logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Scarlett Evans no es una vampiresa normal. Nick Dahlman no es un cazador de vampiros cualquiera. Cuando Scarlett es perseguida por el poderoso líder de un aquelarre y el imprudente hermano pequeño de Nick desaparece, ambos —enemigos naturales— se verán obligados a confiar el uno en el otro para poder restablecer el equilibrio en sus mundos. Su búsqueda los llevará por cafeterías inquietantemente inocentes hasta castillos remotos con historias oscuras, pero ninguno de esos lugares estará libre de peligro y mantenerse con vida no será tarea fácil…

Calificación por edades: 18+

Autora original: L. E. Bridgstock

 

Scarlett de L. E. Bridgstock ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Scarlett Evans no es una vampiresa normal. Nick Dahlman no es un cazador de vampiros cualquiera. Cuando Scarlett es perseguida por el poderoso líder de un aquelarre y el imprudente hermano pequeño de Nick desaparece, ambos —enemigos naturales— se verán obligados a confiar el uno en el otro para poder restablecer el equilibrio en sus mundos. Su búsqueda los llevará por cafeterías inquietantemente inocentes hasta castillos remotos con historias oscuras, pero ninguno de esos lugares estará libre de peligro y mantenerse con vida no será tarea fácil …

Calificación por edades: 18+

Autora original: L. E. Bridgstock

SCARLETT

Empecé a temblar de emoción al ver el cartel de neón del Club du Sang.

Hacía semanas que no me arreglaba y mi cuerpo me lo pedía a gritos.

Y yo ya no podía ignorarlos.

Lo necesitaba.

Esta noche.

Me acerqué a la puerta principal, con mis altos tacones chocando fuertemente contra el cemento a cada paso que daba.

Este club era el único de su clase en la zona.

No quería arriesgarme a que me rechazaran, así que me vestí de acuerdo con su ridículo y completamente denigrante código de vestimenta.

El gorila me miró de arriba abajo, juzgando cada centímetro de mi figura.

Llevaba unos pantalones de cuero ajustados, un top peligrosamente escotado y un lápiz de labios rojo que hacía juego con mi pelo largo y despeinado.

Mientras él me miraba fijamente, yo le devolvía la mirada, tratando de contener mi desesperación.

Tenía una constitución impresionante, pero sin duda podría patearle el culo si intentara negarme la entrada.

Afortunadamente para él, no se llegó a eso.

Tras un largo y angustioso momento, se apartó del marco de la puerta y me condujo a la sala oscura, que sólo estaba iluminada por luces estroboscópicas.

Inmediatamente, el olor a sudor y alcohol llenó mis fosas nasales.

El sonido de los latidos del corazón y el estruendo de la música electrónica eran prácticamente indistinguibles.

Me acerqué como pude a la barra.

El alcohol no me afectaría, lo sabía, pero quería mezclarme lo mejor posible.

Con una copa en la mano, me escabullí de nuevo entre la multitud.

Mis caderas se movían al ritmo del techno mientras me contoneaba por la pista de baile, buscando un objetivo adecuado.

Y por suerte, no tardé en encontrar el objetivo perfecto.

Rubio.

De unos veinte años.

Absolutamente delicioso.

Con un guiño de ojo bien practicado, llamé su atención.

Anzuelo, hilo y plomo.

El mar de humo y los cuerpos que se arremolinaban se separaron cuando se dirigió hacia mí, y me estremecí.

Wow.

Huele tan bien como parece.

Finalmente, ahí estaba, de pie frente a mí.

—Hola —dije.

—Hola —respondió—. Pareces… hambrienta.

Asentí lentamente. —Estoy muerta de hambre. —Sus ojos se iluminaron. Estaba tan ansioso como yo.

—Bien —dijo—. Soy…

—No perdamos el tiempo con nombres —respondí—. Esto es puramente transaccional.

Parecía un chico dulce, apenas mayor de edad. Cuanto más supiera de él, más difícil sería esto.

Apenas podía distinguir su rostro entre las luces parpadeantes y eso era exactamente lo que quería.

Me dedicó una sonrisa picarona. —Bien. Salgamos de aquí —dijo, cogiendo mi mano.

Pero en lugar de tirar de mí hacia la puerta principal, me condujo hacia el interior del club, apartando una cortina de terciopelo y haciéndome señas para que me uniera a él dentro de una pequeña sala poco iluminada.

Nos pusimos cara a cara.

Prácticamente estaba salivando.

—Entonces —dijo—, ¿qué te apetece hacer?

—¿Qué me ofreces?

Se desabrochó la manga de la camisa y se la subió, dejando al descubierto la carne dorada y flexible de su muñeca.

Perfecto.

Me incliné, pero él retiró el brazo.

—Espera —dijo.

No puedo esperar más.

Dime primero tu nombre.

Que remedio…

Soy Scarlett —dije, mostrando mis afilados colmillos—. ¿Puedo?

—Por favor, hazlo.

Sin perder un segundo más, hundí mis dientes en su muñeca, succionando el cálido y delicioso néctar.

Sangre.

La única sustancia del mundo que calmaba mi sed y saciaba mi hambre.

Lo único que necesitaba para seguir viva… o, al menos, para seguir siendo una no-muerta.

Cuando me llené, saboreé su sabor, me separé de él y me limpié la boca.

—Cúrame, Scarlett —dijo, con la respiración contenida.

Era el momento de completar la transacción; de darle algo a cambio de lo que me había dado.

Me incliné de nuevo y lamí con delicadeza la herida que le había hecho.

Sus ojos se pusieron en blanco mientras sucumbía al éxtasis puro y narcótico de mi saliva curativa.

Las marcas de los pinchazos comenzaron a desaparecer, hasta que la única prueba fue una huella de mi lápiz de labios rojo brillante en su piel sin marcas.

—¿Cuándo podré volver a verte? —preguntó al recuperar la conciencia.

—No te encariñes —respondí, dándole una suave palmadita en el hombro—. Los vampiros no somos muy buena compañía.

Y entonces giré sobre mis talones y salí del club antes de que ninguno de los otros chupasangres se diera cuenta de que estaba allí.

***

Volví a casa, a mi piso en la planta baja de una casa victoriana reconvertida, completamente saciada por una exitosa noche en el club.

—¡Lillian! —llamé al entrar en la espartana sala de estar, pero mi compañera de piso no estaba por ningún lado.

—¡LIL! —dije, más fuerte—. ¿Dónde están…?

No tuve que terminar mi pregunta porque ella se materializó de repente frente a mí.

—¡Vaya! —exclamó ella—. ¡Mírate, toda engalanada con esos tubos de gas de cuero!

—Te lo dije. Ya nadie los llama tubos de gas.

Lillian había muerto en 1805, así que no podía esperar que su fantasma estuviera al día en la jerga de la moda actual.

—Bueno, tienes mucho mejor aspecto —dijo—. No deberías dejar pasar tanto tiempo entre las tomas.

—Odio ir a ese lugar. Es un patio de recreo para Rowland y sus seguidores.

Rowland era el líder del aquelarre más poderoso de la zona.

No le hizo mucha gracia que yo hubiera rechazado su invitación a unirme a ellos hace un tiempo, lo que había provocado algunos roces incómodos en el club.

Pero no podía soportar renunciar a mi libertad por la ilusión de seguridad y comunidad.

—Sé que los odias a todos —dijo Lillian—, pero es la mejor opción que tienes por aquí para saciar tu hambre.

—¿Qué has estado haciendo? —pregunté, cambiando de tema.

Su única respuesta fue una rápida y malvada sonrisa.

Sabía exactamente lo que eso significaba…

¿Fuiste a su piso otra vez? —pregunté incrédula.

Lillian había adquirido la costumbre de “perseguir” a nuestro vecino de arriba, Amir.

Se sentaba con él en la mesa de la cocina mientras cenaba solo, leía por encima de su hombro mientras él hojeaba libros de medicina y veía el informativo de la noche con él.

Hacía de todo menos meterse en la ducha con él… Espero.

—Lillian —dije con firmeza—. Deja de perder tu tiempo con un tipo al que no puedes tener.

—¡No entiendes nuestro vínculo! Tenemos tanto en común…

—Y una gran cosa NOen común… Él está vivo y tú estás muerta.

—No me avergüences de la muerte.

Ahogué una risa, tratando de contener mi diversión ante el uso que Lillian hacía de la jerga moderna.

—Simplemente no quiero que te hagan daño —dije, suavizando mi tono—. Hay muchos seres inmortales agradables en el mundo.

—Mira quién habla…

Justo entonces, vi que la luz de la mañana empezaba a colarse por la ventana del salón.

El sol siempre me hacía caer en un profundo estado de agotamiento.

Desesperada por cualquier excusa para evitar otra conversación sobre mi vida sin amor, bostecé y me dirigí hacia la escalera que llevaba a mi dormitorio en el sótano.

—Buenas noches, Lillian.

—Bien, entonces. Sé una solterona inmortal toda tu vida —la oí decir.

—Lo seré —respondí. Me metí bajo las sábanas y cerré los ojos.

Sin contar a Lillian, había estado prácticamente sola durante los últimos 1.200 años y, sinceramente, lo prefería así.

Era más fácil que intentar justificar por qué tenía tantos poderes inexplicables… cuando ni siquiera yo misma sabía la razón.

***

El sol aún se ponía en el horizonte cuando salí de mi piso a las 6 de la tarde del día siguiente.

Fruncí el ceño y me subí bien las gafas oscuras a la nariz.

A diferencia de otros vampiros que había conocido, no ardía en llamas a la luz del día.

No sabía por qué era diferente, pero llevaba tanto tiempo viva que había dejado de intentar averiguarlo.

Pero aún así podía tener un dolor de cabeza tremendo y una quemadura de sol impresionante.

Así que me puse un abrigo largo sobre el uniforme para el corto trayecto entre mi casa y la cafetería donde trabajaba en el turno de noche.

El turno de noche era perfecto para mi horario nocturno.

El Coffee Stop —sí, ese era su original nombre— era un pintoresco establecimiento de la ciudad que aparentemente servía la mejor taza de café del mundo.

No tomaba bebidas humanas, pero aún así me costaba creer que fuera cierto.

La propietaria, Bernadette, me había contratado después de que me mudara a la ciudad hace tres años con una nueva identidad.

Scarlett Evans.

Un joven de veintidós años de Northamptonshire.

Como todos los días, me recibió con una sonrisa alegre, balanceando su moño rubio mientras cargaba vasos en el lavavajillas.

Le devolví la sonrisa mientras colgaba el abrigo y me ataba el delantal gris.

Aunque había experimentado todo tipo de vida imaginable en el último milenio, realmente disfrutaba de este trabajo.

Era tan maravillosamente… normal.

Bernadette se fue después de que yo ocupara mi puesto detrás del mostrador. Yo seguí con mi trabajo como siempre.

Hacia las 10 de la noche, la clientela de la cafetería había disminuido considerablemente y sólo quedaba algún estudiante que utilizaba el Wi-Fi gratuito del local.

Pero mientras limpiaba las mesas, una ráfaga de aire frío me hizo mirar hacia la puerta.

El joven que entró se apartó el pelo oscuro de la cara mientras miraba la cafetería.

Se acercó a mí y me maravilló con su altura. Era extremadamente alto, incluso para los estándares actuales.

—¿Puedo sentarme? —preguntó.

—Sí, por supuesto, donde quieras.

—Gracias —dijo, deslizándose en la mesa más cercana a la puerta.

—¿Puedo ofrecerte algo? —le pregunté.

—Café.

—¿Algo de comida?

—No, gracias —sus ojos se dirigieron a la etiqueta con mi nombre— Scarlett.

Vi cómo se le formaba una pequeña sonrisa en los labios al ver el color de mi pelo, que se escapaba lentamente de mi coleta.

—Padres creativos, ¿verdad? —bromeé, a pesar de que yo misma había elegido el nombre.

En realidad, había nacido con el pelo rubio brillante, como muchos en Escandinavia, mi hogar ancestral.

Se me había vuelto rojo, mechón a mechón, después de convertirme en vampiro.

—¿Y tú eres…?

—Nick —dijo—. Padres creativos, ¿verdad?

Me reí mientras le servía café de una jarra humeante.

Pero él no lo hizo.

Dio un sorbo al café antes de fijar la mirada en la puerta por la que acababa de entrar, como si alguien peligroso estuviera a punto de irrumpir.

Si ese era el caso, ¿por qué no podía quitarme la sensación de que él era el peligroso?

***

Para cuando terminé de limpiar todas las mesas y fregar el suelo, Nick era el único cliente que quedaba, y había renunciado a su competición de miradas con la puerta.

Ahora en cambio, tenía la nariz enterrada en un gran libro de tapa dura.

Estaba tan concentrado que ni siquiera se dio cuenta cuando me acerqué a su mesa para rellenar su taza por tercera vez.

—Por cierto, cerramos en diez minutos —dije.

Al oír mi voz, cerró el libro de golpe.

Fue entonces cuando vi el título… e inmediatamente me quedé helada.

Lamia et de Superno.

Mi latín estaba un poco oxidado, pero sabía lo que significaba esafrase:

Vampiros y lo sobrenatural.

La última vez que había visto a alguien con ese libro en la mano, había intentado clavarme una estaca en el corazón momentos después.

Era esencialmente un manifiesto contra mi clase.

Mi respiración se aceleró.

Intenté mantener la calma, pero en mi cerebro sonaba una sirena atronadora que me decía que me preparara para una pelea…

Diciéndome que podría estar a centímetros de un auténtico cazador de vampiros.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

SCARLETT

Vampiros y lo sobrenatural.

No puede ser sólo una coincidencia… ¿no?

¿Estás leyendo algo interesante? —pregunté con toda la calma que pude.

—Sólo algo para la universidad —dijo, deslizando el libro en su mochila—. Y después de tanto café creo que estaré despierto toda la noche.

Se colgó la mochila del hombro y se levantó de su asiento, sosteniendo mi mirada con sus profundos ojos marrones.

Penetrantes.

Enfadados

Su altura ya no era algo de lo que maravillarse. Era algo a lo que temer.

Si intentara lanzarme un puñetazo, tendría que tener en cuenta su envergadura.

—Gracias —dijo, extendiendo un billete de cinco libras arrugado.

Retiré mi mano.

La piel helada es un signo revelador de un vampiro.

—Déjalo en la mesa —le indiqué, negándome a romper el contacto visual.

—Como quieras. —Lo colocó junto a la taza vacía.

Entonces dio un paso hacia mí.

Apreté los puños, dispuesta a frustrar cualquier posible ataque.

Pero para mi sorpresa, sus pies siguieron moviéndose hasta que me quedé mirando su espalda.

Gracias a Dios.

El alivio me invadió.

Atravesó la puerta de cristal de la cafetería. Exhalé bruscamente cuando subió en una moto y desapareció de mi vista.

Hubo un tiempo, cuando era más joven, en el que lo habría matado en el acto por el mero hecho de poseer un libro sobre mi especie.

Entonces el mundo era más pequeño y la gente era mucho más supersticiosa.

Lo sobrenatural solía ser temido, no romantizado y glamourizado como en los libros y películas de hoy en día.

Así que, Nick tuvo suerte.

Salvó su vida esta vez.

Pero como venga por aquí de nuevo… no se lo que haré.

NICK

Voy a matarlo.

Como debería haber hecho ayer.

Los vampiros son criaturas sin alma que merecen morir, y yo estoy altamente entrenado para hacerlo.

No me voy a dejarme engañar por ese chupasangre otra vez.

Me alejé a toda velocidad de la cafetería en mi moto, ignorando todos los semáforos que intentaban reducir mi velocidad.

En diez minutos, me detuve frente a la casa que había visitado la noche anterior.

Me dirigí a la puerta principal.

No iba a darle el honor de llamar de nuevo.

De ninguna manera.

Saqué la estaca de madera de mi bolsillo y rompí la ventana.

Introduje la mano por la grieta, cortándome la piel con el cristal agrietado.

La adrenalina mezclada con la cafeína consiguió distraerme del dolor… al menos por el momento.

Me acerqué a la cerradura de la puerta con la mano y giré el pomo. Volví a meter la estaca en mis vaqueros mientras la puerta se abría.

Y allí estaba él, esperándome al otro lado, su piel pálida prácticamente iluminando la oscura habitación.

En sus enjutas manos había una pistola.

Así que… me estaba esperando.

Oscar —gruñí.

—Hola, Nick —dijo—. Qué bien que me hagas otra visita.

Intenté mantener los ojos en su cara en lugar de mirar el cañón.

—¿Dónde está Darren?

—¿Cuántas veces tengo que decírtelo? No sé dónde está, Nick.

—Bueno, todos a los que he sacado del callejón trasero de ese asqueroso club dicen que te vieron con él. Así que dime dónde está mi hermano, ¡chupasangre!

—¿Chupasangre?… ¿Eso es lo mejor que tienes? —Oscar gruñó.

Y entonces lo vi.

Su dedo apretando el gatillo.

Antes de que tuviera la oportunidad de tirar de él, me aparté.

Intentó seguirme con el cañón y disparó, pero lo esquivé. Volví a ponerme en pie de un salto y me abalancé hacia él.

Giró su brazo y el arma chocó con mi mandíbula.

Pero me recuperé rápidamente, agarrando su muñeca y retorciéndola entre mis manos, tratando de arrancar el arma de sus garras.

Con su otra mano, me arañó la cara, sacando los colmillos para intentar distraerme.

Clavando mi codo en su estómago, conseguí debilitarlo lo suficiente como para coger el arma.

Tenía a Oscar asfixiado.

—Esta es tu última oportunidad —dije, habiendo recuperado la ventaja.

—Ya te he dicho todo lo que sé. —Tomó aire—. Ves al Coffee Stop.

—Fui allí —dije—. Me senté allí durante horas y horas y ninguno de tus hombres vino a recibirme.

—No es a mis hombres —tosió— a los que deberías buscar.

Retrocedí el martillo de la pistola.

—¿Entonces a quién? —escupí, pero seguía sin responder, así que apreté el gatillo, enviando una bala a su hombro.

Sabía que no lo mataría. Ninguna bala lo haría. Pero le dolería mucho.

Efectivamente, gritó de dolor.

—¿A QUIÉN? —grité, ahogando sus gritos.

Aflojé mi agarre en su cuello para que pudiera hablar.

—La pelirroja —dijo finalmente—. No sé su nuevo nombre. Pero es ella a quien buscas.

—¿Quieres decir… la camarera? —pregunté, presionando el cañón de la pistola más profundamente en su cráneo.

Asintió con la cabeza.

—¿Por qué? ¿Por qué iba a saber algo de Darren?

—Porque es de los nuestros, aunque le gusta fingir que no lo es —dijo—.Ella es un vampiro.

Lo miré fijamente mientras sus palabras retumbaban en mi mente.

¿Qué?

¿Podría ser esto cierto?

Había algo en ella que parecía… diferente. Memorable.

Tenía que vigilar de cerca a la camarera.

Pero lo primero y más importante era ocuparme de Oscar.

Sin pensarlo dos veces, dejé caer su cuerpo al suelo, me puse encima de él, lo inmovilicé con mis botas de punta de acero y le clavé mi estaca en el corazón.

Y no sentí ni un ápice de culpa al hacerlo.

SCARLETT

Era viernes por la noche. Las mesas seguían llenas de gente embriagada que gritaba, reía y devoraba tortitas hasta altas horas de la noche.

Pero ni siquiera tuve que levantar la vista de mi bloc de notas para darme cuenta de que se habíacolado.

La ráfaga de aire hizo que el aroma de Nick se dirigiera hacia mí…

Había vuelto.

¿Por qué demonios había vuelto?

Me quedé paralizada un instante antes de seguir anotando el pedido de un grupo de clientes.

Agaché la cabeza y volví a caminar hacia el mostrador, pero él se interpuso en mi camino, deteniéndome.

Lo miré a la cara.

¿Qué…?

Parecía que le hubieran dado una paliza.

Un largo corte le recorría el costado de la mejilla, ocultando un moratón en la mandíbula.

—¿Qué… qué ha…?

No podía hablar.

En parte porque estaba en shock, y en parte porque su corte intensificó el olor de su sangre.

Y aunque todavía estaba llena de mi última comida, su olor era irresistible. Más que el de la mayoría de los mortales. No ayudaba que su cara y su cuerpo fueran también increíblemente… apetecibles.

Tuve que impedir que me lamiera los labios.

—¿Estás bien? —Finalmente conseguí reunir.

—Sí, estoy bien —dijo—. No hay nada de qué preocuparse.

—¿Qué ha pasado?— pregunté, con la curiosidad a flor de piel.

Puso una expresión avergonzada. —Me topé con quien no debía. Pero deberías ver al otro.

—Por supuesto —dije sarcásticamente—. ¿Cuándo morirá esa expresión?

—Ojalá con todos los estúpidos que buscan pelea —dijo con una sonrisa. Me di cuenta de que era la primera que me dedicaba.

—¿Qué puedo ofrecerte? —pregunté, retomando mi familiar papel de camarera para dejar de pensar en su sonrisa.

Y en su sangre.

Parpadeó, sorprendido por mi brusco cambio de tema.

—Café para llevar, supongo.

Agradecida por cualquier excusa para alejarme de su aroma, me agaché detrás del mostrador y serví un poco de café en un vaso de poliestireno.

Lo puse delante de él, pero no lo cogió.

En cambio, se aclaró la garganta. —Scarlett.

—¿Sí? —Me pellizque para asegurarme que estaba despierta.

—También he venido aquí por otra razón —comenzó lentamente—. Quizá no sea el mejor momento, con todo esto.

Señaló su cara golpeada y luego el restaurante lleno de gente.

—Pero en realidad me preguntaba si te gustaría cenar conmigo alguna vez.

—Oh —dije, realmente sorprendida.

¿Me estaba invitando a… una cita?

No lo vi venir.

Mi mente se precipitó en busca de respuestas, sin saber cómo responder.

Tal vez realmente eraun estudiante de la universidad que estaba enamorado de mí. ¿Tan malo sería pasar una noche con él y conocerlo mejor?

Claro que estaría mal.

Y además, había vivido lo suficiente como para saber que la verdad suele estar en la oscuridad. Así que probablemente me estaba tendiendo una trampa, engañándome para lograr algún objetivo oculto.

Si era así, ¿por qué?

¿Para quién trabaja?

¿Quién me quiere muerta?

Necesitaba averiguarlo.

—Lo siento —dijo, interrumpiendo mis pensamientos en bucle—, no quise incomodarte. Mejor me voy.

Se dio la vuelta para irse, pero lo llamé.

—Nick, espera —solté—. Me encantaría quedar contigo para cenar.

—Ooooooo —chilló uno de mis clientes borrachos—. ¡Nuestra camarera tiene una cita!

Sacudí la cabeza.

—Ahora sal de aquí —le dije a Nick—. Estás montando una escena.

Sin decir nada más, se dirigió a la puerta. Y mientras lo veía irse, me pregunté si había tomado la decisión correcta.

Ya sabes lo que dicen…

Mantén a tus amigos cerca.

¿Y sal con tus enemigos?

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Estrella brillante

Para Andra, unirse a un dragón parece un sueño imposible. Pero cuando se cruza con un apuesto Jinete del Cielo, Andra experimenta todo un nuevo mundo de posibilidades. Con un poco de magia, puede que incluso se encuentre surcando los cielos…

Calificación por edades: 15+

Autora original: Erin Swan

Leer más »

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

Leer más »

Tras el Omega

La vida de Alice es bastante aburrida: va al instituto, ve Gossip Girl con su mejor amiga Sam y tiene un trabajo a tiempo parcial en una cafetería. Nunca le ocurre nada emocionante, hasta la fatídica noche en que la muerde un lobo mientras saca la basura en el trabajo. Extrañamente, cuando se despierta a la mañana siguiente, la mordedura ya está curada y se siente mejor que nunca. El problema es que no es la única que ha notado su mejoría… El chico malo Ryder y su equipo están de repente muy interesados en ella, pero ¿por qué?

Calificación por edades: 16+

Autora original: Jessica Edwards

Leer más »

Tranquilidad

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella.

Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

La auténtica Evie Chase

Evie Chase, de 17 años, lo tiene todo: fama, fortuna y la carrera de cantante que siempre soñó. Pero después de luchar contra la ansiedad y las presiones de la fama, Evie regresa a su pequeña ciudad natal, enfrentándose a antiguos matones, nuevos amigos y al chico que dejó atrás…

Calificación por edades: 16+

Autora original: Riss Concetta

Leer más »

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

La fuerza de la rosa

Tras la muerte de su padre, el rey, Deanna se encuentra en una peligrosa situación. Es una princesa bastarda, y su madrastra, la reina Rosaline, y su hermanastro, el príncipe Lamont, harán todo lo posible para conseguir expulsarla de la corte. Sola y sin nadie que la proteja, Deanna empieza a temer por su vida. Pero cuando empiezan a llegar los pretendientes para cortejar a la reina Rosaline, Deanna conoce a un apuesto forastero de una tierra lejana que puede ofrecerle la salvación que busca…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Audra Symphony

Leer más »

La compañera del Rey Lobo

Así fue como se acabó el mundo.

El rey de los lobos, el monstruo mítico, el hombre majestuoso al que había llegado a amar y desear con cada uno de mis suspiros, yacía allí… desangrándose junto a su trono. Agonizando.

Alzándose sobre él había un engendro sonriente… el Señor de los Demonios. Me señaló con un dedo largo, oscuro y enjuto.

Leer más »

El Alfa Milenario

Eve tiene poderes más fuertes que la mayoría, pero cuando se le asigna una misión con un premio que no puede rechazar, empieza a preguntarse si es lo suficientemente fuerte para completarla. Con vampiros, hombres lobo renegados y deidades malvadas tras ella, la determinación de Eve se pone en duda, y todo eso antes de encontrar a su pareja…

Del universo de Lobos Milenarios.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Sapir Englard

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.