. Una de las mujeres más ricas de Ciudad Réquiem estaba sentada entre la chusma, tomando un café expreso, mostrando lo intrépida que era.

Adara Dobrzycka, de la fortuna Dobrzycka.

La mujer tenía ovarios para estar aquí en el Barrio de los Esqueletos. Probablemente pensó que podría encajar con su spray de pelo púrpura medio alborotado. Todo en Adara era un quiero y no puedo ser punk.

Es gracioso cómo a los ricos siempre les gusta interpretar a los pobres. Supongo que estamos de moda, ¿no?

Aunque Adara intentaba actuar con frialdad y despreocupación, yo sabía que en su bolso había un flamante reloj Robishaw que acababa de comprar en 900 Joyeros.

Digamos que la había estado siguiendo durante un tiempo y que la mujer tenía buen gusto, un gusto caro.

No era como la mayoría de las carteristas. Era más bajita, más mezquina, más inteligente.

Y me gustaba elegir a mis presas con días de antelación. ¿Adara, por ejemplo? Ella había estado en mi radar desde hacía un tiempo. Dios, quería borrar esa sonrisa de perra presumida de su cara de rica.

Esa era la única desventaja de ser un ladrón. No podías quedarte para verlos enloquecer cuando se daban cuenta de que los habían desplumado.

Qué mal, ¿verdad?

Pero da igual.

Ahora mismo, quería robarle el reloj a esta zorra multimillonaria antes de que supiera lo que le había robado.

No, también lo necesitaba. O si no mis dos mejores amigos, Darshan y Harry, y yo íbamos a ser esclavos de Dominic, el bastardo, para siempre.

Ese reloj era nuestro billete a la libertad.

Así que iba a darle a Adara Dobrzycka una pequeña degustación de la verdadera Ciudad de Réquiem, aquella de la que sólo fingía formar parte.

Yo era la mejor amiga de los rechazados, de los drogadictos, de los fracasados de cada esquina.

Yo era la sangre que mantenía latiendo del mercado negro.

Era una huérfana de dieciséis años llamada Madeline, y nada en el mundo —ni el 5-0, ni los mitos de la «magia», ni siquiera los Dobrzyckas del uno por ciento— podía detenerme.

Por suerte para mí, Adara no prestaba mucha atención a los campesinos que la rodeaban. Utilizaría eso a mi favor.

Me abracé a mi abrigo y caminé con paso ligero hacia delante. Esperé a que una multitud de hombres de negocios se enjambrara en la acera, me colé entre ellos, y entonces, fingiendo mirar a un lado, colocando cuidadosamente el dedo, pasé por encima de la taza de Adara.

Ups.

—¡Oh, mierda! —gritó, poniéndose en pie de un salto y limpiando el café expreso de su abrigo «vintage».

Esta era mi oportunidad. Me arrodillé para agarrar la taza caída con una mano y luego —con la rapidez del rayo— metí la otra en su bolso. Sentí la pequeña caja rodeada de papel de seda y la cogí rápidamente.

No sabía cómo era tan rápida. Era inhumano, me decía la gente. Incluso si lo buscaban, no podían verlo. Como si tuviera algo de magia bajo la manga.

¿Magia? Sí, claro.

Levantándome, le entregué a Adara la taza. —Toma —dije con una mirada de disculpa.

—Por si no te has dado cuenta, está jodidamente vacía —espetó, mirando el estado de su chaqueta.

Me encogí de hombros y seguí mi camino, con el reloj ya metido en mi bolsa.

No podría haber sido más fácil si lo intentara.

Un repentino impulso de mirar hacia atrás me asaltó, uno que sabía que debía resistir. Pero, maldita sea, no pude evitarlo.

Este tipo de triunfo merecía ser saboreado. Nunca había ido tras una presa tan grande y había vivido para contarlo.

Aventurándome, miré por encima de mi hombro y…

Adara me miraba fijamente.

Mierda.

Rápidamente eché la cabeza hacia atrás y giré la esquina, asegurándome de que estaba al menos a veinte pasos o más antes de empezar a correr.

¿Y qué pasaría si la perra me hubiera visto por un segundo?

No es que ella pudiera encontrarme. Conocía los bajos fondos de esta ciudad como la palma de mi mano.

Acababa de robar a la jodida Adara Dobrzycka.

Ahora nada me asustaba.

***

—¿Prometes que esto es legítimo, Mads?

Estaba frente a Dominic, el aspirante a mafioso que llevaba años aterrorizándonos a mí y a mis amigos.

Cuando se hizo demasiado mayor para vivir en Greensward, el centro comunitario para niños desfavorecidos, se dedicó a cosas grandes, concretamente a una pequeña operación de tráfico de drogas y armas en los bajos fondos de Ciudad Réquiem.

Dom estaba examinando el reloj de oro, con las cejas fruncidas.

—Será mejor que no me estés jodiendo.

—Por mi vida —dije—. Pertenecía a la misma Adara Dobrzycka. No por mucho tiempo. Pero aún así.

Lo examinó un momento más, parecía que iba a darme un puñetazo sólo por diversión. Como era habitual cuando se trataba de Dom. Luego su postura se relajó y se rió.

—Bueno, joder, mira esto —dijo Dominic—, lanzando el reloj a uno de sus matones. —Tiene la inscripción y todo. ¿Sabes que dicen que nadie puede robar a un Dobrzycka? ¿Cómo te las arreglaste una pequeña mocosa como tú, eh?

—Magia —respondí, poniendo los ojos en blanco—. Entonces, Dom. ¿Tenemos un trato o qué?

Si llevase la cuenta de todo, Dominic me dejaría en paz para siempre. Y lo que es más importante, dejaría en paz a mis dos mejores amigos, Darshan y Harry.

Me desecharon en un montón de basura en un centro comunitario cuando sólo tenía dos años, y Darshan y Harry fueron las únicas personas que evitaron que me tirara del rascacielos más alto de Ciudad Réquiem.

Todos éramos desechables.

Huérfanos.

Rechazos.

Y Darshan, al ser ciego, era con el que más se metían. A menudo era acosado por Dominic, cuando todavía vivía en el centro.

Así que empezamos a apoyarnos mutuamente, haciendo lo que podíamos para salir adelante día a día. Sin ellos dos, no creo que hubiera sobrevivido hasta ahora.

Siempre podía confiar en Darshan para que me hiciera reír y en Harry para que me mantuviera encaminada. Los dos eran lo más parecido a una familia que tenía, y haría cualquier cosa por ellos.

Y durante años, Dominic había estado jodiendo a mi familia. Pateando nuestros traseros, forzándonos a hacer trabajos extraños, haciéndole rascar como fuera. Y yo era la mejor carterista de toda Ciudad Réquiem.

Cuando Dominic se fue de Greensward, pensé que finalmente estaríamos a salvo. Libres.

Nada más lejos de la realidad.

Dom debía tener un trato con la directora, Elle, una pieza desagradable a la que no le importaba una mierda nuestra educación o bienestar.

Con su falso bronceado, sus ojos negros y su pelo rubio grisáceo, sólo tenía una cosa por la que vivir: el dinero.

Entre las ayudas del gobierno y algunas donaciones de los Dobrzyckas, Elle seguía viviendo por encima de sus posibilidades. ¿Mi suposición? Dom la tenía en el tajo.

Así que se le permitió seguir viniendo al centro para jodernos.

Pero, cruzando los dedos, esos días habían terminado. Este reloj costaba más que todos los robos de mi vida juntos.

Tiene que hacer el truco… ¿Cierto?

—El trato, Dom —dije, recordándoselo—. ¿Estamos bien o no?

Me miró fijamente durante lo que le pareció una eternidad y luego suspiró.

—Voy a extrañar tener a la mejor carterista de la ciudad en mi bolsillo. Pero sí, Mads. Lo hiciste bien. Vete de aquí. Antes de que cambie de opinión o algo así.

No me quedé para cuestionarlo.

Salí de ese agujero de mierda, esperando no tener que volver a ver la fea cara de Dom nunca más. Estaba tan emocionada de contarles la noticia a mis amigos.

Lo había hecho.

Por fin éramos libres.

***

—¡¿Qué hiciste qué?!

Darshan no podía creer lo que escuchaba. Es curioso, además, teniendo en cuenta que era ciego.

—Deberías haberlo visto.

—Ja ja, Maddie. Muy original

—Sabes que me quieres.

Estábamos sentados en la deteriorada azotea del centro, observando la puesta de sol, que descendía lentamente sobre las lejanas montañas de Requiem. Yo acababa de rellenar a Darshan, y él no dejaba de pasearse.

Extrañamente, ahora me sentía más relajada que nunca.

Zen o como sea que lo llamen.

Cuando Harry, el «responsable» de nuestro trío, se acercó y Darshan empezó a contarle la historia, desconecté.

Mirando la ladera de la montaña, recordé las viejas historias que nos contaban: que las montañas estaban embrujadas.

Sabía que era ridículo, pero había ido a un par de viajes escolares y, maldita sea, si no sentía algo raro en esas catacumbas. Todo ese aire viciado y las extrañas reverberaciones.

Parecía estar embrujado. Pero entonces, ya nadie creía en la magia.

Darshan y Harry se sentaron a mi lado. El pobre Harry estaba totalmente conmocionado.

—Por el amor de esta ciudad, Madeline —dijo—, ¿en qué estabas pensando al robar a un Dobrzycka?

Tenía razón. Hael y Loch Dobrzycka eran los dos empresarios más poderosos de la ciudad. Con apenas veinte años, los dos hermanos gemelos habían llegado a la cima siendo absolutamente despiadados.

¿Y molestar a su hermana, Adara? Era absolutamente inaudito.

Pero poderoso o no, nadie me asustó.

—Estaba pensando —respondí—, no tenemos que volver a preocuparnos por Dominic. Chicos. Pensadlo por un segundo. En dos meses, estaremos fuera de este miserable lugar. Y libres. Realmente libres. Lo hice por nosotros.

Al oír eso, Harry se ablandó. Puso su brazo alrededor de mí. Y yo puse el mío alrededor de Darshan.

Como dije. La familia.

—Madeline, te lo debemos —dijo Darshan—. Realmente lo hacemos.

—Pero… Sigue. Escúpelo.

—¿Has pensado en lo que harán los Dobrzyckas cuando se enteren de que un huérfano de uno de los centros comunitarios que financia la empresa Req les roba?

—No —dije despreocupadamente—. ¿Un pequeño reloj? No creo que sea lo suficientemente importante. No para ellos.

Eso es lo que tiene ser como nosotros frente a ser como un Dobrzycka. Lo que era pequeño para ellos nos cambiaba la vida. No me gustaban los ricos, no me importaba robarles. Pero en el fondo, no se trataba de vengarse del uno por ciento.

Riguroso como hablé, había hecho esto por nosotros.

El sol desapareció en el horizonte mientras estábamos sentados en silencio, con la oscuridad descendiendo rápidamente, esta nueva realidad todavía se estaba decantando.

—¿Alguien apagó el interruptor de la luz? —preguntó Darshan.

Nos reímos. Siempre tuvo sentido del humor sobre su propia condición. Una de sus muchas y estupendas cualidades.

Estuve a punto de contestar cuando otra fuente de luz me llamó la atención.

Faros delanteros.

Una gigantesca limusina se detuvo frente al centro comunitario y un hombre igualmente gigante salió del asiento trasero.

Oh mierda.

Hael Dobrzycka.

Era asombrosamente alto y musculoso, y se pasó las manos por el pelo teñido de verde mientras miraba al techo…

A mí…

Hael me dirigió sus ojos verde esmeralda con un misterioso reconocimiento y me dedicó una escalofriante sonrisa.

Como dije antes…

Las fantasías duran poco cuando se trata de Ciudad Réquiem.

Consejos profesionales…

Puedes estar al día de las historias que están en producción a través del icono de Noticias.

Si necesitas ayuda para navegar por la app, o tienes alguna duda o problema, puedes utilizar el icono de Soporte.

Ambos iconos se encuentran en la Página de Descubrimiento.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

MADDIE

Es sólo una coincidencia. Es sólo una coincidencia.

Repetí las palabras una y otra vez en mi cabeza después de ver a Hael Dobrzycka entrar en el centro comunitario.

El mismo día que robé a su hermana…

—Hael maldito Dobrzycka —murmuré.

Sólo una coincidencia. Cierto.

—Joder, Maddie, te descubrieron —dijo Darshan con voz de pánico.

—Shhhh, déjame pensar —dije con dureza.

Estaba sudando como un maldito cerdo. Mi mente se sentía confusa y mi estómago se retorcía en nudos.

Nunca tuve miedo de nada… Así que, ¿por qué la llegada de Hael Dobrzycka me hacía sentir como si estuviera atrapada en una atracción de feria de la que no podía salir?

—Maddie, ¿cuál es tu problema? Tienes que correr. Te cubriremos —dijo Harry, cogiéndome por los hombros.

Tenía razón. Lo único racional era salir de allí, pero no estaba pensando racionalmente.

No sabía si era la suerte, o el destino, o lo que fuera, pero…

Me sentí atraída por Hael.

Cuando me miraba con esos ojos verdes esmeralda tan cautivadores, era como si me mirara el alma.

Y esa sonrisita de satisfacción…

¿Qué demonios estaba haciendo aquí?

No lo sabía, pero tenía que averiguarlo.

Me impulsé por la escalera que llevaba a la parte delantera del centro y me arrastré por la parte delantera, asomándome por la puerta del despacho de Elle, que estaba ligeramente entreabierta.

—Sr. Dobrzycka, es una sorpresa muy agradable —dijo Elle, nerviosa—. Yo… no esperaba una visita tan tardía. Me habría arreglado.

—No me importa tu apariencia —dijo Hael con frialdad—. Estoy aquí por negocios.

—¿Sobre la… La financiación? —Elle tragó saliva. Sin el dinero de los Dobrzyckas, no tendría a nadie a quien robar y alimentar su excesivo estilo de vida.

Estamos seguros de que no vimos nada de esa financiación.

—Tengo una oportunidad para uno de tus huérfanos —respondió Hael con un tono arrogante—. Alguien que actúe como mi nuevo asistente. Sería una especie de prácticas.

—Podría recomendar a varios de nuestros…

—Estoy buscando a alguien en concreto —dijo, cortándola—. Una chica joven.

—Oh —dijo Elle, levantando una ceja y sonriendo—. ¿De qué edad estamos hablando? ¿Dieciséis años? ¿Quince? ¿Treinta? Hay muchas chicas aquí que podrían satisfacer tus necesidades.

El estómago se me revolvió y me clavé las uñas en las palmas de las manos.

Esa maldita perra, vendería a cualquiera de nosotros por un maldito centavo.

—No entiendes —dijo Hael, lanzando a Elle una mirada de disgusto—. Esto es puramente profesional.

—Oh, por supuesto. No sugeriría lo contrario —dijo ella, tratando de dar marcha atrás—. ¿A quién buscas?

—Se llama Maddie, creo.

¡Joder!

En todos mis años de carterista, nunca me habían pillado. No creía que fuera posible.

Pero un Dobrzycka estaba aquí, buscándome.

¿Cómo me había identificado esa perra de Adara? Sólo me vio durante una fracción de segundo.

Fui rápida.

La más rápida.

No tenía ningún maldito sentido.

A menos que…

Pensé en ese grabado en la parte trasera del reloj. Haciendo que sobresaliera. Haciendo que fuera único en su especie.

Dominic, estúpido hijo de puta.

Probablemente trató de empeñarlo en algún lugar donde rastreaban ese tipo de cosas. Y en el momento en que apareció…

Podía encajar el resto de las piezas:

Los Dobrzyckas rastrean a Dominic…

Dominic me vende…

Esta humilde servidora está realmente jodida.

***

Asombroso. Simplemente genial.

Mientras me sentaba en la parte trasera de la limusina que habían enviado para recogerme por la mañana, no pude evitar sentir lástima por mí misma.

Me dirigía a un destino desconocido. No tenía ni idea de lo que los Dobrzyckas me tenían reservado, pero sentía que me dirigía a mi ejecución.

Ahora probablemente iba a pasar quién sabe cuántos de mis años restantes entre rejas. Todo por lo que había luchado. Cada timo y estafa. Todo fue para nada.

Y la peor parte era que tal vez nunca volvería a ver a Darshan o a Harry. La única familia que había tenido.

Nada escuece más en este momento.

No era como si hubiera tenido una familia real.

¿Mis padres? Todo lo que sabía era que, en los dos años que me criaron, no me habían dejado más que un nombre: Madeline.

Me habían abandonado como si no fuera nada. Como si no fuera nadie.

Cuando tenía seis años, Darshan decidió empezar a llamarme Maddie porque estaba «enfadada» todo el tiempo, y así se quedó.

Porque eso era lo que era.

Enfadada.

Loca.

Dispuesta a hacer lo que tuviera que hacer para sobrevivir.

Parecía que finalmente había ido demasiado lejos. Estaba acabada.

Cuando el coche aparcó, me sentí resignada. Sabía que en cualquier momento se abrirían las puertas y la policía me acorralaría y me metería en el calabozo mientras las cámaras de los telediarios capturarían la imagen de la ladrona tonta que se creía capaz de robar a los más poderosos de Ciudad Réquiem.

Así que imaginaos mi sorpresa cuando se abrieron las puertas y no estaba en el trullo.

Me encontraba mirando un rascacielos de cristal que ascendía en espiral hacia una boca abierta, como la de un animal mítico. Era inmediatamente reconocible para cualquiera que hubiera crecido en Ciudad Réquiem. Se trataba de Req Entreprises. Como en las compañías dirigidas por los Dobrzyckas.

Oh. Mierda.

No sabía qué nuevo infierno me esperaba en aquel reluciente edificio, pero de repente la cárcel no sonaba tan mal.

Los hermanos Dobrzycka eran conocidos por ser las personas más crueles y aterradoras de la ciudad.

No quería ni imaginarlo.

Cuando salí vacilante de la limusina, algunos miembros de la seguridad privada me acompañaron al interior. Nunca lo había visto desde esta perspectiva, y tuve que admitir que, aunque mi vida estaba probablemente condenada, el edificio era una cosa hermosa.

Entramos en un ascensor y subimos hasta el piso 99.

¡DING!

Cuando las puertas se abrieron, todo lo que pude ver fue rojo. El papel pintado, los suelos, incluso los techos del pasillo… Todo era color rojo sangre.

Los guardias me empujaron al pasillo y luego se quedaron en el ascensor mientras las puertas se cerraban, dejándome sola.

¿Qué mierda se supone que debo hacer ahora?

Di un paso vacilante hacia delante, mirando a la izquierda y a la derecha.

—¿Hola? —pregunté en el pasillo vacío, sintiéndome como una idiota.

Sólo había una puerta al final del pasillo. Me pregunté qué habría al otro lado. ¿Sería Adara?

Su pelo morado de aspirante a punk no me asustó ni un segundo. Sus hermanos gemelos, por otro lado…

Hael y Loch.

Todo lo que sabía eran rumores. Que, como directores generales de Req Entreprises,no se habían detenido ante nada para construir su imperio. Pisando a cualquiera que se interpusiera en su camino y aplastándolo.

Eran gigantes, tanto en los negocios como en el sentido físico, sobresaliendo por encima de todos con casi dos metros de altura.

Me preparé y abrí la puerta.

Lo que vi en el interior fue la oficina más hermosa y enorme que se pueda imaginar. Por qué un ser humano necesitaría tanto espacio no tenía sentido para mí.

El techo de cristal parecía no tener fin, y se derramaba hacia el cielo. La chimenea era tan grande que ocupaba toda una pared.

Aparte de eso, sólo un largo escritorio de granito negro y una silla vacía ocupaban el despacho.

Minimalista sería decir poco.

Pensé que estaba sola, pero por supuesto, no lo estaba.

—Bueno, si es la pequeña ladrona… —Oí una voz zumbona. Lenta, casi sonaba aburrida.

Me giré para ver cómo se abría una pared y entraba un hombre. Llevaba un pantalón de chándal de diseño y una sudadera con capucha a juego.

Sonrió mientras el humo salía de una pipa de dragón de aspecto ornamentado.

Lo reconocí inmediatamente por los carteles. Era el mismísimo Loch Dobrzycka.

Para ser sincera, me gustaría poder decir que era tan espantoso en persona como en mi imaginación, pero el pecho cincelado que asomaba por su sudadera sin cremallera y sus pómulos perfectos no eran ciertamente una monstruosidad.

Había algo en su manera de encorvarse, en su forma de ser libre, en su molesta sonrisa, que despertaba mi curiosidad.

El hombre ni siquiera llevaba zapatos. ¿Un multimillonario y así era como elegía comportarse?

De repente, quería saber por qué.

Mirándolo, era fácil olvidar el terrible ser humano que era… Sus ojos eran de un verde esmeralda brillante, como los de su hermano.

Al acercarse, noté que eran casi reptiles.

—¿Qué quieres de mí? —pregunté desafiante.

Pasó junto a mí, desinteresado, para apoyarse en el escritorio de granito, todavía fumando.

Había algo… Antinatural en el humo. No importaba el tiempo que diera una calada, nunca tenía que encenderlo. Como si tuviera un fuego interior que lo hiciera por él.

—Para alguien que fue capaz de robarle a un Dobrzycka —dijo, con los ojos dirigiéndose a los míos—, eres bastante lenta.

Cualquier interés que hubiera sentido, aunque fuera fugaz, se evaporó al instante. Sentí que mis fosas nasales se encendían con desagrado.

Era buena mentirosa, seguro, pero nunca había sido capaz de ocultarlo cuando odiaba a alguien. Pareció leerme la mente porque su sonrisa se amplió, mostrando sus afilados dientes.

Salió humo de su boca. —Y rápida para la ira. ¿Hay alguna cualidad «buena» que deba tener en cuenta?

—Lo dice el hombre que roba a la gente de esta ciudad a ciegas y trata a todo el mundo como un chicle en la suela de su zapato.

No podía creer mi propia valentía. Lo había dicho antes de tener la oportunidad de pensar en las consecuencias y agaché rápidamente la cabeza.

Loch se acercó rápidamente a mí y colocó su pierna entre las mías, haciendo que las separara y me sonrojara.

—Te olvidas de que no llevo zapatos, pequeña rata callejera.

—No me hables así —dije, echando humo.

—¿No es eso lo que eres? Eres de las que hablan de robar. Tengo entendido que cogiste algo que no era tuyo. De mi hermana, de hecho.

—No sé qué es lo que…

No pude terminar la frase. Me quedé helada cuando Loch se inclinó hacia delante, pasó un dedo por la correa de mi camisa y me acercó. Había algo perverso en la forma en que me atrajo hacia él con el más mínimo esfuerzo.

Estábamos tan cerca que podía sentir su aliento caliente, oler el humo que permanecía en su lengua. El aroma de un incendio forestal…

—Eres audaz, rata callejera, lo reconozco —Sonrió. —Pero vuelve a mentir y te comeré viva.

No podía decir eso literalmente… ¿O sí?

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Acero y humo

Paxton es la hija del sheriff local. Connor es el líder del club de motoristas Red Riders. Sus vidas se cruzan cuando Paxton regresa a la pequeña ciudad en la que creció. ¿Saltarán chispas o su romance llevará a todo el pueblo a la ruina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Tinkerbelle Leonhardt

Leer más »

Marcada

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

Leer más »

Tranquilidad

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella.

Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

Leer más »

Los guerreros Torian

La Tierra está siendo atacada por una raza de monstruosos alienígenas que sólo quieren la destrucción total de la humanidad. Lilly y su hermana pequeña están atrapadas en medio de todo eso y se enfrentan a una muerte segura… hasta que el magnífico Rey Guerrero Bor llega desde otro planeta y las salva. Su misión es proteger a todos los humanos, pero ahora sólo tiene ojos para Lilly. ¿Se interpondrá su deber en el camino del amor, o lo sacrificará todo por ella?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Natalie Le Roux

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

Tras el Omega

La vida de Alice es bastante aburrida: va al instituto, ve Gossip Girl con su mejor amiga Sam y tiene un trabajo a tiempo parcial en una cafetería. Nunca le ocurre nada emocionante, hasta la fatídica noche en que la muerde un lobo mientras saca la basura en el trabajo. Extrañamente, cuando se despierta a la mañana siguiente, la mordedura ya está curada y se siente mejor que nunca. El problema es que no es la única que ha notado su mejoría… El chico malo Ryder y su equipo están de repente muy interesados en ella, pero ¿por qué?

Calificación por edades: 16+

Autora original: Jessica Edwards

Leer más »

Estrella brillante

Para Andra, unirse a un dragón parece un sueño imposible. Pero cuando se cruza con un apuesto Jinete del Cielo, Andra experimenta todo un nuevo mundo de posibilidades. Con un poco de magia, puede que incluso se encuentre surcando los cielos…

Calificación por edades: 15+

Autora original: Erin Swan

Leer más »

Entre sombras

Cuando unas aterradoras alucinaciones en forma de sombras envían a Melinda Johnson, de catorce años, a un hospital psiquiátrico, su perfecta familia comienza a desintegrarse y los problemas que se esconden bajo la alfombra empiezan a acumularse. ¿El karma ha alcanzado finalmente a los Johnson? ¿O es realmente culpa de las sombras?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Elizabeth Gordon

Leer más »

Caja de sorpresas

La enfermera Riley ha sido asignada a uno de los pacientes más conocidos de la sala de psiquiatría: Jackson Wolfe. Y resulta que es muy sexy, lo que es irónico si se tiene en cuenta que todos los que le rodean acaban muertos. Mientras Jackson atrae a Riley con su encanto, ¿podrá ella descubrir quién es el asesino… o será el mismo hombre del que se está enamorando?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Kashmira Kamat

Leer más »

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.