logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Su protector posesivo

Cuando la compañera de piso de Kara le dice que su primo se va a quedar en su sofá unas cuantas noches, Kara no le da mucha importancia. Hasta que se conocen y los mundos de ambos se ven envueltos en llamas.

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. R. Knight

 

Su protector posesivo de E. R. Knight ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Teen & Young Adult.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Cuando la compañera de piso de Kara le dice que su primo se va a quedar en su sofá unas cuantas noches, Kara no le da mucha importancia. Hasta que se conocen y los mundos de ambos se ven envueltos en llamas.

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. R. Knight

¿Fue amor o lujuria?

No podía decidirse.

Cuando lo tenía entre sus piernas, gimiendo su nombre, a ella no le importaba.

Su madre siempre le había advertido sobre hombres como él.

Chicos malos.

El tipo que te follará y te olvidará en un abrir y cerrar de ojos.

Pero cuando te enamoras de alguien, las cosas rara vez son tan claras.

¿Estaban haciendo el amor o simplemente follando?

Sólo sabía una cosa con seguridad.

Iba a amar cada segundo con él.

Iba a aprovechar cada centímetro.

Kara
No puedo creer que esté haciendo esto
Kara
Estoy tan asustada, Meg
Megan
kara
Megan
¡¡¡Piensa bien esto!!!
Megan
¡¿Qué pasa si Max dice que no?!
Kara
Tengo que probar
Kara
Estoy cansada de ocultar la verdad
Megan
ok…
Megan
no importa lo que pase…
Megan
i love u.
Kara
❤️
Kara
Lo sé, Meg
Kara
Esperemos que Max sienta lo mismo.
KARA

Kara entregó su carné de estudiante al trabajador de la universidad. Conteniendo la respiración, miró hacia el comedor donde sabía que encontraría a Max.

Aunque estaba pagando por una comida, esto era lo último en lo que pensaba ahora mismo.

Estaba a punto de decirle a Max, su mejor amigo desde el primer año, que sentía algo por él.

Tal vez era solo un flechazo.

Tal vez era algo más.

Pero sabía una cosa con seguridad: estaba harta de ocultarlo.

Desde que Max había regresado a Minnesota, después de estudiar un trimestre fuera del estado en la Universidad de Texas, ella había estado tratando de encontrar una manera de decírselo.

¿Debería intentar algún gran gesto romántico?

¿O dejar que él hiciese el primer movimiento?

¿Y si él no sentía lo mismo por ella?

Kara finalmente decidió que usaría sus palabras.

Sólo esperaba tener por fin el valor suficiente para hacerlo.

Cuando entró en el comedor, lleno de estudiantes universitarios mal alimentados, lo vio.

Arg. El chico era precioso.

Una gran sonrisa traviesa, unos ojos marrones con alma y una complexión atlética aunque algo compacta: era todo lo que siempre había deseado.

Su «Sr. Perfecto».

Su caballero de brillante armadura.

El único.

Ella le saludó y él sonrió, saludando a su vez. Aquí no pasa nada, pensó ella.

Pero mientras Kara respiraba profundamente, preparada para poner su corazón en juego y confesar sus sentimientos de una vez por todas, ocurrió algo impensable.

Antes de que pudiera tomar asiento, otra chica se sentó junto a él y le metió la lengua en la garganta.

Pero.

Qué.

¡¿Carajo?!

Cuando la chica finalmente dejó de besarse con Max y se volvió para verla, se dio cuenta de que la conocía.

Era Valerie, de sus clases de psicología.

Valerie, que tenía un novio simpático llamado Gerald.

¡¿Qué hacía ella besándose con Max entonces?!

Valerie frunció el ceño hacia Kara.

—¿Qué quieres?

—Yo… —murmuró Kara, sintiéndose repentinamente sin palabras— Sólo iba a…

—Nos vemos más tarde, Kara, ¿De acuerdo? —dijo Max, rodeando con su mano la cadera de Valerie— Estoy ocupado.

Valerie soltó una risita cuando Max se volvió hacia ella y le acarició el cuello.

Kara sintió que iba a vomitar. Estaba tan sorprendida que estaba segura de que sus piernas iban a ceder.

¿Cómo podía Max ser tan estúpido? ¿Cómo no se dio cuenta de la chica que había estado allí todo el tiempo? ¿Cómo pudo elegir a esta fulana en vez de a ella?

No tenía palabras. Se limitó a girar sobre sus talones y a correr hacia la salida del comedor tan rápido como sus pies podían llevarla.

Se dio cuenta de que algunas personas la miraban y se dieron cuenta de las lágrimas que brotaban en las esquinas de sus ojos. Pero no se detuvo a dar explicaciones.

Su mundo acaba de ser sacudido.

Max no la quería.

Estaba y estaría siempre sola.

Sólo había una solución para unos sentimientos tan devastadores…

***

Kara se quedó mirando dos botes de helado, debatiendo cuál sería la mejor manera de comerse sus sentimientos. ¿Chocolate o avellana?

Maldita sea.

Sus favoritos estaban llenos de calorías, por supuesto, pero no le importaba en este momento.

Después de descubrir que Max se estaba enrollando con Valerie, ¿a quién tenía que impresionar?

Suspiró y decidió poner los dos en su cesta. Sólo se vive una vez. Más vale atiborrarse de helado mientras se pueda.

Sus planes para la semana siguiente eran atiborrarse de comida, ver «Sherlock» y visitar a sus padres.

Vivían cerca del campus y, al principio, se habían resistido a la idea de que ella viviera en su propio apartamento.

Pero Kara había insistido, prometiendo que encontraría la manera de pagarlo ella misma, queriendo ser independiente.

Ahora, por supuesto, se habían acostumbrado a la idea y le tenían mucho cariño a su compañera, Megan.

Aunque sus padres siempre estaban contentos de apoyar a Kara siempre que estaba en apuros, ella hacía lo posible por llegar a fin de mes dando clases particulares entre sus tareas de clase.

Sin embargo, ahora mismo tenía la sensación de que hacer cualquier trabajo durante la próxima semana iba a ser casi imposible.

Cuando se acercó al mostrador de facturación, la mujer que estaba detrás de la caja registradora le dirigió una sonrisa comprensiva. —¿Un día duro?

—¿Eh? —preguntó Kara, confundida.

Luego inspeccionó su cesta. Vino, helado, chocolate negro, una pizza congelada y un tubo de crema hidratante aromática.

Sí, podía ver lo que la señora quería decir.

—Gracias —dijo, pasando su tarjeta y metiendo apresuradamente su compra en una bolsa.

No tenía ganas de dar explicaciones a nadie. Y mucho menos a una cajera de un supermercado.

Mientras cogía su recibo y se apresuraba a salir por las puertas correderas, caminaba tan rápido que no le vio doblar la esquina. Lo siguiente que pasó fue…

¡BAM!

Kara chocó de frente con lo que parecía una pared de granito.

La compra se le escapó de los dedos, pero antes de que pudiera caer hacia atrás, sintió que algo le atrapaba el brazo.

—¡Mira por dónde vas! —Una voz profunda le gruñó al oído.

Kara levantó la cabeza y se le cortó la respiración.

Estaba mirando la cara más bonita que había visto en todos sus veinte años de existencia.

El tipo que la agarraba del brazo parecía mayor, quizá de veintitantos años.

Tenía el pelo oscuro cortado a los lados. Sus ojos eran de color azul hielo y su boca estaba aplanada en una fina línea.

Tenía pómulos altos, labios carnosos y una mandíbula tan pronunciada que quería pasar los dedos por ella para asegurarse de que era real.

Parecía severo, pero se sintió más intrigada que intimidada.

—¿Puedes hablar? —le preguntó, soltando su brazo y agachándose para recoger su bolso. Su tono era sarcástico y cortante, como si se burlara de ella.

Sin embargo, se vio incapaz de responder, demasiado embelesada por su aspecto físico.

Era alto. Muy alto. Su físico era musculoso y delgado.

Sintió que sus mejillas se sonrojaban cuando sus ojos volvieron a posarse en los de ella. Le quitó la bolsa, todavía incapaz de formar palabras.

—De nada —dijo, frunciendo el ceño.

Kara se quedó atónita cuando vio su mirada bajar por su escote.

¿La estaba examinando? Su labio curvado parecía sugerir que no tenía más que desprecio por ella.

—Oh, eh, ¿gracias? —dijo ella, tanteando.

Esta respuesta no pareció impresionarle. La apartó y se dirigió a la entrada del supermercado.

—Huye, pequeña —siseó.

Luego, enderezando su chaqueta, entró en la tienda, dejándola boquiabierta tras él.

Su cerebro tardó unos instantes en volver a funcionar.

Todavía podía verlo, abriéndose paso por el pasillo de suministros médicos. Le fascinaba la forma en que parecía sobresalir por encima de todos y de todo.

Justo cuando estaba a punto de darse la vuelta, le vio detenerse en medio del pasillo y darse la vuelta.

La miraba directamente.

Mierda.

Kara trató de aparentar que no lo había estado mirando, pero no pudo evitar que sus ojos volvieran a mirar su rostro.

Incluso desde la distancia, parecía agresivo y feroz.

Avergonzada, Kara se aferró a sus cosas y salió corriendo para coger el autobús de vuelta a casa.

Fuera quien fuera, Kara sabía que era malo. Mejor que lo olvidara inmediatamente, sobre todo después de lo que acababa de pasar con Max.

Pero de alguna manera, la imagen de esos ojos azules como el hielo se negaba a dejar ir a Kara.

***

Kara acababa de conectarse a Netflix y abrir un cartón de helado, preparada para su festival de atracones 24/7, cuando Megan irrumpió en su dormitorio.

—Sal de la cama, chica. No vas a hacer esto de la fiesta de lástima.

Kara suspiró.

Megan era la mejor compañera de piso y amiga que una chica podía pedir, pero ahora mismo, sólo quería que la dejaran en paz.

Ya le había enviado un mensaje de texto, poniéndola al corriente de lo que había sucedido con Max, y decir que Megan no estaba sorprendida sería un eufemismo.

—Nunca me gustó ese tipo Max —dijo Megan con el ceño fruncido—. Nunca entendí lo que viste en él.

—¿Tal vez porque no te gustan los chicos? —Kara respondió con una sonrisa irónica.

Megan era lesbiana y estaba muy orgullosa de serlo. Con sus curvas, su pelo pelirrojo y sus sorprendentes ojos azul oscuro, era la definición de una chica explosiva. Si te gustan ese tipo de chicas.

—Como sea, vamos, levántate —dijo, agarrando el portátil de Kara y cerrándolo de golpe. —Tenemos trabajo que hacer.

—¿Qué quieres decir? —preguntó Kara, frunciendo el ceño. De ninguna manera iba a trabajar ahora mismo.

—Limpieza. Tenemos un invitado que viene. ¿No te lo dije?

—¡¿QUÉ?! —exclamó Kara— ¡¿Quién?!

—Oh, mierda —dijo Megan, haciendo una mueca, dándose cuenta de que había olvidado mencionarlo—. Mi primo. Sólo necesita un lugar para quedarse por unos días—.

—¿Él? —preguntó Kara, incrédula— ¿Un chico se queda en nuestro apartamento?

Lo último que necesitaba Kara era un hombre en su espacio personal. Se suponía que toda esta noche iba a ser para que ella tuviera un tiempo a solas y se olvidara de que el sexo opuesto existía.

Y en cuanto a los apartamentos universitarios, éste no era el más grande ni el más lujoso.

—No es para tanto, Kara —dijo Megan— Será como si no estuviera aquí, lo promete. Se mantendrá alejado de nosotras.

Kara se cruzó de brazos, todavía furiosa porque Megan no la había consultado primero.

—¿Quién es este primo? ¿Es simpático?

—Ehhh —dijo Megan, rascándose la nuca. —Para ser honesta, no lo he visto desde que teníamos trece años. Y recuerdo que era un poco imbécil.

—Meg, ¿estás bromeando? —soltó Kara— ¡Dile que has cambiado de opinión!

—No puedo, Kara —afirmó Megan—. Dijo que lo desalojaron o algo así y… ya es la oveja negra de la familia. Soy la única persona que le queda.

Kara bajó la mirada, no quería ser responsable de que ese tipo acabara en la calle. Especialmente si era importante para Megan.

—Bien, pero si es raro, puedo echarlo, ¿de acuerdo?

Megan sonrió y besó a Kara en la mejilla. —¡Sí! Eres la mejor. No te preocupes. Se comportará, estoy segura.

Más le vale, pensó Kara.

La idea de que un tipo, un desconocido, durmiera tan cerca de su cama… una cama que nunca había compartido con ningún chico, era cuanto menos abrumadora.

—¿Cuándo llega? —preguntó Kara.

—Um…

De repente, se oyeron unos golpes lejanos en la puerta principal y los ojos de Kara se abrieron de par en par.

—Es que…

Megan sonrió. —¡Vamos, saludemos!

Un momento después, ambos estaban en la puerta del apartamento y Kara miró hacia abajo, dándose cuenta de que llevaba unos pantalones cortos y una camiseta de tirantes.

¡Mierda! Demasiado tarde para cambiar ahora.

Cuando se abrió la puerta y se preparó para sonreír y conocer al primo de Megan, sus ojos se abrieron de par en par con incredulidad.

No puede ser…

—Tú —gruñó.

Era el hombre alto y sexy con una mandíbula imposible con el que se había topado en el supermercado.

¿Podría ser realmente el primo de Megan?

Sonrió con una sonrisa malvada y Kara sintió que sus rodillas iban a ceder.

Incluso el hecho de mirarlo era suficiente para que su respiración se entrecortase. ¿Cómo iba a vivir con él?

¿Dormir sabiendo que estaba a pocos pasos?

Todo lo que Kara fue capaz de procesar fueron dos palabras:

Uh. Oh.

¡Felicidades!

Acabas de completar tu primer episodio diario de Su guardián posesivo.

Si quieres darte un atracón de lectura, puedes hacerlo comprando o ganando puntos a través del botón Saltar la espera que aparece al final de este episodio.

También puedes ganar puntos a través del botón de puntos gratis en la página de descubrimiento, y dejando un comentario en cada pantalla de la cuenta atrás.

1 comentario = 1 punto (máximo 1 punto por día)

¿Quieres más?

Si quieres darte un atracón de lectura, puedes hacerlo comprando o ganando puntos a través del botón Saltar la espera que aparece al final de este episodio.

También puedes ganar puntos a través del botón de Puntos Gratis en la Página de Descubrimiento, y dejando un comentario en cada pantalla de la cuenta atrás.

1 comentario = 1 punto (máximo 1 punto por día)

Consejos profesionales…

Puedes estar al día de las historias que están en producción a través del icono de noticias.

Si necesitas ayuda para navegar por la app, o tienes alguna duda o problema, puedes utilizar el icono de Soporte.

Ambos iconos se encuentran en la página de descubrimiento.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

ADAM

Que me jodan, pensó Adam.

Era ella.

La chica torpe que se había topado con él en el supermercado.

¿Cuáles eran las malditas posibilidades de eso?

El pelo negro azabache caía alrededor de su cara. Un perfecto par de labios oscuros y carnosos estaban parcialmente abiertos. Sobre ellos, un par de ojos verde oliva que contrastaban con su tez aceitunada.

Sus ojos recorrieron el resto de su cuerpo.

Sí, era ella. Adam no habría olvidado ese cuerpo humeante ni en un millón de años.

Por un segundo, trató de recordar sus prioridades.

Ir a casa de Megan no era para conseguir una «amiga». Se trataba de pasar desapercibido. Asegurarse de que Crawford y sus matones no pudieran encontrarlo después de la mierda que había hecho.

Su mundo era un mundo de dinero duramente ganado, violencia despiadada y muerte, si no tenías cuidado.

Un secreto que se había asegurado de ocultar a Megan y a toda la familia.

Un secreto que tendría que seguir guardando ahora.

Adam volvió a considerar a la chica que tenía enfrente, relamiéndose los labios.

Llevaba una camiseta sencilla de tirantes con unos pantalones cortos desgastados.

Era el atuendo menos favorecedor que había visto nunca. Y sin embargo, era la criatura más sexy que podría haber imaginado.

De repente, los pantalones le apretaban demasiado.

Volvió a mirar su rostro. Vio que sus ojos se abrieron de par en par en señal de reconocimiento. Así que ella también se acuerda de mí.

Sonrió.

La voz de Megan rompió el silencio. —Adam, Kara. Kara, Adam.

Cuando ninguno de los dos respondió, Megan entrecerró los ojos y los miró fijamente.

—¿Qué? ¿Os habéis conocido antes?

Adam respondió antes de que ella pudiera negarlo. —Tu compañera de piso perdió el equilibrio y cayó sobre mí en el supermercado.

Vio que el color subía a sus mejillas.

Se endureció aún más.

—No caí sobre ti.

Su voz le provocó una descarga en el cuerpo. Atrevida, asertiva y jodidamente sexy.

—Por supuesto que sí —dijo con pereza, como si no tuviera ninguna importancia. La incomodidad en sus pantalones era la única evidencia de lo mucho que ella le estaba afectando realmente.

Las mujeres nunca le afectaron así. Nunca.

Entonces, ¿por qué su cuerpo se comportaba como el de un puto niño de trece años?

—Fuiste tú quien se topó conmigo —dijo con altanería, enrojeciendo aún más sus mejillas.

¿Cómo se vería con ese rubor entre sus pechos? ¿O entre sus piernas?

Joder.

Necesitaba controlarse.

—Típico —respondió.

—¿Perdón?

Entró y dejó su bolsa en el suelo.

—Es propio de una mujer echar la culpa a otro —dijo, echando un vistazo al apartamento.

Por el rabillo del ojo, observó a esta chica, a esta Kara, escupir, enrojeciendose hasta parecer un tomate. Casi sonrió.

Megan los observaba, con los ojos iluminados, disfrutando claramente del espectáculo.

—¿Quién demonios te crees que eres? —le espetó Kara, robándole de nuevo toda su atención.

La miró. Haciendo una pausa para contemplar su pecho con aprecio. No eran grandes. Sólo el tamaño adecuado. Sí, encajarían perfectamente entre sus manos.

Ahora tenía una erección en toda regla. Ella le miraba con el ceño fruncido y la frente tensa hasta que decidió apiadarse de ella.

—Megan, ¿dónde puedo guardar mis cosas?

Kara intervino antes de que Megan pudiera hablar.

—En el salón, justo ahí —señaló con cierta satisfacción un rincón polvoriento de la habitación. —También puedes dormir allí. No permitimos animales en las habitaciones.

La miró, divertido. Así que tenía algo de mordacidad, ¿eh? Podría trabajar con eso.

—Alguien tiene que aprender a ser más hospitalario —dijo— ¿Quieres que te dé algunos consejos?

Levantó el dedo corazón. —¿Qué tal esto para un puntero?

—Chicos —dijo Megan, interponiéndose entre ellos y riéndose un poco— ¿Qué tal si nos calmamos todos?

—Tu primo es un imbécil, Meg —dijo Kara.

Eso fue el colmo para Adam. Nadie le llamó así y se salió con la suya.

Esquivó a Megan, cerrando la brecha entre él y Kara, y de repente tuvo su barbilla entre los dedos.

Para su satisfacción, los ojos de Kara se abrieron de par en par, como si ningún hombre la hubiera tocado así antes. Su pulgar acarició sutilmente su mandíbula.

Su piel era lisa y suave; qué divertido sería morderla justo ahí.

—¿Qué has dicho? —gruñó, su voz sonaba amenazante a sus propios oídos.

Para su sorpresa, ella frunció el ceño y le apartó la mano de un manotazo.

—No creas, ni por un segundo, que puedes intimidarme, imbécil—.

Luego se volvió hacia Megan. —Quiero que se vaya por la mañana.

Con eso, se dio la vuelta, le dirigió una última mirada condescendiente y salió de la habitación. Adam sonrió a Megan.

—Dijiste que te comportarías —dijo ella, sacudiendo la cabeza.

—Yo también me alegro de verte —dijo, tirando de ella en un abrazo.

Mientras Megan cerraba la puerta principal y empezaba a preparar el sofá para él, miró el pasillo por el que había desaparecido Kara.

Y pensó que iba a pasar desapercibido.

No, él iba a disfrutar de esto.

KARA

¡Idiota! ¡El puto gilipollas!

Kara cerró la puerta de su dormitorio de un portazo, soltando un frustrado —¡UGH!—.

¡¿Por qué había pasado esto?! ¡De todas las malditas personas, ese idiota tenía que ser el primo de Megan!

Si no fuera por el hecho de que era el primo de Megan, ya habría echado su grosero culo de su apartamento.

Una noche, pensó para sí misma. Sólo está aquí por una noche. Si me quedo encerrada en mi habitación, será como si nunca hubiera estado aquí.

Estaba a punto de ponerse el pijama cuando notó que su teléfono estaba sonando.

¿Y ahora qué?

Max
Heyyy boo
Max
Siento lo de hoy lol
Max
Val puede ser un poco pesada
Kara
Está bien, Max
Kara
¿Qué pasa?
Max
¿Mencionaste que querías hablar de algo, verdad?
Max
¿Quieres tomar una copa dps?
Max
Solo tu & yo
Kara
¡Oh!
Kara
¿Seguro que a Valerie no le importa?
Max
¿Por qué lo haría?
Max
Sólo un trago entre amigos ¿no?
Max

Kara bajó el teléfono, más confundida que nunca.

Por un lado, estaba muy contenta de que Max le enviara mensajes de texto. Claramente, todavía se preocupaba si se comunicaba con ella, ¿verdad?

Por otro lado… ¿qué pasa con Valerie?

Literalmente, los había visto besándose hoy. ¿Sería una buena idea encontrarse con Max en un bar?

Si se lo dijera a Megan, estaba segura de que su amiga le arrancaría la cabeza.

Pero… si salía, eso significaba que podría alejarse del primo gilipollas.

El teléfono volvió a sonar en la palma de su mano y se mordió el labio inferior, sabiendo que tenía que dar una respuesta a Max.

Max
Entoncessss????
Kara
Bien
Kara
Nos vemos allí
Max

Se sintió como una idiota cuando sus labios se levantaron involuntariamente en una sonrisa ante el emoji de la cara con un beso de Max.

Sabía que este era su estilo.

Que siempre era coqueto con todo el mundo. Incluso con los viejos profesores cascarrabias.

Sin embargo, la idea de que Max pudiera estar albergando secretamente algún sentimiento por ella seguía dándole esperanzas.

Con ese pensamiento en mente, dejó a un lado su pijama y se dirigió a su tocador.

Iba a elegir algo mucho más favorecedor para vestir.

Tanto si Max la quería como si no, iba a mostrar exactamente lo que le faltaba.

***

Con unos vaqueros azules ajustados, una camisa blanca sin mangas y una chaqueta vaquera deshilachada, Kara se observó una vez más en el espejo. Su aspecto era el adecuado para el ambiente de un bar.

El par de pendientes de perlas colgantes y la coleta alta eran un buen toque, pensó.

No es que fuera la chica más extrovertida y centrada en la moda.

La mayor parte de las noches las pasaba encerrada entre sus libros de psicología.

Pero para Max, haría una excepción.

Se escabulló rápidamente del dormitorio, con la esperanza de dirigirse a la puerta antes de que Megan pudiera detenerla e interrogarla.

Otra persona se adelantó a su amiga.

—¿Vas a alguna parte, pequeño cuervo? —Oyó su profunda voz.

Kara se giró para replicar a Adam, aunque una parte de ella tenía que admitir que le gustaba el nuevo apodo, y se detuvo en seco.

Estaba de pie sin camiseta… y Dios mío. El hombre parecía haber sido cincelado en mármol. Como una maldita estatua.

Hombros bien definidos cubiertos de tatuajes negros, buenos abdominales, y pezones que eran la definición de la palabra perfección.

Kara pudo sentir que el color subía a sus mejillas. Otra vez.

Mierda, mierda, mierda.

Quiso que el suelo se abriera y la tragara entera cuando lo vio sonreír.

—¿Te gusta lo que ves?

Dejó de mirar y se centró en Megan, que estaba ocupada removiendo la pasta en la cocina.

Hace un segundo, quería escabullirse sin que su amiga se diera cuenta.

Ahora, necesitaba su ayuda más que nunca para distraerse de esta bestia. Pero Megan estaba ocupada.

—No te hagas ilusiones —le espetó Kara, con las mejillas cada vez más calientes.

Creyó que iba a apartarse de la puerta cuando él se acercó, haciéndola quedarse helada. —¿Vas a algún sitio? —repitió él.

Le miró con el ceño fruncido y su cuerpo empezó a temblar ante el calor que irradiaba. ¿Cómo podía estar tan caliente?

—Sí, ¿a dónde vas, Kara? —Megan llamó—. Estoy haciendo la cena para los tres.

¿Cena? ¿Con él? De ninguna manera. Tenía que salir de aquí.

—¡Lo siento, Meg! —respondió— Disfrutad vosotros dos, yo tengo una… eh… tutoría a la que tengo que llegar.

Llegó a la puerta y apenas logró tocar la fría manija cuando sintió… una presencia alta y amenazante detrás de ella.

Sus dedos callosos rozaron suavemente sus brazos desnudos, haciéndola temblar.

—Pequeño cuervo, no eres muy buena mentirosa, ¿verdad?

Para su total humillación, sintió que sus pezones se tensaban contra el sujetador al sentir su piel caliente en su carne.

Su cuerpo parecía estar en guerra con su mente porque sabía que no podía soportar a ese tipo.

Y sin embargo… un toque de él y sintió que podría derretirse.

—No estoy mintiendo —siseó ella, tratando de mantener la compostura.

—Entonces, ¿por qué tiemblas? —le preguntó, con los labios a un palmo de su oreja.

Si se acercaba aún más, estaba segura de que sentiría su parte inferior presionando contra su culo y…

¡¿QUÉ DEMONIOS LE PASA?!

—¡Buenas noches! —exclamó, abriendo la puerta de golpe. La puerta se cerró mientras salía de su propio apartamento.

Su cuerpo traidor, gracias a Dios, siguió las órdenes esta vez porque ya estaba de camino al bar y lejos de él… de Adam.

La sola idea de su nombre le hacía daño.

Max, pensó, tratando de corregir el rumbo. Vas a ver a Max. El hombre que es adecuado para ti.

No quería un chico malo y bruto. Ella quería al Sr. Correcto. El caballero de brillante armadura. El mejor amigo con el que siempre se había imaginado estar.

Con ese reconfortante pensamiento en mente, se dirigió al bar, emocionada por ver si Max iba a admitir lo mismo.

ADAM

No pudo controlarse.

Las ganas de tocarla, de sostenerla, de abrazarla, eran insoportables.

La erección en sus pantalones estaba a punto de atravesar sus vaqueros en cualquier momento.

Joder, Megan le iba a echar si seguía así.

No es que le importara. La voz temeraria en su cabeza le susurraba que valía la pena. Kara valía la pena.

Se puso una camisa nueva.

No le gustaba la idea de perderla de vista. No ahora que la había tocado. La había olido. Sintió su deseo. Era inconfundible bajo su desprecio.

Y con ese atuendo que llevaba, estaba seguro de que iba a llamar la atención.

Por lo que él sabía, iba a tener una cita. La idea hizo que sus manos se cerraran en puños.

Adam sabía que se estaba volviendo loco. Apenas conocía a la chica, por el amor de Dios. Sin embargo… no podía negar el efecto físico que ella tenía en él.

Volviéndose hacia Megan, abrió la puerta principal.

—Lo siento, Meg —dijo—. Volveré pronto.

—¡¿Qué?! ¡Pero si estoy cocinando para nosotros! Con la comida que trajiste.

Asintió con la cabeza. La comida podía esperar. Ahora tenía otro apetito en mente.

—No tardaré —prometió. Y con eso, salió del apartamento. Iba a asegurarse de que Kara llegara a casa a salvo.

Y si algún hombre se atreviera a ponerle las manos encima… bueno.

No iba a dejar que eso sucediera.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Marcada

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

Leer más »

Diferente

Evelyn no es una mujer loba convencional. De hecho, al ser un híbrido de lobo y humano, no es convencional en ningún aspecto. Sin embargo, en su vigésimo cumpleaños, Evelyn se enfrenta a una tradición que no puede ignorar: encontrar a su pareja predestinada. Evelyn no está entusiasmada, hasta que se siente extrañamente atraída por Alex, un alfa increíblemente sexy que regresa a su manada después de diez años de ausencia. Pero su hermanastra Tessa, una loba pura (y muy presumida), también se siente atraída por el galán… y está acostumbrada a salirse con la suya.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Katie Hines

Leer más »

Estrella brillante

Para Andra, unirse a un dragón parece un sueño imposible. Pero cuando se cruza con un apuesto Jinete del Cielo, Andra experimenta todo un nuevo mundo de posibilidades. Con un poco de magia, puede que incluso se encuentre surcando los cielos…

Calificación por edades: 15+

Autora original: Erin Swan

Leer más »

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Alma fantasma

Claire Hill, una humana común y corriente, y Chloe Danes, una mujer loba, se convierten en una improbable combinación al quedar atrapadas juntas en el cuerpo de Chloe. Cuando ambas encuentran a sus parejas, deben viajar a la tierra mágica de Logia para encontrar una solución, o se arriesgarán a perder sus amores para siempre.

Calificación por edades: 18+

Autor original: Sapir Englard

Leer más »

En el fin del mundo

Savannah Madis era una feliz y alegre aspirante a cantante hasta que su familia murió en un accidente de coche. Ahora vive en una nueva ciudad, va a un nuevo colegio, y por si eso fuera poco, está en el punto de mira de Damon Hanley, el chico malo del instituto. Damon está totalmente confundido con ella: ¿quién es esa listilla que no deja de sorprenderlo? Damon no puede quitársela de la cabeza y, por mucho que odie admitirlo, Savannah siente lo mismo. Se hacen sentir vivos el uno al otro. Pero, ¿será eso suficiente?

Clasificación por edades: 18+ (Contenido sexual gráfico, violencia)

Advertencia: este libro contiene material que puede considerarse molesto o perturbador.

Autora original: Emily Writes

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Los guerreros Torian

La Tierra está siendo atacada por una raza de monstruosos alienígenas que sólo quieren la destrucción total de la humanidad. Lilly y su hermana pequeña están atrapadas en medio de todo eso y se enfrentan a una muerte segura… hasta que el magnífico Rey Guerrero Bor llega desde otro planeta y las salva. Su misión es proteger a todos los humanos, pero ahora sólo tiene ojos para Lilly. ¿Se interpondrá su deber en el camino del amor, o lo sacrificará todo por ella?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Natalie Le Roux

Leer más »

Amanecer inmortal

Tras un encuentro fortuito con una mujer cautivadora y un hombre con aspecto de lobo, Lea se encuentra en medio del mundo secreto y clandestino de los inmortales, lleno de hombres lobo, vampiros y brujas. ¿Aprenderá a navegar por este nuevo mundo con la ayuda de su apuesto amigo lobo? ¿O caerá en los oscuros y seductores encantos de su hermosa reina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jennifer Brian

Leer más »

Acero y humo

Paxton es la hija del sheriff local. Connor es el líder del club de motoristas Red Riders. Sus vidas se cruzan cuando Paxton regresa a la pequeña ciudad en la que creció. ¿Saltarán chispas o su romance llevará a todo el pueblo a la ruina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Tinkerbelle Leonhardt

Leer más »

La compañera del Rey Lobo

Así fue como se acabó el mundo.

El rey de los lobos, el monstruo mítico, el hombre majestuoso al que había llegado a amar y desear con cada uno de mis suspiros, yacía allí… desangrándose junto a su trono. Agonizando.

Alzándose sobre él había un engendro sonriente… el Señor de los Demonios. Me señaló con un dedo largo, oscuro y enjuto.

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.