logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Persiguiendo a Kiarra

Kiarra siempre huye de sus problemas, de sus sentimientos, de sí misma. Un día llega directamente a los brazos del misterioso y sexy Aidan Gold. Kiarra no está segura de si quiere arrancarle la cabeza a Aidan o dejar que él le arranque la ropa. De cualquier manera, Kiarra pronto se entera de que Aidan tiene un gran y malvado secreto, y ahora las garras están fuera.

Clasificación por edades: 18+

Autora original: Tacha

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

 

Persiguiendo a Kiarra de Tacha ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Kiarra siempre huye de sus problemas, de sus sentimientos, de sí misma. Un día llega directamente a los brazos del misterioso y sexy Aidan Gold. Kiarra no está segura de si quiere arrancarle la cabeza a Aidan o dejar que él le arranque la ropa. De cualquier manera, Kiarra pronto se entera de que Aidan tiene un gran y malvado secreto, y ahora las garras están fuera.

Clasificación por edades: 18+Autora original: TachaNota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Kiarra

—¡¡¡Belle!!!

La rugiente voz de mi jefe sonó a través de la cena, justo cuando estaba rellenando una taza de café para unos clientes habituales.

—Uhh alguien tiene problemas —Joe se rió mientras yo solo ponía los ojos en blanco.

—Quién sabe Joe, tal vez finalmente se ha dado cuenta de que mi nombre es la alternativa perfecta a las palabrotas. —Me encogí de hombros y le guiñé un ojo al hombre de mediana edad antes de volver a la cocina.

—Ah, él lo sabe desde que te contrató cariño. Hace un mes que no le oigo decir joder. Pero ese apellido tuyo parece ser su palabra favorita —le oí reír por detrás de mí.

Como una dama, le hice un gesto sin darme la vuelta y continué mi camino hacia la cocina, donde sabía que encontraría a mi jefe, rojo como un tomate y con visible vapor saliendo de sus orejas.

En realidad no me importaba mucho, de todas formas este era un lugar temporal.

El Marlin's Diner, que estaba situado en las afueras de la ciudad con un máximo de 50 clientes al día, no era exactamente donde planeaba ver cumplidos mis sueños de ser una camarera a tiempo completo con el salario mínimo.

Tal y como sospechaba, me encontré con mi viejo y gordo jefe de pie con los papeles en la mano, rojo como un tomate y humeante como una tetera a punto de silbar.

—¿Qué pasa, jefe? —Le dediqué una sonrisa inocente, que en realidad lo hacía de forma irónica, ya que no tenía ni idea de qué le había entrado en los calzoncillos esta vez.

La última vez había sido porque me había olvidado de sacar la basura después de un turno de 12 horas, la vez anterior fue porque había despotricado delante de un cliente.

Perdona, pero si alguien responde a mi «algo más que pueda ofrecerle, señor» con una respuesta condescendiente sobre hacerle una mamada detrás de la cafetería, tiendo a volverme un poco psicópata. Demándame, por lo menos no me he puesto en plan físico.

Así que mi punto era que mi jefe se enfadaba por cualquier cosa. Podría haberme olvidado de poner el último de sus cinco terrones de azúcar en su café de la mañana y se pondría como un gilipollas por ello.

—Explícame Belle, ¿qué coño es esto? —Me tiró los trozos de papel a las manos y pude ver cómo le latían las venas en la frente.

Suspiré y eché un vistazo a los papeles. Leí las primeras líneas, miré a mi jefe y puse los ojos en blanco.

—Es obvio que se trata de una demanda presentada contra el restaurante, ¿y qué? —Sabía lo que venía a continuación y ya estaba recogiendo mis cosas en mi cabeza, pensando en cuál sería mi próxima parada.

Puede que tenga que encontrar una ciudad más amigable la próxima vez. Esta no ha sido la peor, pero definitivamente tampoco la mejor en la que he estado.

—¡Esto es una demanda contra mi restaurante porque decidiste tirar el puto café caliente a un cliente! —En ese momento Marlin estaba echando humo.

Sin embargo, lo encontré divertido más que amenazante.

En realidad, era divertidísimo.

Imagínate un tomate andante de un metro y medio de altura, más redondo y tan humeante que en cualquier momento iba a haber ketchup por todas las paredes.

Me reí de esa idea. Apuesto a que sería mi trabajo limpiar el desastre.

—Sí, bueno, si recuerdas bien, el tipo me dio una palmada en el culo y me llamó « cachetes dulces», lo que, según todos los indicios, es acoso sexual. Si no me equivoco, le dijiste a ese cabrón que se largara de la cafetería y me dijiste que no había hecho nada malo. Así que… ¿Cuál es el problema?

—¡El problema es esta maldita demanda que tengo ahora contra el restaurante, Belle! ¡Tu temperamento me va a costar! Y que me aspen. Si no te sientas frente a ese jurado y les dices a todos que ese bastardo básicamente te violó, me aseguraré de que pases el resto de tu vida pagándome.

Me quedé mirando al gordo bajito que había estado pagando mis cheques durante el último mes y no sentí absolutamente nada, salvo impaciencia por seguir adelante.

—Claro Marlin, pero tengo que volver a los clientes ahora. Ah, y no olvides que hoy recibo mi paga semanal —dije mientras entraba en la cafetería.

Es inútil discutir sobre el tema del juicio, no iba a estar allí de todos modos. Sólo necesitaba mi última paga antes de hacer las maletas y presentar mi dimisión.

Lo bueno de que nunca me quedara mucho tiempo en un sitio era que nunca pasaba de los dos primeros meses de formación en el trabajo, así que las renuncias de última hora no eran un gran problema.

El resto del día transcurrió como siempre. Unos cuantos clientes aquí y allá.

Cuando el reloj dijo finalmente que eran las 8 de la tarde, me alegré de ver a Charlotte entrando por las puertas para hacerse cargo del turno de noche.

—¿Qué pasó con Marlin? —Charlotte se estaba atando el delantal mientras me miraba ligeramente divertida y volvía hacia la cocina.

—Ah, no mucho. El pervertido del otro día presentó una demanda basada en nada. Marlin lo está utilizando para sacarse una pasta. —Me encogí de hombros y le regalé una sonrisa.

Era cierto que Marlin lo estaba utilizando para conseguir un poco de dinero extra. Podía haberme despedido si no creía que podía ganar el juicio y solucionarlo así.

Pero como había cámaras ocultas en la cafetería, que el pervertido obviamente desconocía, Marlin podría rebatirlo con una denuncia por acoso sexual.

Sin embargo, no estaría aquí para ello, por lo que se resolvería sin que Marlin recibiera un pago.

A él no le haría mucha gracia, pero, sinceramente, el gilipollas no debería intentar utilizar el acoso sexual como forma de cobrar.

Charlotte frunció el ceño por un segundo, antes de darle literalmente la vuelta y reírse a carcajadas.

—Eso sería todo. Bueno, estoy lista para empezar a trabajar, así que vete a casa, cariño. Que duermas bien.

Y con eso cogió la cafetera y se dirigió a los tres clientes de la cafetería preguntando si alguien necesitaba más café.

Antes de ir a casa me aseguré de recibir mi última paga de Marlin, cuyo estado de ánimo había pasado de hervir a elaborar cerveza, probablemente contemplando qué hacer con todo el dinero que no iba a recibir.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Kiarra

Salí de Marlin's Diner y lentamente me dirigí al apartamento que había alquilado y comencé a empacar. Bueno, empacar podría ser una palabra demasiado grande para lo que estaba haciendo. Empacar requeriría cajas y tiempo.

Pero poner la ropa que necesitaba en una bolsa de deporte y que me llevara menos de 15 minutos, podría hacer que la palabra pareciera redundante.

Antes de dejar el pequeño espacio en el que había vivido durante el último mes, me aseguré de tener las cosas importantes. Mi relicario dorado en forma de corazón, colgado del cuello. Era probablemente mi posesión más preciada.

No en términos de dinero. Sinceramente, no creo que valga más de 20 dólares. Pero tenía un valor sentimental. Es lo único que tengo de mis padres.

No recuerdo nada de ellos, ya que me abandonaron en las escaleras de una estación de bomberos cuando tenía dos años, pero hay una pequeña foto en ella de una mujer que sostiene a la pequeña Kiarra y la mira con tanto amor y adoración que casi duele.

El relicario había sido lo único que llevaba conmigo cuando me encontraron, y aunque mis padres me abandonaron, tenía que creer que era por una buena razón.

La mujer de la foto se parecía tanto a mí que supuse que era mi madre.

Sus profundos ojos marrones reflejaban los míos, y aunque yo me había teñido de rubio las puntas de mi pelo castaño oscuro en forma de ombre, nuestro cabello también se parecía mucho.

Había heredado los mismos labios carnosos con arco de cupido, pero nuestras narices eran un poco diferentes. Ella tenía la bonita nariz de botón que la mayoría de las chicas envidiaban, y la mía era simple. Bueno, una nariz normal, supongo.

Era impresionante, y el amor que tenía en sus ojos por ese pequeño bebé me hizo creer que no me había abandonado por voluntad propia.

Así que guardé el medallón como un tesoro, porque me hacía creer que en algún momento había tenido unos padres, o al menos una madre, que me querían.

No recuerdo mucho de los primeros años de mi infancia, sólo recuerdo que esperaba que ella volviera a por mí, y cuando eso no ocurrió, esperaba que una familia me adoptara.

Eso tampoco ocurrió, pero no es de extrañar.

Tenía fama de ser muy temperamental y ninguna familia se atrevió a aceptar el reto, así que fui pasando de familia en familia, de cama en cama, hasta que finalmente cumplí los 18 años y me quedé sola.

El relicario era lo único que me quedaba de mis padres, y nada me haría renunciar a él.

Una vez, una chica de una de las casas de acogida lo encontró y lo quiso, pero yo no lo dejé, ni siquiera cuando me llevaron en la ambulancia después de la dura paliza que me dieron las otras chicas.

Me reí un poco pensando en eso.

Cuando volví del hospital, acabé cortando el largo pelo rubio de la chica y puede que la empujara por las escaleras, por accidente, claro.

Ni siquiera volvió a mirarme a los ojos, pero había aprendido su lugar. Qué puedo decir, nunca he pretendido estar completamente cuerda.

Después de comprobar que todo estaba en mi bolso, dejé el apartamento sin cerrar y las llaves en el mostrador, para que no tuvieran que derribar la pobre puerta cuando no llegara el alquiler el lunes.

Me subí la capucha de la chaqueta y comencé a dirigirme a la estación de tren. ¿Dónde iría esta vez?

Supongo que veremos qué trenes salen a esta hora.

Eran poco más de las diez cuando llegué a la estación. Miré el horario de los trenes y traté de decidir a dónde ir esta vez mientras hacía cola para sacar el billete.

Escuché a la señora que estaba delante de mí decir el nombre de una ciudad de la que nunca había oído hablar y pensé «por qué no».

Así que cuando me tocó el turno repetí la ciudad a la vendedora, y pronto me encontré con un tren que salía a las 10.30.

Por el horario parecía que el viaje en tren duraría unas 4 horas, así que encontré un asiento cómodo, tiré mi bolsa en el asiento de al lado para que la gente no tuviera ninguna idea rara de hablar conmigo, y me recosté con la cabeza contra la ventana, cayendo en un ligero sueño.

—Señorita, esta es la última parada, tiene que despertarse.

Me despertó el revisor sacudiéndome ligeramente, antes de dejarme tranquila. Miré por la ventanilla, pero no vi gran cosa, salvo las luces de la calle que iluminaban el pequeño andén.

Aparte de eso, estaba oscuro. Era lógico, ya que eran casi las tres de la mañana.

Cogí mi bolsa y salí del tren. Le di las gracias al revisor y salí del andén.

No tenía ni idea de dónde estaba, pero empecé a caminar por las calles del pueblo. No parecía una gran ciudad, sino más bien un pequeño pueblo acogedor.

Esa es al menos la sensación que se tiene al caminar por la calle mirando las pequeñas y acogedoras casas con sus vallas blancas.

Mientras caminaba por la calle, el viento parecía arreciar, y el frío aire otoñal me hizo temblar y abrazarme un poco más.

Necesitaba encontrar un lugar donde quedarme, ya que hacía demasiado frío para encontrar simplemente un banco.

Seguí caminando por las calles poco iluminadas en busca de algo. Si no había un motel, al menos este lugar debería tener un bar donde pudiera encontrar algo de calor y tal vez una copa o diez.

Era viernes por la noche, así que los jóvenes adultos de esta ciudad debían tener algún lugar donde ir a satisfacer sus hábitos de bebida.

Mientras pensaba esto, empecé a notar el cambio de paisaje.

En lugar de las pequeñas y acogedoras casas familiares, los edificios se hacen un poco más grandes y parecen más bien apartamentos, y pronto estaba caminando por una calle con tiendas de ropa, zapaterías y exactamente lo que estaba buscando.

Un bar.

Por lo que parecía, era el único que había. Tenía un gran cartel rojo de neón que decía «Sam's Bar» y oí música procedente de la puerta principal abierta.

Suspiré, sintiéndome aliviada de encontrar algo de calor en el frío y me dirigí hacia el bar.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

La compañera del Rey Lobo

Así fue como se acabó el mundo.

El rey de los lobos, el monstruo mítico, el hombre majestuoso al que había llegado a amar y desear con cada uno de mis suspiros, yacía allí… desangrándose junto a su trono. Agonizando.

Alzándose sobre él había un engendro sonriente… el Señor de los Demonios. Me señaló con un dedo largo, oscuro y enjuto.

Leer más »

Entre sombras

Cuando unas aterradoras alucinaciones en forma de sombras envían a Melinda Johnson, de catorce años, a un hospital psiquiátrico, su perfecta familia comienza a desintegrarse y los problemas que se esconden bajo la alfombra empiezan a acumularse. ¿El karma ha alcanzado finalmente a los Johnson? ¿O es realmente culpa de las sombras?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Elizabeth Gordon

Leer más »

Marcada

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

Leer más »

El calor del fuego

Huérfana desde joven y de casa de acogida en casa de acogida, Adeline ha pasado los últimos nueve años sola y albergando un secreto: es una mujer loba. Cuando, sin saberlo, se adentra en el territorio de la manada, es capturada y pronto descubre que encontrar a los suyos no es todo lo que esperaba. Cuando conoce al alfa que la retiene contra su voluntad, saltan chispas. Pero, ¿podrá él verla como algo más que una rebelde? ¿O siempre será su prisionera?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Vera Harlow

Leer más »

Visiones

La chica nueva, Raven Zheng, tiene un secreto: puede ver fantasmas. La leyenda local, Cade Woods, también tiene sus propias habilidades especiales. Tras una serie de asesinatos, los adolescentes deciden utilizar sus dones para atrapar al asesino. Pero cuando Raven se entera de la oscura historia de Cade, se pregunta si realmente se puede confiar en él…

Calificación por edades: 13+

Autora original: Samantha Pfundheller

Leer más »

La sustituta

Jessica acaba de conseguir el trabajo de su vida como segunda al mando de Scott Michaels. El único problema es Spencer Michaels, el otro director general, y al hombre al que va a reemplazar. Cuando la descubre, Spencer no se detiene ante nada para asegurarse de que ella sepa cuál es su lugar… Y aunque es ciego, está divorciándose y es un completo imbécil, Jessica no puede evitar enamorarse de él.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Rebecca Robertson

Leer más »

Tócame

Hace tiempo que Emily no se acuesta con nadie. ¿Y su última relación? Ni se acuerda, ¡fue hace tanto! Pero eso significa que está dispuesta a tener un buen ligue. Emily está a punto de conocer a alguien que le prenderá el corazón en llamas.

Calificación por edades: 18 +

Leer más »

Placer y negocios

A Trinity le gusta el trabajo, pero eso no significa que sea siempre fácil. En un bar, tras un duro día en la oficina, conoce a Stephen Gotti: un caballero de puertas para fuera e insaciable en el dormitorio. Se enamoran rápidamente, pero Stephen tiene un gran secreto. ¿Asustará este secreto a Trinity?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Luci Fer

Nota: esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

En el fin del mundo

Savannah Madis era una feliz y alegre aspirante a cantante hasta que su familia murió en un accidente de coche. Ahora vive en una nueva ciudad, va a un nuevo colegio, y por si eso fuera poco, está en el punto de mira de Damon Hanley, el chico malo del instituto. Damon está totalmente confundido con ella: ¿quién es esa listilla que no deja de sorprenderlo? Damon no puede quitársela de la cabeza y, por mucho que odie admitirlo, Savannah siente lo mismo. Se hacen sentir vivos el uno al otro. Pero, ¿será eso suficiente?

Clasificación por edades: 18+ (Contenido sexual gráfico, violencia)

Advertencia: este libro contiene material que puede considerarse molesto o perturbador.

Autora original: Emily Writes

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Estrella brillante

Para Andra, unirse a un dragón parece un sueño imposible. Pero cuando se cruza con un apuesto Jinete del Cielo, Andra experimenta todo un nuevo mundo de posibilidades. Con un poco de magia, puede que incluso se encuentre surcando los cielos…

Calificación por edades: 15+

Autora original: Erin Swan

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.