logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Mentes retorcidas

Elaina Duval llevaba una vida perfectamente feliz y normal con su madre, hasta el día en que cumplió dieciocho años. El día de su cumpleaños descubre que ha sido prometida al cruel y despiadado Valentino Acerbi, que pronto será capo de la mafia italiana. Sin poder elegir ni opinar, se ve arrastrada a su retorcido mundo y obligada a soportar cosas que ningún ser humano debería soportar, pero, ¿y si empieza a gustarle?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: violencia, abuso sexual, violación, tráfico de personas)

Autora original: Cassandra Rock

 

Mentes retorcidas de Cassandra Rock ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Sinopsis

Elaina Duval llevaba una vida perfectamente feliz y normal con su madre, hasta el día en que cumplió dieciocho años. El día de su cumpleaños descubre que ha sido prometida al cruel y despiadado Valentino Acerbi, que pronto será capo de la mafia italiana. Sin poder elegir ni opinar, se ve arrastrada a su retorcido mundo y obligada a soportar cosas que ningún ser humano debería soportar, pero, ¿y si empieza a gustarle?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: violencia, abuso sexual, violación, tráfico de personas)

Autora original: Cassandra Rock

Elaina

¿Eres feliz?

Sé que es una pregunta ridícula, pero piénsalo por un segundo. ¿Eres feliz?

Si lo eres, aférrate a eso todo lo que puedas, porque he aprendido que, por encima de todo, no todas las cosas felices en la vida duran para siempre.

Ni siquiera yo, siendo una chica normal de Ohio, podía ser feliz para siempre después de vivir lo que creía que era una vida normal.

No tenía padre, pero mi madre y yo siempre habíamos estado muy unidas.

Pero el hecho de que no tuviera un padre no significaba que mi vida no fuera normal. Mucha gente solo tiene un padre en su vida y sale bien. Yo también podría hacerlo.

Toda mi vida hemos sido mi madre y yo, la mujer de carácter fuerte y su única hija.

Mi madre es la propietaria de una pastelería, Pasteles Duval, y después de terminar el instituto pasé el verano allí ayudándola.

Añadí el glaseado alrededor de los bordes de una tarta de graduación que alguien encargó, y justo cuando estaba a punto de añadir los toques finales, las luces de la pastelería se apagaron.

—¿Mamá? —pregunté, levantando la cabeza e intentando tener una visión clara, pero todo estaba demasiado oscuro.

La puerta de la sala de empleados se abrió con un chirrido y el rostro de mi madre, junto con el de mi mejor amiga Kira, se iluminaron con la luz de las velas.

Empezaron a cantarme el «Cumpleaños feliz» mientras mi madre salía de la sala de empleados y se dirigía hacia mí, lo que me hizo reír y dejar el glaseado a un lado.

—Pide un deseo, Elaina —me dijo Kira.

Ese era mi decimoctavo cumpleaños, el día en que se supone que me convertiría en adulta, y debería ser el día más feliz de mi vida.

No había pensado mucho en ello. Me había concentrado en trabajar en la tienda, pero tener a Kira y a mi madre allí me hacía tener más ganas de celebrar.

Cerré los ojos y pensé en un deseo antes de soplar las velas. No deseé nada, porque en ese momento no necesitaba nada. Ya tenía todo lo que quería.

Había construido mi vida como quería que fuera, y ningún deseo que pidiera cambiaría eso; las acciones lo harían.

Al abrir los ojos, sonreí a mi madre y a Kira. —¿Cortamos el pastel?

Nos sentamos juntas en una pequeña mesa de la pastelería que estaba cerca del escaparate. Al estar cerrada a esa hora tan tardía, teníamos todo el local para nosotras, y la intimidad era agradable.

Mientras disfrutábamos de la tarta recién hecha que mi madre había horneado para mí, mamá y Kira también me dieron sus regalos de cumpleaños.

Consistían en una pulsera de amuletos de mejores amigas, y mi madre me regaló un ejemplar de edición limitada de El Gran Gatsby,que era mi novela favorita.

—También estoy tratando de conseguirnos entradas para ese concierto de Pitbull —me explicó Kira, con aspecto decepcionado—. Están agotadas, pero quizá pueda conseguir algunas para el show de Nueva York

Se me cayó la mandíbula de la emoción. —¿Estás bromeando? ¡Kira!

Mi madre simplemente negó con la cabeza. —No. Lo siento, pero no te vas a ir de Ohio, Elaina

—¿Qué? —pregunté.

—He dicho que no vas a dejar Ohio. Puedes ir al concierto, pero solo si es en este estado… —se aclaró la garganta— Yo… no me siento cómoda con que dejes el estado

Me pareció muy injusto que ella sintiera que tenía ese tipo de control sobre mi vida, especialmente ahora que legalmente no lo tenía.

—Mamá, ya tengo dieciocho años. Soy mayor de edad —le expliqué tan amablemente como pude—. Estaré bien. Kira ni siquiera está segura

La mirada de mi madre se encontró con la de Kira. —Le estoy diciendo amablemente a Kira que no desperdicie su dinero porque no vas a dejar el estado. Nunca

No tenía intención de quedarme en Ohio para siempre. Planeaba hacer mis estudios en otro lugar y escapar de esta ciudad.

Pero la forma en que mi madre lo afirmaba me hacía sentir atrapada, y solo podía preguntarme sobre el significado de sus palabras.

La falta de control que tenía sobre mí ahora que tenía dieciocho años parecía asustarla. Aunque no lo admitiera, podía verlo en sus ojos.

Kira se aclaró la garganta, incómoda. —Debería ir a casa. Tengo esta… cosa mañana

Estaba escapando, algo que yo deseaba poder hacer. No estaba segura de por qué mi madre se mostraba tan inflexible con esto, pero sabía que se trataba de algo más que de ser sobreprotectora conmigo.

***

Al día siguiente, me senté en la cama, intentando aún comprender el razonamiento de mi madre para controlarme. Cuando lo pensé, ella siempre había sido así.

En el décimo grado, mi clase hizo un viaje a Canadá para explorar las cataratas del Niágara, pero no me permitieron ir.

Para el decimosexto cumpleaños de Kira, sus padres llevaron a sus tres amigos más cercanos al Mardi Gras de Nueva Orleans, pero mi madre se negó a dejarme ir.

Era un ciclo interminable, y ahora que tenía dieciocho años, ella no podía impedirme experimentar las cosas que quería disfrutar en la vida.

Mi teléfono zumbó con un mensaje de Kira.

Kira
Dime que vas a venir a tu fiesta de cumpleaños.

Sonreí para mis adentros. Ella estaba organizando una fiesta de cumpleaños para mí que, por suerte, se celebraba en el mismo estado, así que podía asistir sin que mi madre se pusiera furiosa y me prohibiera ir.

Por supuesto que iría: la fiesta era para mí, y no importaba que no tuviera ganas de celebrarla. El sentimiento de festejar simplemente no estaba allí ahora que estaba sintiendo todo el estrés de mi madre.

Ella se había sentido herida por mis palabras del día anterior, pero yo me había sentido herida porque ella me había impedido hacer cosas que todos los adolescentes de mi edad hacen, cosas en las que legalmente,ella no tenía nada que decir.

En cualquier caso, era mi madre y yo respetaba su opinión, así que me limité a no llevarle la contraria.

Cuando me levanté de la cama, decidí comprobar cómo estaba mi madre y decirle que esa noche asistiría a mi fiesta de cumpleaños.

Mi esperanza era que pudiéramos dejar atrás esa negatividad, por mi cumpleaños, y discutir todo lo demás más tarde.

Bajé a toda prisa los escalones que conducían al vestíbulo de nuestra pequeña casa. —¿Mamá? Kira está organizando una fiesta de cumpleaños para mí. Voy a b…

Me detuve al ver a mi madre en el vestíbulo con tres hombres a los que nunca había visto antes, no que yo recordara. No parecía contenta de verlos, y estaban vestidos de manera muy formal.

Quizás se trataba de un pedido de pasteles, pero no estábamos en la tienda, así que las visitas a domicilio parecían más personales.

—¿Mamá? —pregunté mientras daba el último paso, al llegar al suelo y mirar las facciones nerviosas de mi madre.

—Elaina, sube —respondió rápidamente mi madre antes de que uno de los hombres la interrumpiera.

—No, no. No es necesario, Fiona. Deja que Elaina se quede. Estoy seguro de que es muy curiosa —el hombre hablaba con un acento fuerte que parecía europeo.

Mientras los otros dos hombres permanecían en silencio, el hombre que parecía dirigir el espectáculo continuó: —Ah, dulce Elaina. No tienes ni idea, ¿verdad?

Se acercó un paso en mi dirección, y yo retrocedí vacilante, mirando a mi madre, que se adelantó rápidamente para impedir que se acercara a mí.

—Vadim…

—No me interrumpas, Fiona. No cuando estoy hablando con mi hija —el hombre, Vadim, me sonrió sombríamente—. Así es, cariño. Soy tu padre

¿Mi padre?Mis ojos mortificados se encontraron con los de mi madre. Parecía devastada, pero no negaba nada. En todo caso, parecía sorprendida de que me hubiera enterado así.

—¡Mamá! Está mintiendo… —dije, y como ella no decía nada, volví a levantar la voz— ¡Mamá!

—Ah, qué escandalosa. Eso lo sacaste de mí —dijo Vadim con un tono divertido—. Pongámonos al día, querida

No lo hagamos —le espeté— ¡Sal de mi casa!

Me di la vuelta para subir corriendo las escaleras, pero antes de que tuviera un momento para asimilar algo de esto un brazo me agarraba la muñeca con fuerza y me tiraba hacia atrás.

No me hablesde esa manera —me regañó Vadim en un tono extremadamente severo, y clavó sus ojos helados en los míos como si tuviera algún tipo de alta autoridad sobre mí.

Me quedé mirándolo, mi madre no decía ni una palabra, y los otros dos hombres permanecían en silencio mientras mi padre, repentinamente presente, aparecía de la nada.

—¿Por qué estás aquí? —le pregunté en voz baja— ¿Por qué ahora?

Frunció el ceño como si le hubiera hecho la pregunta más ridícula del mundo. —Tu madre sabía que iba a venir. Este fue siempre el plan, Elaina. Ya tienes dieciocho años

—¿Qué tiene que ver tener dieciocho años con esto? Ayer mismo tenía diecisiete. Un día no hace la diferencia —intenté armar mi caso, pero parecía imposible.

—La verdad es que sí

—Vadim, por favor, déjame hablar con ella primero —le rogó mi madre, y la miré fijamente, confundida. ¿Por qué aceptaba esta asquerosa excusa de hombre? Parecía terrible.

Se limitó a levantar la mano para hacerla callar antes de continuar. —Has tenido dieciocho años para hablar con ella, Fiona. Ahora es mía

—¡Tuya! —mis ojos se abrieron de par en par antes de que Vadim comenzara a hablar en un idioma que supuse que era ruso. Él parecía ruso por el acento y por sus rasgos.

No soy de estereotipar, pero el idioma lo delataba.

Si es mi padre biológico, entonces tengo sangre rusa.

Después de una perorata en su idioma, uno de los hombres se dirigió hacia mí y me sujetó firmemente para que no pudiera moverme mientras el otro impedía que mi madre hiciera nada.

Eso no podía ser real. Tenía que ser una broma pesada.

—Verás, Elaina, tu madre siempre ha sabido que solo te tendría a ti durante dieciocho años… —me explicó Vadim.

—Os he mantenido a las dos con la condición de que cuando cumplieras los dieciocho años, os vinieráis conmigo

Pero, ¿por qué me quería ahora, y por qué mi madre estaba de acuerdo con eso? Durante toda mi vida, mi madre supo que estaba usando su tiempo conmigo, y no había hecho ningún intento por hacérmelo saber.

Miré fijamente a mi madre, que tenía lágrimas rodando por sus mejillas mientras pronunciaba las palabras: —Lo siento

¿«Lo siento»? Ella habla en serio. «Lo siento» no era suficiente.

No quiero ir. Así que rechazo amablemente tu oferta —le dije a Vadim, forcejeando en el agarre del otro hombre.

—Elaina, tienes que escucharle —me advirtió mi madre, pero ya no escuchaba nada de lo que decía.

Ella me había tendido una trampa para que hiciera esto. Podría haber huido o haber intentado esconderme de este hombre que supuestamente era mi padre, pero ahora estaría atrapada por Dios sabe cuánto tiempo.

Vadim me levantó la barbilla y esbozó una sonrisa escalofriante. —Cariño, no tienes ni idea de con quién estás hablando, ¿verdad?

—Mi padre no —le espeté, apartando la vista de él solo para que me tirara de la barbilla rápidamente, lo que me pilló desprevenida.

Me miró fijamente, el silencio llenó la habitación durante un tiempo mortal, lo que podía haber parecido una acumulación dramática para él, pero para mí fue un momento aterrador en el que no tenía ni idea de qué esperar.

—Soy Vadim Vasiliev, líder de la mafia rusa, querida. Lo que te convierte, única hija mía, en Elaina Vasiliev

Oscuridad. Eso fue todo, todo se volvió negro. Pero no era lo que podéis estar pensando. No me desmayé. No estaba «tan»conmocionado como para caer al suelo completamente desmayada.

Mientras mi visión se volvía negra, sentí un pinchazo en el costado, una sensación similar a la que se tiene cuando te haces un análisis de sangre o te ponen una vacuna.

Después de escuchar que el hombre que tenía delante decía ser parte de la mafia rusa, me inyectaron algo que me hizo desmayar al instante, y eso fue todo.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Elaina

—Apúrate, cariño. Tenemos que irnos —mi mamá me estaba apurando, pero no tenía idea de por qué. Todo estaba bien cuando me había acostado. Todo estaba siempre bien.

Observé desde mi cama cómo mi madre metía parte de mi ropa en una maleta, y lo único que pude decir fue: —¿Nos vamos, mamá?

Me miró y su expresión me asustó. Parecía asustada. Si mamá estaba asustada, yo también debería estarlo. Ella era la que debía protegerme.

—Solo por un tiempo

—Pero, ¿por qué? No quiero ir

Cogí rápidamente el conejito de peluche de mi cama y lo abracé con fuerza. Si me iban a obligar a salir de casa, como niña de cuatro años, necesitaba mi conejito de peluche.

—Te prometo que al final todo tendrá sentido —me dijo mi madre antes de cogerme de la mano y guiarme por las escaleras en pijama.

Ya había una maleta esperando. Debía ser la de mamá. Aunque ella dijo que tendría sentido, en ese momento todo era muy confuso.

—Voy a llevar nuestras maletas al coche. Espera aquí, ¿vale? —me dijo, y yo respondí con un simple movimiento de cabeza.

Miré como mi madre cogía su maleta y abría la puerta.

No fue hasta que abrió la puerta principal que se dio cuenta de que un hombre alto la estaba esperando. Su sola presencia la aterrorizó, haciéndola gritar y retroceder.

—¿Qué he dicho, Fiona? Que no te vayas. Siempre estaré un paso por delante —se rió el hombre aterrador antes de mirarme—. Vuelve a dormir, Elaina. Tú y tu madre no vais a ninguna parte

Abrí los ojos al ver una habitación desconocida. Era grande y demasiado espaciosa. No necesitaba ni la mitad del espacio, pero eso era lo que menos me preocupaba.

No estaba en casa y no tenía ni idea de dónde estaba.

Deslizándome con cuidado de la cama, me levanté con cuidado y me dirigí a la puerta. Alguien podría estar al otro lado. Vadim podría estar al otro lado.

Pero la puerta parecía la opción obvia en ese momento.

Intenté abrir la puerta, pero estaba cerrada por fuera. Incluso después de tirar y sacudir el pomo de la puerta, no cedió, así que procedí a golpear la puerta furiosamente.

Era una locura. Mi vida estaba completamente al revés por razones que ya no entendía.

De repente, la puerta se abrió de un empujón, haciéndome caer al suelo.

Levanté la vista para ver a uno de los hombres que estaba en mi casa antes de desmayarme. Seguía vestido con un traje y aún no sonreía.

—Tu padre quiere verte

—No es mi padre —respondí sin pensar realmente en las posibles consecuencias.

No respondió más que haciendo un gesto con la cabeza para que me levantara. —Arriba

No tienes que escucharle, me repetí a mí misma, aunque eso iba en contra de mi buen juicio. Por supuesto que debía escucharle. Si esas eran las personas que Vadim decía que eran, podría estar en gran peligro.

No tenía ni idea de cómo me había metido en esta situación, al igual que no tenía ni idea de cómo iba a salir de ella.

Me levanté del suelo y seguí al hombre mientras me guiaba por el pasillo. El pasillo era largo, ligeramente oscuro y, en mi opinión, poco acogedor.

Los suelos estaban cubiertos de alfombra roja, y siempre he reconocido la alfombra roja como un tipo de decoración elegante o superior. Pero eso es solo mi opinión.

El vestíbulo estaba cubierto de puertas, lo que me hizo preguntarme cuánta gente vivía aquí y dónde estaba exactamente «aquí». Parecía gigantesco. Nadie en Ohio tenía una casa tan grande.

El hombre se detuvo ante una puerta bastante más grande que las demás y llamó. —Señor, soy Viktor

Oí a Vadim responder: —Entra, Viktor

Viktor abrió la puerta y Vadim se sentó detrás de un gran escritorio color cereza, escribiendo cosas como si fuera un hombre de negocios.

Pero lo que hizo que mi corazón se desplomara fue la pistola que noté casualmente apoyada en la parte superior de su escritorio.

—Encantadora, ¿verdad?

Levanté la vista tras darme cuenta de que había estado mirando la pistola. —Yo…

—Apuesto a que te estás preguntando: «¿Ha matado gente con esa pistola?» o «¿Estaba diciendo la verdad?»

Bueno, querida, la respuesta a ambas preguntas es sí —dijo Vadim con una sonrisa orgullosa en el rostro, antes de dejar la pluma—. Danos un momento, ¿quieres, Viktor?

Viktor asintió y salió de la habitación. Ahora estábamos solos Vadim y yo, junto con aquella aterradora pistola plateada que no podía dejar de mirar.

—Toma asiento, Elaina. Tenemos mucho que hablar —señaló el asiento que tenía delante. Cuando cogió la pistola, retrocedí al instante, lo que provocó que una risita escapara de sus diabólicos labios.

—¿No puedes pensar en serio que te he traído hasta aquí para matarte? Siéntate, Elaina. No te lo volveré a pedir

«¿Hasta aquí?» ¿A qué distancia estábamos?

Tomé asiento lentamente en una silla que estaba colocada frente a su escritorio, colocando mis manos en mi regazo. —¿Dónde… dónde estamos?

—Mientras dormías la siesta, te traje a casa, a Chicago —me respondió, haciendo que mis ojos se abrieran de par en par.

Mi corazón comenzó a acelerarse cuando las cosas se aclararon. Esto era un secuestro. Ya ni siquiera estaba en el mismo estado.

—¿Dónde está mi madre?

—No te preocupes por ella. Está bien… por ahora. Mientras sigas las instrucciones, tu madre no sufrirá ningún daño —me aseguró Vadim, pero no saber qué instrucciones tenía que seguir me preocupaba.

—¿Qué instrucciones?

Se levantó de su escritorio y lo rodeó para llegar a mi lado. —El asunto de nuestro negocio familiar es la confianza, Elaina. Eso, y los vínculos.

Necesitamos tener relaciones estrechas con el mayor número posible de personas, fuertes, para nuestro beneficio

Se refería a esto de la mafia como un negocio familiar, como si fuera algo de lo que sentirse orgulloso. Era criminal, y nadie lo detenía.

Si son una mafia, ¿dónde diablos está la policía?

Estamos creando vínculos con los italianos. Es una oportunidad fantástica y un gran movimiento de poder —continuó, pero no tenía ni idea de cómo me afectaba.

—El jefe de la mafia italiana es Marco Acerbi. ¿Sabes lo que significa Acerbi, Elaina?

Simplemente negué con la cabeza.

—Significa «duro».Songente fuerte, hacen honor a su apellido. Necesitamos su unión —Vadim me levantó la barbilla para que le mirara antes de afirmar despreocupadamente: —Para conseguirla, nuestras familias deben unirse.

—Vas a casarte con el hijo de Marco, Valentino

Irreal.

Me quedé con la boca abierta y le miré a los ojos en completo estado shock antes de decir con un tono categórico: —No

Antes de que pudiera darme cuenta de lo estúpida que había sido por responder a ese desconocido que había demostrado ser un peligro, el dorso de su mano se encontró con mi cara y me agarré al lado de la silla para apoyarme.

No me hables así. Me respetarás, y cuando los Acerbis vengan esta noche, los respetarás también —me estaba mirando ahora, y hablando entre dientes.

Me ardía la cara y sabía que me quedaría una marca por el dolor que sentía. Nunca en mi vida me habían pegado. Ni mi madre, ni siquiera un niño en la escuela. Esa fue la primera vez.

Ellos venían aquí. Los italianos. Estaba atrapada en una casa llena de mafiosos que me utilizarían como peón en sus negocios personales.

Vadim se refirió a ellos como duros, lo que no facilitaba su encuentro.

Me iba a obligar a casarme con un extraño, un criminal además, todo para crear vínculos dentro de algún negocio ilegal.

Mi vida adulta no empezó el día que cumplí los dieciocho años; toda mi vida terminó.

***

Vadim envió un vestido a la habitación en la que me desperté ese mismo día para que me preparara para la cena con los Acerbis.

Prácticamente me envolvía como un regalo y me ponía un lazo para ellos. Parecía una especie de comercio sexual.

Pensar que, de alguna manera en este mundo enfermo y retorcido, era mi padre biológico me repugnaba aún más.

No tenía un hueso paternal en su cuerpo. Era todo poder, pero, de nuevo, eso es lo que se supone que es la mafia, hasta donde yo sabía.

Hasta ese momento, ni siquiera sabía que la mafia seguía existiendo. Siempre había pensado que habían desaparecido en los años setenta u ochenta.

Me paré frente a un espejo de pie que estaba colocado en la habitación, mirando el vestido y profundamente preocupada por el hecho de que me quedara perfectamente. No era ni demasiado pequeño ni demasiado grande. Era la talla perfecta.

La tela negra abrazaba mi cuerpo y caía justo por encima de la rodilla, mostrando un ligero escote.

El negro no es exactamente el color que habría elegido para la ocasión. Me hizo sentir como si fuera a un funeral, pero también podría ser mi funeral.

Llamaron a la puerta y la miré con nerviosismo. —¿Sí?

Cuando la puerta se abrió ligeramente, Viktor hizo un gesto hacia atrás. —Date prisa. Los Acerbis han llegado

—Eh… ¿tenemos maquillaje? —era una pregunta ridícula, era consciente, pero el gran moratón que tenía en la cara por la bofetada que me había dado Vadim era bastante visible.

Si solo hubiera tenido una base de maquillaje para cubrirlo o algo así.

Viktor puso los ojos en blanco. —Mira, princesa, tu padre no te ha traído aquí para mimarte. Dos minutos

Eso era algo de lo que yo ya era consciente: no era un padre; era un hombre de negocios. No quería casarme, pero quería que mi madre estuviera segura.

Así que ahora tenía que bajar a cenar con un grupo de maníacos que llevaban pistolas pegadas a la cadera.

En esa situación no habría nada reconfortante, pero era algo con lo que estaría obligada a vivir hasta que encontrara una salida, y la encontraría.

Me acomodé mi largo cabello castaño, manteniéndolo básico y suelto. No tenía nada con lo que trabajar y no tenía intención de impresionar a nadie. Esto era la miseria en su máxima expresión.

Cuando abrí la puerta, Viktor me estaba esperando impacientemente y empezó a llevarme escaleras abajo sin mediar palabra.

Era bastante intimidante, por no decir otra cosa. Nunca mostraba ninguna emoción y apenas hablaba. Todo era seguir órdenes y demás.

Todavía no había tenido la oportunidad de mirar a mi alrededor, aunque no estaba segura de si se me permitía hacerlo. Llevaba todo el día encerrada en esa habitación, algo así como Rapunzel, pero mi pelo no podría salvarme de este lío.

Llegamos a la planta baja y Viktor abrió las grandes puertas que daban al comedor. Frente a Vadim, había dos hombres sentados, también con trajes de aspecto caro.

Podría jurar que me oyeron tragar porque todos parecían mirar en mi dirección mientras lo hacía.

—Ahí está —anunció Vadim antes de señalar el asiento de al lado—. Siéntate, Elaina

Me acomodé un mechón de mi pelo moreno detrás de la oreja y me dirigí lentamente hacia la mesa. Podía sentir que mi cuerpo temblaba, y sabíaquese veía.

Estaba aterrorizada. No podía ocultar eso. Había varias personas teniendo una conversación sobre mi vida y no tenía ningún control sobre ella.

Lentamente, me acomodé en la silla junto a Vadim, pero miré el plato que estaba vacío. Vacío como mi corazón.

—Elaina, no seas grosera. Permíteme que te presente —me regañó Vadim, lo que hizo que levantara la cabeza obedientemente. Lo último que quería era otra bofetada en la cara.

Señaló hacia el hombre mayor de pelo negro, con un ligero gris que lo atravesaba. —Este es Marco Acerbi

—Hola —hablé en voz baja, pero salió como un chillido. Era tal y como lo describió Vadim. Tenía una mirada dura, casi severa, y no había la más mínima bienvenida en su rostro.

Ni siquiera me devolvió el saludo.

Vadim se dirigió entonces al hombre más joven, con una sonrisa en la cara, y yo ya sabía exactamente de quién se trataba. —Este es Valentino Acerbi. Es el siguiente en la línea para convertirse en capo de los italianos

—¿Capo? —pregunté. Recordaba haber oído a Vadim decirlo antes, pero no había pensado mucho en ello.

—Líder —me dijo Vadim.

Miré a Valentino. Sus ojos eran de color marrón oscuro y carecían de emoción. Tenía un pelo negro que no parecía ni un poco fuera de lugar y una buena cantidad de barba en la cara.

No era un adolescente, de eso estaba segura, y además su aspecto severo le venía de su padre.

Sus labios se apretaron en una fina línea, y nadie se preocupó de mencionar el hecho de que nos estaban forzando en un matrimonio.

—Estoy impresionado, Vadim —dijo finalmente Marco—. Dieciocho años manteniendo a tu hija escondida para que esté a salvo. Bien hecho

—Es un negocio peligroso —respondió secamente—, y espero que Valentino se tome ese trabajo igual de en serio cuando Elaina se convierta en Acerbi

Valentino no tuvo la oportunidad de hablar por sí mismo; su padre habló por él. —Valoramos mucho a la familia.

El apellido Acerbi es importante, y en cuanto forme parte de la familia, puedes considerarla intocable

Noté que la sonrisa de Vadim se ampliaba. —Supongo que tenemos que planear una boda

«Tenemos».Como si tuvieran que planear una boda. Estaba siendo vendida a un hombre que no podía sonreír o decir hola. Por lo que sabía, viviría en el garaje mientras él vivía una vida separada en su casa actual.

Tenía muchas ganas de negarme, pero la última vez que lo había hecho, me había abofeteado.

—Más vale pronto que tarde —respondió Marco secamente—. Valentino ya no es más joven, y como sabes, Vadim, las uniones son muy importantes

—Por supuesto

Vadim chasqueó los dedos y, en cuestión de segundos, las camareras le entregaron tres cigarros. Le pasó uno a Marco, que lo aceptó amablemente, y le extendió otro a Valentino.

—Los cigarros no son de mi gusto —respondió.

—Es una celebración, hijo mío. Una unión de dos poderosas familias. Es una gran oportunidad —insistió Vadim, instando a Valentino a coger el puro.

Noté que los ojos de Valentino se volvían oscuros mientras miraba a Vadim. —No. Non mi prova

Traducción: No me pongas a prueba.

Me quedé mirándolos en mi sitio, incómoda, sintiendo que el ambiente cambiaba por completo. Una cosa era que Vadim me diera una bofetada, pero, si estaba en lo cierto, no podía abofetear a Valentino.

Calma, figliole dijo Marco a Valentino antes de volver a centrarse en Vadim— ¿Dónde está la comida, Vadim? Llevamos un buen rato esperando

Traducción: Cálmate, hijo.

La conversación cambió rápidamente, y durante la mayor parte de la noche se mantuvo en inglés, lo que no me importó porque no estaba involucrada en la conversación.

Los hombres hablaban, sobre todo Vadim y Marco, mientras yo permanecía sentada en silencio durante toda la cena. Era una estatua, me aterraba respirar y me aterraba moverme.

Mi madre podría estar buscándome ahora mismo, y a la primera oportunidad que tuviera, huiría. No había manera de que pasara mi vida involucrada en esto. Era ridículo.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Alma fantasma

Claire Hill, una humana común y corriente, y Chloe Danes, una mujer loba, se convierten en una improbable combinación al quedar atrapadas juntas en el cuerpo de Chloe. Cuando ambas encuentran a sus parejas, deben viajar a la tierra mágica de Logia para encontrar una solución, o se arriesgarán a perder sus amores para siempre.

Calificación por edades: 18+

Autor original: Sapir Englard

Leer más »

El Alfa Milenario

Eve tiene poderes más fuertes que la mayoría, pero cuando se le asigna una misión con un premio que no puede rechazar, empieza a preguntarse si es lo suficientemente fuerte para completarla. Con vampiros, hombres lobo renegados y deidades malvadas tras ella, la determinación de Eve se pone en duda, y todo eso antes de encontrar a su pareja…

Del universo de Lobos Milenarios.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Sapir Englard

Leer más »

Diferente

Evelyn no es una mujer loba convencional. De hecho, al ser un híbrido de lobo y humano, no es convencional en ningún aspecto. Sin embargo, en su vigésimo cumpleaños, Evelyn se enfrenta a una tradición que no puede ignorar: encontrar a su pareja predestinada. Evelyn no está entusiasmada, hasta que se siente extrañamente atraída por Alex, un alfa increíblemente sexy que regresa a su manada después de diez años de ausencia. Pero su hermanastra Tessa, una loba pura (y muy presumida), también se siente atraída por el galán… y está acostumbrada a salirse con la suya.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Katie Hines

Leer más »

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

Leer más »

La compañera del Rey Lobo

Así fue como se acabó el mundo.

El rey de los lobos, el monstruo mítico, el hombre majestuoso al que había llegado a amar y desear con cada uno de mis suspiros, yacía allí… desangrándose junto a su trono. Agonizando.

Alzándose sobre él había un engendro sonriente… el Señor de los Demonios. Me señaló con un dedo largo, oscuro y enjuto.

Leer más »

Tras el Omega

La vida de Alice es bastante aburrida: va al instituto, ve Gossip Girl con su mejor amiga Sam y tiene un trabajo a tiempo parcial en una cafetería. Nunca le ocurre nada emocionante, hasta la fatídica noche en que la muerde un lobo mientras saca la basura en el trabajo. Extrañamente, cuando se despierta a la mañana siguiente, la mordedura ya está curada y se siente mejor que nunca. El problema es que no es la única que ha notado su mejoría… El chico malo Ryder y su equipo están de repente muy interesados en ella, pero ¿por qué?

Calificación por edades: 16+

Autora original: Jessica Edwards

Leer más »

Caja de sorpresas

La enfermera Riley ha sido asignada a uno de los pacientes más conocidos de la sala de psiquiatría: Jackson Wolfe. Y resulta que es muy sexy, lo que es irónico si se tiene en cuenta que todos los que le rodean acaban muertos. Mientras Jackson atrae a Riley con su encanto, ¿podrá ella descubrir quién es el asesino… o será el mismo hombre del que se está enamorando?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Kashmira Kamat

Leer más »

Placer y negocios

A Trinity le gusta el trabajo, pero eso no significa que sea siempre fácil. En un bar, tras un duro día en la oficina, conoce a Stephen Gotti: un caballero de puertas para fuera e insaciable en el dormitorio. Se enamoran rápidamente, pero Stephen tiene un gran secreto. ¿Asustará este secreto a Trinity?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Luci Fer

Nota: esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Tócame

Hace tiempo que Emily no se acuesta con nadie. ¿Y su última relación? Ni se acuerda, ¡fue hace tanto! Pero eso significa que está dispuesta a tener un buen ligue. Emily está a punto de conocer a alguien que le prenderá el corazón en llamas.

Calificación por edades: 18 +

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.