logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Las Guerras Lupinas

De la autora de «Elígeme o piérdeme».

Después de las Guerras Lupinas, los hombres lobo y los humanos acordaron una incómoda tregua y se repartieron el mundo. Los hombres lobo se quedaron con los bosques y las llanuras, y los humanos con las ciudades y los pueblos. La humanidad se segregó aún más en Trabajadores y Élites. Ahora, la comida es escasa y los Trabajadores se mueren de hambre, por lo que Ellie, una trabajadora de doce años, acaba hambrienta y desamparada en el territorio de los hombres lobo. ¿Son realmente los hombres lobo las temibles bestias de las que se le ha advertido, o es que las Élites han ocultado la verdad?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: Violación y violencia)

Autora original: Michelle Torlot

 

Las Guerras Lupinas de Michelle Torlot ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

De la autora de Elígeme o Piérdeme.

Después de las Guerras Lupinas, los hombres lobo y los humanos acordaron una incómoda tregua y se repartieron el mundo. Los hombres lobo se quedaron con los bosques y las llanuras, y los humanos con las ciudades y los pueblos. La humanidad se segregó aún más en Trabajadores y Élites. Ahora, la comida es escasa y los Trabajadores se mueren de hambre, por lo que Ellie, una trabajadora de doce años, acaba hambrienta y desamparada en el territorio de los hombres lobo. ¿Son realmente los hombres lobo las temibles bestias de las que se le ha advertido, o es que las Élites han ocultado la verdad?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: Violación y violencia)

Autora original: Michelle Torlot

Ellie

Me senté en el tronco del árbol volcado, mirando a lo lejos. El sol estaba bajo en el cielo, aún no se había puesto, dándole a todo un precioso brillo.

—¿Qué demonios estás haciendo, Ell?

Levanté la vista para ver a mi hermano mayor, Jackson, de pie junto a mí.

—Estás muy cerca de la frontera… Ya conoces las reglas —me regañó.

Puse los ojos en blanco y miré hacia el horizonte.

—Ni se te ocurra, Ell. Te castigarán por pensarlo siquiera, y estarás con la mitad de las raciones durante un mes —advirtió Jackson.

Puse los ojos en blanco, —la mitad de nada sigue siendo nada.

Jackson me dio un codazo en el hombro.

—Toma, sé que tienes hambre. —Sonrió.

Miré su mano. Mi boca se abrió de par en par, sorprendida. Era una especie de comida procesada. Nunca comíamos eso, diablos, nunca había visto nada parecido.

—¿Qué… Qué es? ¿De dónde lo has sacado? —siseé, mientras miraba el envoltorio en su mano.

Lo partió por la mitad y me dio una mitad, comiendo la otra él mismo.

—Se llama Choc-o-late —pronunció la palabra—, y si no lo sabes, no puedes meterte en problemas.

Rápidamente empecé a comerlo, saboreando el dulce sabor. ¡Estaba tan bueno!

Me reí, —y me echas la bronca, sólo porque estoy mirando por encima de la frontera.

Jackson negó con la cabeza.

—Eso es diferente, si los guardias te encuentran, te dispararán in situ.

»Si te encuentran… —Señaló hacia el horizonte—, bueno, Cristo sabe lo que te pasará… Si los rumores son ciertos —concluyó.

Sacudí la cabeza y apreté los labios.

—Ellos tienen tanta comida que no saben qué hacer con ella, y nosotros… No tenemos nada. Sus animales comen mejor que nosotros.

Me obligué a contener las lágrimas que amenazaban con caer. Agradecida de que Jackson no viera mi angustia.

Jackson se rió, —son animales Ell.

Puse los ojos en blanco mientras masticaba lo último del bocadillo. Mi estómago aún se sentía vacío, pero la barra de chocolate me había ayudado.

Jackson me puso la mano en el hombro.

—Vamos a volver antes de que nos echen de menos. Tienes que dormir un poco, quitarte esas ideas tontas de la cabeza.

Me levanté y dejé que mi hermano me guiara de vuelta al campo de trabajo.

Nos íbamos a despertar al amanecer, para desmantelar lo que quedara del pueblo más cercano a la frontera. Luego llegarían las excavadoras. Después de eso, recogíamos las rocas antes de que intentaran arar y plantar.

No eran tierras de cultivo propiamente dichas. Eran los restos de un antiguo pueblo, demasiado cerca de la frontera para estar habitado. Además, la comida era escasa.

Si había alguna posibilidad de cultivar algún alimento, había que aprovecharla.

Había sido así toda mi vida, y la mayor parte de la de mis padres. Después de la guerra, los humanos se quedaron con las ciudades y los pueblos. Los hombres lobo se quedaron con los bosques y las llanuras.

Sólo había que mirar por encima de la frontera para ver el ganado pastando, los huertos de frutas, los campos llenos de cultivos.

Las ciudades estaban muy bien, pero no se podía cultivar comida allí. Los únicos espacios eran los parques creados por el hombre. Ya se habían utilizado para cultivar alimentos. Simplemente no había suficiente.

La única razón por la que mi hermano y yo sobrevivimos cuando nuestros padres murieron fue por los campos de trabajo.

Trabajabas doce horas y recibías una comida. Si es que se le puede llamar comida. Un guiso de verduras que era más agua que verduras, y una cama.

Si te pillaban robando comida, era una sentencia de muerte instantánea. Cruzar la frontera era lo mismo. Si los hombres lobo no te mataban, los guardias lo hacían.

La vida para los humanos era un infierno. Tenía que valer la pena el riesgo, cruzar la frontera, robar algo de comida y traerla de vuelta.

Si no encontrábamos una forma de conseguir más comida, la raza humana moriría de hambre.

Los guardias nos miraron con recelo cuando volvimos al campamento. Nos limitamos a agachar la cabeza. Una vez que volvimos al blocao donde estaban las camas, nos dirigimos a nuestras literas.

La mayoría de las familias dormían juntas. Si estabas solo, te agrupaban con los hombres o las mujeres. Dependiendo de tu sexo. Supongo que Jackson y yo tuvimos suerte, nos teníamos el uno al otro.

Me acosté en la litera y Jackson se sentó en el borde de la cama. Siempre hacía eso hasta que me dormía.

—¿Crees que saben que prácticamente nos estamos muriendo de hambre? —susurré.

Jackson frunció el ceño: —¿Quién?

Dudé, antes de bajar la voz: —Los hombres lobo.

Jackson negó con la cabeza y frunció el ceño.

—Déjalo, Ellie. Ni siquiera deberías hablar de ellos.

Suspiré y cerré los ojos.

Sabía que Jackson sólo tenía en mente mis mejores intereses, pero estaba condenada a morir de hambre o de alguna enfermedad porque mi cuerpo no era lo suficientemente fuerte para resistirlo.

El sueño acabó llegando, pero no duró mucho. Los dolores de estómago debidos a la falta de comida me despertaron.

Todos los demás seguían durmiendo, excepto Jackson, que para mi sorpresa no estaba en su litera.

Pensé en la barra de chocolate que habíamos compartido antes. ¿Estaba robando comida? ¿Cómo podía ser tan imprudente? Entonces mis pensamientos se dirigieron a la frontera. Si iba a hacer esto, tendría que ser ahora.

Jackson lo entendería. Había menos guardias trabajando por la noche. Podría cruzar la frontera, y volver a escabullirme. Encontrar un escondite para la comida. Entonces Jackson y yo podríamos compartirla.

Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas, y yo estaba desesperada. Todos lo estaban. Estábamos literalmente muriéndonos de hambre. Dudo que todo el mundo lo fuera, pero nosotros éramos lo más bajo de la raza humana.

Los obreros de nivel inferior. Éramos desechables.

Me coloqué con las piernas sobre la cama y me recogí rápidamente el pelo largo y oscuro en una cola de caballo. Luego cogí una pequeña mochila de debajo de la cama, antes de salir sigilosamente del blocao.

Mi ropa era oscura, así que pude ocultarme en las sombras. Agradecí el color de mi pelo, ya que se confundía en la oscuridad. Sólo la luna iluminaba el camino.

Llevaba tiempo planeando esto. Sabía exactamente dónde estarían los guardias. Siempre hacían la misma ruta, controlando el perímetro y la frontera.

Observé cómo el guardia se dirigía al otro extremo del campamento y se dirigía a la frontera.

Me quedé en las sombras hasta que el guardia fronterizo se dirigió a su siguiente puesto de control.

Por suerte, la frontera no estaba vallada. Era sólo una hilera de rocas pintadas. Todo el mundo sabía que no debía cruzar la línea. Esta noche, sin embargo, iba a ignorar las reglas. Esta noche iba a encontrar algo de comida.

Pasar la frontera era más fácil de lo que esperaba. Probablemente los guardias no esperaban que nadie intentara cruzar.

Al fin y al cabo, la mayoría de la gente del cuartel era un grupo de niños a los que se les había inculcado desde pequeños.

Las reglas, los castigos, pero sobre todo que los hombres lobo eran monstruos que se alimentaban de la carne de los bebés.

Todos nosotros éramos huérfanos. Los padres habían muerto de fiebre o de hambre. Algunos habían sido asesinados por los guardias sólo por intentar robar algo de comida extra para sus hijos.

Los nuestros habían muerto con la fiebre. Esta había sido mi vida durante cuatro años. Trabajé hasta casi caer de cansancio. Jackson era mayor que yo, y más fuerte.

Este era su último año aquí, luego me quedaría sola. Jackson sería enviado para entrenarse como guardia, a menos que se ausentara sin permiso. Me pregunté si sus desapariciones nocturnas tendrían algo que ver con eso.

Él no se daba cuenta de que yo sabía que se iba por la noche, pero yo sí. Sólo que no sabía a dónde iba.

El suelo del otro lado de la frontera era similar al nuestro, arcilla dura en la que había que cavar. Supuse que estaba mezclado con hormigón.

Una vez que te adentrabas unos cien metros, la arcilla dura se convertía en marga, y entonces podías ver plantas abriéndose paso. En su mayoría eran malas hierbas, pero luego se convertían en frondosas hierbas.

Me agaché y pasé los dedos por ella. Nunca había sentido la hierba. Había visto fotos cuando era pequeña, pero no la había sentido ni olido. Tenía un aroma propio.

No pude evitar sonreír para mis adentros. Mi padre siempre nos sermoneaba cuando estaba vivo. «La hierba siempre es más verde en el otro lado», decía.

Quería decir que debíamos estar agradecidos por lo que teníamos. La verdad era que la hierba no existía de donde veníamos.

Me adentré en el territorio de los hombres lobo. Me mantuve agachada, y tan silenciosa como pude.

Jackson no se dio cuenta, pero yo había visto a los llamados monstruos. En el último edificio que habíamos despejado, había encontrado un libro y un par de prismáticos.

Metí los prismáticos en mi chaqueta y miré el libro. Los guardias no encontraron los prismáticos, pero ese mismo día me dieron una paliza por haberme tomado un descanso no programado.

Sólo habían sido cinco minutos, pero las reglas eran las reglas. Si hubieran encontrado los prismáticos habría sido mucho peor.

Los usé unos días más tarde, después del trabajo. Los guardias estaban en un puesto de control diferente, pero todavía había luz.

Fue entonces cuando los vi. Estaban trabajando en el campo. No parecían diferentes a nosotros, salvo que eran más altos, más musculosos.

¿Por qué debíamos odiarlos? ¿Eran realmente diferentes a nosotros?

Fue entonces cuando decidí que cruzaría. Ellos tenían mucha comida, nosotros ninguna. No parecían monstruos, al menos no desde la distancia.

No había señales de ellos ahora, por supuesto. Cualquier individuo cuerdo, hombre lobo o humano, estaría en la cama a esta hora de la noche.

Me adentré más en su territorio, y entonces lo vi en la distancia. Un edificio. Parecía un granero. Estaba bastante cerca de un corral que contenía animales.

Rápidamente miré a mi alrededor, no había señales de nadie, así que me dirigí hacia el edificio.

Había acertado al suponer que era un granero. Abrí la puerta, dejando que la luz de la luna se filtrara en el interior.

Casi dejé escapar un grito. Me había tocado el premio gordo. Había bolsas de fruta y verdura. También una caja con lo que parecía pan duro. Cogí una manzana y la mordí.

Nunca había comido una manzana, pero había visto una foto. El interior era marrón y estaba blanda en algunas partes. Tenía buen sabor.

Agarré puñados y los metí en mi mochila mientras que me terminaba la manzana que había empezado. Luego cogí un poco de pan duro. Estaba duro, no blando como debería, pero no estaba mohoso.

Comí un poco. No estaba tan bueno como la manzana, pero los mendigos no podían elegir.

Las verduras parecían zanahorias. Algunas eran pequeñas, otras deformes. Mordí una. No había nada malo en ello. Metí unas cuantas en mi mochila, que ahora estaba llena hasta los topes.

Me la colgué a la espalda, cogí otra manzana y un trozo de pan y me dirigí a la puerta.

Fue entonces cuando lo oí. Un aullido, seguido de otro.

Corrí, con el corazón a punto de salirse del pecho, y me dirigí de nuevo hacia la frontera.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Ellie

Corrí con fuerza, sin atreverme a mirar detrás de mí. Quizás la gente normal se convertía en monstruos por la noche. Quizás vivían entre la gente normal. No lo sabía.

Me preguntaba si los controladores que nos enseñaban las reglas lo sabían. Si lo hacían, no lo decían. Sólo decían lo suficiente para asustarnos. Hablando de que la curiosidad mata al gato. Este iba a ser mi final.

Al acercarme a la frontera, me quedé helada. Podía oír a los guardias, y los gritos. Debían de haber oído los aullidos también. Si volvía ahora, estaría muerta. Si me quedaba aquí, estaría muerta.

El fuerte chasquido de un disparo y un dolor agudo en mi brazo me hicieron tomar la decisión. Llevando mi mano al brazo, corrí lejos de la frontera. Podía sentir el líquido corriendo por mi brazo.

Agradecí que los únicos monstruos que podía ver eran los maníacos armados. Hice lo único que se me ocurrió, me dirigí de nuevo al territorio de los hombres lobo. Tenía que encontrar un lugar donde pasar desapercibida.

Rápidamente ojeé el horizonte. Más allá de los campos de cultivo y el granero había algunos bosques. Me escondería allí hasta la mañana.

Cuando estuve lo suficientemente lejos de la frontera como para estar fuera del alcance de las balas, revisé mi brazo. No tenía buen aspecto. Mi mano había hecho poco por contener el flujo de sangre.

Arranqué parte del material del chaleco que llevaba puesto y me lo envolví en el brazo. Lo até tan fuerte como pude, en un intento de detener el flujo de sangre.

Cuando llegué al borde de la línea de árboles, empecé a sentirme mareada.

Había un silencio inquietante. La luna brillaba a través de las copas de los árboles, dando al suelo un brillo inquietante.

Me senté en el suelo y me quité la mochila. Me apoyé en el árbol y cerré los ojos por un momento.

Mis ojos se abrieron de golpe cuando oí el sonido de una rama que se rompía.

Un hombre estaba frente a mí. Cuando digo un hombre, era más bien un gigante.

Miró la mochila y luego me miró a mí. Sus ojos se entrecerraron.

—¿Qué haces aquí, humana?

Sentí que mi corazón comenzaba a acelerarse, mi boca estaba repentinamente seca.

—Yo… Yo… —tartadumeé.

Se acercó un paso más. Cuando lo hizo, me empujé más contra el árbol. No es que ayudara, pero no había forma de que pudiera correr. Mis piernas se sentían de repente como gelatina.

—Estás herida —dijo.

Me miré el brazo. El vendaje improvisado ya estaba empapado de sangre.

Ya está. O bien iba a morir desangrada, o bien el hombre o el monstruo que tenía delante iba a matarme.

¿Era el monstruo del que nos habían advertido? La forma en que se había dirigido a mí como humano me hizo pensar que era un hombre lobo. ¿Por qué no parecía tan diferente a nosotros? Es cierto que era enorme.

No sólo era alto, sino musculoso.

Tenía el pelo claro y desgreñado, que le caía por los hombros, y una barba del mismo color, pulcramente recortada.

Observé en silencio cómo se arrodillaba a mi lado. Me cogió el brazo con suavidad pero con firmeza y empezó a desenvolver el vendaje improvisado.

Frunció el ceño y me miró.

—¡Tu propia gente te disparó! —exclamó.

Asentí con la cabeza. Se me llenaron los ojos de lágrimas al darme cuenta de que nunca podría volver. No, a menos que tuviera ganas de morir. Cerré los ojos. No quería derramar ninguna lágrima.

Tenía que dar la apariencia de ser fuerte, aunque no lo fuera.

Apreté la mandíbula y respiré profundamente.

Cuando volví a abrirlos, el hombre se estaba quitando la camiseta.

—Esto puede doler un poco, cachorra —dijo.

Se arrancó la camiseta y empezó a atarme el brazo.

Intenté ahogar un grito, que salió como un gemido cuando me ató el vendaje improvisado.

Sus ojos se posaron entonces en mi mochila. Intenté agarrarla, pero fue demasiado rápido y me la arrebató.

Cuando la abrió, su rostro se contorsionó en una mueca de asco.

—¿Por qué robas comida podrida? —preguntó.

Fruncí el ceño, —es mejor que lo que tenemos.

Me miró fijamente y negó con la cabeza mientras se ponía de pie, sobresaliendo por encima de mí.

—¿Puedes ponerte de pie? —preguntó.

Asentí con la cabeza y me empujé contra el árbol que tenía detrás. Una vez de pie, me di cuenta de que las piernas me flaqueaban. ¿De verdad había perdido tanta sangre?

Miró la mochila y la tiró. Luego dio un paso hacia mí. Antes de que me diera cuenta de lo que estaba haciendo, me había levantado como a un niño pequeño. Acomodándome en su cadera.

—¡Oye! —grité.

Pensé en golpearlo, pero luego lo pensé mejor.

—Si te dejo caminar cachorra, no llegaremos hasta el amanecer, y ese brazo necesita ser examinado. —Resopló.

Suspiré. No se equivocaba, pero ¿a dónde me llevaba y, sobre todo, qué pasaría cuando llegara allí?

Apoyé mi mano en su hombro. ¿Era mi imaginación o sentía su piel caliente?

Sonrió.

—Nuestra temperatura corporal es naturalmente más alta que la vuestra. Supongo que tus líderes humanos no te lo han dicho, cachorra.

Negué con la cabeza: —No nos dijeron mucho, salvo que erais monstruos.

Me fulminó con la mirada. Mierda, no debería haber dicho eso. Probablemente podría partirme en dos sin siquiera pensarlo, y yo era el enemigo, después de todo.

Su mirada se suavizó ligeramente.

—No te preocupes, no hacemos daño a los cachorros, no está en nuestra naturaleza. Tal vez deberías pensar en eso cuando pienses en quiénes son los monstruos —reprendió.

Bajé la mirada.

—Lo siento —dije entre dientes.

Tenía razón. Acababa de recibir un disparo de los míos y me había salvado el enemigo. Salvada por ahora, al menos.

Sonrió y me apartó suavemente un mechón de pelo de la cara.

—¿Cómo te llamas, cachorra?

—E… Ellie —tartamudeé.

—Bueno, pequeña Ellie, será mejor que te agarres fuerte y cierres los ojos. Voy a correr y puede que te sientas un poco mal si mantienes los ojos abiertos.

»Lo último que necesito es que me vomites en la espalda.

Puse mis manos sobre sus hombros y sentí su mano en mi espalda, sujetándome.

Hice lo que me sugirió y cerré los ojos. Dios sabe lo que haría si vomitara sobre él.

No estoy segura de la velocidad a la que corría, pero podía sentir el viento que me corría por el pelo. También sentí como si me hubieran quitado el aliento.

Sólo llevaba unos diez minutos corriendo cuando se detuvo.

Le oí reírse.

—Ya puedes abrir los ojos, cachorra.

Abrí lentamente los ojos. Cuando lo hice, jadeé.

No estábamos ni cerca de donde habíamos estado antes. Miré a mi alrededor, no había rastro de la frontera. En su lugar, una gran casa se alzaba frente a mí.

Era enorme. Tenía unos tres pisos. Había otros edificios más pequeños repartidos por los alrededores, pero no había gente ni hombres lobo. Entonces me di cuenta de que estábamos en mitad de la noche.

Cuando miré su cara, sus ojos parecían negros. Su color de ojos normal era diferente. Me quedé sin aliento y me puse en tensión. ¿Se iba a convertir en una especie de monstruo?

Se me fue el color de la cara y sentí que el corazón me iba a estallar.

Momentos después, sus ojos volvieron a la normalidad.

Debió darse cuenta de lo que había pasado, porque me frotó suavemente la espalda.

—Está bien cachorra, no te asustes.

Me mordí el labio inferior.

—Tus ojos… —tartamudeé.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

En el fin del mundo

Savannah Madis era una feliz y alegre aspirante a cantante hasta que su familia murió en un accidente de coche. Ahora vive en una nueva ciudad, va a un nuevo colegio, y por si eso fuera poco, está en el punto de mira de Damon Hanley, el chico malo del instituto. Damon está totalmente confundido con ella: ¿quién es esa listilla que no deja de sorprenderlo? Damon no puede quitársela de la cabeza y, por mucho que odie admitirlo, Savannah siente lo mismo. Se hacen sentir vivos el uno al otro. Pero, ¿será eso suficiente?

Clasificación por edades: 18+ (Contenido sexual gráfico, violencia)

Advertencia: este libro contiene material que puede considerarse molesto o perturbador.

Autora original: Emily Writes

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Diferente

Evelyn no es una mujer loba convencional. De hecho, al ser un híbrido de lobo y humano, no es convencional en ningún aspecto. Sin embargo, en su vigésimo cumpleaños, Evelyn se enfrenta a una tradición que no puede ignorar: encontrar a su pareja predestinada. Evelyn no está entusiasmada, hasta que se siente extrañamente atraída por Alex, un alfa increíblemente sexy que regresa a su manada después de diez años de ausencia. Pero su hermanastra Tessa, una loba pura (y muy presumida), también se siente atraída por el galán… y está acostumbrada a salirse con la suya.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Katie Hines

Leer más »

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Amanecer inmortal

Tras un encuentro fortuito con una mujer cautivadora y un hombre con aspecto de lobo, Lea se encuentra en medio del mundo secreto y clandestino de los inmortales, lleno de hombres lobo, vampiros y brujas. ¿Aprenderá a navegar por este nuevo mundo con la ayuda de su apuesto amigo lobo? ¿O caerá en los oscuros y seductores encantos de su hermosa reina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jennifer Brian

Leer más »

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Luces xxxxxxxxx

La artista Freya Coleman está en apuros y a duras penas se las arregla para sobrevivir. La leyenda del rock, Liam Henderson, mientras tanto vive a máxima velocidad. Después de que una serie de acontecimientos imprevistos les lleve a mantener una relación falsa con fines publicitarios, Freya se ve envuelta en el mundo de Liam. Pero lo suyo ¿se trata solo de un espectáculo o hay una verdadera chispa entre la extraña pareja?

Calificación por edades: 17+

Autor original: Theresa Jane

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

Marcada

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.