logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Cuando unas aterradoras alucinaciones en forma de sombras envían a Melinda Johnson, de catorce años, a un hospital psiquiátrico, su perfecta familia comienza a desintegrarse y los problemas que se esconden bajo la alfombra empiezan a acumularse. ¿El karma ha alcanzado finalmente a los Johnson? ¿O es realmente culpa de las sombras?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Elizabeth Gordon

 

Entre sombras de Elizabeth Gordon ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Teen & Young Adult, Mystery, Thriller & Suspense.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Cuando unas aterradoras alucinaciones en forma de sombras envían a Melinda Johnson, de catorce años, a un hospital psiquiátrico, su perfecta familia comienza a desintegrarse y los problemas que se esconden bajo la alfombra empiezan a acumularse. ¿El karma ha alcanzado finalmente a los Johnson? ¿O es realmente culpa de las sombras?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Elizabeth Gordon

MELINDA

Cuando Melinda se despertó por la noche, era tan tarde que era temprano.

Los susurros habían comenzado de nuevo; eso fue lo que la despertó.

Aunque no sabía interpretar lo que decían , sabía que iban en serio.

Malasunto.

La primera vez que Melinda escuchó los susurros fue en la escuela. Se dirigió al lugar más tranquilo que conocía: el baño individual que había junto al teatro, donde a veces se tomaba el almuerzo.

Incluso allí, en su lugar tranquilo, Melinda no pudo distinguir lo que decían los susurros. Siempre sonaban demasiado apagados para entenderlos.

Las voces parecían humanas. Eso lo sabía. Pero con tonos muy agudos y duros, como el rechinar de unas uñas en una pizarra.

Melinda salió del baño.

Poco después, empezó a ir a ver al Dr. Mulligan. Siguió sus consejos. Ponerse éxitos pop a todo volumen en sus auriculares o sentarse al lado de las chicas más charlatanas.

Intentó fingir que los susurros eran ruido blanco.

Esto funcionó bien durante un tiempo, excepto cuando los susurros empezaron a aparecer en medio de la noche. Sola en su dormitorio, Melinda sabía que el ruido era cualquier cosa menos blanco.

Melinda abrió los ojos. Desde su cama de cuatro postes, contempló el dormitorio iluminado por la luna.

El delicado dosel blanco de la cama ondulaba a su alrededor con la brisa de principios de primavera. El espejo de su tocador reflejaba el movimiento de las hojas frente a su ventana.

La habitación era preciosa. Podría aparecer perfectamente en la revista Better Homes and Gardens. Pero esta noche, a Melinda no le importaba su entorno.

Sólo… los susurros.

El sonido continuó, llegando a ser tan fuerte que Melinda dejó de oír los latidos de su propio corazón y su respiración entrecortada.

Los capullos de rosa del papel pintado se curvaban de forma tan espantosa que parecían serpientes.

Melinda miró su chimenea vacía como si fuera la boca del mismísimo infierno.

Entonces vio que las sombras se desplazaban.

Era como si hubieran cobrado vida en la chimenea dormida.

Los susurros se hicieron más fuertes aún, y el fuego cálido y oscuro se hizo más grande, hasta convertir a la sombra en humo.

Melinda se refugió en sus almohadas de plumas, pero el humo seguía llenando su dormitorio. Las nubes oscuras le impedían ver el espejo del tocador… luego todo el tocador entero.

El humo se oscurecía a cada segundo. Ya no era una sola nube, sino varias, todas flotando cada vez más cerca de Melinda.

Al acercarse, se volvieron delgadas y altas. Menos como humo y más como…

Figuras.

Melinda parpadeó y, cuando abrió los ojos, las cinco figuras que se acercaban a ella eran prácticamente humanas.

Sus siluetas sombrías eran cambiantes, pero sus movimientos eran innegablemente humanos.

Las diez manos de las sombras se acercaron a la pobre Melinda que estaba sentada e indefensa en su cama, los susurros se volvieron ensordecedores ahora.

En lugar de dedos, las sombras tenían espirales de humo.

Justo antes de que la tocaran, Melinda gritó. Fue un grito que seguro despertaría a toda su familia, pero a Melinda no le preocupó.

Estaba demasiado preocupada por su propia vida.

Mientras el grito rasgaba el aire, Melinda se cubrió los ojos con los dedos de uñas mordidas y sintió una cálida liberación entre sus piernas.

De repente, los susurros cesaron. Melinda abrió los ojos y descubrió que las sombras habían desaparecido.

—¡Uf! —gritó.

Pero la chica apenas tuvo un momento para disfrutar de la paz cuando la puerta de su habitación se abrió de golpe y cinco personas reales entraron a toda prisa.

—Cariño, ¿qué ha pasado? —preguntó la madre de Melinda mientras se apresuraba hacia la cama.

—Nos has despertado —refunfuñó su hermano mayor, Jacob.

—¿Tus amigos imaginarios te persiguen de nuevo? —preguntó su hermana Libby desde la puerta.

El padre de Melinda y su hermana mayor, Rosie, guardaron silencio.

Las mejillas de Melinda ardían.

—No fue nada. Lo siento —respondió ella—. Sólo una pesadilla.

Su madre apretó la mano contra la frente húmeda de Melinda.

Luego olfateó el ambiente.

—¡Oh, cariño! —dijo ella—. ¿Qué es ese… olor?

El estómago de Melinda se apretó al darse cuenta de lo que era…

Esta era otra pesadilla. Y estaba a punto de hacerse realidad.

—¿Acaso tú…?

—¡Melinda mojó la cama! —gritó su hermano, señalando la mancha húmeda en las sábanas debajo de su hermana. Se echó a reír.

—¡Eso es oro! —Libby gritó.

Melinda cerró los ojos.

Había hecho el ridículo delante de toda su familia. No una, sino dos veces. ¡Y en cuestión de segundos!

¿Por qué la vida era tan dura para ella?

—Oh, querida… —se lamentó su madre—. ¡Todos a la cama, vamos!

El resto de la familia volvió a sus habitaciones.

Melinda sintió que su madre le tiraba del brazo, pero se resistió.

—Puedo cambiar yo mis sábanas, mamá —gimió Melinda.

Pero el agarre de su madre era tan fuerte que Melinda no tuvo más remedio que levantarse de la cama.

Humillada, se puso en pie con el pijama empapado.

Se arriesgó a echar un vistazo a la chimenea, que estaba vacía y parecía bastante inofensiva.

—Ve a limpiarte —le ordenó su madre mientras arrancaba el edredón de la cama.

Melinda fue al baño y se dio una ducha rápida y caliente. Cuando volvió, la cama estaba hecha, su madre se había ido, y ella estaba de nuevo sola en la oscuridad.

LIBBY

Libby le sonrió a su hermana Melinda por encima de su menguante tazón de copos de maíz.

Libby quería la atención de Melinda, y sabía que Melinda intentaba no dársela.

—Que paseis todos un bonito día en la escuela —anunció la madre de Libby desde la puerta—. Y Melinda, tenemos una cita con el Dr. Mulligan mañana por la mañana.

Sus tacones repiquetearon por el pasillo y salieron por la puerta principal.

Libby se giró hacia su hermano Jacob. Ambos compartieron una mirada.

Su padre dobló su periódico, sentado en la cabecera de la mesa y se sirvió su taza de café en un termo.

—Adiós, Johnsons —gritó mientras se levantaba para irse al trabajo.

—Adiós, papá —respondió Melinda, mirando fijamente su vaso de leche.

—Chúpate esa —se burló Jacob.

Rosie apareció en la puerta. Era la hermana mayor; nunca desayunaba.

—¿Preparado para salir? —preguntó.

Antes de salir de la casa, los hijos de Johnson recogieron sus teléfonos móviles del cuenco azul, donde su madre insistía en que los dejaran cuando estaban en casa.

Normalmente Libby se peleaba por el asiento del copiloto, pero hoy quería sentarse atrás con Melinda.

Rosie bajó la capota del Mustang rojo. La melena rubia de Libby se agitaba por todas partes mientras conducían por el barrio.

—¿Qué te dijeron anoche? —preguntó Libby.

—Déjame en paz —respondió Melinda.

Libby miró por la ventana. Sentía verdadera curiosidad por los misteriosos visitantes de su hermana, pero más por la historia que podría contarles a sus amigos del colegio que por la preocupación real por los sentimientos de Melinda.

Mientras se acercaban a la escuela, Libby observó a Rosie aplicarse el brillo de labios rosa en el espejo retrovisor. Estaba perfecta, como siempre.

Libby no se molestaba en hacer ninguna de esas cosas de chicas. No funcionaría con los chicos de todos modos.

Entraron en su plaza de aparcamiento habitual, donde Jackson ya estaba esperando, como siempre.

Libby vio cómo Jackson se inclinaba hacia el coche para besar a Rosie. No pudo evitar enamorarse de sus ojos color chocolate y de sus rizos castaños de príncipe, al igual que todas las demás chicas del colegio.

—Vamos —le instó Jacob a su gemela mientras bajaban del coche.

Libby y Jacob siguieron a Melinda, que caminaba con la cabeza gacha. Dejaron a Rosie besando a Jackson; ninguno se despidió de ellos.

Dentro de la escuela, el pasillo estaba abarrotado de estudiantes. Libby y Jacob oyeron gritar sus nombres y se acercaron para encontrarse con sus amigos entre los otros grupos de jóvenes que pasaban por la escalera.

—Hola, Johnsons —dijo Marissa con su voz cantarina, echándose su pelo liso por encima del hombro—. ¿Ya os habéis enterado de lo del baile?

—No —dijo Libby.

—¡Anunciaron el tema! ¡Casino Royale!

Libby no quería pensar en el baile de graduación, ya que sabía que nadie le pediría ser su pareja. Menos mal que estaba preparada con un tema mejor.

—¿A quién le importa el baile de graduación? —replicó ella, y todo el grupo se inclinó para escuchar. Libby le sonrió a Jacob.

—Nuestra hermana friki mojó la cama anoche.

MELINDA

Melinda hizo un mohín en la sala de estudio.

Justo cuando pensaba que no podía ser menos popular, el instituto le demostró lo contrario.

Incluso su mesa habitual de perdedores la había recibido con bajos silbidos, imitando el sonido del pis.

Ahora estaba sola en una mesa con Jared.

Jared tenía autismo y parecía preferir la soledad. Cuando Melinda se sentó a su lado, él cogió su libro de texto y se apartó de ella.

Melinda suspiró. Había sido un largo día en el noveno grado, por decirlo de alguna manera.

Había almorzado en el baño junto al teatro.

Sabía que Jacob y Libby le habían contado a toda la escuela lo de la noche anterior. Estaba enfadada, pero la idea de sacar el tema ante ellos era insoportablemente vergonzosa. Sólo se burlarían más de ella.

Tuvo que fingir que no le importaba.

Era tan buena fingiendo que, a veces, pensaba que lo que fingía era verdad.

Esta habilidad era útil en muchos ámbitos de su vida, incluso con los susurros.

Si a Melinda no le importaban los susurros, entonces quizá dejarían de existir. Y si no existían, entonces Melinda podría ser normal.

A Melinda tampoco le importaban las sombras.

Le importaban tan poco que cuando levantó la vista y vio una de ellas detrás de Liz —la animadora estrella— apenas parpadeó.

Los latidos de su corazón apenas se aceleraron.

Se quedó mirando la espalda de Jared y deseó que fuera su amigo. Melinda deseaba tener un amigo real con el que poder hablar.

Pero no era así.

Miró sus grandes muslos y se mordió la uña.

—Hola —dijo Melinda de repente, sorprendiéndose a sí misma. Golpeó la espalda de Jared con su dedo escupido, lo que lamentó inmediatamente. A las personas con autismo no les gusta que las toquen.

Jared giró la cabeza pero no dijo nada.

—¿Podrías ayudarme con mis deberes de matemáticas? —Melinda ni siquiera tenía los deberes fuera. Buscó el libro de texto en su mochila.

—¿Algebra 1? —se burló Jared.

—Bueno, las matemáticas no son mi fuerte.

Jared parecía molesto por ese comentario.

Melinda dejó el enorme libro sobre la mesa.

—No entiendo… —dijo Jared.

Melinda se giró hacia él, con los ojos entrecerrados. Estaba a punto de explicarle que ella era más bien una persona de cerebro derecho cuando Jared empezó a hablar de nuevo. Pero su boca no se movió y no salió ningún sonido.

Fue casi como si pudiera leer mis pensamientos.

Melinda tragó saliva.

¿Le estaba leyendo la mente?

Jared continuó:

Siempre supe que esta chica era rara, pero esto es peor de lo que pensaba.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

ROSIE

Rosie lamió los granos de arco iris de la mitad de vainilla de su cono de remolino de fresa en el puesto de helados local.

Antes de que pudiera tragar, Jackson se inclinó y la besó. Su boca estaba fría y dulce.

—Qué asco, vainilla —bromeó. Le rodeó la cintura con el brazo y le puso la mano en la piel desnuda del abdomen. La pellizcó.

—¡Oye! —Rosie gritó, fingiendo estar enfadada bajo sus gruesas pestañas—. ¡Tú mebesaste!

Se acercó a su novio. Después de todo el drama de la noche anterior en su casa, necesitaba una dulce distracción.

Jackson sonrió y echó un vistazo a las concurridas mesas de picnic. Se sentaron en una mesa cubierta con un paño a cuadros rojos y blancos.

Era lo que había que hacer. Rosie se sentía bien sentada junto a él, y sabía que la gente los estaba mirando.

Se quedaron sentados durante un minuto y Rosie miró los suaves ojos marrones de su novio bajo sus oscuros y rizados mechones. Lamió su cucurucho. Sabía a verano.

Rosie estaba esperando vivir el mejor de su vida. Primero llegaría el baile de fin de curso, luego la graduación y después una fiesta tras otra antes de que todos se fueran a la universidad. Y Jackson estaría a su lado en todo momento.

Pero pensar en su propio futuro brillante no podía distraer del todo a Rosie del deterioro de la salud mental de su hermana menor.

Pensó en plantearle sus preocupaciones a Jackson, pero eso era lo bueno de su relación… no necesitaban hablar. Podían simplemente “ser”.

—¿Qué dices si salimos de aquí, nena? —preguntó Jackson.

—No he terminado con mi helado —respondió Rosie.

—Ya está bien, me gustas flaca —dijo con un guiño, pero Rosie seguía sonrojada—. Hay un lugar que quiero mostrarte.

Rosie tiró su cucurucho de helado y subió al asiento del copiloto del Ferrari del padre de Jackson. Antes de salir del aparcamiento, se inclinó hacia ella y la besó.

—¿Adónde me llevas? —preguntó coquetamente.

—Al picadero —respondió.

El corazón de Rosie se desplomó.

—Cariño, sabes que no quieroir allí —comenzó—. Tengo hermanos pequeños, y ellos me admiran, y…

Jackson suspiró.

—Bien —cedió—. Mis padres están fuera de la ciudad. Podemos ir a mi casa.

Condujeron hasta la casa grande y vacía de Jackson. Hicieron el amor en el salón, y la suave alfombra dejó una huella en la espalda de Rosie.

No usaron preservativo porque a Jackson le gustaba más así, y volvió a prometerle que la sacaría antes de correrse. No como la última vez.

MELINDA

La oficina del Dr. Mulligan tenía paredes grises.

Melinda acarició la suave tela de la silla para no morderse las uñas.

Ella sabía que el Dr. Mulligan lo escribiría en su cuaderno si lo hacía.

—Melinda, ¿podrías contarme lo que pasó anoche, con tus propias palabras? —preguntó el médico.

Cruzó los tobillos. Se le bajó el calcetín derecho, dejando al descubierto su brillante brillante.

Melinda tragó saliva. Se suponía que no debía mentirle al Dr. Mulligan.

Pero con la medicina que le dio, se suponía que debía mejorar, y cada vez que le decía que seguía oyendo los susurros, se daba cuenta de que él se enfadaba.

Pero a su vez, cuando ella mentía, él le hacía preguntas hasta que le decía la verdad.

—Bueno, los susurros me despertaron —comenzó Melinda—, y me asusté tanto que mojé la cama.

Se mordió el labio. No era una mentira, per se.

El Dr. Mulligan hizo una pausa, acariciando su barba blanca.

—¿Eso fue todo, querida? —presionó—. ¿Pasó algo más? ¿Algo más aterrador que los susurros?

Melinda se mordió la uña, luego recordó que no debía hacerlo y se detuvo.

—Cuanto más me cuentes, Melinda, más rápido podremos hacer que desaparezca —dijo el Dr. Mulligan, con sus ojos azules bajo sus pobladas cejas blancas.

Melinda volvió a tragar saliva.

—Bueno, había algo más. —Melinda se miró las manos—. Había sombras en mi habitación… que se movían como personas.

A Melinda le empezaron a temblar las manos, pero siguió adelante.

—Eran cinco y trataron de atacarme.

Cuando Melinda levantó la vista, la cara del Dr. Mulligan estaba arrugada por la preocupación.

—Eso suena muy preocupante, de hecho —dijo.

Melinda asintió.

—Gracias por tu sinceridad, Melinda. Ahora lo entiendo y podremos trabajar juntos para encontrar una solución.

Los dos se sonrieron.

Mientras Melinda salía de la habitación, esperaba haber dicho lo correcto. No quería que el Dr. Mulligan pensara que seguía enferma.

Pero se sintió bien al decirle la verdad. Se sintió bien al compartir ese secreto.

KAREN

En cuanto la recepcionista le dijo a Karen que el Dr. Mulligan estaba listo para ella, se apresuró a entrar en su despacho.

Dejó a Melinda en la sala de espera y cerró la puerta tras ella.

El corazón le latía en el pecho mientras bajaba a la silla. Se agarró a sus suaves brazos, ansiosa.

—Sra. Johnson, me temo que tengo una desafortunada noticia —comenzó el médico.

Karen gimió y luego recuperó la compostura. El médico tenía el control.

—¿Qué te dijo Melinda? —preguntó desesperada.

—Parece que hemos pasado de las alucinaciones únicamente auditivas a las visuales también.

—¿Qué significa eso? —preguntó Karen. Deseó que el Dr. Mulligan hablara en inglés.

—Melinda está viendo cosas. Cosas que la hacen temer por su seguridad.

—¡Oh, Dios! —Karen gritó.

La cabeza le daba vueltas. ¿Este desastre podía ser culpa suya? Pensó en aquella vez cuando los niños eran pequeños y los descubrió viendo aquella vieja película de terror El Resplandor.

Pensó en todas las terroríficas aplicaciones de hoy en día en las que los depredadores sexuales pueden acceder a los datos de niños inocentes… en las que se pueden pedir drogas y entregarlas en un lugar exacto en cuestión de minutos…

¿Podría Melinda haber sido presa de tal depravación? ¿Podría ser eso lo que la llevó a esto?

—Recomiendo un aumento de la dosis de olanzapina de Melinda —concluyó el Dr. Mulligan.

—Por supuesto —suspiró Karen.

Se consoló con el consejo profesional mientras el Dr. Mulligan escribía una nueva receta.

—Gracias, doctor —dijo Karen sinceramente mientras le entregaba el papelito.

—Me gustaría verla de nuevo en una semana —dijo el Dr. Mulligan.

Karen esbozó una pequeña sonrisa y salió de su despacho. Pidió una nueva cita en el mostrador de recepción y luego le hizo un gesto a su hija. La pareja se dirigió al coche.

Mientras conducían, Karen observó a Melinda mirando por la ventana. ¿Qué pasaba por su complicada cabeza?

—¿Podemos salir a comer? —preguntó Melinda.

—Lo siento, cariño —dijo Karen—. Hoy no. Vamos a parar en la farmacia y luego te llevaré de vuelta a la escuela.

—De acuerdo —respondió Melinda.

Le dolía decepcionar a su hija, pero se armó de valor. No era el momento de reforzar positivamente el comportamiento de Melinda.

ROSIE

Rosie se tumbó en el sofá cuando llegó a casa del colegio, pensando en Jackson.

Se preguntaba por qué no la había invitado al baile todavía.

Quería enviarle un mensaje —no sobre eso, obviamente, sólo para ver qué estaba haciendo—, pero sabía que su madre la regañaría por haber cogido su teléfono del bol azul.

¡Ugh!

Frank Sinatra empezó a sonar en la cocina. Rosie sabía que su madre intentaba fingir que todo era normal.

Por eso ella y Jacob estaban haciendo lasaña, la comida favorita de la familia. Bueno, más bien Jacob la estaba haciendo. Era el único buen cocinero en la casa de los Johnson.

—¡La cena está lista! —Karen cantó.

—¿Debo ir a buscar a Melinda? —preguntó Rosie al entrar en el comedor. Las paredes estaban empapeladas con terciopelo rojo y adornos dorados. Siempre le pareció demasiado llamativo.

—Melinda necesita dormir ahora mismo, cariño —respondió Karen, tomando asiento en un extremo de la mesa.

Mientras Libby, Jacob y su padre ocupaban sus lugares habituales, Karen seguía hablando.

—La nueva medicación de Melinda le dará sueño durante unos días —dijo, bajando la voz como si le estuviera contando algo triste a un niño—, ¡pero pronto estará como nueva!.

Rosie se quedó mirando a su madre. Se sentía mal por ella.

La enfermedad de Melinda estaba siendo dura para toda la familia, pero Karen era la que peor lo llevaba.

Rosie apoyó la barbilla en la mano.

—¡Rosie! ¡Codos fuera de la mesa! —gritó Karen.

—Oh, claro. Lo siento.

Libby puso los ojos en blanco.

Karen sirvió la lasaña. El aroma llegó a Rosie mientras el resto de su familia comía.

Esta solía ser la comida favorita de Rosie, pero ahora le daba una especie de náuseas. No podía soportar mirar ese trozo de carne, queso y pasta.

De hecho, Rosie intentó no pensar en ello. El fuerte olor la abrumaba, al igual que la visión de todos comiendo.

Se levantó de la mesa y se fue al baño.

—Disculpar —consiguió decir.

No quería hacer una escena. Ahora no.

Rosie entró rápidamente al baño y vomitó en el inodoro.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Luces xxxxxxxxx

La artista Freya Coleman está en apuros y a duras penas se las arregla para sobrevivir. La leyenda del rock, Liam Henderson, mientras tanto vive a máxima velocidad. Después de que una serie de acontecimientos imprevistos les lleve a mantener una relación falsa con fines publicitarios, Freya se ve envuelta en el mundo de Liam. Pero lo suyo ¿se trata solo de un espectáculo o hay una verdadera chispa entre la extraña pareja?

Calificación por edades: 17+

Autor original: Theresa Jane

Leer más »

La compañera del Rey Lobo

Así fue como se acabó el mundo.

El rey de los lobos, el monstruo mítico, el hombre majestuoso al que había llegado a amar y desear con cada uno de mis suspiros, yacía allí… desangrándose junto a su trono. Agonizando.

Alzándose sobre él había un engendro sonriente… el Señor de los Demonios. Me señaló con un dedo largo, oscuro y enjuto.

Leer más »

Desvanecido

Han pasado dos años desde que Lily perdió a su novio en un tiroteo. Cuando una prestigiosa universidad le hace una oferta de trabajo, tiene la oportunidad de acabar con sus demonios y empezar de nuevo, al menos hasta que conoce al irresistible presidente de la escuela. ¿Podrá Lily confiar su amor a un nuevo hombre, o sus oscuros secretos sólo le llevarán a un nuevo desengaño?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Haley Ladawn

Leer más »

Más allá de ti

Desde muy joven, Maya Hamilton era una fiestera salvaje a la que le gustaba hacer lo que le daba la gana. Jace Parker era un chico de una fraternidad universitaria irresponsable, al que le gustaban las fiestas; eran perfectos el uno para el otro, hasta que, de repente, la dejó por mensaje de texto. Ahora, dos años después, se reencuentran como estudiante y profesora, y Maya le oculta a Jace un secreto que le cambiará la vida.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Delta Winters

Leer más »

Tras el Omega

La vida de Alice es bastante aburrida: va al instituto, ve Gossip Girl con su mejor amiga Sam y tiene un trabajo a tiempo parcial en una cafetería. Nunca le ocurre nada emocionante, hasta la fatídica noche en que la muerde un lobo mientras saca la basura en el trabajo. Extrañamente, cuando se despierta a la mañana siguiente, la mordedura ya está curada y se siente mejor que nunca. El problema es que no es la única que ha notado su mejoría… El chico malo Ryder y su equipo están de repente muy interesados en ella, pero ¿por qué?

Calificación por edades: 16+

Autora original: Jessica Edwards

Leer más »

Hada Madrina S.A.

Todo el mundo sueña con tener un hada madrina en algún momento de su vida, ¿no? Pues Viola descubre que tiene una y con tan solo firmar el documento, ¡todos sus sueños románticos se harán realidad! ¿Qué puede salir mal? Pues por ejemplo, que ahora tiene que participar en una competición peligrosa contra otras mujeres para hacerse con el corazón de un apuesto príncipe. ¡La pelea está servida!

Calificación por edades: 18+

Autora original: F.R. Black

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Scarlett

Scarlett Evans no es una vampiresa normal. Nick Dahlman no es un cazador de vampiros cualquiera. Cuando Scarlett es perseguida por el poderoso líder de un aquelarre y el imprudente hermano pequeño de Nick desaparece, ambos —enemigos naturales— se verán obligados a confiar el uno en el otro para poder restablecer el equilibrio en sus mundos. Su búsqueda los llevará por cafeterías inquietantemente inocentes hasta castillos remotos con historias oscuras, pero ninguno de esos lugares estará libre de peligro y mantenerse con vida no será tarea fácil…

Calificación por edades: 18+

Autora original: L. E. Bridgstock

Leer más »

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

El Alfa Milenario

Eve tiene poderes más fuertes que la mayoría, pero cuando se le asigna una misión con un premio que no puede rechazar, empieza a preguntarse si es lo suficientemente fuerte para completarla. Con vampiros, hombres lobo renegados y deidades malvadas tras ella, la determinación de Eve se pone en duda, y todo eso antes de encontrar a su pareja…

Del universo de Lobos Milenarios.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Sapir Englard

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.