logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Salvaje

Solo hablábamos un idioma. El del sexo.

Me tenía cogida por el pelo, mi cuerpo tenso en su otro brazo.

Ya estaba tan mojada que no sabía si podría soportar que se deslizara dentro de mí.

Me inclinó sobre el escritorio de forma agresiva, pero eso hizo que mi libido se disparara aún más. Sentí cómo frotaba su dura longitud contra mi culo.

Suspiré con deseo.

Necesitándolo.

Ahí mismo.

Ya mismo.

 

Salvaje de Kristen Mullings ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Advertencia al lector

¡Esta es una historia eXXXtremadamente caliente ♨️ y el episodio 1 comienza con un audio ardiente !

Es posible que quieras escucharlo con los auriculares puestos, o en un lugar privado

Sage

Solo hablábamos un idioma. El del sexo.

Me tenía cogida por el pelo, mi cuerpo tenso en su otro brazo.

Ya estaba tan mojada que no sabía si podría soportar que se deslizara dentro de mí.

Me inclinó sobre el escritorio de forma agresiva, pero eso hizo que mi libido se disparara aún más. Sentí cómo frotaba su dura longitud contra mi culo.

Suspiré con deseo.

Necesitándolo.

Ahí mismo.

Ya mismo.

Finalmente, su endurecido miembro bajó hasta mi húmeda entrada y se hundió deliciosamente en mi interior. Cada centímetro me llevó poco a poco al límite antes de que empezara a empujar a un ritmo constante.

Se me encorvaron los dedos de los pies y me agarré a los bordes del escritorio para salvar mi vida, exhalando una respiración atormentada y entrecortada.

Me arqueé hacia atrás, gimiendo, tan completamente sobrepasada que no me di cuenta de que estaba resbalando, cayendo, desplomándome del escritorio, hasta que me di una hostia tremenda contra el suelo. Y parpadeé.

Tenía la ropa puesta. No estaba en su oficina, y no estaba en medio de ningún polvo más allá del de mi mente. No.

Estaba en el suelo de la oficina.

—¡Sage! ¡Despierta!

Me quedé allí, frente a Ronnie, mi compañera de piso, jefa de equipo y mejor amiga. Se hundió en su silla y se rió de mí.

Me reí. Sintiéndome ridícula. ¿Quién se duerme en el trabajo soñando con su propio jefe? Se me puso la piel de gallina y me estremecí al pensar en ese ensueño…

Había sido tan real.

Suspiré, poniéndome lentamente de pie, sacudiéndome el polvo.

—Sabes que tenemos una reunión en cinco minutos, ¿verdad? —preguntó Ronnie—. Si no dormiste lo suficiente anoche, tal vez no deberías…

—Estoy bien.

Nada iba a impedirme estar en esa reunión. Estar cerca de él. El jefe.

Sr. Heinrich.

Recogimos nuestras notas y nos dirigimos a los ascensores. Me miré cautelosamente en las paredes reflectantes, colocando mi largo pelo negro detrás de las orejas, alisando mi blusa rosa palo y abriendo el segundo botón del cuello para mostrar un poco de escote.

Ojalá tuviera más para mostrar.

—Lo estás haciendo de nuevo, ¿no? —preguntó Ronnie cuando entramos en el ascensor. —Fantasear con el jefe…

—No, que va.

Lo estaba haciendo.

Ronnie pulsó el botón rojo de parada del ascensor y puso toda su atención en mí.

—Sage. No te traigo a esta reunión porque seas mi mejor amiga. Te traigo porque tienes más talento en un mechón de ese largo pelo que los otros diseñadores en todo su cuerpo.

—Sí, soy mucho mejor.

—¡Ahí está mi chica! —dijo Ronnie con un brillo en sus ojos.

Ronnie reactivó el ascensor.

—Si lo conseguimos —continuó Ronnie—, habrá una caja de nuggets de pollo con tu nombre esperándote.

Sonreí. Ella sabía muy bien que yo era una de las pocas personas del planeta a las que no les gustaban los nuggets de pollo.

—Tú si que eres un nugget de pollo —afirmé.

—¡No, yo soy una gallina entera! —replicó ella.

Ronnie siempre sabía cómo animarme y hacer que me concentrara en el trabajo.

Las puertas del ascensor se abrieron y allí estaba él. Nuestro jefe.

Llevaba un traje negro carbón, ajustado para abrazar cada centímetro de sus abultados músculos. Tenía las manos en los bolsillos, apretando la tela alrededor de su virilidad con elegancia.

Y su pelo era… bueno, no había pelo. ¡Se lo había cortado! ¡Se había cortado su indomable pelo castaño!

Me encantaba este nuevo look. Le sentaba bien, resaltaba más su simétrica estructura ósea. Definitivamente era el hombre más apuesto que había visto nunca, con esa cara de rasgos marcados, mandíbula cuadrada y unos ojos rasgados en forma de almendra. Sus labios eran carnosos y uniformes.

Me quedé boquiabierta y embobada mientras repasaba de arriba abajo a mi jefe.

¿Pero quién no lo haría?

Era un dios griego, y me encantaba.

Antes de que pudiera evitarlo, la palabra se escapó de mis labios. —Joder…

Un codo me golpeó las costillas. Ronnie me miraba con incredulidad. ¡Acabo de decir una palabrota delante de mi jefe!

¡Mierda!

Mis mejillas se enrojecieron y las palmas de mis manos comenzaron a sudar cuando él arqueó una ceja inquisitiva hacia mí. Una leve sonrisa se dibujó en sus labios.

Pero desapareció al instante.

—Srta. Beauchamp, Srta. Sauvignon —nos dijo a Ronnie y a mí, respectivamente.

Al oír su voz lasciva y profunda, sentí que me humedecía. Estaba tan mojada que me pregunté si mis medias podrían absorberlo todo.

Y lo que era más importante, si reaccioné así a su voz, ¿qué pasaría si algún día ese hombre me tocara de verdad?

Respiré profundamente para intentar expulsar ese pensamiento de mi mente. Era una locura. Mi jefe no estaba interesado en mí de esa manera. Era imposible.

Sin embargo, al salir del ascensor, el Sr. Heinrich se giró hacia mí.

—Señorita Sauvignon, me gustaría hablar con usted después de la reunión.

Me dio un vuelco el estómago, pero logré asentir.

—Sí, señor.

Preparándome para lo peor.

***

Trabajábamos en una de las principales empresas de diseño gráfico del país. Ronnie iba camino de convertirse en una de las empleadas más respetadas del Sr. Heinrich, y solo por su presentación, pude ver por qué.

Era organizada, meticulosa y analítica.

Mientras que yo era un completo desastre. Pero muy buena cuando se trataba del arte.

Aun así, nunca me había resultado fácil aguantar esas interminables reuniones, y admito que puede que diera alguna cabezadita.

Si no fuera porque Ronnie me dio un codazo en las costillas —una vez más—, probablemente habría acabado tirada en un charco de mis propias babas en la mesa de conferencias.

Solo escuché al Sr. Heinrich con absoluta atención. Estaba asustada, preguntándome qué quería de mí después de esta reunión. Asustada… y emocionada.

Cuando todos salieron de la sala, me encontré al jefe esperándome pacientemente, con las manos en los bolsillos como siempre. Acentuando su bulto.

—Venga conmigo, señorita Sauvignon.

Le seguí hasta su despacho, percibiendo su aroma. Como un vino añejo mezclado con una colonia cara.

Finalmente entramos en su despacho, decorado de forma pintoresca, y me senté frente a él.

Si no fuera por su nombre y algún que otro refrán, nunca hubiera adivinado que el Sr. Heinrich era alemán.

Había viajado por todo el mundo, un hombre del Renacimiento que podría haber sido de cualquier parte.

Empezó a repasar unos papeles, sin apenas darse cuenta de mi presencia, y yo volví a tensarme, preguntándome de qué se trataba.

Entonces, sus gélidos ojos azules se dirigieron a los míos y se levantó de la silla.

—Señorita Sauvignon, ¿podría rodear el escritorio y acercarse, por favor?

No lo cuestioné. Me levanté y caminé hacia donde él asentía, hacia la ventana, mirando el centro de Chicago, como si estuviera hipnotizado.

Sentí que se acercaba por detrás cuando me asomé.

—¿Sabes por qué estás aquí?

Sacudí la cabeza.

—Bien. ¿Debo entender que se toma su trabajo como una broma?

Mis ojos se abrieron de par en par. Empecé a tartamudear y él me cortó, mirando mi reflejo en la ventana.

—Teniendo en cuenta su escandaloso comportamiento de antes, me inclino a pensar que sí. Por no hablar de haberse quedado dormida en medio de nuestra reunión. ¿Debo creer que es incapaz de comportarse de manera profesional? ¿O debo culpar al departamento de contratación por haber contratado a alguien tan maleducado y tan malhablado, para que trabaje en mi empresa?

Ahora, no estaba excitada. Estaba indignada.

La temperatura de la habitación pasó de ser fresca a ser abrasadora.

—¿Qué tiene que decir a su favor, señorita Sauvignon? ¿O es la obscenidad el único lenguaje que entiende?

Antes de que pudiera pensar, antes de que pudiera evitarlo, me giré y le di una bofetada al Sr. Heinrich en la cara.

Oh, Dios.

¿Qué he hecho?

Acababa de abofetear a mi jefe.

Pero para mi sorpresa, el Sr. Heinrich no me echó de la habitación ni me dijo que recogiera mis cosas.

No, en su lugar sonrió. Y dio un paso adelante. Me hizo girar y me presionó contra el frío cristal.

Podía sentirlo, duro contra la parte baja de mi espalda.

¿Estaba soñando otra vez?

¿O realmente estaba sucediendo esto?

Acercó sus labios a mi oído y susurró: —Ich werde dich zähmen, mein kätzchen.

No tenía ni idea de lo que eso significaba, pero entonces sentí sus dientes pellizcando mi oreja. Me estremecí mientras giraba mis caderas contra su inmensa erección.

Se retorció. Cerré los ojos un segundo antes de que exclamara: —¡Mírame, kätzchen!.

Y así lo hice, miré su reflejo en el vaso que tenía delante.

Viendo como sus ojos azules me miraban fijamente. Viendo como las yemas de sus dedos recorrían mi cuerpo. Desde mis duros pezones. Hasta mi estómago. Hasta mi…

Jadeé cuando por fin me tocó, llevando sus dedos a mi húmedo núcleo.

Desplazó mi tanga empapado con sus hábiles dedos y se frotó.

Estuve a punto de caer en el abismo inmediatamente.

Mi espalda se inclinó y mis rodillas cedieron ligeramente, pero él me atrapó con su mano derecha.

Riéndose ligeramente, continuó presionando mi núcleo con su dedo, con el pulgar frotando círculos deliberados en mi clítoris.

Dejó de burlarse.

Profundizó.

Haciendo que me ahogara, que se me llenaran los ojos de lágrimas, que me perdiera.

Finalmente, me corrí con un fuerte grito.

Retiró la mano rápidamente y se apartó de mí con una sonrisa malvada en el rostro.

Podría haber muerto de vergüenza.

Me alisé rápidamente la falda y el pelo, y cuando me giré para mirar a mi jefe, se estaba chupando las puntas de los dedos uno por uno. Primero el dedo corazón y luego el pulgar.

—Qué dulce —susurró. Estaba caliente y sabía que estaba muy roja.

No podía pensar con claridad, y mucho menos comprender lo que acababa de suceder.

Pero nada en el mundo podría haberme preparado para lo que iba a decir a continuación.

El Sr. Heinrich bajó las manos, me lanzó una mirada gélida y señaló la puerta con la cabeza.

—Estás despedida.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Ronnie
omg
Ronnie
¿son ciertos los rumores?
Ronnie
realmente estás…
Sage
¿Despedida?
Sage
SÍ.
Ronnie
Ronnie
Ronnie
¡¿Qué?!?
Ronnie
qué pasó
Sage
…Larga historia, Ronnie.
Sage
Quedemos después del trabajo
Sage
Trabaja para ti de todos modos
Ronnie
lo siento mucho, Sage
Ronnie
es una gran putada
Sage
Supongo que eso me pasa por querer follar con el jefe
Sage

—¡Menudo hijo de puta!

Eso era todo lo que Ronnie repetía una y otra vez cuando nos encontramos en el centro comercial. Ir de compras era uno de nuestros pasatiempos favoritos. Y una buena distracción para mi caos.

No me malinterpreten. Acepto toda la responsabilidad por mi comportamiento poco profesional, pero ¿qué clase de loco le da a su empleada un orgasmo monstruoso y luego la echa del trabajo?

Puto Heinrich…

Crees que puedes sacudirme solo porque tienes…

Unos encantadores.

Un aroma irresistible.

El cuerpo de un dios griego.

Una voz retumbante.

Una polla enorme.

Un estilo perverso.

Un impecable comportamiento.

Una «M» de multimillonario después de su apellido.

¡JODER! Necesitaba encontrar un baño y cambiarme el tanga. Ahora que tenía al Sr. Heinrich en mente, había empezado a llevar recambios.

—¡Menudo hijo de puta! —Ronnie dijo… una vez más.

—¡Ron! Te has cagado en su madre ya unas cuantas veces. Dime algo que no sepa.

—Bueno… no sabes que me voy a casar, ¿verdad? —me preguntó soltando una bomba.

—¿QUÉ?

—Y me mudo a Londres.

—¿DE VERDAD?

—Sí.

Me quedé de piedra.

—Mi madre acaba de firmar el acuerdo para mi matrimonio concertado. Voy a volver a Londres para casarme y vivir allí con mi marido, para tener los nietos que debería haberle dado hace años, me dijo.

—Chica, tu madre da miedo.

—Hace que Drácula parezca un dócil pájaro —coincidió Ronnie.

—¿Y? ¿Quién es él? ¿Qué cojones? ¿Cómo no me he enterado de esto? Cuéntamelo todo.

—¿Recuerdas el tipo con el que te dije que perdí la virginidad en Londres?

—¿El árabe?

—Sí, bueeeeno… he estado comprometida con él desde que tenía cinco años. Pero lo único que tenemos en común es que hablamos punjabi y tenemos una sed insaciable de sexo.

—Punjabi y sexo. ¿Qué más necesitas? —dije, haciendo payasadas.

—Exactamente.

Ronnie se inclinó.

—Sé que suena estúpido, pero no lo es. Después de que mi madre me diera la noticia, tuve un sueño en el que Rama y Sita me decían la importancia de mi matrimonio. Inicialmente, la maldecí a ella y a sus ancestros. Soy una mujer moderna. Puedo casarme con quien me plazca. Pero entonces conocí a Jav y…

—¿Jav? ¿También es hindú?

—Es musulmán, en realidad. Supongo que mis padres pensaron que los opuestos se atraerían.

Conociendo a la madre de Ronnie, esto sonaba como una receta para el desastre, pero me encogí de hombros y la dejé continuar.

—Sin embargo, no es ningún devoto ni nada parecido. Quiero decir, estoy bastante segura de que Alá no aprobaría ninguna de las mierdas salvajes que me hizo en el dormitorio. Y deberías escuchar la forma en la que habla…

—¿Otra vez? —pregunté, resoplando.

—Cuando Jav me habla sucio, es como… puedo sentir la fuerza de sus palabras vibrando a través de mí, tirando de mi clítoris incluso antes de que lo toque. Es alucinante. Si todos los hombres musulmanes pudieran hacer eso, podría convertirme al islam.

—Jav, dulce Jav —dije, impresionada—. Ese no puede ser su nombre completo, ¿verdad?

—Ha. Oded Dastaan Javed Khan, prueba a decirlo con la boca llena… Lo que me convertirá en… la Sra. Verónica Ophelia Khan.

—Maldición, Ronnie, ¿cuatro nombres? ¿No les gustaba a sus padres?

Ronnie me miró mal.

—¡Ronnie y Jav! —Exclamé con una sonrisa—. Suena bien.

***

Salíamos de una tienda, con las bolsas repletas de vestidos y zapatos, cuando tropecé accidentalmente con alguien.

—¡Ay! Lo siento… —Empecé y me detuve, sorprendida al ver de quién se trataba.

Se giró y levantó una ceja, sonriendo.

Brandon Wong.

—¡Maldita sea! ¿Qué demonios estás haciendo aquí, Wong?

El tipo era asiático, medía 1,80 y estaba muy bueno. Ah, y tuvimos una historia.

—Yo también me alegro de verte, Sage —ronroneó.

Siempre me pareció que su voz era demasiado afeminada para mi gusto, pero su estructura masculina lo compensaba con creces. De todos modos, fue bueno ver a un hombre que no fuera mi ex jefe.

Junto a Wong estaba su amigo Bobby. Por la forma en que miraba a Ronnie de arriba abajo, vi que estaba a punto de ligar con ella.

Ronnie no lo sentía. Tal vez porque estaba recién comprometida.

—Vamos —dijo ella.

Pero antes de que pudiera agarrarme, Wong pasó su brazo por el mío y empezó a caminar conmigo por la calle.

—Vamos —dijo—. Podemos ponernos al día muy rápido, ¿no es así, nena? ¿Cuánto tiempo ha pasado?

—No soy tu nena. Y no he estado contando los días.

Me puso una mano en la cintura y me atrajo contra él.

—Te echo de menos. No actúes como si no me echaras de menos.

Comenzó a mover su mano hacia mi culo y lo agarró con fuerza. No podía mentir…

Estaba excitada, y él lo sabía.

Estuvimos juntos durante la mayor parte de mis años de universidad y, por aquel entonces, no me cansaba de él. Él era mi droga sexual, y yo era adicta.

Follábamos en todos los lugares que no estaban ocupados por alguien, y me encantaba la aventura y la rareza de todo ello. Pero un día crecí y me di cuenta de que era solo sexo y nada más. Era insatisfactorio y tenía que terminar.

No era fácil terminar con él, porque siempre acabábamos en la cama del otro. Así que decidí distanciarme de él y cortar completamente el contacto.

Cambié de número, de dirección y de trabajo.

El trabajo que acababa de perder.

Pero estar de nuevo entre sus cálidos brazos, sintiéndome vulnerable mientras su erección rozaba la parte baja de mi vientre, estaba debilitando mi determinación.

Apreté los ojos.

—No puedo.

Le presioné un poco el pecho y respiré profundamente dos veces. Inhalar, exhalar. Inhalar, exhalar.

Me cogió la muñeca, se la llevó a los labios y me besó el interior. Sabía que era mi punto débil.

Siempre funciona.

—Vale —susurré, mirando por encima del hombro a Ronnie y Bobby—. Pero tenemos que hacerlo rápido.

Estábamos dentro de Banana Republic y a punto de colarnos en un probador cuando mi teléfono sonó.

Ronnie
porfa ven
Ronnie
este imbécil asqueroso no me quita las manos de encima
Sage
Uggghhh, Ronnie…
Sage
¿Puedes darme 5 min.?
Ronnie
¿en serio?
Ronnie
por qué tú y todos tus amigos estáis tan jodidamente cachondos
Sage
Ronnie
bien. hazlo rápido
Ronnie
perra

Wong y yo no perdimos tiempo. Fingimos estar mirando la ropa. Luego, cuando los dependientes no miraban, nos colamos en un probador.

Dios, me lo había perdido.

Me arrancó la blusa. Literalmente me la arrancó. Gracias a Dios que no le tenía especial cariño.

Sus labios se estrellaron contra los míos. Sus manos recorrieron todo mi cuerpo.

No tuvimos tiempo para los preliminares.

Me levantó contra la pared, me bajó los vaqueros bruscamente y se metió dentro de mí. Gimió profundamente hasta que su cabeza cayó hacia atrás.

Estuve a punto de gritar y él me tapó la boca con una mano para que me callara. No queríamos que nos pillaran.

Era un placer delicioso y doloroso. Me aferré a su espalda, clavándome profundamente en su carne. Olí la evidencia metálica y ácida de que había sacado sangre.

Subí mis piernas y lo rodeé, dándole más acceso.

—Joder —fue todo lo que le oí susurrar.

Sus movimientos fueron duros, saliendo de mí y embistiéndome al segundo siguiente. Enterrándose en mis carnosos pliegues.

Él gemía mientras yo gemía. Golpeaba mi clítoris cuando presionaba dentro de mí.

—Fóllame fuerte —le supliqué al oído.

Pasó de empujar a golpear, complaciendo mi petición.

—¡No pares! —dije, medio gritando de nuevo.

Mi liberación estaba cerca. Podía sentirla. Wong enterró su mano derecha en mis mechones oscuros y tiró. Volví a gritar, esta vez a pleno pulmón, sin que me importara quién lo oyera, mientras mi espalda se arqueaba, empujándolo más adentro de mí con los músculos de mi coño tensándose aún más alrededor de él.

Empecé a temblar mientras mi orgasmo se apoderaba de mí.

Entonces sucedió. Con un gruñido, sentí que la polla de Wong crecía un poco dentro de mí hasta que se soltó, bañando mi cuello uterino con su semen caliente.

Su movimiento se ralentizó hasta que se detuvo por completo.

Me bajó. Ambos nos subimos rápidamente los pantalones y, tras comprobar el espejo, salimos del vestuario.

Todo el mundo en la tienda nos estaba mirando.

Con una risa compartida, ambos salimos corriendo tan rápido como nuestros pies nos permitieron, todavía embelesados en el subidón del orgasmo.

Era justo lo que necesitaba: salir y dejar de pensar en el Sr. Heinrich al mismo tiempo.

¿Quién iba a saberlo? Tal vez volvería a ver a Wong…

***

Cuando terminó la semana, me sentí relajada, renovada y rejuvenecida. Le había contado a Ronnie mi paseo sexual por el carril de los recuerdos con Wong.

Y aunque le divertía, creo que lo que más le preocupaba era qué iba a hacer yo después. Ahora que estaba sin trabajo.

Estuviera donde estuviera, la imagen del Sr. Heinrich invadía mi mente. Sus penetrantes ojos azules, su acento alemán, la forma en que sus dedos se metieron dentro de mí.

Aunque ni siquiera habíamos follado, de alguna manera fue más memorable que la diversión que había tenido con Wong.

Pero necesitaba olvidarlo.

Hoy era un día nuevo.

Tenía una entrevista y estaba preparada para ello. La nueva empresa me había llamado en cuanto me habían despedido.

Supongo que alguien de ahí fuera les había hablado bien de mí. Ahora sentía que podía continuar donde lo había dejado, centrándome en el trabajo.

Me puse uno de los elegantes vestidos negros que había comprado con Ronnie. Pasé por Wong's para echar otro polvo rápido —para que me diera suerte— y luego me apresuré a comer algo. Tenía dos horas para preparar la entrevista.

Por suerte, había una cafetería a la vuelta de la esquina de la nueva empresa, así que tomé asiento allí.

Y fue cuando lo vi. Entrando en el café, como si supiera que yo estaría allí, estaba mi ex jefe. El Sr. Heinrich.

Pero.

Qué.

Cojones

Rápidamente abrí la carta del menú intentando ocultar mi cara, pero fue inútil.

Oí el sonido de una silla patinar cuando alguien se sentó frente a mí. Sabiendo exactamente quién era, bajé la carta.

Tenía la misma maldita sonrisa arrogante en la cara, lo que le hacía parecer mucho más sexy.

Pero no me iba a excitar ahora mismo. No por el hombre que me había despedido, ¿bromeas? No cuando estaba a punto de entrar en la entrevista de mi vida.

Pero antes de que pudiera detenerlo, el Sr. Heinrich me agarró la mano y me dio un beso. El descaro de este hombre era demasiado.

Guten Morgen, Sage —dijo—. Ha pasado demasiado tiempo.

No sabía qué decir. No sabía cómo alejarme de él. Todo lo que sabía en ese momento era que odiaba a ese hombre con cada fibra de mi ser.

Apartando la mano, decidí utilizar la misma palabra que había hecho que me despidieran en primer lugar.

—Guten vete a la mierda, el Sr. Heinrich.

Pero a medida que su sonrisa se hacía más amplia, supe que eso no iba a sacarme de esto tan fácilmente.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Visiones

La chica nueva, Raven Zheng, tiene un secreto: puede ver fantasmas. La leyenda local, Cade Woods, también tiene sus propias habilidades especiales. Tras una serie de asesinatos, los adolescentes deciden utilizar sus dones para atrapar al asesino. Pero cuando Raven se entera de la oscura historia de Cade, se pregunta si realmente se puede confiar en él…

Calificación por edades: 13+

Autora original: Samantha Pfundheller

Leer más »

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Mentes retorcidas

Elaina Duval llevaba una vida perfectamente feliz y normal con su madre, hasta el día en que cumplió dieciocho años. El día de su cumpleaños descubre que ha sido prometida al cruel y despiadado Valentino Acerbi, que pronto será capo de la mafia italiana. Sin poder elegir ni opinar, se ve arrastrada a su retorcido mundo y obligada a soportar cosas que ningún ser humano debería soportar, pero, ¿y si empieza a gustarle?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: violencia, abuso sexual, violación, tráfico de personas)

Autora original: Cassandra Rock

Leer más »

Estrella brillante

Para Andra, unirse a un dragón parece un sueño imposible. Pero cuando se cruza con un apuesto Jinete del Cielo, Andra experimenta todo un nuevo mundo de posibilidades. Con un poco de magia, puede que incluso se encuentre surcando los cielos…

Calificación por edades: 15+

Autora original: Erin Swan

Leer más »

La compañera del Rey Lobo

Así fue como se acabó el mundo.

El rey de los lobos, el monstruo mítico, el hombre majestuoso al que había llegado a amar y desear con cada uno de mis suspiros, yacía allí… desangrándose junto a su trono. Agonizando.

Alzándose sobre él había un engendro sonriente… el Señor de los Demonios. Me señaló con un dedo largo, oscuro y enjuto.

Leer más »

El calor del fuego

Huérfana desde joven y de casa de acogida en casa de acogida, Adeline ha pasado los últimos nueve años sola y albergando un secreto: es una mujer loba. Cuando, sin saberlo, se adentra en el territorio de la manada, es capturada y pronto descubre que encontrar a los suyos no es todo lo que esperaba. Cuando conoce al alfa que la retiene contra su voluntad, saltan chispas. Pero, ¿podrá él verla como algo más que una rebelde? ¿O siempre será su prisionera?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Vera Harlow

Leer más »

Acero y humo

Paxton es la hija del sheriff local. Connor es el líder del club de motoristas Red Riders. Sus vidas se cruzan cuando Paxton regresa a la pequeña ciudad en la que creció. ¿Saltarán chispas o su romance llevará a todo el pueblo a la ruina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Tinkerbelle Leonhardt

Leer más »

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.