logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Mi cowboy

El padre de Cora, con quien no mantiene apenas relación, le deja una enorme herencia, pero hay una trampa. Tiene que mantener su rancho en medio de la nada durante un año entero. Una chica de ciudad en un pueblo pequeño, no podría sentirse más fuera de lugar. Pero cuando conoce a Hael, el sexy cowboy que trabaja en su rancho, la vida en el campo se vuelve mucho más emocionante…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Tinkerbelle Leonhardt

 

Mi cowboy de Tinkerbelle Leonhardt ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

El padre de Cora, con quien no ha mantenido relación, le deja una enorme herencia, pero hay una trampa. Tiene que mantener su rancho en medio de la nada durante un año entero. Una chica de ciudad en un pueblo pequeño, no podría sentirse más fuera de lugar. Pero cuando conoce a Hael, el sexy cowboy que trabaja en su rancho, la vida en el campo se vuelve mucho más emocionante…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Tinkerbelle Leonhardt

CORA

Cogí la caja negra y magenta en mis manos. Era a la vez un envoltorio sexy y elegante.

Abrir la caja de un juguete nuevo siempre ha sido como la Navidad.

«Pantera Rosa», decía la etiqueta. Un estimulador doble del punto G y del clítoris con nueve ajustes.

Leí detenidamente las instrucciones.

Facilidad de uso: 8 de 10

Inserté las pilas AA.

Conveniencia de la carga: 5 sobre 10

Bajé las luces, me arrastré a la cama, y estaba lista para ir… Doble sentido.

Con el vibrador dentro de mí, jugué un poco con los ajustes más bajos: el estimulador del clítoris ya hacía que mis mejillas se sonrojaran.

Mi teléfono empezó a sonar en la mesilla de noche, pero hice lo posible por ignorarlo, dejando que saltara el buzón de voz.

Al subir un poco el dial de ajustes, sentí que la varita interior pasaba de vibraciones pulsantes a completos movimientos circulares dentro de mí.

Rango de ajustes: 9 de 10

Dejé escapar un gemido bajo mientras mis paredes internas se apretaban alrededor del juguete. Mis respiraciones se hicieron más cortas e intensas.

Una vez más, mi teléfono vibró insoportablemente a mi lado.

¡Maldita sea! ¡Deja un maldito correo de voz!

Cerrando los ojos, hice todo lo posible por ignorar el ruido del teléfono, mientras las imágenes de los brillantes abdominales y las grandes manos de los miembros de mi lista de famosos bailaban en mi cabeza.

Finalmente, puse el juguete al máximo y las ondas de euforia comenzaron a recorrer mi cuerpo.

—¡Mierda! —dije al techo. Estuve cerca.

Y el teléfono volvió a sonar.

¡Madre mía! ¿Qué?

Mi fastidio se impuso a mi cuerpo y mi inminente clímax acabó de forma rápida y patética.

Apagando el vibrador, me di la vuelta para coger el teléfono, lo que estaba siendo mi actual pesadilla.

Si finalmente contestar al número desconocido era lo que hacía falta para detener las incesantes llamadas mientras intentaba correrme, que así sea.

—¡Hola! —Estaba sin aliento y cabreada.

—Buenas tardes. Mi nombre es el Sr. Charles Winston, abogado. ¿Hablo con Cora Braelynn?

—Sí, soy yo —dije, todavía con el vibrador en la mano. Mi corazón comenzó a bombear ferozmente en mi garganta. ¿Por qué me llamaría un abogado?

Pensé que ya estaría superada esta mierda. Mi divorcio había finalizado seis meses antes, y el gilipollas de mi ex había conseguido todo lo que quería.

A duras penas salí de ese infierno de matrimonio con mi propio coche y la poca dignidad que me quedaba.

Diablos, ni siquiera me atreví a tener sexo desde que nos separamos, al menos no con nadie más que mi vibrador.

—Señora Braelynn —continuó la voz del abogado—, siento informarle, pero su padre, Gregory Austin, ha fallecido.

Greg Austin. Era un nombre en el que no había pensado en años. Mi padre. Al menos eso era lo que ponía en mi partida de nacimiento.

—Como albacea de su herencia, es mi deber informarle de los bienes que le ha dejado, incluida su casa de campo.

»Necesitaré que firme el papeleo que le otorga el control total de su rancho y su ganado…

—¡Guau! —interrumpí—. Lo siento, pero apenas conocía al señor. ¿Dice usted que vivía en medio de la puta nada con vacas y mierda?

Mi mente se tambaleaba. No había tenido noticias de ese imbécil desde que tenía dieciocho años, cuando se presentó en mi graduación del instituto sin avisar, intentando «reconectar» con su única hija.

El abogado tuvo la audacia de reírse por teléfono. —Sí, Srta. Braelynn. Y debo decir que definitivamente se parece a su padre en su colorido uso del idioma inglés.

Este hijo de puta.

—Mire, Sr. ….Winston, ¿era así?

—El Sr. Charles Winston, sí.

—Bien, Sr. Winston…

«Sr. Charles Winston».

¿En serio?

—Sr. Charles Winston… Mire, lo que me dejó ese imbécil no me sirve, así que puede devolverlo todo al banco.

—Sra. Braelynn, la propiedad está totalmente pagada, y sus cuentas bancarias están esperando a ser firmadas por usted.

—Si sencillamente viene a Rancho Cedar, la propiedad de su padre en Flake Wood Falls, podemos hacer que todo se transfiera a su nombre.

Dejé caer el vibrador al suelo, las pilas AA se cayeron y el estimulador de clítoris se rompió.

Durabilidad: 2 sobre 10.

***

Cora
La cobertura aquí es una mierda.
June
¿Ya estás en el rancho?
Cora
Tratando de encontrar el camino que tengo que coger pero mi aplicación de maps me está fallando. Este lugar es un agujero negro.
June
Perra, ¿estás conduciendo y enviando mensajes de texto?
Cora
¡Voy a 5 por hora! He visto literalmente solo 1 semáforo en toda la ciudad.
June
¡Lol! ¿Ya echas de menos la vida en la ciudad?
Cora
Todo huele a mierda de vaca
Cora
¿Cómo van las cosas en la oficina?
June
No está mal. A punto de echar un vistazo a tu crítica de la Pantera Rosa.
Cora
¡Perdón si pareció apresurado! Puedo hacer correcciones.
June
Seguro que está bien .
Cora
¡Oh, por fin joder! Creo que he encontrado el camino!
Cora
Hablamos después.

Tras doce horas y diecisiete minutos de conducción y una dieta constante de bebidas energéticas y comida de gasolinera, llegué al Rancho Cedar en Flake Wood Falls, de 1.223 habitantes. Era justo antes del anochecer.

La propiedad estaba rodeada de hectáreas de tierras de pastoreo, y el telón de fondo de la puesta de sol sobre las suaves colinas era nada menos que impresionante.

Conduje el último tramo hasta un largo camino de tierra y aparqué junto a un monovolumen oscuro y brillante. Un hombre alto y canoso salió del lado del conductor, cerrando la puerta con una sonrisa.

—Srta. Braelynn, me alegro mucho de que haya podido venir —dijo el Sr. Charles Winston, como insistió en ser llamado.

—Sr. Win— Sr. Charles Winston, siento que sea tan tarde. Me estuve perdiendo por los caminos del campo.

—No hay problema, Srta. Braelynn… Vaya, es usted la viva imagen de su padre.

Sabía que compartía más rasgos con él que con mi pequeña y rubia madre. Era alta, con el pelo negro, los ojos verdes y unas cuantas curvas.

Mi madre nunca había sido una mujer excesivamente cariñosa con nadie, pero siempre supuse que era mi parecido con Greg lo que la llevaba a ser algo fría, incluso conmigo.

No hablaba de él a menudo, pero lo que sí reveló fue que la abandonó después de quedarse embarazada de mí.

No hace falta decir que el odio que tenía hacia mi padre era algo que nunca pudo mantener oculto, por lo que no sentí la necesidad de abrir viejas heridas contándole lo que estaba haciendo en este viaje.

—Bien —dijo el Sr. Charles Winston—, ¿revisamos estos papeles dentro?

Al subir las escaleras del porche, vi a dos border collies acurrucados en un rincón.

—Son esos…

—Sus perros, ahora. Estos son Cain y Dell. Han estado bastante deprimidos desde que murió su padre, pero estoy seguro de que tenerla aquí los animará enseguida —dijo el señor Winston.

—Oh, uh, realmente no esperaba… ¿Necesitan, como, ser paseados en un horario o algo así?

Se rió mientras abría la puerta principal. —Aquí no se necesitan correas. Sólo hay que dejarlos salir durante el día. Bienvenida a su nuevo hogar en el campo —dijo mientras la puerta se abría.

Me preocupaba encontrarme con un montón de animales decapitados colgados en la pared, pero me sorprendió gratamente.

El lugar era pintoresco, no exagerado ni demasiado masculino. La cocina abierta era espaciosa y moderna.

La sala de estar era grande y de aspecto confortable, con sofás de cuero claro y alfombras de piel de vaca marrones y blancas.

Los dos tristes perros se acercaron a duras penas para tumbarse frente a una chimenea recién remodelada, que estaba situada perpendicularmente a un enorme ventanal con vistas a la puesta de sol que se avecinaba.

Parecía un alojamiento elegante, no la típica idea de un lugar en el campo.

—Su padre la remodeló completamente hace un par de años —continuó el Sr. Charles Winston—. Justo después del diagnóstico de cáncer. Creo que la idea era hacer un buen hogar para usted.

La afirmación me hizo poner los ojos en blanco. ¿Cuándo diablos había hecho ese hombre algo pensando en mí?

—Es bonito, pero sólo he venido a firmar todas las cosas para poder venderlo —afirmé rotundamente.

—Oh… Bueno, déjeme explicarle los detalles del testamento antes de que empiece a hacer planes para vender. Su padre ha dejado instrucciones específicas sobre cómo cuidar su legado.

¿Legado? Por favor.

Tomó asiento en un sillón mientras empezaba a sacar archivos y a dejarlos sobre la mesa de café. —Verá, Srta. Braelynn, sólo hay una pega para obtener la escritura de este lugar.

—¿Cuál es? —pregunté, tomando asiento en el sofá.

—Bueno, la cuenta bancaria es suya. Todo lo que tiene que hacer es ir a la ciudad con la identificación y los papeleos adecuados.

​»Pero si va a la última página del testamento, podrá ver que hay una cláusula de ocupación de la casa y del terreno.

—¿Cláusula de ocupación? —Fruncí el ceño.

—Su padre confió a mi oficina la escritura de la tierra hasta que usted haya vivido aquí y se haya ocupado del rancho durante doce meses.

»Después de ese tiempo, la propiedad es suya para venderla o conservarla.

—¡¿Un año?!

—Sí. Doce meses. Sin una ausencia prolongada del rancho. Es parte de las directrices, tengo que visitarlo cada pocas semanas para ver que la casa, la propiedad y el ganado están siendo cuidados adecuadamente.

Qué. Cojones.

—¡Tengo que volver al trabajo en dos semanas! No puedo salir y dejar mi trabajo.

—Depende totalmente de usted, Srta. Braelynn. Pero esta tierra vale más que la propiedad de la mayoría de la gente de este condado junta, y la posesión de este bien inmueble le permitiría ser una mujer excesivamente rica.

»Le sugiero que se tome unos minutos para pensarlo. ¿Por qué no la llevo a echar un vistazo a la propiedad mientras aún queda algo de luz?

Asentí distraídamente con la cabeza. Dejé los papeles sobre la mesa del café y seguí al señor Charles Winston por la puerta corredera de cristal trasera.

Afuera, los grillos habían comenzado a cantar. Al otro lado de una valla de madera, un par de caballos mordisqueaban un comedero de heno.

—Hay más caballos en el establo. En total, una docena más o menos.

Mientras paseábamos por la propiedad, el Sr. Charles Winston me señaló algunos costosos equipos agrícolas antes de llevarme a ver el pasto donde el ganado se movía en manada.

Las luciérnagas habían empezado a titilar por toda la pradera mientras el sol se ponía al fondo sobre las colinas. Era un espectáculo precioso. No podía negarlo.

¿Pero yo? ¿Responsable de todo esto?

—Mire, Sr. Charles Winston, no sé nada sobre el cuidado de un rancho. O de animales. Ni de nada de esta mierda.

—El personal está al cargo de todo. Tiene a alguien para cuidar el ganado pagado durante doce meses. Alguien para las ovejas, también doce meses. Y los caballos…

—Déjeme adivinar: doce meses.

—Exactamente.

—Hijo de puta.

En ese momento, vi una figura a caballo que salía detrás del ganado con un perro de pelo corto al lado, guiando el rebaño. Cuando se acercaron, la figura —un hombre alto y musculoso con sombrero de cowboy— levantó la pierna para desmontarse de su caballo negro.

Cerró la puerta de la sección del pasto una vez que todo el ganado había pasado y se secó el sudor de su prominente frente.

Santo. Dios.

El tipo era sexy.

Claro, mi abstinencia autoinfligida probablemente ayudó a encender la sensación de hormigueo entre mis piernas, pero en mis veintisiete años, no creo haber visto nunca una vista más apetecible.

Intentando no dejar que mis ojos se posaran demasiado tiempo en su culo perfectamente esculpido y vestido de Levis, levanté la mandíbula del suelo y pregunté: —¿Quién es?

—Oh, ese es Hael. Trabajará aquí para ti, junto con otros dos.

El sexy cowboy levantó la vista, me miró a los ojos y, con una sonrisa perfectamente marcada, inclinó su sombrero hacia mí.

Inclinó su maldito sombrero.

Como en las películas.

Volvió a montar el caballo —Los Levis se aferraron a susmusculosos muslos— y silbó para que el perro lo siguiera por el pasto.

—Bueno, Cora —dijo el Sr. Charles Winston—, tienes todo el personal, toda la financiación y el papeleo sigue sobre la mesa. ¿Qué dices?

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

June
¡Hola! ¿Cómo ha ido el papeleo?
Cora
Hola
Cora
Es curioso…
June
¿Aún no has firmado?
Cora
No, he firmado…
Cora
Pero había una trampa para que me quedara con la propiedad
June
???
Cora
Tengo que quedarme aquí un tiempo para ocuparme de las cosas
Cora
Por favor, no me odies pero no creo que vuelva a la ciudad por un tiempo
June
¿Más de sus 2 semanas?
Cora
…más bien un año
June
¿Qué coño?
June
¿Hablas en serio?
Cora
¿Crees que puedo preguntar sobre el trabajo a distancia o algo así?
June
Sabes que no me importa, pero no estoy segura de que Gardner vaya a estar por la labor…
Cora
¡Todo ha pasado tan rápido! No pensé realmente en cómo afrontar el trabajo.
Cora
Hazme un favor, por favor.
June
?
Cora
¿Puedes guardarte esto para ti por ahora? Quiero tener las cosas claras antes de hablar con él.
June
June
Cuenta con ello.
June
Por cierto
Cora
??
June
Me encantó tu crítica. Sexy, moderna y divertida.
June
Se publicará la próxima semana.
Cora
CORA

Caí rendida enfrente de la habitación de invitados sobre las 11 de la noche. Estaba agotada por el largo viaje y me quedé dormida con la ropa puesta.

Me desperté con los perros de mi difunto padre —mis perros, ahora, Caín y Dell— llorando para que los dejara salir a mear. En el extraño dormitorio, al principio, no podía recordar dónde estaba pero rápidamente me vino a la memoria.

¿He cometido el mayor error de mi vida al aceptar quedarme aquí?

Dando vueltas, cogí el teléfono de la mesilla de noche.

9:50 a.m.

¡Dios! ¡He dormido once horas!

Con dificultad, me levanté de la cama y saqué a los perros por la puerta trasera. Busqué en la despensa hasta encontrar una bolsa de comida para perros y vertí un poco en los cuencos del porche trasero.

Dejé la puerta corredera entreabierta para que los perros volvieran a entrar si querían. Nunca había tenido una mascota…

A no ser que cuentes al gato diabólico que tenía mi madre cuando era niña, pero esa cosa me odiaba.

Tendría que preguntar por el horario de comidas de los perros. Tal vez ese cowboy sexy que había visto anoche podría informarme… ¿Cuál era su nombre? ¿Hael?

Pero no era que estuviera buscando nada. Desde mi feo divorcio, había renunciado a los hombres. Ni siquiera había tenido una cita desde mi ex.

Al pasar por un espejo del pasillo, me quedé horrorizada al ver el rímel de ayer embadurnado alrededor de mis ojos, y mi pelo graso y ratonero.

Uf. Necesito una ducha.

Me despojé de mis ropas, me metí en la ducha y empecé a pensar en el resto del día.

¿Qué demonios voy a hacer hoy? ¿Qué hace alguien por aquí?

Si estuviera de vuelta en la ciudad, probablemente estaría saliendo a tomar el brunch del domingo ahora mismo.

¡Oh, dios una mimosa suena bien!

Después de todo lo que había pasado en las últimas veinticuatro horas, me apetecía una o cinco copas. Decidí buscar un lugar en el que pudiera relajarme con un poco de alcohol.

Debe haber algo en esta ciudad.

Cerré el agua y salí de la bañera para darme cuenta de que había olvidado coger una toalla.

Que le den. ¿Quién va a verme? ¿Los perros deprimidos?

Empapada, abrí la puerta del baño y caminé por el pasillo hasta encontrar el armario de la ropa blanca.

***

HAEL

Acabé de recoger los huevos y me dirigí a la casa del rancho. Greg siempre se ocupaba de las gallinas a primera hora, pero desde que había fallecido, yo me había encargado de ello. Abrí la puerta del gallinero a eso de las seis de la mañana para dejar salir a las gallinas antes de empezar con las demás tareas matutinas, pero dejé los huevos para más tarde.

No podía decir que no esperaba la oportunidad de volver a ver a la hija de Greg y me imaginé que podría querer dormir después de su largo viaje. Era preciosa.

Tenía el pelo oscuro de Greg, pero su cuerpo era completamente de una mujer. La había visto la noche anterior y esperaba volver a verla al día siguiente para presentarme antes de salir a trabajar con el ganado.

Intenté abrir la puerta principal, pero estaba cerrada. Llamé un par de veces pero no obtuve respuesta. La gente de por aquí nunca cierra las puertas con llave, pero recordé que la hija de Greg era una chica de ciudad. Ya eran más de las diez, pero tal vez todavía estaba durmiendo.

¿Habrán comido los perros?

Me dirigí a la casa. Cain y Dell estaban fuera comiendo en el porche trasero. La puerta trasera estaba abierta, así que debía estar despierta.

—¿Hola? —llamé entrando en la casa. No hubo respuesta, así que me dirigí a la cocina. Apoyé el cubo de huevos en la encimera de la cocina y entonces oí que se abría una puerta y unos pasos que venían del pasillo.

Debe ser ella. Hora de presentarnos.

Solo la saludaré y le daré la bienvenida a la casa. Vi su figura al doblar la esquina y me adelanté a la sala de estar.

—¡Oye, yo… Oh! ¡Oh, mierda!

¡Esta chica estaba completamente desnuda!

—¡Oh, Dios mío! ¿Qué estás haciendo? —gritó.

—¡Lo siento! ¡Mierda! Lo siento mucho, mucho. —Me cubrí los ojos tan rápido como pude.

CORA

Me agarré el coño con una mano e intenté taparme las tetas con el brazo contrario, pero son… amplios, y sabía que de todos modos él lo había visto todo.

Hael. El cowboy. Perfecto.

—¡¿Por qué coño te paseas por mi casa?!

Se tambaleó hacia atrás, con los ojos tapados, y se derrumbó, golpeándose la cabeza contra el suelo de madera.

—¡Ayyy mi cabeza!

—¡No es lo que he pedido! —me quejé.

—No era mi intención… No es que me queje… Quiero decir… —Me miró desde el suelo.

—¡Para! Para! —Mis mejillas se encendieron.

—Yo… ¡Lo siento! Yo sólo…

—¡FUERA!

—De acuerdo. —Se levantó de un salto del suelo, sin siquiera echar una mirada furtiva en mi dirección. Con la mano sobre los ojos, tropezó con la otomana, pero se puso rápidamente en pie antes de salir corriendo.

¡Joder!

Me apresuré a ir al armario de ropa y cogí una toalla, envolviéndome el cuerpo mientras corría hacia el dormitorio de invitados, cerrando la puerta tras de mí. Me dejé caer en la cama y recuperé el aliento.

Entonces, al recordar la cara de aquel pobre hombre, no pude evitar soltar una risa audible. Parecía más mortificado que yo.

Bueno, esa es una forma de romper el hielo.

***

Ahora, completamente vestida, salí de la casa para explorar un poco más.

Me acerqué a unos caballos que pastaban al otro lado de la valla. Un caballo, en concreto, uno blanco con manchas marrones, se acercó. Nunca había tocado un caballo en mi vida, pero decidí hacer lo que había visto en las películas y alargué la mano para tocar su nariz. Se acercó aún más.

—¡Ah, le gustas! —Oí una voz femenina. Al levantar la vista, vi a una mujer de unos cuarenta o cincuenta años que se acercaba montada en un caballo blanco y gris. Al llegar a mi lado, giró la pierna para desmontar.

—Soy Ronnie Afram. Tú debes ser Cora.

—Sí, hola.

—¡Bienvenida! Siento mucho tu pérdida. Tu padre era un gran hombre.

Mordiéndome la lengua, me limité a decir: —Oh, sí, realmente no lo conocía… Tan bien. Pero gracias.

—¿Te gustan los caballos? —Señaló al que había estado acariciando—. Parece que te ha cogido cariño. Si quieres llevarla a dar un paseo, eres más que bienvenida.

—En realidad nunca he tocado un caballo antes.

—Bueno, es una muy buena para aprender si decides intentarlo.

—¿Tú… Trabajas con los caballos?

—Sí. —Sonrió, apartando de su cara algunas de sus canas y marrones—. Estoy aquí seis días a la semana. Vivo unos ranchos más abajo.

—Hael y Geoff son las otras dos manos por aquí —continuó—. Geoff se ocupa de las ovejas, y Hael trabaja con el ganado. ¡Eh, Hael! Ven aquí. Conoce a la nueva propietaria.

HAEL

—Oh, um… En realidad… Conocí a Hael… Esta mañana… —Escuché a la hija de Greg decir mientras salía del establo.

Mierda. Me van a despedir.

—Oye, yo… Lo siento mucho —solté al doblar la esquina. Mientras me acercaba a la hija de Greg, pateé un cubo junto a Ronnie. Tropecé pero pude recuperar el equilibrio. Ronnie suspiró. —¡Hael! Tonto torpe.

La hija de Greg estaba claramente conteniéndose la risa cuando me encontré con sus ojos. Debía de pensar que yo era un idiota.

—¡Está bien! Sólo… No… —dijo Ronnie, apartándome de un manotazo—. Tengo que volver al trabajo. Fue un placer conocerte, Cora.

—Tú también —dijo la hija de Greg—. Así que —dijo cuando Ronnie se perdió de vista—. ¿Eres Hael?

—Sí, Hael Gunners.

—Soy Cora Braelynn. —Ella extendió su mano—. Creo que me has visto desnuda.

—Lo siento mucho. Sólo venía a…

—A dejar los huevos, sí, gracias por eso. Ni siquiera sabía que había gallinas aquí.

—Realmente no puedo decirte cuánto lo que siento por eso.

—No pasa nada. Después de que me diera un mini infarto, no podía dejar de reír —dijo mientras me encontraba con sus brillantes ojos verdes.

Maldita sea, era preciosa. A pesar de mi vergüenza, no pude evitar sentir mis pantalones un poco más apretados.

—Olvidemos lo que pasó —dijo—. Quiero decir, después de que te desnudes y me muestres el tuyo, por supuesto. Es lo justo.

Me quedé boquiabierto.

—¡Sólo te estoy fastidiando! —Se rió.

***

CORA

Llegamos a un lugar con un cartel que decía Dusk Bar en la camioneta Ford azul de Hael. Tras romper la tensión de antes, creo que conseguí que se riera lo suficiente como para dejar de estar tan avergonzado.

Le había preguntado dónde podía tomar una copa una chica en este pueblo, y me dijo que sólo había un lugar. Intenté buscarlo en mi aplicación de maps, pero, una vez más, el servicio de Internet era pésimo y no me sirvió de nada, así que Hael se ofreció a llevarme hasta allí.

—¿Quieres acompañarme? Invito yo. —Me ofrecí.

—Oh, eh… Eso estaría bien, pero… —Parecía indeciso—. Tengo mucho trabajo que terminar.

—Como quieras —dije, bajando de la camioneta, un poco decepcionada de que me hubiera rechazado.

Al abrir la puerta del bar, volví a mirar a Hael.

Torpe, pero jodidamente sexy.

Al entrar, me paré en seco en la puerta, sorprendida. No me esperaba un local con clase, pero este lugar estaba lleno de vaqueros. Todos y cada uno de ellos, ¡hombres!

Todo el bar se quedó en silencio. Y todos me miraban fijamente.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

Desvanecido

Han pasado dos años desde que Lily perdió a su novio en un tiroteo. Cuando una prestigiosa universidad le hace una oferta de trabajo, tiene la oportunidad de acabar con sus demonios y empezar de nuevo, al menos hasta que conoce al irresistible presidente de la escuela. ¿Podrá Lily confiar su amor a un nuevo hombre, o sus oscuros secretos sólo le llevarán a un nuevo desengaño?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Haley Ladawn

Leer más »

Marcada

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

Leer más »

Bocados de amor

Todo el mundo quiere a Scarlet. Es joven, hermosa y tiene el alma de un ángel… Así que es toda una sorpresa cuando su pareja destinada resulta ser el despiadado Rey Alfa. Temido por todos, y con motivo, ha regresado después de siete años para reclamar lo que es suyo. ¿Podrá Scarlet derribar sus muros o acabará pidiendo clemencia?

Calificación por edades: 18+

Autora: Laila

Leer más »

La auténtica Evie Chase

Evie Chase, de 17 años, lo tiene todo: fama, fortuna y la carrera de cantante que siempre soñó. Pero después de luchar contra la ansiedad y las presiones de la fama, Evie regresa a su pequeña ciudad natal, enfrentándose a antiguos matones, nuevos amigos y al chico que dejó atrás…

Calificación por edades: 16+

Autora original: Riss Concetta

Leer más »

El calor del fuego

Huérfana desde joven y de casa de acogida en casa de acogida, Adeline ha pasado los últimos nueve años sola y albergando un secreto: es una mujer loba. Cuando, sin saberlo, se adentra en el territorio de la manada, es capturada y pronto descubre que encontrar a los suyos no es todo lo que esperaba. Cuando conoce al alfa que la retiene contra su voluntad, saltan chispas. Pero, ¿podrá él verla como algo más que una rebelde? ¿O siempre será su prisionera?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Vera Harlow

Leer más »

La sustituta

Jessica acaba de conseguir el trabajo de su vida como segunda al mando de Scott Michaels. El único problema es Spencer Michaels, el otro director general, y al hombre al que va a reemplazar. Cuando la descubre, Spencer no se detiene ante nada para asegurarse de que ella sepa cuál es su lugar… Y aunque es ciego, está divorciándose y es un completo imbécil, Jessica no puede evitar enamorarse de él.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Rebecca Robertson

Leer más »

El Alfa Milenario

Eve tiene poderes más fuertes que la mayoría, pero cuando se le asigna una misión con un premio que no puede rechazar, empieza a preguntarse si es lo suficientemente fuerte para completarla. Con vampiros, hombres lobo renegados y deidades malvadas tras ella, la determinación de Eve se pone en duda, y todo eso antes de encontrar a su pareja…

Del universo de Lobos Milenarios.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Sapir Englard

Leer más »

Amanecer inmortal

Tras un encuentro fortuito con una mujer cautivadora y un hombre con aspecto de lobo, Lea se encuentra en medio del mundo secreto y clandestino de los inmortales, lleno de hombres lobo, vampiros y brujas. ¿Aprenderá a navegar por este nuevo mundo con la ayuda de su apuesto amigo lobo? ¿O caerá en los oscuros y seductores encantos de su hermosa reina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jennifer Brian

Leer más »

Mentes retorcidas

Elaina Duval llevaba una vida perfectamente feliz y normal con su madre, hasta el día en que cumplió dieciocho años. El día de su cumpleaños descubre que ha sido prometida al cruel y despiadado Valentino Acerbi, que pronto será capo de la mafia italiana. Sin poder elegir ni opinar, se ve arrastrada a su retorcido mundo y obligada a soportar cosas que ningún ser humano debería soportar, pero, ¿y si empieza a gustarle?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: violencia, abuso sexual, violación, tráfico de personas)

Autora original: Cassandra Rock

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.