logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Tras ser emparejada con un temible Alfa ciego y atormentado por la pasada Gran Guerra, Bambi deberá encontrar la manera de hacerle ver la belleza de este mundo, antes de que la ira y el dolor lo consuman por completo.

Calificación por edades: 18+

 

Las crónicas lupinas de Veronica ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy, Mystery, Thriller & Suspense.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Tras ser emparejada con un temible Alfa ciego y atormentado por la pasada Gran Guerra, Bambi deberá encontrar la manera de hacerle ver la belleza de este mundo, antes de que la ira y el dolor lo consuman por completo.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Verónica

Bambi

Te envidio, pequeño pajarito azul.

Libre para salir y cantar tus canciones.

Abrir las alas y volar.

Ir donde tu corazón te pida.

Al observar al pequeño pájaro azul revoloteando en la rama de mi ventana, sentí el deseo de poder cambiar mi vida por la suya, y poder volar a algún lugar nuevo y emocionante.

El pajarito, se posó en la repisa de mi ventana y me miró, emitiendo una alegre melodía.

Extendí el dedo con precaución, con cuidado de no asustarlo, y saltó hasta posarse encima con curiosidad.

—Hola —susurré—. Eres tan bonito, pequeño… ¿A dónde vas a ir ahora?

Mientras acariciaba sus suaves alas, el pájaro azul se inquietó y salió volando por la ventana.

Lo vi elevarse en el aire, hasta que…

¡GRRRAU!

Un águila enorme surcó el cielo y atrapó al pequeño pajarillo con sus afiladas garras.

El animal quedó reducido a sangre y plumas.

Las lágrimas inundaron mis ojos.

¿Es este el precio de la libertad?

—No llores, hermana… la ley de la naturaleza es así —dijo de repente mi hermano desde detrás de mí, poniendo su mano en mi hombro.

Me giré y enterré mi cabeza en su pecho.

—¿Por qué la naturaleza es tan cruel? —Sollocé.

—No es cruel, Bambi. Es dura, sí, incluso implacable, pero sobre todo inflexible. Favorece a los fuertes, no a los débiles. Así que debemos aprender a ser fuertes.

Mi hermano… el Alfa Supremo Maximus, un Alfa del Consejo Supremo de los Hombres Lobo, era conocido por ser bastante implacable también.

Se vio obligado a serlo después de que nuestros padres murieran cuando yo tenía solo cinco años. Max me había criado durante los últimos quince años, y aunque se había vuelto una roca con los demás, conmigo siempre fue realmente cariñoso y afectuoso, aunque quizás también algo sobreprotector.

—Pero no tienes que preocuparte por esas cosas —dijo, apretando mi mano—. Estoy aquí para protegerte. Ahora y siempre.

Tragué con fuerza. Tenía algo que decirle a Max, pero sabía que no le gustaría.

—Yo… me dieron una buena noticia, ayer. —Dudé en si continuar o no.

—¿Qué noticia ? —preguntó, levantando las cejas con duda.

—Me han ofrecido esas prácticas… las de diseño de interiores… en Nueva York.

Sus ojos se entrecerraron. —Bambi, Nueva York no es para nosotros, los hombres lobo. Necesitamos espacio para correr, para cazar, para aullar. La ciudad es sofocante y está plagada de humanos.

Era cierto que la mayoría de los hombres lobo preferían el campo. Pero yo no era como la mayoría.

Era esta enorme y majestuosa finca, con todas sus sirvientas y amas de llaves, pendientes de mí, lo que resultaba realmente asfixiante.

Necesitaba espacio para descubrir quién era realmente, para forjar mi identidad.

Aunque fuera en un minúsculo apartamento de doscientos cincuenta metros cuadrados en Manhattan.

—Max, sé que no crees que pueda hacer esto por mi cuenta, pero necesito intentarlo. Esta es mi pasión, mi sueño, y…

—Bambi, ¿crees que realmente estás preparada para ir por ahí sola? ¿Para dejar la manada? Hace unos segundos estabas llorando por la muerte de un pajarillo azul. No tienes idea del verdadero dolor y sufrimiento que te espera allá afuera.

—¿Y de quién es la culpa, Max? Me has protegido de todo. De todo —argumenté.

—Porque quiero lo mejor para ti —gruñó—. Quiero que tengas la mejor vida que nuestra Manada pueda proporcionarte… todo lo que nuestros padres te habrían dado.

—¿Pero y si esto lo mejor para mí no está aquí? —le supliqué—. Nunca lo sabré si no lo intento.

—Te lo prohíbo —dijo con severidad.

—¿Y qué harás cuando encuentre a mi pareja? ¿Cuando venga a buscarme? ¿También me lo prohibirás? —Exigí saber, empezando a sentirme acalorada. Cansada de que me tratara siempre como a una niña.

Ante la mención de una pareja, Max se puso rígido. Era un tema delicado para él, y yo lo sabía.

Tenía treinta y tres años y no estaba casado, a pesar de ser el Alfa de nuestra manada.

Cuando me fuera, se quedaría solo. Yo le había proporcionado un propósito de vida durante los últimos quince años. Él también tendría que construirse un nuevo camino.

—Lo… lo siento, Max. No era mi intención sacar el tema —dije, abrazándolo con fuerza.

—Lo sé, pequeña cierva. Lo sé. Es que no quiero que te vayas —dijo en voz baja.

Tendría que dejar esta conversación para otro momento. Había una gran gala real en nuestra finca esta noche, y Max estaba sin duda tenso por la llegada del Reyrey y su hijo, junto con todo el consejo.

—Oh, casi lo olvido, el regalo está listo —dije mirándolo—. Lo terminé anoche. ¿Quieres verlo?

—Por supuesto. —Sonrió.

Corrí a la esquina de mi habitación y tiré de una pesada lona al suelo, dejando al descubierto un cuadro de gran tamaño con el escudo de nuestra manada.

—Es perfecto —dijo—. Al Rey Dimitri le encantará. Realmente tienes un gran talento, Bambi.

Max me dio un beso en la cabeza y me dejó para que me preparara para la fiesta.

Cuando una brisa fría entró por mi ventana abierta, crucé mi habitación y la cerré.

Una pequeña pluma azul revoloteó desde la repisa y flotó hasta mis pies.

***

Alisé mi vestido de satén color mandarina mientras bajaba las escaleras hacia el patio. Mi voluminosa melena pelirroja rebotaba con cada paso que daban mis tacones dorados.

Era como si todos los ojos estuvieran puestos en mí, y eso me hizo sonrojar. No estaba acostumbrada a tanta atención.

Llegaban coches negros con todos los Alfas del consejo y la manada real.

Me coloqué en mi sitio junto a mi hermano y su Beta, Ryan.

—¿Estás nerviosa? —me preguntó Ryan—. Es la primera vez que ves a los miembros del consejo y al Rey.

—Un poco —admití—. Hay tanta energía poderosa y dominante en una misma fiesta. Es un poco demasiado.

Mi hermano se rió. Era bueno verle sonreír, sobre todo rodeado de sus compañeros. Pero me entristecía que fuera el único de ellos sin pareja, y sabía que él también pensaba en ello.

—Estos son algunos de los hombres más temidos del país —dijo Max con seriedad. —Muchos de ellos son héroes de guerra, los pocos que sobrevivieron a ella.

La misma guerra que se cobró la vida de nuestros padres.

Max nunca me contó lo que les había pasado a nuestros padres en la guerra. Me ocultó eso, como me ocultó todo lo demás.

Ojalá hubiera estado con ellos tanto tiempo como él. Todo lo que tenía eran recuerdos borrosos, y cada día se volvían más tenues.

Salí de mis pensamientos cuando Ryan hizo un movimiento exagerado con sus manos.

—Uno de ellos, el Alfa Supremo Ekon, es tan aterrador que hasta el rey le teme —incitó Ryan—. Oí el rumor de que perdió la vista en una emboscada, sus córneas quedaron marcadas permanentemente por un rebelde, pero ahora es aún más temible. Dicen que a pesar de estar ciego, puede sentirlo todo. Huele tu miedo y se alimenta de él.

—Para, solo intentas asustarme. —Me reí—. Te lo estás inventando.

La mirada de mi hermano me decía todo lo contrario.

De repente llegó un todoterreno negro con cristales tintados y banderas a ambos lados, y Ryan salió corriendo a abrirle la puerta.

—Les anuncio a su Alteza Real el Rey Dimitri Alfred William Constantine. Se le da la bienvenida a la manada Divina Suprema en nombre del Alfa Máximo Supremo Bryan Woodard.

Qué recital.

Intenté reprimir una carcajada cuando Max me lanzó una mirada. Las posturas reales siempre me hacían mucha gracia.

El rey salió de su vehículo, hinchando el pecho, que estaba cubierto de medallas de guerra.

Se acercó a mi hermano, que se inclinó y le estrechó la mano con firmeza.

—Bienvenido, mi Rey.

Los ojos del rey se desviaron hacia mí y me puse rígida. Era un hombre intimidante, pero aún había una sonrisa detrás de sus ojos.

Me cogió la mano con ternura y miró a mi hermano.

—¿Y quién es esta encantadora joven?

—Mi hermana, Bambi Rosebud Woodard —respondió.

—Les anuncio a su Alteza Real el Príncipe Apolo Haydon Noah Constantine —volvió a gritar Ryan.

Mi corazón se agitó cuando un chico hipnotizante con el pelo rubio recortado y un impresionante traje, que acentuaba su cuerpo delgado pero musculoso, salió del siguiente vehículo. Sus ojos se detuvieron en mí y vi que se ampliaban, con la boca ligeramente entreabierta.

Podría ser mi…

Mi hermano se quedó helado y los ojos del rey se abrieron de par en par.

Pero cuando el príncipe me miró a los ojos, no hubo reconocimiento por parte de ninguno de los dos.

Me besó amablemente la mano y se puso al lado de su padre, que parecía decepcionado, aunque mi hermano dejó escapar un suspiro de alivio.

Tenía que admitir que yo también me sentía aliviada. Puede que estuviera preparada para desplegar mis alas, pero no estaba preparada para irme con un hombre extraño.

Todavía estaba intentando descubrir quién era yo. ¿Cómo podría hacerlo si me ataba a otra persona?

Cuando el último coche se detuvo en la finca, me alegré de que toda esta pretensión real terminara pronto.

—Les anuncio al Alfa Supremo Ekon Helmer Jedrek —gritó Ryan, empezando a perder la voz después de presentar a todo un consejo real.

De repente, me invadió el olor a hormigón húmedo y a madera quemada, una combinación extraña pero que, de alguna manera, me resultaba atractiva.

Mis ojos absorbieron la figura alta y robusta, vestida con un fino esmoquin negro, que salió del vehículo.

No era en absoluto delgado. Parecía como si todas y cada una de las partes de su cuerpo tuvieran unos bien merecidos músculos, con sus correspondientes cicatrices en manos y mejillas.

Su rostro era oscuro y atractivo, pero cuando le miré fijamente a los ojos, éstos estaban completamente nublados.

Está… está ciego.

Nuestras miradas se encontraron, a pesar de su falta de visión, y sentí una oleada de calor fluyendo por todo mi cuerpo.

Oh my God.

Es mi compañero.

¡Felicidades!

Acabas de completar tu primer episodio diario de Las crónicas lupinas.

Esta es una historia de ficción envolvente que está diseñada para encajar en tu apretada agenda.

Cada día se publicará un nuevo episodio de 5-10 minutos.

¿Quieres más?

Si quieres darte un atracón de lectura, puedes hacerlo comprando o ganando puntos a través del botón Saltar la Espera que aparece al final de este episodio.

También puedes ganar puntos a través del botón de Puntos Gratis en la Página de Descubrimiento, y dejando un comentario en cada pantalla de la cuenta atrás.

1 comentario = 1 punto (máximo 1 punto por día)

Consejos útiles…

Puedes estar al día de las historias que están en producción a través del icono de Noticias.

Si necesitas ayuda para navegar por la app, o tienes alguna duda o problema, puedes utilizar el icono de Soporte.

Ambos iconos se encuentran en la Página de Descubrimiento.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Bambi

Contuve la respiración y apreté los puños, mirando fijamente al general al mando, el Alfa Ekon, que seguía apuntando en mi dirección.

Esto no puede ser cierto, ¿no?

¿De verdad es mi pareja?

Cuando sus labios se separaron, el corazón se me salió del pecho.

—Compañera —dijo desde el otro lado del patio.

Entonces, él también lo sintió…

El Alfa Ekon, el hombre más aterrador de la Manada Real, era mi compañero.

El rey Dimitri se volvió hacia Ekon con una mirada de sorpresa.

—¿Acabas de decir algo sobre un compañero, Ekon?

—Sí, está allí —dijo con brusquedad.

Varias chicas que estaban cerca de mí se miraron entre sí, asustadas.

Mi hermano se giró para ver de quién hablaba Ekon.

—¿Dónde está ella, Alfa Ekon? ¿Puedes sentir su presencia?

—Sí, está a tu lado —dijo, acercándose rápidamente a nosotros.

Me volví hacia mi hermano con un sentimiento de temor y, al darse cuenta, me devolvió la mirada con una de horror.

—No… esto no puede ser real.

—Max, no quiero hacer esto —dije, tratando de contener mis lágrimas.

Max me puso detrás de él y extendió sus manos.

—Esta es mi hermana. No va a dejar la manada. Todavía no está preparada —dijo con firmeza, aunque no pudo ocultar el miedo en su voz.

—Apártate —gruñó Ekon—. No me importa que sea tu hermana. Es mi compañera, y eso supera cualquier vínculo familiar.

Max trató de mantenerse firme, aunque fue inútil.

—No te la entregaré —dijo con los dientes apretados.

Ekon puso la mano en la empuñadura de su espada y la sacó ligeramente de su funda, el sol poniente se reflejaba en la hoja pulida.

Pensé que el rey tenía muchas medallas de guerra, pero la exquisita chaqueta de Ekon tenía el doble, y sus cicatrices de batalla eran la verdadera prueba de su temple.

—¡Maximus, detén esta locura de inmediato! —El rey Dimitri exigió—. ¡Entrégale a tu hermana al Alfa Ekon inmediatamente!

Todos los asistentes a la fiesta se habían reunido a nuestro alrededor, formando un estrecho círculo.

—La locura es que mi hermana no tenga nada que decir en esto —replicó Max, caminando por una línea peligrosa.

Fue el rey Dimitri quien aplicó las leyes arcaicas, incluida aquella en la que no se daba a la hembra ninguna opción en su propio acuerdo de apareamiento.

Al ver que los ojos del rey Dimitri se entrecerraban y que la espada de Alfa Ekon se deslizaba aún más fuera de su vaina, supe que la terquedad de mi hermano y su amor por mí serían su fin.

Y no podía dejar que eso sucediera.

—¡Para! —grité, interponiéndome entre ellos—. No hay necesidad de violencia.

Ekon pareció sobresaltado al oír mi voz por primera vez. Alargó la mano y me tocó la cara mientras mi hermano se estremecía.

—Vayamos al comedor para empezar con el banquete —dije con cuidado—. Siempre se piensa mejor con el estómago lleno.

—Sabias palabras. —El rey Dimitri se rió—. Deberíamos estar celebrándolo, no peleando. Tenemos una nueva pareja en la Manada Real.

—Tu nombre —ordenó Ekon como un sargento instructor.

—Bambi —respondí mansamente.

Mientras Ekon palpaba todos los rasgos de mi cara con sus dedos callosos, una sensación de calor brotó en la boca de mi estómago, luchando con el frío que me recorría la columna vertebral.

***

Sentada junto a mi hermano y frente a mi nuevo compañero, podría haber usado mi cuchillo para cortar la tensión más que evidente que había entre nosotros, pero en cambio lo deslicé suavemente a través de mi filete sangrante.

Al igual que este animal había sido criado en cautividad con una única finalidad, yo también sentía como si hubiera sido criada con un solo propósito desde mi nacimiento…

Ser la compañera de Ekon.

Me gustara o no, esta era la posición en la que me encontraba. Y necesitaba mantenerme fuerte… por Max.

—Más vino —gritó Ekon, golpeando su vaso sobre la mesa, sobresaltándome.

Mientras el camarero le rellenaba el vaso de vino, me di cuenta de que debía ser ya su cuarta o quinta copa.

Así que me emparejaron con un despiadado héroe de guerra y un borracho.

Viendo las cicatrices de batalla que recorren las partes visibles de su piel, me atrevería a decir que esas dos cosas no eran contradictorias.

—Ekon, deberías compartirnos alguna vieja historias de guerra —imploró el rey Dimitri, algo borracho él también tras unos cuantos vasos de vino.

Los ojos nublados de Ekon se oscurecieron como una tormenta.

—Esos días son parte del pasado, mi Rey. Y ahí es donde me gustaría que se quedaran.

—Tonterías —dijo el Rey, agitando su tenedor—. ¿De qué sirven todas esas conmemoraciones en nuestras chaquetas si no podemos contar las historias que hay detrás de ellas?

—Algunas historias es mejor no contarlas —dijo Ekon en tono sombrío.

—La Gran Guerra fue una época de héroes —replicó el rey Dimitri—. Y tus hazañas fueron impresionantes, en mi opinión.

Ekon golpeó la mesa con el puño, haciendo saltar incluso al Rey.

—La Gran Guerra fue una calamidad para todos los hombres lobo. Revivo las pesadillas en mis sueños cada noche. No las reviviré aquí, en medio de una cena y con solo una maldita copa de vino..

Ekon se levantó de repente. —Haz tus maletas, Bambi. Nos espera un largo viaje.

—¿Nos… nos vamos ya? —Tartamudeé—. Pensé que nos quedaríamos aquí un tiempo…

No se me había ni pasado por la cabeza que saldríamos hacia la manada de Ekon tan pronto. Ni siquiera sabía dónde estaba.

—Lleva ropa de abrigo… Alaska es fría en esta época del año.

Alaska…

Sentí una repentina sensación de temor en la boca del estómago.

No solo me iba…

Sino que además iba a estar a miles de kilómetros de distancia.

***

Metí mis numerosos y hermosos vestidos en la maleta, pensando en que mi pareja ni siquiera podría apreciarlos.

Puede que fuera un pensamiento infantil, pero me estaban obligando a abandonar mi vida de un día para otro. Los pensamientos infantiles serían un lujo que ya no podría tener después de mudarme con mi pareja.

Estaba a punto de irme a Alaska, aislada de todos mis amigos y familia…

Miré un folleto de una escuela de diseño de Nueva York que estaba sobre mi tocador.

Aislada de todo…

Había tantas cosas que quería hacer, y ahora no estaba segura de que fuera a tener ni siquiera la oportunidad.

Max llamó suavemente a la puerta y entró. Por su aspecto podría parecer que estaba asistiendo a mi funeral.

—¿Cómo te va? —preguntó titubeante.

—Tengo miedo —respondí con sinceridad—. No sé casi nada de él. Y lo que sé me aterra. No quiero dejar mi casa.

—Lo siento, Bambi. Tal vez me equivoqué. Tal vez la naturaleza es cruel al fin y al cabo.

Pensé en el pequeño pájaro azul de esta tarde. Tal vez había dejado el nido antes de estar listo para ello…

Max me acercó a él para abrazarme.

—Escúchame, pequeña cierva. Sé fuerte. No muestres ninguna debilidad. Él te exigirá respeto, pero tú debes exigírselo de vuelta también. Un hombre como Ekon respeta la fuerza y la confianza. Mantente siempre firme y, sobre todo, escucha a tu corazón.

—No sé qué voy a hacer sin ti —dije, empezando a llorar.

—Puedes localizarme cuando quieras. Estoy a solo un mensaje o una llamada de distancia —me aseguró.

Le miré directamente a los ojos. —Max, dime la verdad… ¿realmente crees que puedo hacer esto?

Puso sus manos sobre mis hombros y sonrió suavemente.

—Creo que puedes hacer cualquier cosa que te propongas, Bambi.

***

Mientras estábamos sentados en la parte trasera del coche privado de Ekon, vi cómo el hogar de mi infancia se desvanecía en la distancia.

Las lágrimas rodaron por mis mejillas, pero las enjugué rápidamente, agradeciendo que Ekon no pudiera verlas.

Nos sentamos en silencio mientras una fuerte lluvia comenzaba a golpear las ventanas.

Me sentí más vulnerable que nunca, atrapada en este coche con un completo desconocido.

—¿Tienes miedo? —preguntó Ekon como si pudiera leer mi mente.

—Yo… no, por supuesto que no —respondí, sorprendida.

—No me mientas —dijo con severidad—. Habrá consecuencias por mentir. Esconderme cosas no tiene sentido. Mis sentidos son más agudos que los de un hombre lobo normal.

—¿Cómo no voy a tener miedo cuando dices cosas así? —respondí, recordando las palabras de mi hermano.

Muestra tu fuerza.

—Exijo respeto. En todo momento. A veces, la mejor manera de ganarse el respeto es a través del miedo —dijo en tono áspero.

—Y a veces la mejor manera de ganarse el respeto es ganándoselo —repliqué con seguridad.

Sonrió ligeramente mientras se acariciaba la barbilla.

—No te equivoques, mi manada no es la manada de tu hermano. Hacemos las cosas de manera diferente en Alaska. Puede que hayas tenido rienda suelta aquí, pero en mi manada, acatarás mis reglas y solo las mías. ¿Está claro?

Dudé en responder, pero no era el momento de presionarle.

—Sí, está muy claro.

Cuando Ekon me agarró la cara, sentí que sus garras se extendían por mi mejilla. Sus ojos nublados se volvieron negros como el carbón, y yo jadeé, apartándome de él.

¿Qué demonios está haciendo? ¿Está empezando a transformarse?

Cuando sus ojos oscuros observaron mi cuerpo, sentí una repentina oleada de excitación. Por alguna razón, me gustaba la forma en la que me miraba, aunque sabía que no podía verme realmente.

Sus ojos volvieron a la normalidad y sus garras se apartaron mientras se sentaba.

—¿Qué acaba de pasar? —pregunté nerviosa.

—Mi lobo quiere salir a la superficie. Quería verte —respondió Ekon.

—¿Me ves?

—Sí, yo estoyciego, pero mi lobo…

Ekon se inclinó hacia delante y susurró, haciendo que se me pusiera la piel de gallina.

—Mi lobo tiene una vista perfecta.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Desvanecido

Han pasado dos años desde que Lily perdió a su novio en un tiroteo. Cuando una prestigiosa universidad le hace una oferta de trabajo, tiene la oportunidad de acabar con sus demonios y empezar de nuevo, al menos hasta que conoce al irresistible presidente de la escuela. ¿Podrá Lily confiar su amor a un nuevo hombre, o sus oscuros secretos sólo le llevarán a un nuevo desengaño?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Haley Ladawn

Leer más »

La fuerza de la rosa

Tras la muerte de su padre, el rey, Deanna se encuentra en una peligrosa situación. Es una princesa bastarda, y su madrastra, la reina Rosaline, y su hermanastro, el príncipe Lamont, harán todo lo posible para conseguir expulsarla de la corte. Sola y sin nadie que la proteja, Deanna empieza a temer por su vida. Pero cuando empiezan a llegar los pretendientes para cortejar a la reina Rosaline, Deanna conoce a un apuesto forastero de una tierra lejana que puede ofrecerle la salvación que busca…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Audra Symphony

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

Leer más »

Estrella brillante

Para Andra, unirse a un dragón parece un sueño imposible. Pero cuando se cruza con un apuesto Jinete del Cielo, Andra experimenta todo un nuevo mundo de posibilidades. Con un poco de magia, puede que incluso se encuentre surcando los cielos…

Calificación por edades: 15+

Autora original: Erin Swan

Leer más »

Y de pronto

Hazel Porter es completamente feliz con su trabajo en la librería y su acogedor apartamento. Pero cuando un aterrador encuentro la arroja a los brazos de Seth King, se da cuenta de que hay algo más en la vida, ¡mucho más! Rápidamente se ve inmersa en un mundo de seres sobrenaturales que no sabía que existían, y Seth está justo en el centro: un Alfa feroz, fuerte y magnífico que no quiere otra cosa que amarla y protegerla. Pero Hazel es humana. ¿Podrá funcionar?

Calificación por edades: 18+

Autora original: nightnoxwrites

Nota: Esta historia es la versión original del autor y no tiene sonido.

Leer más »

Mentes retorcidas

Elaina Duval llevaba una vida perfectamente feliz y normal con su madre, hasta el día en que cumplió dieciocho años. El día de su cumpleaños descubre que ha sido prometida al cruel y despiadado Valentino Acerbi, que pronto será capo de la mafia italiana. Sin poder elegir ni opinar, se ve arrastrada a su retorcido mundo y obligada a soportar cosas que ningún ser humano debería soportar, pero, ¿y si empieza a gustarle?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: violencia, abuso sexual, violación, tráfico de personas)

Autora original: Cassandra Rock

Leer más »

Entre sombras

Cuando unas aterradoras alucinaciones en forma de sombras envían a Melinda Johnson, de catorce años, a un hospital psiquiátrico, su perfecta familia comienza a desintegrarse y los problemas que se esconden bajo la alfombra empiezan a acumularse. ¿El karma ha alcanzado finalmente a los Johnson? ¿O es realmente culpa de las sombras?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Elizabeth Gordon

Leer más »

La sustituta

Jessica acaba de conseguir el trabajo de su vida como segunda al mando de Scott Michaels. El único problema es Spencer Michaels, el otro director general, y al hombre al que va a reemplazar. Cuando la descubre, Spencer no se detiene ante nada para asegurarse de que ella sepa cuál es su lugar… Y aunque es ciego, está divorciándose y es un completo imbécil, Jessica no puede evitar enamorarse de él.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Rebecca Robertson

Leer más »

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.