logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Los jinetes de Tyr

Ava es una cazarrecompensas solitaria que persigue al motero más peligroso del norte de California. Pero cuando las circunstancias la obligan a formar equipo con Bjorn, un valeroso y magnífico vikingo moderno de los Jinetes de Tyr, no puede luchar contra el fuego que surge entre ellos. ¿Se enamorará Ava del chico malo o volverá sola a la carretera?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Adelina Jaden

 

Los jinetes de Tyr de ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Mystery, Thriller & Suspense.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Ava es una cazarrecompensas solitaria que persigue al motero más peligroso del norte de California. Pero cuando las circunstancias la obligan a formar equipo con Bjorn, un valeroso y magnífico vikingo moderno de los Jinetes de Tyr, no puede luchar contra el fuego que surge entre ellos. ¿Se enamorará Ava del chico malo o volverá sola a la carretera?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Adelina Jaden

AVA

Nunca supe lo que era el amor hasta que intentó matarme.

He estado corriendo durante mucho tiempo.

Tratando de escapar de mis demonios tanto que olvidé cómo sentir.

Cómo vivir.

Entonces entró en mi vida y me retuvo a punta de pistola.

…Y me jodió tan fuerte que volví a ver el mundo en color.

Sé que no merezco una vida, después de todo lo que he hecho.

Pero, por primera vez en mucho tiempo, estoy empezando a tener esperanza…

***

UNOS DÍAS ATRÁS…

Izzy
Tengo una nueva tarea para ti.
Ava
Por fin.
Ava
¿Cuánto?
Izzy
50k
Ava
Joder.
Ava
¡Gracias!
Izzy
ventajas de ser mi cazarrecompensas favorita
Ava
¿Quién es esta persona?
Izzy
Javier Pasado
Izzy
aparentemente el tipo es VP de una operación de tráfico de armas llamada los Toltecs
Ava
¿La banda de moteros?
Izzy
va a ser peligroso…
Izzy
Se dice que tiene a toda la policía del condado de Alameda en sus manos.
Izzy
Quizás necesites ayuda
Ava
No es mi estilo.
Izzy
Lo digo en serio, Ava. Ten cuidado ahí fuera.
Ava
Siempre lo tengo.

Izzy no estaba bromeando cuando dijo que este tipo sería peligroso.

Las recompensas habituales de mi agente de fianzas son por cantidades más pequeñas.

Imbéciles que olvidaron pagar sus multas de aparcamiento y decidieron saltarse la fianza.

Es difícil de atrapar.

¿Pero este?

Leo atentamente el enlace que ha enviado Izzy, recostada en el asiento del Toyota Prius blanco que he alquilado.

He aparcado frente a una enorme finca en el corazón de San Leandro, California. El lugar es impresionante, con sus altísimos pilares blancos y un césped delantero sacado directamente de Las Mejores Casas y Jardines.

Una topiaria geométrica bordea la propiedad, además de un muro bajo de ladrillo.

Sorprendentemente de buen gusto para un hombre que trafica con armas y narcóticos.

He oído hablar de los Toltecs antes. Cualquiera que viva en la zona de la bahía conoce a estos tipos.

Aparecieron en San Leandro hace unos años.

Un grupo de tíos en Harleys de Ciudad de México, con armas atadas a la espalda y dinero en efectivo saliendo de sus bolsillos.

Este tipo, este personaje de Pasado, no es alguien con el que pueda meter la pata.

Estará fuertemente armado. Casi imposible de conseguirlo sola.

Y lo necesito vivo.

No he tenido un reto real desde entonces…

Deja de pensar en ello, me calmo.

Deja de ser débil.

Vuelvo a sentarme y bajo el espejo para reajustar las dos horquillas japonesas que sobresalen de mi elegante coleta negra. Recuerdos de mi pasado.

Mi piel es más pálida que de costumbre, lo que hace que mis ojos verdes parezcan salirse del cráneo.

Suelo hacer la mayor parte de mi trabajo por la noche. Siempre lo he hecho.

Hoy es una excepción: este tipo es demasiado peligroso para seguirlo después del anochecer.

Al trazar la elegante plata de la hoja de la horquilla, me pincho accidentalmente el dedo.

Mierda.

Una pequeña gota de sangre brota de la punta.

La miro fijamente, perdido en mis pensamientos.

Pensando en la cantidad de sangre que he derramado con estos cuchillos.

Pensando en todo lo que han visto.

Pensando en él.

DEJA DE SER DÉBIL.

Aprieto los dientes, apartando los oscuros pensamientos de mi cerebro.

Y es entonces cuando lo veo.

Javier.

A toda leche.

A toda velocidad.

Lleva su Harley hasta el final de la calzada, flanqueado por otro motero tolteca, y ambos se bajan.

Pasado no se parece en nada a su foto policial.

Es guapo en una especie de forma mugrienta.

Rasgos oscuros. Unos cuantos tatuajes de colores en el cuello que sobresalen de su chaqueta de cuero.

Con sólo un vistazo me doy cuenta de que este tipo es una auténtica basura.

Le veo subir por el camino hacia su casa, seguido por su adulador.

No puedo creer la suerte que tengo.

Aunque Pasado no esté completamente solo, esta es la mejor oportunidad que puedo tener.

Cuando empiezo a salir de mi coche, me detengo de repente, viendo cómo un tipo en una Harley se aparca a un lado de la carretera delante de mí.

Algo en mis entrañas me dice que espere.

Veo a un hombre inmensamente alto bajarse de la moto y se me corta la respiración.

Maldita sea.

¡Este tipo está buenísimo!

Lleva botas negras, vaqueros negros y una camiseta ajustada, que se ciñe a cada contorno de su escultural cuerpo.

Es… impresionante.

Cubierto de tatuajes.

Su larga y oscura cabellera está despeinada de una manera profundamente embriagadora.

Oh Dios mío… ¿se me acaban de poner duros los pezones?

¡Jesús, Ava!

¡Concéntrate!

Cuando el hombre se gira para mirar hacia la casa de Pasado, me hundo en mi asiento, vislumbrando una sexy barba que hace juego con la melena revuelta.

Mierda.

¿Quién es este tipo?

Sé muy bien que cuando mis instintos surgen de forma seguida, es por los federales o por una banda rival.

Y definitivamente no parece un agente federal.

El hombre cruza cautelosamente la calle con los ojos pegados a la casa, y me doy cuenta de repente que tiene algo en la mano.

Una caja negra.

Se acerca al límite de la propiedad, mirando entre los setos y por encima del muro para ver si la costa está despejada.

¿Qué está haciendo?

Un sentimiento de temor empieza a formarse lentamente en la boca de mi estómago.

Sale de la casa de espaldas. Me vuelvo hacia el barbudo, observando cómo se congela y delibera.

Y entonces sale corriendo de la cobertura del muro, agazapado bajo los setos, y se acerca a la moto de Pasado.

Con mucho cuidado, fija la caja negra a la rueda trasera de la moto, manipulando algún tipo de mecanismo en ella.

¿Qué es esa cosa?

Parece una especie de explosivo casero.

Y es entonces cuando me doy cuenta…

¡MIERDA!

¡Está tratando de matar mi recompensa!

No hoy.

Me lanzo desde mi coche hacia él cuando se da la vuelta para huir.

No me importa que este tipo parezca que podría partirme en dos con su dedo meñique.

No me importa que me vea.

Por mucho que me duela salvar la vida de un pedazo de mierda como Pasado, nada se interpone con mi recompensa.

Ni siquiera este sexy hombre de negro…

Antes de que tenga tiempo de procesar mi siguiente movimiento, estoy cruzando la calle a la velocidad del rayo, pasando por delante del tipo corpulento de pelo oscuro que acaba de hacer mi día mil veces más difícil.

Se pone rígido cuando me ve, y sus ojos se abren de par en par con sorpresa cuando paso.

Y entonces su enorme mano se aferra a mi muñeca, tirando de mí hacia atrás.

¡Mierda!

Tropezando hacia atrás, giro hacia él, manteniendo apenas el equilibrio.

Me hace girar hacia su pecho, me rodea con otro gran brazo y me abraza como un oso.

—¡Maldito… infierno! —Cambio mi peso, intentando zafarme de su agarre. Me tiene inmovilizada.

Y es entonces cuando me doy cuenta.

Esa extraña corriente que parece fluir de su tacto, dejando la piel de gallina a su paso.

Puedo sentirlos surgir en mi nuca, mis brazos, mi pecho, mi…

¡Oh mierda!

¡Concéntrate!

Levantando la cabeza, me sumerjo en sus ojos verde mar, que me miran con fascinación.

Por mucho que quiera, no puedo detener el siguiente pensamiento que me viene a la cabeza.

Maldita sea.

El es…

increíble.

Como una especie de dios, cada centímetro de él parece tallado en mármol. Esos hombros anchos, esos brazos… cubiertos de algunos tatuajes rúnicos.

Destaca uno en particular en su antebrazo:

RoT

Y debajo, la cabeza de un lobo, con los dientes desnudos.

Me rompo la cabeza… ¿Dónde he visto ese símbolo antes?

Me observa con una fascinación similar.

¡Corta esta mierda!

Le doy un codazo en las costillas y él afloja momentáneamente su agarre, aspirando un poco de aire.

Me escabullo entre sus brazos y consigo liberarme de su agarre, huyendo como un murciélago del infierno.

Ni siquiera me molesto en mirar por encima del hombro. No hay tiempo que perder.

Pasado y su hombre están ahora en el borde del camino de la entrada, a punto de rodear la puerta y salir a la acera.

Cuando me ven,observo cómo el tipo de Pasado se lleva la pistola en la cadera. Pero yo soy más rápida.

—¿Qué…? —grita Pasado cuando me lanzo de cabeza contra él, haciéndole retroceder, justo cuando la bomba estalla detrás de mí.

¡BOOM!

Me pitan los oídos como un loco. Siento que la cabeza me da vueltas, abro los ojos y me incorporo lentamente.

Parpadeo un par de veces, tratando de enfocar todo.

Los escombros están esparcidos a nuestro alrededor. Una de las motos está en llamas. La otra está completamente destruida.

Miro hacia abajo para ver mi recompensa.

Mierda. Joder.

Es él…

Pasado yace debajo de mí, completamente flácido, como un muñeco de trapo.

Compruebo su pulso, suelto un suspiro de alivio y me dejo caer sobre los codos.

Está inconsciente. No muerto.

Probablemente noqueado por golpear su cabeza contra el pavimento.

Observando la escena, parece que su compañero no tuvo tanta suerte…

Cuando el tono chillón de mis oídos disminuye, es sustituido por otra cosa. Un lamento que parece estar a kilómetros de distancia. Difícil de distinguir.

Pero con cada momento que pasa, el sonido se hace más claro.

¡Mierda!

¡Los policías!

Las sirenas de la policía —muchos patrullas interpreto por el sonido— se acercan rápidamente.

Son los policías corruptos de los Toltecas.

Probablemente me disparen en el acto, sin hacer preguntas.

O inculparme por este intento de asesinato fallido.

Trago saliva y mis ojos vuelven a bajar a la forma inerte de Pasado.

Mierda.

¿Cómo voy a arrastrar su culo hasta el coche sola?

Tal vez si tuviera más de treinta segundos…

Pero no los tengo.

Me atraparán.

Tendré que buscar a Pasado más tarde.

Pero ahora va a ser más difícil…

Ahora que los putos RoT quienes sean acaban de alertar a los toltecas que el objetivo es la cabeza de Pasado.

Si antes pensaba que era difícil acceder a él…

Vuelvo a maldecir.

Nunca la he jodido en un trabajo.

Fue su culpa.

El hombre de negro.

Estoy echando humo, desesperada por saber quién es.

Y cómo carajo se las arregló para ponerme tan caliente y molesta…

Sin más juego, me pongo en pie y me dirijo a mi coche.

Si lo vuelvo a ver, le cortaré la maldita garganta.

Justo después de que juegue con mi…

¡BOOM!

¡Maldito infierno!

La segunda moto explota detrás de mí.

Me subo a mi Prius y lo pongo en marcha justo cuando una flota de policías gira hacia el otro extremo de la calle.

Mientras me alejo, mirando por el espejo retrovisor el puto lío que hay detrás de mí, sólo puedo pensar en esos ojos verde mar…

Y el tatuaje de RoT.

Daría cualquier cosa por saber qué significa…

Para saber cuándo podré volver a verle.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

BJORN

Estoy tan jodido, pienso por milésima vez, mientras froto la suciedad de la rueda trasera de mi moto.

Me he escondido toda la noche en mi taller, en el garaje que hay enfrente de nuestra casa club.

Valhalla.

Oigo la música al otro lado de la carretera. El choque de las bolas de billar. Las risas de las chicas.

Mis hermanos, mi rey, todos deseando oír sobre la muerte de Pasado.

Una muerte que aún no ha ocurrido.

Rezo una oración silenciosa a Tyr, el dios de la guerra y la justicia, para que el rey Haf no monte mi cabeza junto a la de ese alce al que disparó en Suecia.

Tenía un solo trabajo.

Matar a ese hijo de puta de Javier Pasado.

Los toltecas son nuestros únicos rivales en el tráfico de armas en la ciudad, aparte de los rusos, que nos dejan en paz siempre que nos mantengamos en la zona de la bahía.

Pero los toltecas… esos malditos son codiciosos.

Hace seis meses, empezaron a colarse en nuestros tratos y a tratar de derribar a mis brors, a mis hermanos. Robando nuestra mierda.

Nadie se mete con los Jinetes de Tyr y vive para ver el amanecer.

Y sin embargo…

Los toltecas siguen muy vivos.

Se suponía que todo terminaría hoy.

Se suponía que iba a asesinar al hijo de puta que está encabezando las redadas, con la esperanza de que por fin pudiéramos volver a ganar algo de pasta.

Excepto…

Salvo que la mujer más sexy que he visto nunca lo arruinó todo.

Mis pensamientos vuelven a esos ojos verde esmeralda. Ese pequeño y apretado cuerpo. La forma en que su camisa colgaba de su hombro…

—Estás hecho una mierda, bror —dice una voz y levanto la cabeza para ver a Tor de pie en la puerta del garaje.

Mi conde, lo que llamamos a nuestro vicepresidente.

Tor y yo somos los dos únicos pilotos que crecieron en el club, criados en las tradiciones de nuestros antepasados vikingos.

Bueno, no todos.

Su padre fundó la sección americana de Jinetes de Tyr, y su abuelo sigue dirigiendo la sección madre en Suecia.

Si Tor no hubiera insistido en cortarse el pelo corto, en realidad parecería un vikingo. Pelo dorado, ojos azul pálido. Una manada de hembras siguiendo todos sus movimientos.

—Haf te está buscando —añade Tor, tomando asiento en el banco junto a mí y quitándose las botas.

—Haf sabe dónde encontrarme —murmuro volviendo a mi trabajo.

—¿Estás bien, bror?

Suspiro y abandono mi proyecto para tomar asiento junto a mi mejor amigo. Me pasa un cigarrillo.

—¿Esto es por Lily?

Me pongo rígido al oír su nombre.

Lily.

Ella era la única luz brillante en este mundo sombrío en el que vivimos.

Han pasado casi dos años enteros desde…

Mi teléfono zumba en el bolsillo de mis vaqueros. Lo saco, agradeciendo la distracción.

Pero el teléfono se congela en mi mano.

—Mierda. Es Haf.

Haf
¿Está hecho?
Bjorn
ha surgido algo
Haf
¿Qué coño quieres decir con que ha surgido algo?
Haf
¿Está hecho o no?
Bjorn
no
Bjorn
la planté pero había una mujer allí
Bjorn
ella lo sacó del camino
Haf
Tienes que estar bromeando
Haf
¿Quién es?
Bjorn
ni idea
Haf
Cargatela.
Bjorn
no sé cómo encontrarla
Haf
No es mi puto problema
Bjorn
¿no quieres que averigüe quién es?
Haf
Me importa un carajo
Haf
No hay cabos sueltos.
Haf
¿Me oyes?
Bjorn
alto y claro
Bjorn
mi rey

Me quejo.

Ahora parece que el recuento de cadáveres será de dos por el precio de uno…

¡Joder!

¿Cómo se supone que voy a encontrarla?

Me levanto, metiendo las manos en mi chaqueta de cuero, buscando un mechero.

—¿Y a dónde vas? —pregunta Tor.

—A informarme sobre una chica —murmuro.

—Ojalá hablaras en serio, bror —responde Tor, siguiéndome mientras saco mi Harley del garaje—. Podría servirte de algo.

Sí, claro.

Estoy cansado de que todos me miren como si fuera un maldito cachorro herido.

No digo nada, girando la llave en el contacto.

El motor ruge y ahoga cualquier otra cosa que Tor pueda decir.

Mientras me alejo en la noche, no puedo evitar sentirme culpable.

Culpable porque… estoy emocionado.

Tengo que volver a verla.

Quiero decir, tengo que matarla, pero…

AVA

Belyy Krolik.

El Conejo Blanco.

Me sitúo en el centro de la pista iluminada con luz estroboscópica, entre la masa de bailarinas que se balancean cubiertas de pintura corporal y cuero negro, intentando recordar qué estoy haciendo aquí.

El club tecno es oscuro, masivo y húmedo, como una jungla de noche.

El lugar me resulta familiar… ¿he estado aquí antes?

No puedo decidirme.

Y entonces lo veo.

Sentado en la esquina trasera de la sala detrás de una cuerda de terciopelo rojo —la sección VIP— con dos tipos enormes en traje flanqueándolo.

Es convencionalmente guapo. Bien afeitado. Pelo castaño oscuro y canoso, bien peinado hacia atrás y un rostro bronceado. Muchas mujeres probablemente caerían a sus pies.

Y así, recuerdo por qué he venido aquí.

Para él.

El afortunado de esta noche.

Mientras me acerco a él, sintiendo que sus ojos oscuros gravitan hacia mi cuerpo escasamente vestido, recupero un pintalabios de mi bolso y lo dejo escapar entre mis dedos.

El tubo rueda por el suelo mugriento, llegando a detenerse justo antes de sus pies.

Sonriendo, mi héroe se agacha para recogerlo y se acerca a mí.

—Creo que esto es tuyo —dice con su suave acento inglés, acercándose a mi oído.

—¡Oh! ¡Gracias! —Tomo el tubo de su mano, sintiendo sus dedos sobre los míos.

Inclina la cabeza hacia atrás para verme mejor, sus ojos dilatados se arrugan.

—Por favor, dime que estás aquí sola —se aventura.

—Parece que sí—Ahora es mi turno de susurrarle al oído—. Pero espero que no por mucho tiempo.

—Este lugar está siendo agotador —responde, jugando con mis pendientes de plata, que hacen juego con las horquillas que sobresalen de mi coleta—. Me estoy quedando en el Ritz. ¿Qué te parece si…?

—Conozco un lugar mucho… más cercano —interrumpí, guiñando un ojo—. Si eres lo suficientemente valiente.

Antes de que pueda pensarlo dos veces, me inclino y muerdo su labio inferior, chupándolo.

Se queja, tirando de mí hacia su cuerpo, y siento que se pone rígido a través de sus pantalones.

De repente se da la vuelta, susurrando algo a uno de sus matones. Y entonces lo estoy arrastrando de la mano por la abarrotada pista de baile…

De vuelta a la madriguera del conejo.

Lo guío por un pasillo oscuro, una escalera estrecha…

Entonces todo cambia.

Ya no estoy en el club, sino en la cubierta de un yate, alejando a un multimillonario despistado de la fiesta que hay dentro.

Un preppy, rubio lavador de dinero con un mal hábito de redondear los números.

El océano está quieto como si estuviera conteniendo la respiración.

Lo arrojo contra la pared exterior de la cabina, mis manos se mueven para desabrochar su cinturón.

Agarra mi elegante cola de caballo negra, tirando de mi cabeza hacia atrás.

El manto de estrellas sobre mí se desvanece, y mi entorno cambia de nuevo.

Estoy de pie dentro del baño de un avión, con un uniforme de azafata ajustado, mientras el segundo mayor traficante de cocaína de Moscú besa un rastro por mi escote.

Desliza una mano dentro de mi blusa, masajeando mi pezón.

—Me encantan las chicas con cola de caballo —murmura, empujándome contra el lavabo.

—Lo sé.

Sus manos recorren mi espalda, agarrando firmemente mi culo.

—Joder, nena, no puedo esperar a estar dentro de ti —jadea.

—Entonces hazlo —me burlo.

Llevo mis manos a su cuello, acariciando ambos lados.

Gime, tratando de arrancar una de mis manos de su cuello y bajarla al bulto poco impresionante de sus pantalones.

—Cierra los ojos, bebé —me burlo—. Tengo una sorpresa para ti.

Hace lo que se le dice, lamiéndose los labios.

—¿Confías en mí? —pregunto.

—Sí.

No puedo evitar que la sonrisa de satisfacción se extienda por mi cara.

—¿Por qué?

—¿Qu-qué? —Sus ojos de cachorro se abren de golpe cuando saco la hoja de la horquilla de mi cola de caballo.

Agarro mi otra mano alrededor de la parte posterior de su cabeza.

—Dmitri Vasiliev envía sus saludos.

Y luego le corté la garganta.

Cuando la vida se drena de sus ojos, todo cambia una vez más.

Miro a mi alrededor y me doy cuenta de que estoy en el salón de mis padres.

La lluvia golpea el techo. Toda la habitación se llena de una inquietante luz azulada.

Me vuelvo hacia el hombre en el suelo.

Y cuando veo su cara…

Es cuando los gritos comienzan.

Me incorporo con un sobresalto, con el pecho agitado.

Fue sólo un sueño, me digo.

Es más fácil fingir que nada de lo que vi fue real.

Limpiando el sudor frío de mi frente, miro alrededor de mi habitación de motel de mierda.

Afuera hay luz.

¿Ya es de día? Podría jurar que acabo de cerrar los ojos…

Por otra parte, no soy exactamente lo que se llama un sueño pesado.

Al menos no desde que me fui de casa.

Compruebo mi teléfono y veo tres mensajes esperándome.

Izzy
heyooo
Izzy
¿Seguro que quieres andar por San Leandro?
Izzy
tengo otra recompensa en la zona con tu nombre
Ava
Sí. Esperando que Pasado salga del hospital.
Ava
Tiene demasiada seguridad ahora mismo.
Ava
No me importaría coger otro trabajo mientras tanto.
Izzy
de acuerdo, te envío los detalles ahora.

***

—Por favor. No lo hagas. —Un hombre regordete de mediana edad con una camiseta de Battlestar Galactica y polvo de Cheetos en las yemas de los dedos se arrastra por el aparcamiento de grava con las manos y las rodillas.

Está tratando de escapar de mí.

A veces es divertido ver cómo lo intentan.

Pero este tipo, este vago de treinta y siete años que se saltó la fianza el mes pasado después de robar un puto Dunkin Donuts… Ya estoy harto de él.

Ya le he roto las rodillas, y el tipo sigue intentando correr…

Le aprieto la bota en la espalda y se derrumba finalmente, resignándose a su destino.

—Las manos detrás de la espalda —le ordeno, y él hace lo que se le ordena.

Esposándolo, empujo al idiota a la parte trasera de mi coche.

Sólo me llevó unas horas localizar al tipo. Se estaba quedando en el sótano de su madre.

El cobarde trató de escabullirse por la puerta trasera y luego me hizo perseguirlo hasta el Starbucks de la calle. Qué pequeña perra llorona.

Suspira…

Otro día, otro dólar.

Estoy esperando mi tiempo hasta mi día de pago real.

Y no estoy hablando de los cincuenta mil dólares.

Después de toda la mierda que pasó ayer con Pasado…

Esto ya es completamente personal.

Traerlo va a ser más dulce que un maldito Frappuccino de Unicornio.

Me subo al asiento delantero de mi coche y salgo a la carretera principal.

—¡Por favor! ¡Yo no lo hice! —se lamenta mi recompensa desde el asiento trasero. —¡Lo juro por Dios!

Pongo los ojos en blanco.

Cuando llegamos a un semáforo en rojo, enciendo la radio para ahogar sus gemidos. Busco entre los canales y por fin encuentro una discoteca medianamente decente.

Una figura oscura en una motocicleta se detiene a mi lado en el carril de giro a la izquierda.

Mientras golpeo con los dedos el volante, tarareando la dulce melodía de los setenta, miro casualmente al conductor de la moto.

Mierda.

Es él.

¡El sexy motero que intentó matar a Pasado!

Mis ojos rastrean sus ajustados vaqueros negros.

La camiseta oscura se aferra a cada músculo esculpido de su torso.

Si que le gusta el negro.

Oh Dios, este hombre es extremadamente atractivo.

Y no estoy hablando de otra cara bonita.

Estoy tan distraída que ni siquiera oigo el pitido de las bocinas detrás de mí.

—Um… ¿señora? —dice mi recompensa desde el asiento trasero—. Sabes que es una luz verde, ¿verdad?

Justo cuando recobro el sentido, el hombre de negro gira la cabeza…

…y me mira directamente.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Placer y negocios

A Trinity le gusta el trabajo, pero eso no significa que sea siempre fácil. En un bar, tras un duro día en la oficina, conoce a Stephen Gotti: un caballero de puertas para fuera e insaciable en el dormitorio. Se enamoran rápidamente, pero Stephen tiene un gran secreto. ¿Asustará este secreto a Trinity?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Luci Fer

Nota: esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Más allá de ti

Desde muy joven, Maya Hamilton era una fiestera salvaje a la que le gustaba hacer lo que le daba la gana. Jace Parker era un chico de una fraternidad universitaria irresponsable, al que le gustaban las fiestas; eran perfectos el uno para el otro, hasta que, de repente, la dejó por mensaje de texto. Ahora, dos años después, se reencuentran como estudiante y profesora, y Maya le oculta a Jace un secreto que le cambiará la vida.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Delta Winters

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Entre sombras

Cuando unas aterradoras alucinaciones en forma de sombras envían a Melinda Johnson, de catorce años, a un hospital psiquiátrico, su perfecta familia comienza a desintegrarse y los problemas que se esconden bajo la alfombra empiezan a acumularse. ¿El karma ha alcanzado finalmente a los Johnson? ¿O es realmente culpa de las sombras?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Elizabeth Gordon

Leer más »

La sustituta

Jessica acaba de conseguir el trabajo de su vida como segunda al mando de Scott Michaels. El único problema es Spencer Michaels, el otro director general, y al hombre al que va a reemplazar. Cuando la descubre, Spencer no se detiene ante nada para asegurarse de que ella sepa cuál es su lugar… Y aunque es ciego, está divorciándose y es un completo imbécil, Jessica no puede evitar enamorarse de él.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Rebecca Robertson

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

El calor del fuego

Huérfana desde joven y de casa de acogida en casa de acogida, Adeline ha pasado los últimos nueve años sola y albergando un secreto: es una mujer loba. Cuando, sin saberlo, se adentra en el territorio de la manada, es capturada y pronto descubre que encontrar a los suyos no es todo lo que esperaba. Cuando conoce al alfa que la retiene contra su voluntad, saltan chispas. Pero, ¿podrá él verla como algo más que una rebelde? ¿O siempre será su prisionera?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Vera Harlow

Leer más »

Marcada

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

Leer más »

Estrella brillante

Para Andra, unirse a un dragón parece un sueño imposible. Pero cuando se cruza con un apuesto Jinete del Cielo, Andra experimenta todo un nuevo mundo de posibilidades. Con un poco de magia, puede que incluso se encuentre surcando los cielos…

Calificación por edades: 15+

Autora original: Erin Swan

Leer más »

Bocados de amor

Todo el mundo quiere a Scarlet. Es joven, hermosa y tiene el alma de un ángel… Así que es toda una sorpresa cuando su pareja destinada resulta ser el despiadado Rey Alfa. Temido por todos, y con motivo, ha regresado después de siete años para reclamar lo que es suyo. ¿Podrá Scarlet derribar sus muros o acabará pidiendo clemencia?

Calificación por edades: 18+

Autora: Laila

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.