logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

 

De nuevo el amor de E. Adamson ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

JOSIAH

Jab. Jab.

Jab. Cruz. Gancho. Jab.

A Josiah le escocían los ojos por el sudor que le caía por la frente mientras golpeaba la bolsa de 45 kilos que colgaba en un rincón de su despacho.

Tal vez no era tan fuerte como solía ser. Tal vez su forma no era tan buena como en sus días como profesional.

Pero una corriente constante de rabia fluyó a través de él en todo momento, y la canalizó en cada agudo y poderoso golpe.

Este ejercicio era la liberación diaria que necesitaba desesperadamente.

No podía soltarse con más pobres tipos sin pretensiones que se cruzaran con él en el momento equivocado. No estaba bien.

Tenía que dar ejemplo a su tripulación: usar la fuerza sólo cuando fuera absolutamente necesario.

Jab. Gancho. Jab.

RING.

La violenta meditación de Josiah se vio interrumpida por el estruendo de su teléfono móvil.

Se limpió la frente con el dobladillo de la camiseta y miró la pantalla. Era una llamada de un número desconocido. Contestó.

—¿Qué pasa? —Josiah nunca fue de los que hacen bromas.

—¿Josiah Anderson?

—Sí…

—Hola. Soy el Sr. Lawson del bufete Lawson & Son en Bracketville.

¿¿Bracketville??

Josiah sintió que se le apretaba el pecho.

—Bueno… —continuó el Sr. Lawson—, siento decirle esto pero… el Sr. y la Sra. Tucker han fallecido.

Josiah dejó el teléfono de golpe sobre su escritorio. Su rostro era estoico, pero las grietas recién formadas en la pantalla del teléfono delataban su dolor.

—¿Hola? ¿Sr. Anderson? ¿Está usted bien? —continuó la voz del abogado, el Sr. Lawson.

A Josiah le tembló la mano al acercar el teléfono a su oído. —¿Qué quieres de mí? —dijo bruscamente.

—Bueno, Josiah, es muy importante que vengas a mi oficina lo antes posible. Necesito revisar sus testamentos contigo.

—¿Por qué? —Josiah no había visto a los Tucker en años. Tres años para ser exactos. De ninguna manera le dejarían nada.

—No puedo hablar de los detalles por teléfono, pero los Tucker siempre te tuvieron mucho cariño. Incluso después…

El Sr. Lawson se interrumpió. Josiah se tragó el nudo que se le estaba formando en la garganta.

—Por favor, venga a mi oficina mañana al mediodía. ¿Necesita la dirección?

—Sé dónde está.

Josiah colgó bruscamente el teléfono.

Dejó escapar un gruñido primario y corrió a toda velocidad hacia el saco de boxeo.

Luego retrocedió y continuó su asalto, hirviendo mientras su dolor y su ira corrían por sus puños.

Josiah había jurado no volver nunca a Bracketville. No después de lo que le había pasado a Misty.

Dulce Misty Tucker.

Su esposa. El amor de su vida. Asesinada a tiros en la flor de la vida.

Misty no tenía que morir. Esa bala estaba destinada a él. No tenía que recibirla. Y sin embargo, lo hizo.

Lo hizo porque lo amaba. Lo amaba más de lo que cualquier hombre en la Tierra probablemente merecía.

Más de lo que merecía, al menos.

Y por eso, por ese amor, él vivía y ella no.

Ella había muerto y él había vivido. Y ahora estaba solo.

—Woah —dijo una voz desde la puerta—. No me gustaría ser el tipo que te estás imaginando ahora mismo.

Josiah se giró para encontrar a Promise mirándole a través de la puerta.

Promise era la amiga más cercana de Josiah. Su «hermana de otro padre».

Siempre se daba cuenta de que a Josiah le pasaba algo, así que era inútil fingir.

—Los padres de Misty están muertos —soltó sin miramientos antes de desplomarse en la silla de su escritorio.

—¡Woah! Wow. ¿Cómo…? ¿Estás bien? —Entró en la habitación y se sentó frente a él.

—Un abogado ha llamado desde Bracketville. Aparentemente estoy nombrado en su testamento.

Los ojos de Promise se abrieron de par en par. —Guau. ¿Qué vas a hacer?

Josiah se limitó a negar con la cabeza, pasándose los dedos por el pelo.

—Serás miserable si te vas —dijo Promise.

—Sí…

—Pero si no lo haces, serás aún más miserable. Misty hubiera querido que aparecieras por ellos.

Josiah le lanzó una daga. —No hagas eso.

—Woah. No me mires como si fuera tu saco de boxeo. Sabes que tengo razón.

Por desgracia para Josiah, lo era. Pero aún así le molestó escucharlo.

Promise se acercó al escritorio y apoyó una mano en el antebrazo de Josiah. —Yo y Rico mantendremos el fuerte aquí.

Bracketville estaba a cinco horas en coche. Ir allí significaría dejar atrás su Club de Motos durante uno o dos días.

Josiah era el presidente de los Fury Riders, y el club lo significaba todo para él. Los miembros se habían convertido en su familia sustituta después de haber perdido a Misty.

Rico era su segundo al mando, pero Josiah no estaba seguro de estar preparado para manejar las operaciones del club sin él.

Promise debió percibir su malestar. —Joey —susurró Promise—, todo irá bien. Tienes una promesa de Promise. Esa es la mejor clase de promesa que existe.

Ella le guiñó un ojo y Josiah se ablandó. Ella siempre podía hacerle sentir mejor.

Josiah asintió, resuelto a lo que iba a hacer.

Él iría a Bracketville esa noche.

***

Josiah se despertó a las 8 de la mañana en una polvorienta habitación de motel de Bracketville.

Se preparó para el día y comprobó su aspecto en el espejo del baño lleno de manchas.

Perforaciones en las dos orejas. Algunas cicatrices de sus días de boxeo. Un anillo de plata de la calavera. Tatuajes completos en ambos brazos.

Y un tatuaje que no podía ser cubierto por una chaqueta o una camisa de manga larga. Las letras en negrita F.R.entintadas en su mano derecha, en honor a su MC.

Josiah no parecía alguien que fuera a una reunión importante con un abogado. Pero no le importaba.

Déjalos mirar.

Se había enfrentado a más de una mirada crítica cuando había visitado esta ciudad con Misty.

Especialmente del hermano de Misty, Andrew.

A Andrew siempre le había disgustado Josiah. Cuando Misty murió, esa aversión se convirtió en un profundo vitriolo.

¿Andrew Tucker sacaría su pequeña cabeza de comadreja? ¿Aún vive en Bracketville?

Josiah exhaló largo y tendido.

Sólo hay una forma de averiguarlo…

Pero no estaba seguro de poder controlar su temperamento si Andrew intentaba algo hoy.

Este era el pensamiento que le rondaba por la cabeza mientras arrancaba su motocicleta e iniciaba su recorrido por Bracketville, hacia las oficinas de Lawson & Son.

***

BROOKE

Brooke Mitchell se recostó en su silla y dejó escapar un largo y profundo bostezo de aburrimiento.

Podía ver literalmente cómo se evaporaba el agua del florero, así de aburrida estaba.

Era su tercer día de trabajo en Lawson & Son, y podría jurar que cada segundo que pasaba era un poco más largo que el anterior.

No es que le desagrade el Sr. Lawson. Era un buen hombre, aunque muy cansado.

Y no es que no le gustara la paga extra que recibía por las sustituciones; estaba más que contenta de tenerla.

Es que el negocio era lento y lento significaba aburrido.

No había venido nadie en los últimos tres días, y sólo se podía presentar un número limitado de papeles.

El negocio había estado tan aletargado que Brooke había encontrado tiempo para hacer sus deberes universitarios online.

O, para ser más exactos, había encontrado tiempo para empezar a hacer sus deberes en línea y luego aburrirse de eso también.

Brooke miró ansiosamente el reloj, que, de alguna manera, parecía estar en la misma posición que hace quince minutos. ¿Qué iba a hacer?

Cerró los ojos y se masajeó el cuello. Disfrutó de la sensación de sus dedos clavándose en sus tensos músculos.

Deseó que alguien más estuviera allí para masajearla y así poder relajarse con la presión de su tacto.

Un pensamiento entró en su mente. Un pensamiento travieso, que seguramente haría que la despidieran, pero que estaba segura de que era lo que necesitaba en ese momento.

Miró por encima del hombro para comprobar que no había nadie y luego se inclinó hacia delante y tecleó discretamente «historias de masajes eróticos» en Google.

En un instante, su navegador se vio inundado de innumerables encuentros sensuales entre los que elegir.

Sólo eso bastó para que Brooke sonriera y para que el asiento de sus pantalones se calentara.

Suspiró con satisfacción y se recostó en su silla; pulsó una titulada «Happy Endings».

¡PING!

Brooke miró su teléfono y vio que acababa de recibir una serie de mensajes de Ron, esa monstruosidad de hombre que insistía en llamarse su «ex».

Por eso fue doloroso, pero no le sorprendió, cuando abrió el teléfono y vio los siguientes mensajes.

Ron
¿Dónde estás, BB?
Ron
¿Por qué no has respondido a mis mensajes?
Ron
Será mejor que respondas a RN
Ron
¡Eres mi chica! ¡Tienes que responderme!
Brooke
¡Déjame en paz!
Brooke
No soy tu chica.
Ron
Si no eres mi chica, ¿por qué me haces cosas sucias?
Ron
¿Eh BB???
Ron
Echo de menos tu boca.
Brooke
Para, Ron.
Ron
Te necesito.

Brooke sintió que sus mejillas se sonrojaban, aunque no sabía si era por la rabia o la vergüenza.

No era sólo la absoluta arrogancia de estas declaraciones.

No era sólo la creencia misógina y con derecho de que ella era «suya» y, por lo tanto, tenía que responder a sus preguntas y hacerle saber dónde estaba en todo momento.

Fue el hecho de que la llamara BB.

El nombre que le había dado aquella horrible noche.

El nombre que trajo el olor de la cerveza barata, el sonido de la risa ensordecedora.

El nombre que la había empujado de simplemente pensar en dejar Bracketville, a necesitarlo absolutamente.

***

JOSIAH

Josiah comprobó la hora mientras se dirigía a la oficina. Llegaba temprano, pero prefería hacer esperar a la gente, especialmente a los abogados.

Decidió tomar un rápido desvío hacia un lugar que visitaba mucho en sus sueños.

El viejo roble favorito de Misty.

Cuando pasaron por delante de él la noche en que se conocieron, ella se levantó la visera del casco y escupió en sus raíces.

—Lo estoy regando —dijo ella, lo que hizo reír a Josiah con tanta fuerza que derrapó hasta detenerse, dio la vuelta en su bicicleta y la besó por primera vez.

Ahora, cuando dobló la esquina y vio el lugar, una afilada daga le atravesó el corazón.

No. No, no, no.

El césped se había convertido en un aparcamiento. El árbol había desaparecido.

Había querido pasar los dedos por las letras JA+MTque habían grabado en la madera en su aniversario. Ahora ya no podía.

Pero, ¿a quién le importa?Se encontró pensando. De todos modos, no le haría sentir mejor.

Salió corriendo de la escena hacia Lawson & Son, manteniendo el rumbo, tratando de evitar cualquier otro punto de referencia que le recordara a Misty.

Pero era difícil. Su historia de amor estaba tatuada por todo Bracketville.

Cuando volvió a la calle principal, Josiah levantó la vista y vio a cinco jóvenes de aspecto rudo parados en la esquina, bebiendo.

Todos le hicieron señas al pasar.

Bracketville…encantador como siempre.

Josiah tuvo la tentación de parar, de romper esos molestos dedos, de darles una lección de modales.

Pero no había tiempo ni utilidad. Después de todo, no estaban haciendo daño a nadie.

En cambio, apretó las asas de su Harley y aceleró el motor, volviendo a centrar su mirada en la carretera.

Lawson & Son. Estaba por aquí en alguna parte.

Misty siempre se burlaba del póster cursi de los dos Lawson de espaldas, con los brazos cruzados.

Necesitaba encontrarlo para poder coger lo que los Tucker le habían dejado y volver con los Fury Riders.

Volver con su familia.

Alejarse de la pena y el arrepentimiento que impregnaba este cascarón oxidado de ciudad.

BROOKE

Brooke seguía mirando, sin pestañear, los mensajes de Ron.

Incluso la visión de su nombre la paralizó. No quería responder, eso era seguro. Pero si no lo hacía, él la localizaría.

Brooke fue sacada de su ensoñación por un fuerte…

¡VROOM! ¡VROOM!

El rugido de una motocicleta atravesó el aparcamiento de Lawson & Son.

Frunciendo el ceño, miró a su alrededor en busca del origen del ruido y dejó escapar un pequeño grito.

Allí, justo en la puerta de la oficina, sentado encima de una gigantesca moto negra cromada, había un hombre al que nunca había visto.

¡Y qué glorioso espécimen de hombría era!

No llevaba casco; sólo llevaba gafas de aviador. Llevaba el pelo largo y oscuro recogido en una coleta. Y su piel era lisa y bronceada.

Brooke sintió que su ritmo cardíaco se disparaba, y se inclinó hacia delante, desapareciendo en un instante todo rastro de aburrimiento y miedo a Ron.

¡Se dirige hacia aquí!

A medida que el desconocido se acercaba a Lawson & Son, Brooke se hizo una idea mucho mejor de su estatura.

Era enorme —más de 1,80 metros— y estaba totalmente cubierto de músculos. Le recordaba a un luchador profesional que había visto en la televisión.

¿Cómo se llamaba?

Pero no tuvo tiempo de acordarse, porque la puerta se abrió y él entró.

***

JOSIAH

Josiah entró en el despacho, esperando ser recibido por un abogado estirado y desagradable. Pero se detuvo en seco cuando vio a la chica detrás del escritorio.

Era, por decirlo claramente, preciosa.

Tenía los ojos color avellana, el pelo largo y rubio y la tez color melocotón.

Josiah también se fijó en su blusa verde, que mostraba su considerable busto.

Repasó todos los posibles escenarios de cosas y personas que podría encontrar en Bracketville.

Encontrarse cara a cara con una intrigante belleza rubia ni siquiera estaba en la lista, y mucho menos en la parte superior.

Realmente era una maravilla.

Antes de que pudiera decir la palabra «hola», Josiah se encontró mirando los labios de ella, imaginando cómo sería besarla suavemente, acariciar su lustrosa piel.

Esta chica tenía que ser el ejemplo más exquisito de feminidad que había visto nunca.

Bueno, no la más exquisita. Ese título sigue siendo para Misty.

Misty.

Cuando este pensamiento entró en su mente, descubrió que una hierba de duda brotaba en su corazón.

No había estado con nadie en tres años. No desde la muerte de Misty.

¿Era una atracción genuina la que sentía en este momento? ¿O era sólo soledad?

Torció el rostro en una sonrisa cortés, pronunció un saludo incomprensible y luego apartó los ojos de la chica y los dirigió al monitor de su ordenador.

***

BROOKE

El desconocido estaba aquí, delante de ella. ¡Y estaba sonriendo!

Sintió que su ritmo cardíaco se disparaba. Sintió que sus mejillas se sonrojaban. Sintió que sus pensamientos se alejaban de ella.

Sal de ahí, se dijo a sí misma. ¡Sé profesional y di algo!

Pero incluso mientras lo hacía, le costaba apartar los ojos de sus descomunales músculos pectorales. Entonces, de repente, se dio cuenta de algo.

El desconocido no la miraba a ella. Estaba mirando su pantalla, hojeando la historia sexy que estaba abierta en la ventana de su navegador.

Por eso sonreía.

Brooke sintió que su corazón se aceleraba.

¡Mierda!

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

BROOKE

—Trabajando duro, ¿eh? —preguntó el desconocido mientras Brooke navegaba rápidamente hacia la xroja y hacía clic para salir de la pantalla.

Ella lo miró con una sonrisa culpable.

—Oh-si- Es-uh-investigación para una clase. Estudios de Género. Estoy en la universidad, pero sólo estoy sustituyendo a mi madre. Este no es mi trabajo normal. También trabajo a tiempo parcial en una ferretería…

Cállate, Brooke. No necesita la historia de tu vida.

Así que, si toma asiento, el Sr. Lawson estará enseguida con usted, Sr…

—Anderson. Josiah Anderson. ¿Y tú eres?

—Mitchell. Brooke Mitchell.

Se rió suavemente antes de dirigirse a la esquina de la habitación y plantarse en el chirriante sofá de cuero.

Debe pensar que soy idiota.

¡Soy idiota!

Brooke clavó los ojos en la pantalla de su ordenador y fingió estar ocupada con el trabajo.

Pero descubrió que aún podía olerlo, incluso desde esta distancia.

Su aroma era una mezcla embriagadora de pino y cuero.

Ansiaba estar a su lado, hundir la nariz en su pecho, oler profundamente ese almizcle natural y varonil.

A mitad de camino de escribir un correo electrónico completamente falso a nadie en particular, Brooke oyó que la puerta principal se abría de nuevo.

Sus ojos se alzaron para encontrar a un joven con la cara roja y un traje barato y desaliñado.

Lucas Lawson Jr.

Ugh.

Ignorando al invitado de la esquina, Lucas se dirigió a Brooke.

—Hey sexy lady. —Fue su saludo esta mañana… y cadamañana que sustituyó a su madre en la recepción.

—Buenos días, Lucas —respondió ella.

Odiaba dignificarle con una respuesta, pero era uno de sus jefes. No le quedaba más remedio que ser civilizada.

—¿Vas a aceptarme esa cita pronto? —Lucas preguntó—. Puedo conseguirnos una reserva en Il Tiato. Así es. El dueño es un amigo cercano.

—No, gracias —respondió ella con los dientes apretados, por lo que le pareció la millonésima vez.

—Vamos. Nos divertiremos. No te pones una camisa como esa en la oficina a menos que busques llamar mi atención.

—Lucas, por favor…

La respiración de Brooke empezó a contraerse. No podía tener un respiro con los hombres de esta ciudad.

Siempre se aprovechaban de su amabilidad, siempre hacían falsas suposiciones sobre ella.

—Por favor, déjame volver al trabajo —suplicó, volviéndose de nuevo hacia su ordenador.

—No me evites. Cuando veo algo que quiero, yo…

Siempre encuentro una manera de conseguirlo.

Ella ya había escuchado este discurso antes, pero algo le impidió terminar su diatriba esta vez.

Cuando Brooke levantó la vista hacia él, vio una mano grande y fuerte apoyada en el hombro de Lucas Lawson.

***

JOSIAH

No podía soportar un minuto más viendo a esta comadreja coquetear con Brooke.

¿Flirtear? Más bien acosarla desde el otro lado del escritorio.

Josiah sintió un repentino impulso animal de protegerla. Su mecha perpetuamente corta estaba a punto de estallar.

Antes de que pudiera detenerse, volvió a ponerse en pie, sujetando el hombro del asqueroso en su mano.

—Sabes —dijo, su voz lenta y firme—. Me enseñaron a respetar a una mujer cuando dice «no».

—¿Es así? —preguntó Lucas. Ni siquiera se molestó en mirar a Josiah, y su tono transmitía un absoluto desinterés.

—Oh, sí —dijo Josiah.

—Bueno —se rió Lucas, volviéndose por fin—, me enseñaron a ocuparme de mis propios asuntos…

Se interrumpió en cuanto vio al gigante que estaba detrás de él. En un instante, todo el color desapareció de su rostro, y su labio, antes curvado con una mueca, comenzó a temblar.

—YO…

Josiah quería empujarle al suelo. Para liberar un poco de la ira que siempre estaba hirviendo bajo la superficie desde que Misty había muerto.

¡No! Respira. Mantén la calma.

En lugar de lamentarse con Lucas, se limitó a apretar un poco más el agarre y disfrutó viendo cómo el miedo se acumulaba en los ojos de Lucas.

—¿Por qué no te pones a trabajar y dejas de molestarla? ¿Sí?

—No me digas lo que tengo que hacer. Este es midespacho —resopló Lucas bajo el peso del brazo de Josiah.

En ese momento, una puerta detrás del escritorio de Brooke se abrió de golpe y apareció el anciano señor Lawson. Se quedó boquiabierto ante la escena que tenía delante.

—En realidad —corrigió el hombre corpulento y gastado por el mundo—, este es midespacho. ¿Qué está pasando aquí?

—Papá, llama a la policía. Este delincuente me está agrediendo.

—Sr. Lawson, le presento a Josiah Anderson —intervino Brooke.

Wow.

Josiah quería que ella volviera a decir su nombre. El sonido que salía de su boca desataba toda la tensión de su cuerpo.

Se apartó de Lucas y extendió una mano hacia el Sr. Lawson, que la estrechó.

—Un placer conocerte, Josiah. Gracias por hacer el viaje.

—¿Papá? —Lucas gimió—. ¿Qué estás haciendo?

—Hijo. Ya es mediodía. Llevas tres horas de retraso. Deja de molestar al Sr. Anderson y haz tu trabajo.

Lucas se escabulló y el Sr. Lawson se aclaró la garganta.

—Siento todo eso. Busca el archivo Anderson/Tucker para mí, Brooke. Sr. Anderson, venga conmigo, por favor.

Mientras Josiah seguía al Sr. Lawson a su despacho, sonrió a Brooke por última vez, deseando dirigirse a una habitación privada con ella.

No está mal que me sienta así, ¿verdad?Pensó Josiah mientras seguía a Lawson al despacho. Después de todo, han pasado tres años. Puedo sentirme atraído por otras mujeres.

Asintió para sí mismo.

Especialmente por mujeres hermosas como esa.

Se imaginó a esta mujer dejándose empujar hacia abajo en su escritorio, presionando sus labios contra los de ella, y rasgando su blusa para revelar su pecho desnudo para él.

Sintió que sus pantalones se apretaban más mientras fantaseaba con dejar un rastro de besos por su cuello, cada uno de los cuales provocaba un suave maullido de placer.

¡No! ¡Para! No puedo sentirme así. No después de Misty.

Pero había algo en esta chica, Brooke, alguna chispa que le hacía sentir diferente.

En los tres años transcurridos desde la muerte de Misty, ninguna mujer había obtenido una reacción tan fuerte de él como esta chica Brooke.

Es decir, ninguna mujer le había excitado tanto como para imaginársela montando en él mientras conducía su Harley.

En realidad, ninguna mujer había conseguido una reacción real de él.

No podía describir lo que era esa cosa, pero lo sabía.

Lo había visto en Misty la primera vez que se conocieron.

Y no lo había visto desde su muerte.

Si era sincero consigo mismo, era algo que nunca pensó que volvería a ver.

—Toma asiento —dijo el señor Lawson, sacando a Josiah de su trance.

Las cuatro patas de madera crujieron bajo el peso de Josiah.

Sin embargo, no prestó atención a las protestas de la silla. Estaba demasiado ocupado contemplando su atracción por Brooke.

En cuanto él y Lawson se sentaron, Brooke entró con un expediente en la mano y lo dejó sobre el escritorio.

Cuando ella se inclinó, Josiah no pudo evitar mirar la suave curva de su trasero.

Al sentir su mirada, Brooke volvió a mirar a Josiah y le dedicó una rápida sonrisa antes de salir de la habitación y cerrar la puerta tras ella.

—Siento mi arrebato —comenzó Lawson—, pero han sido dos semanas difíciles aquí. Tus suegros, sus muertes me pasaron factura.

—¿Los conocías? —preguntó Josiah.

Lawson asintió.

—Leon y yo fuimos a la escuela juntos. Jugamos en el mismo equipo de lacrosse. Somos amigos desde entonces —dijo Lawson.

—Fui una de las primeras personas a las que se lo contó después de recibir el diagnóstico —continuó—, y fui una de las primeras en enterarme de que se había acabado. Sin embargo, nunca habría imaginado que ella también se iría tan pronto.

Josiah negó con la cabeza.

—No sé qué decir. Lo siento. Tenía mucho respeto por el Sr. y la Sra. Tucker.

Lawson sonrió. —Créame, señor Anderson, lo sabían. Y también tenían el máximo respeto por usted. Lo que me lleva a la razón por la que le he llamado aquí…

Abrió el expediente que le trajo Brooke.

—Cuando Misty murió, Leon ajustó su testamento para que todo lo que ella heredara pasara a ti.

¿Qué?

Josiah tardó un momento en responder porque la palabra «todo» le pilló desprevenido. Era un concepto casi demasiado grande para él.

Debo haber escuchado mal.

¿A mí? —preguntó finalmente, frunciendo el ceño con confusión.

—Así es. —Lawson asintió.

Josiah sacudió la cabeza con incredulidad. Tenía que ser una broma. Era imposible que los Tucker le dejaran «todo» a él.

—Pero… ¿por qué? No lo entiendo.

—Querían a Misty más que a nada. Misty te quería más que a nada. —Lawson se encogió de hombros.

—¿Qué pasa con Andrew? Es su hijo. Yo sólo…

¿Sigo siendo considerado su yerno ahora que Misty está muerta?

Andrew… —dijo Lawson con nostalgia—. Digamos que no se llevaba bien con sus padres. Leon no quería dejar a su hijo más de lo necesario.

Josiah apenas reprimió una carcajada.

—¿Hablas en serio?

—¡Oh, sí! —Lawson asintió—. No debería decir esto, pero Andrew tiene problemas de juego desde hace muchos años.

—Está endeudado en más de seis cifras, pero eso queda entre tú y yo —dijo Lawson, atrapándose—. León me lo dijo en confianza.

—Oh.

—Por eso León decidió dejarte esto.

Le pasó el expediente a Josiah y éste frunció el ceño mientras lo hojeaba.

Miró a Lawson, con los ojos muy abiertos por la incredulidad.

—¿Quieres decir…?

—Leon siempre pensó que tenías una buena cabeza sobre los hombros. Así que decidió dejarte sus dos negocios, el Rose's Café y el Tucker's Motorcycle Shop.

Josiah se sentó, asimilando la información. No podía creer lo que estaba escuchando.

¿Dos negocios? ¿Ahora tengo dos negocios que dirigir en Bracketville? ¿Cómo? Apenas puedo mantener el club como está.

Josiah no podía ni empezar a organizar sus pensamientos en espiral.

—Vaya. Yo… no sé qué decir.

—¿Estás descontento con este acuerdo? —preguntó Lawson, inclinando la cabeza hacia un lado.

—No, no —dijo Josiah rápidamente, aunque, internamente, quería gritar que sí—. Estoy sinceramente abrumado de que el señor Tucker haya confiado en mí lo suficiente como para dejarme esto a mí. Pero, bueno, no pensaba quedarme.

—Quiero decir, tengo mi propia organización que dirigir —continuó Josiah—. Y prefiero no estar lejos de ella por mucho tiempo.

—Oh.

Lawson consideró las palabras de Josiah antes de continuar.

—Bueno, antes de tomar una decisión, ¿por qué no visitar los negocios? Sólo para ver cómo son.

¿Inspeccionarlos? Hmm. ¿Cuánto tiempo llevaría eso? No demasiado, espero. Quiero decir, este es un pueblo pequeño, después de todo.

Josiah asintió. —Muy bien. Creo que puedo hacerlo.

La cara de Lawson se convirtió en una enorme sonrisa.

—Maravilloso.

Se levantó, al igual que Josiah.

—Creo que quedarás muy impresionado con ambos —dijo Lawson, abriendo la puerta—. Rose's es el mejor lugar para comer en la ciudad. Aunque no puedo decir que me guste la gerente…

El Sr. Lawson siguió hablando, pero Josiah había dejado de prestar atención en cuanto puso un pie en el vestíbulo.

El nervio.

Josiah se dirigió a Lucas, que había vuelto, una vez más, al escritorio de Brooke.

—¿Eres realmente tanestúpido que necesitas aprender una lección dos veces? Porque puedo enseñártela de nuevo. Más duro esta vez.

—Oh, estoy tan asustado —intentó Lucas, y no consiguió, decir con sarcasmo.

—Lucas, por favor, no avergüences al bufete delante de nuestro nuevo cliente —dijo el Sr. Lawson—. Ahora representaremos al Sr. Anderson.

Josiah sonrió cuando se le ocurrió una idea. —En realidad, vas a manejar personalmente mi caso, así sabré si estás haciendo tu trabajo, o si necesitas otro recordatorio.

Apretó los puños para que Lucas supiera qué tipo de «recordatorio» debía esperar.

—Y en cuanto a ti —dijo Josiah, volviéndose hacia Brooke—, ¿te gustaría ir a comer conmigo más tarde? Resulta que tengo un restaurante.

Los ojos de Brooke se abrieron de par en par con incredulidad. Se sonrojó y bajó la mirada.

De repente, a Josiah le asaltó la duda. ¿Estaba haciendo lo mismo que había hecho Lucas momentos antes?

¿Era un tipo más que molestaba a Brooke mientras intentaba trabajar? ¿Mirando su perfecta cara y forma?

Se le apretó el estómago mientras esperaba su respuesta, deseando no haber tenido el valor de preguntarle en primer lugar.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

En el fin del mundo

Savannah Madis era una feliz y alegre aspirante a cantante hasta que su familia murió en un accidente de coche. Ahora vive en una nueva ciudad, va a un nuevo colegio, y por si eso fuera poco, está en el punto de mira de Damon Hanley, el chico malo del instituto. Damon está totalmente confundido con ella: ¿quién es esa listilla que no deja de sorprenderlo? Damon no puede quitársela de la cabeza y, por mucho que odie admitirlo, Savannah siente lo mismo. Se hacen sentir vivos el uno al otro. Pero, ¿será eso suficiente?

Clasificación por edades: 18+ (Contenido sexual gráfico, violencia)

Advertencia: este libro contiene material que puede considerarse molesto o perturbador.

Autora original: Emily Writes

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

La auténtica Evie Chase

Evie Chase, de 17 años, lo tiene todo: fama, fortuna y la carrera de cantante que siempre soñó. Pero después de luchar contra la ansiedad y las presiones de la fama, Evie regresa a su pequeña ciudad natal, enfrentándose a antiguos matones, nuevos amigos y al chico que dejó atrás…

Calificación por edades: 16+

Autora original: Riss Concetta

Leer más »

Luces xxxxxxxxx

La artista Freya Coleman está en apuros y a duras penas se las arregla para sobrevivir. La leyenda del rock, Liam Henderson, mientras tanto vive a máxima velocidad. Después de que una serie de acontecimientos imprevistos les lleve a mantener una relación falsa con fines publicitarios, Freya se ve envuelta en el mundo de Liam. Pero lo suyo ¿se trata solo de un espectáculo o hay una verdadera chispa entre la extraña pareja?

Calificación por edades: 17+

Autor original: Theresa Jane

Leer más »

Caja de sorpresas

La enfermera Riley ha sido asignada a uno de los pacientes más conocidos de la sala de psiquiatría: Jackson Wolfe. Y resulta que es muy sexy, lo que es irónico si se tiene en cuenta que todos los que le rodean acaban muertos. Mientras Jackson atrae a Riley con su encanto, ¿podrá ella descubrir quién es el asesino… o será el mismo hombre del que se está enamorando?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Kashmira Kamat

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Tócame

Hace tiempo que Emily no se acuesta con nadie. ¿Y su última relación? Ni se acuerda, ¡fue hace tanto! Pero eso significa que está dispuesta a tener un buen ligue. Emily está a punto de conocer a alguien que le prenderá el corazón en llamas.

Calificación por edades: 18 +

Leer más »

Hada Madrina S.A.

Todo el mundo sueña con tener un hada madrina en algún momento de su vida, ¿no? Pues Viola descubre que tiene una y con tan solo firmar el documento, ¡todos sus sueños románticos se harán realidad! ¿Qué puede salir mal? Pues por ejemplo, que ahora tiene que participar en una competición peligrosa contra otras mujeres para hacerse con el corazón de un apuesto príncipe. ¡La pelea está servida!

Calificación por edades: 18+

Autora original: F.R. Black

Leer más »

La fuerza de la rosa

Tras la muerte de su padre, el rey, Deanna se encuentra en una peligrosa situación. Es una princesa bastarda, y su madrastra, la reina Rosaline, y su hermanastro, el príncipe Lamont, harán todo lo posible para conseguir expulsarla de la corte. Sola y sin nadie que la proteja, Deanna empieza a temer por su vida. Pero cuando empiezan a llegar los pretendientes para cortejar a la reina Rosaline, Deanna conoce a un apuesto forastero de una tierra lejana que puede ofrecerle la salvación que busca…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Audra Symphony

Leer más »

Bocados de amor

Todo el mundo quiere a Scarlet. Es joven, hermosa y tiene el alma de un ángel… Así que es toda una sorpresa cuando su pareja destinada resulta ser el despiadado Rey Alfa. Temido por todos, y con motivo, ha regresado después de siete años para reclamar lo que es suyo. ¿Podrá Scarlet derribar sus muros o acabará pidiendo clemencia?

Calificación por edades: 18+

Autora: Laila

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.