logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella.

Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

 

Tranquilidad de Jessie James ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella. Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

Kyril

El licántropo sintió que empezaba a perder el control.

—¡Más rápido! —gritó al conductor mientras su carruaje se dirigía hacia el castillo.

Ya era tarde y podía sentir la transformación que se avecinaba.

Era una sensación familiar, una especie de alerta incómoda, un picor bajo su piel… Lo había sentido durante muchas lunas.

Una bestia incontrolable, una rabia contenida que le quemaba por dentro.

Un monstruo que anhela ser liberado.

—Hemos entrado en la finca del rey, Alfa Kyril —dijo el subordinado a su derecha, temblando.

Kyril se apretó las palmas de las manos en los muslos, con los músculos marcados bajo los pantalones, y trató de respirar. Se estaba acercando más rápido que de costumbre. Con más calor y vigor.

Esto ha sido un error.

No debería haber venido.

¡El peligro para el reino es demasiado grande!

La rueda del carruaje chocó contra una piedra del camino, enviando una onda expansiva que le atravesó los huesos.

Como alfa, líder de una manada —una de las más grandes de todo el Reino de los Licántropos—, Kyril tenía la obligación de asistir a la Reunión Anual del rey. Pero cada año se volvía más inestable.

Y este año le preocupaba perder el control.

Porque Kyril era un licántropo que aún no había encontrado pareja.

A diferencia de otros metamorfos de lobo, los licántropos que permanecían sin aparearse con la diosa de la luna se volvían cada vez más descarriados hasta que perdían todo el sentido de su humanidad… y se volvían ferales.

Kyril se había transformado por primera vez a los quince o diecisiete años.

Los licántropos más fuertes se habían vuelto locos en menos tiempo. De alguna manera, Kyril estaba aguantando… a duras penas.

—¿Cuánto tiempo falta? —gruñó a sus hombres.

—¡No mucho tiempo, señor!

Kyril notó los espasmos nerviosos de sus compañeros, los movimientos de los ojos.

Inteligente, pensó. Saben que hay que tenerme miedo.

Mirando al horizonte mientras el sol se posaba en el cielo, Kyril apretó los dientes e intentó aguantar.

Si lograban llegar al castillo a tiempo, había una posibilidad de contenerlo antes de que cambiara.

Si no, todo el reino estaba en grave peligro.

Tenía que aguantar. Tenía que mantener la calma hasta que sus hombres pudieran asegurarlo.

El licántropo que lleva dentro sólo podía esperar un tiempo.

Y ya había estado esperando demasiado…

Amigo…Kyril apretó los puños y miró hacia el cielo. ¿Estás ahí fuera?

Lilac

Compañera…

Lilac…

Lilac…

Lentamente abrió los ojos y sintió el calor del sol de la tarde que entraba por la ventana.

—Lilac… despierta.

Se dio la vuelta y encontró a su madre, Mila, sentada en el borde de la cama.

—Lilac, querida —dijo su madre—. ¿Estabas soñando?

—Estaba… —Se limpió una gota de sudor de la frente. ¿Qué había soñado? Todo lo que recordaba era una figura envuelta en sombras, atrapada, y una sensación como si estuvieran… como si se conocieran.

—Oh… —Lilac se sentó en su cama, un delgado libro de oraciones cayó de su regazo al suelo.

—¿Qué es esto? —preguntó Mila, recogiendo el libro.

—Estaba practicando los himnos y debo haberme quedado dormida.

—Niña tonta.

Mila sonrió a su hija. Era la sonrisa más bonita del mundo, según Lilac.

Frotó el hombro de Lilac.

—Es hora de levantarse —dijo su madre—. Tienes que prepararte.

—¿Prepararme para qué? —Lilac bostezó.

—Para la Reunión Anual del rey, ¿recuerdas? —Mila sacudió la cabeza en señal de diversión amorosa—. Tonta, no puedes haberlo olvidado. El consejo de licántropos anunciará a su nuevo integrante y tu padre está nominado.

El padre de Lilac, Legion, era el Alfa de su manada, y Lilac sabía que este día iba a llegar. Había temido el momento.

—¿Es hoy?

Su mandíbula empezó a temblar.

Lilac se recostó en su almohada y suspiró. La Reunión Anual del rey era el último evento al que una introvertida como Lilac quería asistir.

—Arriba —dijo Mila, dando unas suaves palmaditas a Lilac en la rodilla.

Lilac gimió. Sabía que no tenía otra opción.

Ella y su hermano gemelo Ales acababan de cumplir dieciocho años, lo que significaba que ya eran adultos y podían asistir a su primera reunión de licántropos.

El propio rey de los hombres lobo los había invitado a ella y a su hermano.

No asistir sería una ofensa imperdonable. Por mucho que Lilac deseara quedarse en su habitación para siempre, nunca haría nada que deshonrara a su familia a los ojos del reino.

Lentamente, Lilac se puso en pie mientras Mila se dirigía al armario.

—¿Por dónde empezamos? —preguntó Mila a nadie en particular—. ¿Maquillaje? ¿Ropa? Tenemos que elegir un vestido, por supuesto. Todo esto es tan emocionante.

Como Lilac rara vez salía, sabía lo importante que era este momento para su madre.

—Primero —le dijo a Lilac—, ve a refrescarte. Rápido.

—Vale, vale, me voy. —Los hombros de Lilac se desplomaron hacia adelante.

Nunca había entendido por qué tanto alboroto a la hora de arreglarse. No es que estuviera tratando de atraer la atención de nadie.

La idea de atraer a un compañero nunca la había atraído mucho.

Lo último que quiero es que alguien se fije en mí.

Kyril

—Ni siquiera sabrán que estoy aquí —murmuró Kyril para sí mismo, sin poder evitar sentirse avergonzado al contemplar las ruinas derruidas de una antigua capilla.

Después de su llegada al castillo, los hombres del alfa habían informado al rey de la necesidad de Kyril de recibir refugio. El rey, consciente de las luchas de Kyril, estaba preparado.

Los hombres del rey habían escoltado al licántropo y a los miembros de su manada hasta aquí, una iglesia puritana en desuso desde hace mucho tiempo en el extremo de su finca.

Lo más lejos posible de la reunión.

El cuerpo de Kyril empezaba a temblar. Sus músculos se tensaban y se liberaban en oleadas espasmódicas.

—Gracias a la Diosa.

La saliva se acumuló en sus mandíbulas y un gruñido creció en sus entrañas.

Sus hombres gimieron mientras descargaban los pesados cofres del carruaje.

Kyril les siguió al interior.

Los últimos rayos de sol del día brillaban a través de las ventanas de la capilla en desuso. El licántropo entornó los ojos en la bruma pastel mientras mordía.

Sus hombres abrieron los cofres y empezaron a desempaquetar su premonitorio contenido.

Sacaron unas pesadas cadenas oxidadas. Cadenas con las que Kyril estaba demasiado familiarizado. Las aseguraron alrededor de las rocas, fijándolas al suelo.

Kyril se dirigió al centro de la sala y sus hombres comenzaron la tarea de atarlo. Miró a su alrededor con sus ojos humanos por última vez mientras empezaba a sentir el aplastante peso de las cadenas sobre sus hombros.

Aunque las paredes seguían en pie, el techo hacía tiempo que se había hundido. Los montones de roca descansaban donde antes había columnas.

Lo que antes era un lugar de culto tranquilo era ahora un caos.

El suelo de mármol estaba agrietado y cubierto de maleza. La hierba se colaba por las grietas y las enredaderas se extendían por las paredes y alrededor del lugar donde se encontraba el licántropo.

Trabajando rápidamente, con los ojos bajos, aprisionaron a su alfa.

Aseguraron sus cadenas alrededor del licántropo y los restos de un altar.

Los fríos eslabones metálicos rodeaban el musculoso pecho del licántropo y serpenteaban con fuerza alrededor de sus sólidos brazos y piernas.

¿Será suficiente?

¿Serán estas cadenas lo suficientemente fuertes para contenerme?

Lilac

—¿Te gusta? —dijo Mila, tirando de los cordones del corsé de Lilac. Ella emitió un gruñido de dolor y miró el vestido violeta pálido que su madre le había tendido.

—Sólo porque… ¡ay! —Mila apretó el cuerpo—. Sólo porque sea mi nombre no significa —¡ay!— que tenga que llevarlo, ya sabes.

—Lo sé, pero estás muy guapa con él —dijo Mila, pellizcando la mejilla de Lilac—. Ahora, siéntate para que pueda ponerme a trabajar en tu pelo.

Su madre peinó el cabello negro de Lilac con ondas sueltas que caían por su espalda y sujetó con alfileres edelweiss recién recogidos en la trenza que tejió, creando una delicada corona de flores.

—Estás impresionante —dijo su madre—. Ahora, sólo un poco de maquillaje ligero.

Cuando terminaron, Lilac se puso el vestido mientras su madre la ayudaba a abrochar la espalda. Se giró y se miró en el espejo, admirando cómo se ajustaba a su cuerpo.

No parecía la chica tranquila que estudiaba los salmos y era reservada. No, Lilac parecía… adulta.

La sola visión era suficiente para ponerle la piel de gallina.

Es demasiado, ¿no?

Ahora, los zapatos —dijo su madre, con un par de tacones colgando de sus dedos.

Lilac se estremeció. Metió los pies en los zapatos y siguió a su madre escaleras abajo, agarrada a la barandilla durante todo el camino.

Legion se detuvo en seco al verla.

—Mila —dijo—, ¡está preciosa!

—Tan hermosa que incluso podría encontrar su pareja —bromeó Mila, y Lilac se sonrojó.

—El día que encuentre a su pareja —espetó Legion—. ¡La enviaré a un convento!

Mila se quejó y negó con la cabeza. —No puedes romper las leyes del reino de los lobos, Legion. Con el tiempo, ella encontrará su pareja.

Lilac palideció. Eso era lo último que quería en el mundo: un compañero.

Nunca había tenido un amigo masculino cercano, un pretendiente, ni siquiera el más mínimo escarceo, y le gustaba que fuera así.

Recordó al único chico que se había atrevido a cortejarla: Hunter Blackwood, un alfa de una manada vecina. Era amigo de Ales, y siempre le pareció extraño que la siguiera a todas partes, ofreciéndole ayuda en lo que necesitara.

No fue hasta que Hunter intentó besarla que su padre le echó.

Hasta el día de hoy, Hunter tenía prohibido verla.

Todo esto le resultaba casi completamente abrumador. Por un lado, ella simplemente no correspondía a sus sentimientos, y por otro, la idea de que un día tendría que explicárselo llenaba su corazoncito de terror.

Su padre dijo que Hunter era simplemente un perro lujurioso tratando de conseguir un bocado. Y Lilac no tenía experiencia en tratar con perros de ningún tipo…

Kyril

Un gruñido escapó de sus labios cuando el alfa ordenó a sus hombres que se dieran prisa.

Todavía no ha cambiado del todo, pero iba por buen camino.

La rabia aumentó en su interior.

Borrando su visión…

Acelerando su ritmo cardíaco…

El tiempo se agota.

—¡Rápido! —consiguió a través de un gruñido en la mandíbula.

Sus hombres se apresuraron a asegurar a su líder cuando el sol empezaba a ponerse.

Ya no quedaba tiempo.

¡Ya viene!

¡Dejadme! ¡DEJADME!

Sin dudarlo, la manada del alfa abandonó la capilla, dejando que su líder luchara solo contra su bestia.

De repente, el licántropo se sintió invadido por la ira…

El caos y la rabia ardían en su mente…

Podía sentir la furia interior… el monstruo salvaje… subiendo a la superficie…

Mientras sus músculos se resienten y se abultan…

Su cabeza nadaba con imágenes de violencia…

¡Sangre!

¡Destrucción!

¡CAOS!

Sus colmillos crecieron y sus mandíbulas chasquearon…

Tiró de las cadenas para asegurarse de que estaba contenido…

A medida que la transformación se apoderaba de él…

Miró a la luna creciente y aulló…

Lilac

—¿Es mi hermana?

Lilac se giró para ver a Ales en la puerta, con un esmoquin y el pelo negro peinado hacia atrás. Parecía todo un alfa en ciernes.

—Te ves bien, hermana —dijo.

—Estás muy guapo, Ales.

—¿Estamos todos listos entonces?

Lilac miró a su alrededor en busca de su bolsito.

—Olvidé mi bolso en mi habitación. Vuelvo enseguida.

Entró rápidamente en su dormitorio, cogió el bolsito de su tocador y se estaba dando la vuelta para salir cuando notó una brisa fría contra su piel.

No dejé la ventana abierta, ¿verdad?

Cuando fue a cerrarla, descubrió un papel doblado que descansaba en el alféizar de la ventana, con una piedra en forma de corazón que lo sostenía.

—¿Hunter? —dijo ella, recogiendo la nota.

Querida Lilac, la doncella más dulce,

Cómo me duele el pobre corazón en la desesperación.

Demasiado tiempo he anhelado. Me he escondido en el miedo,

Pero esta noche, juro acercar nuestros jóvenes corazones…

Sus ojos se abrieron de par en par cuando dejó caer el poema al suelo. Había reconocido la letra y estaba segura de que era Hunter quien había dejado la nota.

Esto era suficiente para hacerla temblar de ansiedad. Hunter iba a intentar cortejarla en la reunión.

Y lo único que le parecía más aterrador que su afecto era la idea de que pudiera hacer una escena al rechazarlo.

—¿Por qué tardas tanto en venir? —gritó su padre con impaciencia.

Lilac se apresuró a bajar con su familia que la esperaba. —Mamá, creo que me siento mal. ¿Puedo quedarme?

—Buen intento —dijo Mila, empujando a Lilac hacia la puerta—. No será tan malo como crees.

Lilac rezó para que su madre tuviera razón, pero el poema de Hunter parecía sugerir lo contrario.

Esta noche, juro acercar nuestros jóvenes corazones…

Lilac tragó saliva. No sabía a qué «juramento» aludía Hunter, pero le aceleró el corazón y le sudaron las palmas de las manos.

Y luego hubo otro sentimiento. Una pizca de anhelo que le quedaba de la siesta.

Como si en algún lugar ahí fuera, alguien… algo la llamara.

Las puertas del carruaje se cerraron de golpe y se adentraron en la noche, con Lilac mirando a la oscuridad.

Sintió la gélida constatación de que su vida estaba a punto de cambiar y se preguntó si tendría algo que ver con la sombría figura con la que había soñado.

Eso es ridículo,se reprendió a sí misma. ¿Por qué alguien en la Reunión del rey estaría encadenado como una bestia?

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Lilac

Lilac y su familia llegaron a la sede del consejo, una enorme fortaleza de varios pisos, con tantos salones y pasillos que Lilac estaba segura de que se perdería si no se mantenía cerca.

El Salón de Actos donde se celebraba la Reunión de Licántropos era la sala más decadente de toda la ciudadela.

Las lámparas de cristal colgaban del techo abovedado y los grandes tapices adornaban las paredes de piedra.

A lo largo de la sala había mesas iluminadas con velas, con plata pulida y vajilla de hueso que brillaba con la luz.

Lilac nunca había estado en un lugar como este en su vida. Y la gente parecía estar tan sorprendida de verla como ella de estar aquí.

Lilac siguió a sus padres mientras los llevaban a la mesa.

Podía sentir los ojos sobre ella y escuchar los murmullos en el aire.

Todo el mundo sabía que Alfa Legion tenía una hija, pero verla en público era algo muy raro.

—Es la hija de Alfa Legion…

—Ella es tan…

—Encantadora, lo sé.

Lilac se sonrojó ante los cumplidos, agachando la cabeza para ocultar el rubor que le subía por el cuello hasta la cara.

Por suerte, su madre, Mila, estaba tan guapa que también atraía gran parte de la atención de la sala.

—Mila —gritó alguien. Un encantador hombre de mediana edad se acercó a ellos, sonriendo.

—Después de todos estos años, ¿todavía sigues con esta lamentable excusa de Alfa? —dijo, pinchando las costillas de Legion.

Los hombres eran claramente viejos amigos, porque Legion devolvió sus golpes con un puñetazo propio. —Cuidado, Alfa Mason. Ambos sabemos quién es el Alfa más fuerte.

Mila se adelantó y le dio un suave beso en la mejilla, que él devolvió.

—¿Acaso tiene edad, Mila? —Mason se burló.

—Como un buen vino, Mason. —Mila le guiñó un ojo—. Y no lo olvides. ¿Está tu radiante esposa, Nancy, aquí?

—Pero por supuesto. Escucha los chismes más fuertes. Ahí es donde la encontrarás.

Todos se rieron. Todos menos Lilac, que se sentía muy desubicada. Sus dedos se acercaron a su bolso, sabiendo que la seguridad de un libro estaba dentro.

Mason estrechó la mano de Ales a continuación. —El futuro de la manada, aquí en carne y hueso. Felicidades por la mayoría de edad.

—Muchas gracias, Alfa Mason —dijo Ales amablemente.

Finalmente, Mason se volvió hacia Lilac.

—Y tú debes ser la misteriosa Lilac. Es un placer conocerte por fin.

Lilac asintió como respuesta, no acostumbrada a estas costumbres excesivamente amistosas.

Mason continuó, sintiendo la necesidad de llenar el silencio.

—Tu padre me ha hablado mucho de ti. Realmente eres un regalo especial de la Diosa. Una sorpresa, ¡entiendo! Todavía no puedo creer que tu padre fuera incapaz de detectarte durante el embarazo de Luna Mila.

Alfa Mason se rió alegremente. El hecho de que esto fuera de dominio público siempre hacía que Lilac se sintiera avergonzada.

Sin embargo, siendo la hija de alguien tan importante como un Alfa, ¿qué esperaba?

—¿Te has enterado del anuncio del rey para el consejo? —preguntó Mason, cambiando de marcha hacia la política de la manada.

—¿Qué pasa con eso? —respondió Legion.

—El rey anunciará el nombre de un nuevo miembro del consejo.

—Sí, había oído esa parte —resopló Legion—. ¿Tienes alguna idea de quién puede ser?

—He oído que Eli Damon podría ser un aspirante —respondió Mason, sonriendo.

Los labios de su padre se afinaron. —Ah, sí, el perro lujurioso al que te refieres.

La mención del nombre de Eli hizo que Lilac volviera a pensar en el poema. Las probabilidades de evitarlo eran casi imposibles.

—También he oído que Alfa Kyril se unirá a nosotros esta noche. Aunque todavía no lo he visto —comentó Mason mientras observaba la sala.

El sonido de ese nombre provocó mariposas en el estómago de Lilac.

¿Pero por qué?

—¿Kyril Vasilio? Hace años que no lo veo —respondió Legion.

—Tampoco lo ha hecho nadie más —dijo Mason—. Por lo que he oído, el rey le concedió un indulto del consejo para que pudiera buscar a su pareja.

—¿Todavía no la ha encontrado? Ya debe tener al menos treinta años.

—Treinta y dos —respondió Mason—. Han pasado diecisiete años desde su primera transformación. Personalmente, dudo que exista.

Legion suspiró. —Mala suerte para un licántropo alfa. No podría imaginar la vida sin mi Mila.

—Ni yo sin mi Nancy —respondió Mason—. Hablando de ella, debería volver a mi mesa antes de que mi compañera se pregunte dónde he desaparecido.

La familia Aquiles tomó asiento y Lilac se dirigió inmediatamente a su hermano.

—¿Qué le pasa a Alfa Kyril?

El solo hecho de pronunciar su nombre le producía escalofríos.

Ales miró de reojo a Lilac, sin saber por qué preguntaba.

—Alfa Kyril desapareció hace poco más de un año. Nadie está seguro de por qué. Algunos difunden rumores de que es… salvaje.

¡¿Feral?!

Lilac sólo había oído esa palabra de pasada. Todo el mundo sabía que un lobo salvaje era más peligroso que cualquier criatura del mundo.

Si tuvieran la oportunidad, incluso asesinarían a los de su propia especie.

Pero antes de que Lilac pudiera hacer más preguntas, un silencio descendió sobre la sala. Todos se volvieron para ver cómo se desplegaba una alfombra roja por la magnífica escalera que se alzaba en el extremo del vestíbulo.

Entonces la banda comenzó a tocar mientras el rey, la reina y el príncipe descendían, seguidos por tres miembros del consejo.

Vio a la familia real subir al escenario y al rey Agnus ocupar su lugar en la mesa del banquete.

—¡Buenas noches, señoras y señores! —dijo al otro lado del pasillo.

Todos los hombres se inclinaron ante el rey. Pero no las lobas, que sólo se inclinaban ante la diosa Selene.

—Levántense —ordenó el rey Agnus—. Les doy la bienvenida a la Reunión Anual de Licántropos. Antes de continuar, quiero tranquilizarlos anunciando el nombre del nuevo miembro del consejo. El Alfa que hemos elegido ha demostrado su valor y su fuerza una y otra vez. Por favor, den la bienvenida al consejo… ¡Alfa Legion Aquiles!

Los aplausos estallaron en toda la sala mientras el padre de Lilac se quedaba en shock. Toda la familia no podía creerlo.

Lilac jadeó y miró a su padre con asombro.

—¡Felicidades, papá!

—Gracias, pequeña. —Sonrió. Todos se reunieron para felicitarle. Y pronto todos se dirigieron a la pista de baile.

Lilac, tan metida en el momento, ni siquiera se dio cuenta de que se estaba moviendo, hasta que sintió que una mano la agarraba.

—¿Me permite este baile?

Se giró para ver a Eli Damon, de ojos azules, mandíbula cincelada, cabello castaño abundante y un cuerpo para morirse.

Se había olvidado de lo guapo que era.

Un tono rosado se extendió por sus mejillas cuando el apuesto alfa la miró fijamente a los ojos.

—Sí, un baile está bien —respondió Lilac, desviando la mirada.

Eli puso su mano en la cintura de Lilac y la condujo al centro del piso.

Lilac nunca había tenido un motivo para practicar el baile, pero Eli la dirigía con tanta seguridad que no necesitaba saber cómo hacerlo.

Cuando la música disminuyó, se inclinó hacia él.

—Estás preciosa, Lilac.

—Gracias —susurró ella—. También te ves… muy elegante.

Un cómodo silencio se instaló entre ellos, sus cuerpos se balanceaban y sus ojos se detenían.

—¿Recibiste mi poema? —preguntó Eli.

—Si, lo recibí —respondió ella, tímidamente—. ¿Cómo…?

—Te dije que acercaría nuestros corazones, ¿no?

Lilac se sonrojó. —Alfa, yo…

—Eli, por favor.

—Eli… ¿qué quieres decir?

—Lilac, ¿no es obvio?

Los ojos de Lilac se abrieron de par en par y su corazón empezó a salirse del pecho.

Sus ojos brillaban con una calidez sincera que sólo podía significar una cosa. No necesitó decirlo en voz alta. Lilac lo entendía. Simplemente no era mutuo.

Pero antes de que ella pudiera detenerlo, lo dijo de todos modos.

—Te quiero, Lilac.

Lilac se apartó de él, sin saber qué decir.

Se sintió obligada a responder. Pero no había manera de decepcionarlo fácilmente.

Su corazón era demasiado amable para romper el suyo.

Esto era demasiado. Él no era su pareja. Ella lo sabía en el fondo de su corazón, y sin embargo, aquí estaba este hombre perfecto ofreciendo el suyo.

El pánico comenzó a apoderarse de ella.

—Yo… perdóname. Vuelvo enseguida —susurró.

Sin decir nada más, se dio la vuelta y salió corriendo de la pista de baile. Podía sentir los ojos tristes de Eli viéndola partir.

Podía sentir los ojos de todo el mundo en el vestíbulo observando su marcha.

No podía respirar.

Tenía que salir a la calle.

Necesitaba aire.

Saliendo a trompicones por la puerta, corriendo en la noche iluminada por la luna, Lilac se encontró en el centro de un laberinto de setos. Se apoyó en una farola para estabilizarse. Sabía que no debería haber venido esta noche.

Rompió su regla por una noche y ¿mira lo que hizo? Romper el corazón del hombre lobo más dulce. Un Alfa, además.

Pero ya le había dicho a Eli Damon que no quería una pareja.

No había pareja para ella.

Ahora estaba más segura que nunca.

Fue entonces cuando sus sentidos se agudizaron y algo en lo más profundo de su ser se activó y todo lo que la rodeaba comenzó a oscilar.

Ahora podía olerlo. Un aroma seductor, tan atrayente que parecía adormecerla en un trance. El aroma era almizclado con un toque de cítricos y pachulí de palo de rosa.

El cuerpo de Lilac pedía el olor, anhelaba que envolviera su cuerpo y la cubriera. Lo sentía tan lejano.

Tenía que encontrar su origen.

No pudo evitar moverse hacia él. Casi como un sonámbulo. Era como una experiencia extracorporal.

Antes de saber lo que estaba sucediendo, Lilac estaba caminando, trotando, corriendo. Nada podía detenerla. Algo en ese almizcle, en ese rastro de deseo, en ese lazo invisible, llamaba a su alma.

Lilac no descansaría hasta encontrar su origen.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Visiones

La chica nueva, Raven Zheng, tiene un secreto: puede ver fantasmas. La leyenda local, Cade Woods, también tiene sus propias habilidades especiales. Tras una serie de asesinatos, los adolescentes deciden utilizar sus dones para atrapar al asesino. Pero cuando Raven se entera de la oscura historia de Cade, se pregunta si realmente se puede confiar en él…

Calificación por edades: 13+

Autora original: Samantha Pfundheller

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

Caja de sorpresas

La enfermera Riley ha sido asignada a uno de los pacientes más conocidos de la sala de psiquiatría: Jackson Wolfe. Y resulta que es muy sexy, lo que es irónico si se tiene en cuenta que todos los que le rodean acaban muertos. Mientras Jackson atrae a Riley con su encanto, ¿podrá ella descubrir quién es el asesino… o será el mismo hombre del que se está enamorando?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Kashmira Kamat

Leer más »

Placer y negocios

A Trinity le gusta el trabajo, pero eso no significa que sea siempre fácil. En un bar, tras un duro día en la oficina, conoce a Stephen Gotti: un caballero de puertas para fuera e insaciable en el dormitorio. Se enamoran rápidamente, pero Stephen tiene un gran secreto. ¿Asustará este secreto a Trinity?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Luci Fer

Nota: esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Mentes retorcidas

Elaina Duval llevaba una vida perfectamente feliz y normal con su madre, hasta el día en que cumplió dieciocho años. El día de su cumpleaños descubre que ha sido prometida al cruel y despiadado Valentino Acerbi, que pronto será capo de la mafia italiana. Sin poder elegir ni opinar, se ve arrastrada a su retorcido mundo y obligada a soportar cosas que ningún ser humano debería soportar, pero, ¿y si empieza a gustarle?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: violencia, abuso sexual, violación, tráfico de personas)

Autora original: Cassandra Rock

Leer más »

Luces xxxxxxxxx

La artista Freya Coleman está en apuros y a duras penas se las arregla para sobrevivir. La leyenda del rock, Liam Henderson, mientras tanto vive a máxima velocidad. Después de que una serie de acontecimientos imprevistos les lleve a mantener una relación falsa con fines publicitarios, Freya se ve envuelta en el mundo de Liam. Pero lo suyo ¿se trata solo de un espectáculo o hay una verdadera chispa entre la extraña pareja?

Calificación por edades: 17+

Autor original: Theresa Jane

Leer más »

Tócame

Hace tiempo que Emily no se acuesta con nadie. ¿Y su última relación? Ni se acuerda, ¡fue hace tanto! Pero eso significa que está dispuesta a tener un buen ligue. Emily está a punto de conocer a alguien que le prenderá el corazón en llamas.

Calificación por edades: 18 +

Leer más »

Bocados de amor

Todo el mundo quiere a Scarlet. Es joven, hermosa y tiene el alma de un ángel… Así que es toda una sorpresa cuando su pareja destinada resulta ser el despiadado Rey Alfa. Temido por todos, y con motivo, ha regresado después de siete años para reclamar lo que es suyo. ¿Podrá Scarlet derribar sus muros o acabará pidiendo clemencia?

Calificación por edades: 18+

Autora: Laila

Leer más »

Diferente

Evelyn no es una mujer loba convencional. De hecho, al ser un híbrido de lobo y humano, no es convencional en ningún aspecto. Sin embargo, en su vigésimo cumpleaños, Evelyn se enfrenta a una tradición que no puede ignorar: encontrar a su pareja predestinada. Evelyn no está entusiasmada, hasta que se siente extrañamente atraída por Alex, un alfa increíblemente sexy que regresa a su manada después de diez años de ausencia. Pero su hermanastra Tessa, una loba pura (y muy presumida), también se siente atraída por el galán… y está acostumbrada a salirse con la suya.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Katie Hines

Leer más »

Hada Madrina S.A.

Todo el mundo sueña con tener un hada madrina en algún momento de su vida, ¿no? Pues Viola descubre que tiene una y con tan solo firmar el documento, ¡todos sus sueños románticos se harán realidad! ¿Qué puede salir mal? Pues por ejemplo, que ahora tiene que participar en una competición peligrosa contra otras mujeres para hacerse con el corazón de un apuesto príncipe. ¡La pelea está servida!

Calificación por edades: 18+

Autora original: F.R. Black

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.