logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

 

Rehén de DzenisaJas ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

A Clarice la ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Autora original: DzenisaJas

Cerberus Thorne

Un sonido metálico resonó por todo el bosque oscuro, mezclándose los sonidos de jadeos y gruñidos.

La piel arrancada y despellejada, descuidadamente desgarrada, se esparcía por el grotesco y sangriento suelo.

Los sonidos de las garras raspando lentamente contra la delicada piel antes de desgarrar y arrancar trozos de carne resonaban continuamente en la semi-silenciosa noche.

El espectáculo era, como mínimo, espeluznante. La hierba estaba cubierta por un espeso charco de sangre de color carmesí, con trozos de piel lacerados y desgarrados sin piedad que yacían descuidadamente sobre el charco.

Tras el sonido de la piel desgarrada llegó un sonido de huesos rotos, y poco después se oyó un fuerte grito que helaba la sangre, antes de que se calmara por completo en un silencio desgarrador.

Un miembro fue arrancado de su sitio y arrojado directamente al suelo, el cuerpo del que procedía completamente desgarrado y continuamente seccionado.

El hombre que sufrió la crueldad ya no era capaz de gritar de dolor o de pedir ayuda —se dio cuenta de su situación justo después de notar la crueldad con la que lo estaban destrozando.

Se dio cuenta de que ya no tenía una mano entera, y que a la mitad de su cuerpo le faltaba mucha más carne de lo habitual.

También se dio cuenta de que, aunque la persona a la que se enfrentaba estaba siendo completamente consumida por la oscuridad que les rodeaba, era obviamente el hombre de muchos mitos, la criatura de todas las historias de terror que se han contado, y no necesitaba ver claramente su rostro para respaldar su afirmación.

El hombre que lo torturaba sin piedad era el Rey de todos los Lobos Bornes y definitivamente no iba a dejar que el hombre se fuera pronto.

Los ojos del hombre se le salían de la cabeza y cada parte de su cuerpo se desangraba, dejando su rostro de un color un poco más pálido.

No tuvo más remedio que aceptar su destino, sabía que no podía luchar, no tenía ni la voluntad, ni el poder.

La criatura que seguía tirando de él en todas las direcciones, con garras tan afiladas como cuchillos, era una que nadie podía vencer, una que estaba por encima de todos con puño de hierro.

Sólo gimió de dolor con la cabeza ligeramente inclinada con la esperanza de morir al menos con algo de dignidad.

El Rey Alfa se limitó a reírse roncamente, amando el miedo que irradiaba este hombre, amando la sensación de la piel desgarrada por sus garras y la sangre roja y caliente que se acumulaba rápidamente sobre sus manos.

La tortura se prolongó durante horas, pero el hombre aguantó todo lo que pudo sin gritar, el bosque estaba mortalmente silencioso, pero, al levantarse, el viento que les rodeaba empezó a aullar de forma siniestra.

Cuando sintió que su cuerpo comenzaba a apagarse, la visión de sus dos brazos tendidos ante sus pies en el charco de su propia sangre hizo que su corazón se retorciera con fuerza: podía sentir que su muerte se acercaba.

Como si el dolor no fuera suficiente para el Alfa, rápidamente inclinó la cabeza del hombre y hundió sus caninos profundamente en su cuello; la carne suave y sensible fue perforada mientras succionaba aún más sangre del cuerpo del hombre y la reemplazaba con veneno mortal.

Una vez que se apartó, sonrió, con la boca y los dientes cubiertos de sangre carmesí, antes de empujar el cuerpo retorcido del hombre sobre la hierba ensangrentada con una risa.

Con una última y persistente mirada, el Rey se apartó del cuerpo crispado y se transformó en su lobo negro como el carbón, que se confundía con el bosque oscuro, dejando al hombre atrás para que sufriera aún más hasta que cada centímetro de su cuerpo cediera lentamente.

El hombre se llevó las rodillas al pecho como pudo sin las manos y siguió temblando.

Las lágrimas seguían saliendo de sus ojos inyectados en sangre, pero esta vez incluso más que antes: sacudió la cabeza mientras el veneno empezaba a quemar sus entrañas.

No podía aguantar más, era demasiado.

La tortura era demasiado.

Así que lo dejó salir. Gritó tan fuerte como pudo hasta que los árboles temblaron y todos los pájaros que estaban descansando salieron volando asustados, su cuerpo se fue derritiendo poco a poco y sus ojos llorosos empezaron a sobresalir aún más.

Una vez que se calmó, su cuerpo se había apagado por completo y sus ojos estaban abiertos como platos, pero ya no estaba allí.

Estaba muerto.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Clarice Mont

—Muy bien cariño, creo que lo mejor es que te alejes de los terrenos de entrenamiento, y vuelvas a la casa de la Manada a ayudar a tu madre con algunas tareas.

Un gruñido desafiante se escuchó justo después de que el anciano terminara de hablarle a su hija, ella echó hacia atrás sus mechones castaños y lo miró levemente.

—No lo haré. Estoy bien como estoy aquí mismo —le dijo, no quería salir del campo de entrenamiento sólo porque su padre no quería que se expusiera a los combates.

—Cariño, este no es el lugar para ti. Comprendo que es tu primer mes de transformación, pero eres demasiado joven para exponerte a la crueldad —continuó él, esforzándose por mantener la calma mientras su hija le lanzaba continuas miradas.

—¡No soy demasiado joven! Tengo diecisiete años, y merezco ser tratada como cualquier otra loba… Sólo porque soy mucho más pequeña que ellas, y un poco más débil, no significa que no pueda entrenar para ser más fuerte.

Su padre gimió antes de pellizcarse el puente de la nariz pecosa, destacando sus patas de gallo mientras sus ojos se entrecerraban.

—Vamos, papá, déjame entrenar. Los miembros de la manada me están esperando y estoy haciendo el ridículo. —suplicó, con la esperanza de que por una vez su padre dejara de tratarla como un bebé, y aceptara el hecho de que ya era mayor.

—Bien. Puedes entrenar. Pero si escucho que estás herida, o que estás llorando. Te sacaré de ahí personalmente. ¿Me entiendes? —dijo, con sus ojos marrones oscuros sin espacio para la discusión.

Su hija chilló mientras asentía felizmente antes de darse la vuelta y correr hacia los miembros de la manada que esperaban su regreso.

—No puedes seguir reteniéndola, Nathaniel. Ella necesita aprender, y su loba necesita llegar a su máxima capacidad.

El padre de la niña —Nathaniel— se volvió para mirar al hombre mientras suspiraba, su mirada volvió rápidamente a su pequeña hija; la hija por la que daría su propia vida si fuera necesario.

—Lo sé, Mattel, créeme que lo sé. Pero mírala… Es tan pequeña, y está perdida. No sabe lo peligroso que es nuestro mundo, y temo por su reacción cuando lo descubra.

—Bueno, al final, con o sin ti, lo descubrirá. Todos lo hemos hecho, es lo que conlleva ser un lobo. Sólo tiene que aprender ahora, mientras está recién transformada, para saber lo que le espera después —le dijo Mattel, mirando directamente a la chica de pelo castaño que luchaba por colocar su cuerpo en posición de combate, a diferencia de todos los demás.

Nathaniel se rió con tristeza al ver a uno de los miembros de la manada ayudando a su hija a fijar su postura mientras ella se sonrojaba de vergüenza.

—Es cierto. Sólo espero que pueda manejarlo todo. Pensaba que la transformación la haría mucho más fuerte, y en apariencia un poco más corpulenta… Pero es pequeña, y sigue siendo un poco débil, eso me preocupa —confesó Nathaniel, antes de dirigir toda su atención a su amigo.

Mattel suspiró mientras asentía, pasándose las manos por su pelo canoso.

—Oh, no lo estés, lleva algo de tiempo, y tú y Kim la habéis estado cuidando durante tanto tiempo que no es una sorpresa que no haya cambiado. Pero esperemos que las cosas cambien a medida que su loba se fortalezca, y si no, esperemos que su pareja sea un hombre fuerte con un lobo fuerte que pueda protegerla.

Nathaniel inhaló profundamente antes de asentir, sus ojos se desviaron hacia su pequeña cachorra que no tenía ni idea de los peligros que descansaban fuera de los terrenos de su manada.

La niña estaba de pie junto a su mejor amiga, Greta, con las cejas fruncidas y la frente ligeramente húmeda de sudor, debido a la ola de calor que estaban teniendo de repente.

Tenía las piernas separadas a la altura de los hombros, las rodillas ligeramente flexionadas, el pie izquierdo apuntando hacia donde estaba el Beta —imitando al oponente— y el hombro izquierdo apuntando también hacia él, con las manos en puños sueltos.

Le costaba mantenerse en esa posición, pero su lobo la mantenía en equilibrio y la empujaba a apuntar la barbilla hacia abajo y a mantener la mirada.

El resto de los entrenadores se mantenían fácilmente en sus posiciones, todos parecían mucho más duros y fuertes que ella, lo que la intimidaba un poco.

El Beta los miró a todos, observando sus posturas, buscando cualquier defecto o deficiencia o cualquier debilidad que los entrenadores pudieran mostrar, vio poco o nada, hasta que sus ojos llegaron a la chica del largo cabello castaño, y sus ojos intimidantes que seguían subiendo y bajando. Como si no estuvieran seguros de hacia dónde debían mirar.

—Claire, mantén siempre los ojos mirando hacia arriba y la barbilla hacia abajo. Debes estar siempre atenta a dónde está tu oponente, porque si no… —Hizo una pausa cuando notó que ella desviaba la mirada para mirar tímidamente hacia abajo, y en un rápido segundo estaba delante de ella antes de que pudiera darse cuenta.

—Si no, estarías muerta en un segundo.

Se estremeció cuando se dio cuenta de que su Beta estaba delante de ella mucho más rápido de lo que podría haber imaginado, y sólo le hizo falta apartar la mirada para que la alcanzara de forma tan silenciosa.

Sus ojos se abrieron de par en par y su cabeza se alzó al máximo, lo que le provocó un pequeño dolor de cuello, y los demás entrenadores se rieron en voz baja, salvo Greta, que miró directamente a su mejor amiga.

—Ojos arriba. Barbilla abajo. —Él bajó ligeramente su barbilla pero fijó sus miradas, resultando en sus orbes color esmeralda mirando directamente ante ella.

Ella asintió mientras se sonrojaba ligeramente y él se separó rápidamente de ella.

—Muy bien chicos, ahora vamos a emparejarnos. Buscad a vuestros compañeros…

***

Claire salió de su cuarto de baño con una endeble toalla de color lila enrollada alrededor de su pequeño cuerpo, y otra toalla a juego enredada en su pelo en la parte superior de su cabeza.

Rebuscó en su pequeño armario, en un rincón de su pequeña habitación, en busca de un traje al azar que pudiera ponerse para la reunión de la manada que el Alfa de su manada, Arco Creciente, estaba celebrando.

Sacó una camisa blanca de manga larga y un vestido verde militar de pana que le llegaba hasta las rodillas.

Después de ponerse la ropa, se secó el pelo con una toalla y lo dejó caer libremente por los hombros hasta las caderas.

Tenía el tipo de pelo que siempre quedaba liso. Tenía que usar un rizador para conseguir el tipo de pelo que su mejor amiga tenía sin esfuerzo, y la envidiaba por ese rasgo.

—¡Clarice! ¡Nos vamos! —le llamó su madre, suspiró al darse cuenta de que no tenía tiempo para cepillarse algunos nudos ni para maquillarse un poco sus apagadas mejillas.

Se mordió los labios y esperó a que se le hincharan un poco más, pero rápidamente volvieron a formar un pequeño mohín rosado haciéndola soltar otro suspiro.

Y abrió ligeramente los ojos para intentar que estuvieran más despiertos pero rápidamente volvieron a su forma básica de almendra.

Se encogió de hombros cuando se dio cuenta de que esos pequeños movimientos faciales no iban a cambiar nada, y sintió que su loba se inquietaba un poco, lo que hizo que sus orbes verde esmeralda se volvieran de un color un poco más oscuro; ligeramente como el vestido que llevaba.

—¡Clarice!

Resopló antes de salir corriendo rápidamente de su habitación y dirigirse a su madre, que estaba al pie de la escalera con una expresión facial de fastidio.

—Lo siento —chilló Claire, haciendo que su madre se riera antes de despeinarse ligeramente.

La madre de Claire tenía el pelo castaño como ella, mientras que su padre tenía el pelo más castaño, los ojos de su madre eran exageradamente grande, como los de una cervatilla y de un color azul marino, y tenía la piel de porcelana, mientras que Claire tenía la piel más bronceada que había heredado de su padre y del sol.

—Vamos, queridas —dijo el padre de Claire mientras se unía a ellas en la escalera, vestido con una camisa azul de botones limpia y unos vaqueros negros.

Cogió la mano de su compañera y sus ojos se iluminaron rápidamente al tocarse la piel, lo que demostraba que estaban unidos de por vida.

Clarice estaba asombrada por la atracción del compañero, y no lo ocultó mientras los miraba profundamente a los ojos antes de que comenzaran a caminar lentamente fuera de su casa y hacia la casa de la manada donde se celebraría la reunión.

—¿Sabes de qué se trata, Nathaniel? —le preguntó Kim a su marido mientras caminaban lentamente por los terrenos y hacia la gran casa.

Clarice caminaba detrás de ellos, escuchando su conversación a escondidas, esperando que no se dieran cuenta de que estaba espiando.

—Tengo una idea, pero espero que no sea lo que estoy pensando… —se interrumpió cuando notó que su hija estaba justo detrás de ellos con la capacidad de escuchar algo que no estaba preparada para oír.

Así que la bloquearon fuera de sus cabezas, y empezaron a enlazar mentalmente, lo que provocó que Clarice pusiera los ojos en blanco, molesta.

Siempre la hacían sentir como una extraña, y la trataban como a un bebé. Ella ya no era un bebé.

—Bienvenidos Nathaniel, bienvenidas Kim y Claire.

Los tres miembros de la familia inclinaron ligeramente la cabeza mientras su Beta les daba la bienvenida a la casa de la manada.

—Hola, Beta Lance —le saludó Nathaniel en nombre de todos ellos, y el Beta sonrió cálidamente antes de cerrar la puerta tras ellos.

Clarice sintió que su loba comenzaba a agitarse dentro de ella, lo que la hizo apretar rápidamente las manos en puños apretados; dado que este es el primer mes en el que se había transformado y que tenía una loba nueva, todavía no había conseguido controlar completamente su transformación, y temía que su loba saliera accidentalmente.

—¿Estás bien, cariño? —le preguntó su madre, mientras caminaban hacia la reunión, Claire asintió rápidamente antes de desviar la mirada —necesitaba estar concentrada en algo que la mantuviera con los pies en la tierra.

—¡Es el Alfa! —gritó alguien, lo que provocó que la manada se callara y que todos inclinaran rápidamente la cabeza en señal de respeto; el sonido de los crujidos y el roce de los zapatos en el suelo resonaron por toda la sala.

—Hola a todos. Espero que hayáis tenido un día estupendo. Sé que esta reunión se convocó en el último momento, pero no tuve más remedio que programarla de inmediato… —Hizo una pausa cuando todos empezaron a enderezarse y a levantar la cabeza para mirarle.

Estaba de pie, orgulloso, frente a la sala, sus ojos sostenían el poder como ningún otro, su cabello estaba ligeramente encanecido en las raíces, su complexión era muy masculina y su altura era lo suficientemente alta como para que Clarice pudiera ver la parte superior de su frente.

—¿De qué se trata, Alfa, si no te importa que te lo pregunte? —le preguntó Beta Lance, era un poco extraño para la manada darse cuenta de que ni siquiera el Beta sabía de qué se trataba esta reunión, por lo que debía ser algo serio.

—Bueno, mañana, durante la tarde recibiremos una visita. Lo único que me han dicho es que visitará todas las manadas del este. Así que ya ha visitado a Cresta Oscura, Sangre Roja, Gorrión Opalescente y nosotros seremos la última manada que visitará. —El Alfa inhaló profundamente cuando terminó, y todos pudieron sentir el ligero temblor en su voz.

—¿Por qué nos visita? —preguntó un miembro de la manada al azar, lo que provocó que muchos dijeran «¡eso!» y un estallido de conversaciones secundarias.

—¡Calmaros! —ordenó el Alfa, lo que hizo que todos se callaran al instante.

—No tengo ni idea de por qué está de visita. El consejo de los hombres acaba de decir que visitará todas las manadas del este, y que debemos estar preparados.

—De acuerdo, pero ¿quién es? —Esta vez fue Kim, la madre de Clarice, quien hizo una pregunta y todos tararearon en respuesta: todos querían saberlo.

Incluso Clarice estaba deseando saberlo.

—Es el Alfa de todos los Lobos Borne. —En ese momento podría haber caído un alfiler, y todos —lobo o no— habrían podido escucharlo.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Tranquilidad

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella.

Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

Leer más »

Placer y negocios

A Trinity le gusta el trabajo, pero eso no significa que sea siempre fácil. En un bar, tras un duro día en la oficina, conoce a Stephen Gotti: un caballero de puertas para fuera e insaciable en el dormitorio. Se enamoran rápidamente, pero Stephen tiene un gran secreto. ¿Asustará este secreto a Trinity?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Luci Fer

Nota: esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Estrella brillante

Para Andra, unirse a un dragón parece un sueño imposible. Pero cuando se cruza con un apuesto Jinete del Cielo, Andra experimenta todo un nuevo mundo de posibilidades. Con un poco de magia, puede que incluso se encuentre surcando los cielos…

Calificación por edades: 15+

Autora original: Erin Swan

Leer más »

La fuerza de la rosa

Tras la muerte de su padre, el rey, Deanna se encuentra en una peligrosa situación. Es una princesa bastarda, y su madrastra, la reina Rosaline, y su hermanastro, el príncipe Lamont, harán todo lo posible para conseguir expulsarla de la corte. Sola y sin nadie que la proteja, Deanna empieza a temer por su vida. Pero cuando empiezan a llegar los pretendientes para cortejar a la reina Rosaline, Deanna conoce a un apuesto forastero de una tierra lejana que puede ofrecerle la salvación que busca…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Audra Symphony

Leer más »

La compañera del Rey Lobo

Así fue como se acabó el mundo.

El rey de los lobos, el monstruo mítico, el hombre majestuoso al que había llegado a amar y desear con cada uno de mis suspiros, yacía allí… desangrándose junto a su trono. Agonizando.

Alzándose sobre él había un engendro sonriente… el Señor de los Demonios. Me señaló con un dedo largo, oscuro y enjuto.

Leer más »

Bocados de amor

Todo el mundo quiere a Scarlet. Es joven, hermosa y tiene el alma de un ángel… Así que es toda una sorpresa cuando su pareja destinada resulta ser el despiadado Rey Alfa. Temido por todos, y con motivo, ha regresado después de siete años para reclamar lo que es suyo. ¿Podrá Scarlet derribar sus muros o acabará pidiendo clemencia?

Calificación por edades: 18+

Autora: Laila

Leer más »

Acero y humo

Paxton es la hija del sheriff local. Connor es el líder del club de motoristas Red Riders. Sus vidas se cruzan cuando Paxton regresa a la pequeña ciudad en la que creció. ¿Saltarán chispas o su romance llevará a todo el pueblo a la ruina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Tinkerbelle Leonhardt

Leer más »

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

Leer más »

En el fin del mundo

Savannah Madis era una feliz y alegre aspirante a cantante hasta que su familia murió en un accidente de coche. Ahora vive en una nueva ciudad, va a un nuevo colegio, y por si eso fuera poco, está en el punto de mira de Damon Hanley, el chico malo del instituto. Damon está totalmente confundido con ella: ¿quién es esa listilla que no deja de sorprenderlo? Damon no puede quitársela de la cabeza y, por mucho que odie admitirlo, Savannah siente lo mismo. Se hacen sentir vivos el uno al otro. Pero, ¿será eso suficiente?

Clasificación por edades: 18+ (Contenido sexual gráfico, violencia)

Advertencia: este libro contiene material que puede considerarse molesto o perturbador.

Autora original: Emily Writes

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.