logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Caja de sorpresas

La enfermera Riley ha sido asignada a uno de los pacientes más conocidos de la sala de psiquiatría: Jackson Wolfe. Y resulta que es muy sexy, lo que es irónico si se tiene en cuenta que todos los que le rodean acaban muertos. Mientras Jackson atrae a Riley con su encanto, ¿podrá ella descubrir quién es el asesino… o será el mismo hombre del que se está enamorando?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Kashmira Kamat

 

Caja de sorpresas de Kashmira Kamat ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Mystery, Thriller & Suspense.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Sinopsis

La enfermera Riley ha sido asignada a uno de los pacientes más conocidos de la sala de psiquiatría: Jackson Wolfe. Y resulta que es muy sexy, lo que es irónico si se tiene en cuenta que todos los que le rodean acaban muertos. Mientras Jackson atrae a Riley con su encanto, ¿podrá ella descubrir quién es el asesino… o será el mismo hombre del que se está enamorando?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Kashmira Kamat

Maddy
¡Despierta!
Maddy
Sé que sigues durmiendo, chica, ¡levántate!
Riley
¿En serio Maddy? Son las 3
Maddy
Tienes que llegar a tiempo hoy
Maddy
Aaron va a ofrecerte un ascenso. Cuidar de un paciente de alto perfil.
Riley
¡¿QUÉ?!
Riley
¡¡Esto es increíble!!
Maddy
Honestamente… no estoy segura de que lo sea.
Riley
espera, ¿por qué no?
Riley
sabes que necesito el dinero…
Maddy
Bueno, el paciente es…
Maddy
Uno de nuestros casos más «especiales».
Riley
¿qué quieres decir?
Maddy
Una psicópata en toda regla.
Maddy
Sé que eso es justo lo que quieres, pero deberías considerar esta decisión con mucho cuidado.
Maddy
Quiero decir, sólo mira lo que pasó con Roxanne…
Maddy
Mierda, Aaron me vio con mi teléfono. Tengo que irme
Riley
¿De qué estás hablando?
Riley
¿Maddy?
Riley
¿qué pasó con Roxanne?

Volví a meter el teléfono debajo de la almohada, gimiendo de frustración.

Típica reina del drama, Maddy. No hay manera de que pueda volver a dormir ahora.

Me levanté de la cama y me arrastré hasta el baño. Las antiguas luces se encendieron, ofreciéndome una visión maravillosamente horrible de mí misma en el espejo.

Me veía como una mierda.

Mis ojos azules parecían dispuestos a dar la vuelta al mundo con la cantidad de bolsas que llevaban debajo, y mi pelo, de color lavanda oscuro, sobresalía en ángulos extraños.

Nada que un poco de maquillaje y un cepillado vicioso del cabello no puedan arreglar.

Claro que una enfermera con el pelo morado no era lo más convencional, pero a Aaron no le importaba. A los pacientes les encantaba el color vibrante.

Me lavé la cara y me preparé para ir a trabajar, siguiendo los movimientos en piloto automático.

¡Otro día, otro dólar!

Me levanté y bajé con un pie, haciendo una mueca de dolor cuando me agaché para recoger lo que me había golpeado en el dedo.

Era uno de mis libros favoritos: la cubierta desgastada, agrietada e hinchada por las innumerables páginas dobladas.

El extraño a mi lado.

Ted Bundy está tratando de matarme desde el más allá.

Puse el libro en mi estantería, colocando a Ted Bundy en su lugar entre Jack el Destripador y Pedro López.

Tal vez Maddy tenía razón acerca de que un paciente psicópata es justo lo que necesito…

Eran una especie de hobby mío…

Algunos lo habrían llamado una obsesión.

Busqué comida en mi cocina y me metí en la boca un strudel frío de la tostadora.

La advertencia de Maddy aún estaba fresca en mi mente.

Sólo mira lo que le pasó a Roxanne…

Cogí las llaves y salí por la puerta de mi pequeño apartamento, sintiéndome un poco nerviosa.

¿Quién es exactamente este paciente de alto perfil?

***

Promoción.

Esperé fuera de la oficina del Dr. Shaw, con mariposas nerviosas revoloteando en mi estómago. Normalmente, la idea de recibir un ascenso me habría entusiasmado.

Pero las cosas se complican un poco más cuando trabajas en un pabellón psiquiátrico para criminales dementes.

Especialmente desde que Roxanne aparentemente se está tomando un misterioso descanso.

Y yo soy su sustituta…

Entra, Riley —llamó el Dr. Shaw.

Me adelanté, siguiendo el tentador olor de las galletas caseras hasta su despacho.

El Dr. Aaron Shaw estaba sentado detrás de su escritorio, con una brillante sonrisa en su rostro y un plato de galletas de chocolate ante él.

—¿Quieres una? Son la especialidad de mi abuela.

Los miré con desconfianza.

Así que estamos recurriendo al soborno directo, ¿verdad?

Cogí dos y me metí una en la boca, el dulce y pegajoso chocolate se derritió en mi lengua.

Aaron me observó masticar con esa sonrisa resplandeciente que tiene, pareciendo mucho más joven de lo que debería, ya que tiene más de treinta años.

No eres mucho más joven, Riley…

Sacudí la cabeza, tratando de concentrarme en la situación.

Veintinueve es todavía joven, pensé. Soy la imagen de la juventud.

Así que —empecé después de haber comido mi segunda galleta—. ¿Un ascenso…?

—Así es —dijo—. Recibirás una bonificación extra a final de mes, horas extras y todas tus dietas estarán cubiertas.

Me quedé con la boca abierta por la sorpresa. Apenas podía creerlo. El dinero extra me vendría muy bien.

Especialmente considerando mi situación en casa…

Pero nada tan bueno es gratis.

—¿Cuál es la trampa? —pregunté.

Aaron se rió. —Vamos, Riley. No tienes que ser tan desconfiada.

Cogí otra galleta de chocolate aún caliente. Levanté una ceja.

Aaron levantó las manos en un gesto de muy bien, me has pillado. Siempre fue uno de los médicos más relajados. Me cuidaba y lo consideraba más un amigo que un jefe.

La sonrisa desapareció de su rostro, y se inclinó hacia delante, todo negocios. —Tu carga de trabajo disminuirá considerablemente. Sólo te ocuparás de un paciente. Pero tiene un poco de… reputación.

Sentí que un escalofrío me recorría la espalda.

—¿Y ese paciente es…?

—Jackson Wolfe.

Fruncí el ceño, tratando de recordar dónde había oído ese nombre antes. Probablemente era uno de los pacientes más infames que teníamos aquí en el hospital.

—¿Y qué pasó con Roxanne? La estoy sustituyendo, ¿verdad? —Recordé a la brillante y enérgica enfermera. Ella había dejado de venir a trabajar un día.

—Se ha tomado una licencia por motivos personales —dijo Aaron vagamente.

Hay algo que no me cuadra.

Las advertencias de Maddy se me pasaron por la cabeza.

Pero extrañamente… sólo me hicieron desearlo aún más. Lo sentía como un desafío.

Además, mentiría si dijera que no tengo curiosidad…

De acuerdo —dije, mis palabras sonaban con una ominosa finalidad—. Lo haré.

—Genial. —Aaron dio una palmada—. El Dr. Bennet le informará sobre el perfil de Jackson.

—¿Dr. Bennet?

—Mi nuevo asistente. Recién salido de la escuela de medicina.

—Ah, ¿así que es tu nuevo chico de los recados?

Aaron se rió. —Lo has dicho tú, no yo.

Me levanté, robando una última galleta para el camino. Estaba a medio camino de la puerta cuando Aaron me llamó.

—Riley —dijo, con una expresión seria en su rostro.

—¿Sí?

—Buena suerte.

***

Durante mi búsqueda de la oficina del Dr. Bennet, divisé a un guardia de seguridad que se estaba quedando dormido en su puesto. Me acerqué a él de puntillas, con los brazos en alto y listo para saltar.

—¡AH! —grité, sacudiendo sus hombros.

—¡AGHH! —gritó, con los ojos muy abiertos.

Me miró fijamente, molesto.

—Me vas a dar mala fama, Ken —me burlé—. Pude conseguirte un trabajo aquí, pero ni siquiera el hecho de que sea tu hermana evitará que te despidan.

—No estaba durmiendo, sólo descansaba los ojos. —Ken se dio varias palmadas en la cara.

Le apreté los hombros con simpatía. No era poca cosa, ir a la facultad de veterinaria y pluriemplearse como guardia de seguridad.

—Acepté el ascenso que me ofreció Aarón, así que quizá podrías hacer menos turnos —dije.

Ken sólo negó con la cabeza. —No. No puedo dejar que hagas todo el trabajo pesado. —Me miró fijamente, con el ceño fruncido—. ¿Estás segura de esto? He oído que el ala de psiquiatría es un trabajo duro.

—Necesitamos el dinero —dije simplemente.

—Siempre podría hacer más turnos…

—De ninguna manera. —Miré las pesadas bolsas bajo los ojos de mi hermano, su piel cetrina. Parecía totalmente demacrado—. Terminarías siendo un paciente aquí en lugar de un guardia de seguridad.

—Subestimas mi poder —murmuró en lo que probablemente era una cursi imitación de algún personaje de ciencia ficción.

—Ni lo intentes —respondí automáticamente, poniendo los ojos en blanco. Le di una palmada en el hombro.

Desde que mamá y papá habían muerto, sólo nos teníamos el uno al otro.

Todavía recuerdo aquella noche en la que abrí la puerta y me encontré con un agente de policía al otro lado, con el destello de las luces rojas y azules detrás de él. Un accidente de coche, me había dicho.

Desde entonces, habíamos rebotado de un apartamento barato a otro, manteniéndonos a duras penas a flote y plagados de deudas.

Pero nos las arreglamos. Siempre lo hacemos.

—¡No te duermas otra vez! —le llamé mientras me alejaba.

—Díselo a todo el hospital, ¿por qué no lo haces? —replicó.

Doblé la esquina, con una sonrisa en la cara.

Ahora a encontrar al Dr. Bennet…

***

Después de unos minutos deambulando, por fin encontré su despacho. Llamé una vez y abrí la puerta. —¿Dr. Bennet? —llamé.

El hombre que estaba dentro se giró para mirarme; estaba rebuscando en unas carpetas.

Me detuve, parpadeando un par de veces.

Él era…

Sexy.

Llámame Paul. —Sonrió, mostrando una hilera de dientes perfectamente blancos—. ¿Y tú eres?

Me llevó un segundo encontrar mi voz. —Riley Frazier —dije—. ¿Sustituyo a la enfermera Roxanne?

—Ah, así que eres la nueva enfermera de Jackson —dijo—. Toma asiento. Voy a sacar tu nuevo contrato.

Me senté frente a él, intentando —y fracasando— no mirarlo.

Incluso sentado, pude ver que era alto. Fácilmente superaba el metro ochenta. Tenía el pelo negro ondulado y una mandíbula que podía atravesar el cristal.

Incluso a través de su bata de médico podía ver sus músculos bien definidos.

De repente me sentí cohibida. Intenté alisarme las arrugas de la bata y cepillarme el pelo detrás de las orejas.

Si Aaron me hubiera dicho que su nuevo residente médico era un supermodelo podría haberme asegurado de estar presentable al menos.

—Ah, aquí estamos. —Paul me acercó los papeles—. Léelo con cuidado. No querrás firmar algo para lo que no estás preparada.

Me reí.

¿Se supone que es una broma?

Había leído el contrato en diagonal. Era lo habitual, nada fuera de lo común. Firmé con confianza. Ya había tomado mi decisión antes de entrar en la habitación.

Además, si tengo que trabajar con el Dr. Bennet todo el tiempo, ciertamente no me voy a quejar…

Se levantó y me entregó un juego de llaves.

—Encontrarás la habitación de Jackson al final del pasillo y a tu derecha —dijo—. Habitación 606.

—¿No vas a acompañarme? —pregunté, tratando de ocultar mi decepción.

Paul me miró y sonrió, mi corazón dio un vuelco.

—Aunque me encantaría, tengo otras cosas de las que ocuparme. No te preocupes. Tendremos más tiempo para conocernos.

—¿Qué te parece un café mañana? —pregunté con valentía. Era el siglo XXI. Era totalmente natural que las mujeres invitaran a salir a los hombres.

—¿Tú invitas? —preguntó, sonriendo.

Cogí una nota adhesiva de su escritorio y escribí mi número. Se lo tendí, pero en lugar de coger la nota me agarró de la muñeca y me acercó.

Jadeé cuando me abrazó contra su pecho, con sus fuertes brazos rodeando mi cintura.

Mi corazón se aceleró, mis fosas nasales se llenaron de su aroma varonil.

Humo de bosque y pino…

¿Es algo de violeta lo que veo en tu pelo? —preguntó.

—Es un lavanda oscuro, sí —tartamudeé.

Se inclinó para que pudiera sentir su aliento contra mi oído. Un escalofrío de placer me recorrió la espalda.

No debería dejarle hacer esto…

Técnicamente es mi jefe.

Me recuerda al algodón de azúcar que solía tomar en los carnavales —murmuró—. Era delicioso.

Apreté los muslos mientras una ola de lujuria me recorría. Sus grandes y fuertes manos recorrieron mi cintura, hacia mi culo…

Mierda, realmente vamos a…

Pero entonces se apartó, el calor de su cuerpo contra el mío desapareció.

—Bueno, el deber me llama —se burló Paul. Se dio la vuelta y salió rápidamente por la puerta—. Ten cuidado con Jackson. Es muy difícil de manejar.

Me sacudí de mi estupor, mordiéndome el labio. Tuve la sensación de que podría disfrutar de mi nueva posición más de lo que pensaba…

Encontré mi voz, respondiendo al comentario de Paul demasiado tarde.

—Seré capaz de manejarlo —me dije.

Al menos, espero que pueda…

***

606.

Quién hubiera pensado que un número podría ser tan intimidante.

El corazón me martilleó en el pecho cuando introduje la llave en la cerradura.

Respirando profundamente, abrí la puerta y entré.

Encontré a Jackson atado a la cama con correas de cuero y una máscara al estilo de Hannibal Lecter que le cubría la boca. Se agitó contra sus ataduras cuando me vio entrar, con los ojos muy abiertos y desesperados.

Intentó gritarme algo, pero la máscara oscureció sus palabras.

—Cálmate, Jackson —dije con una calma practicada—. Me llamo Riley y seré tu nueva enfermera.

Me ignoró, esforzándose contra el cuero. Si seguía así, iba a hacerse daño. Se le escapó la saliva por las comisuras de la máscara y me dio mucha pena.

Tal vez esto es de lo que todo el mundo está hablando cuando dicen que Jackson es un manojo…

Tienes que calmarte, Jackson —dije con severidad—. Si lo haces, te quitaré la máscara para que puedas hablar sin intentar gritar. ¿De acuerdo?

Jackson entrecerró los ojos y se quedó quieto, asintiendo lentamente. Tenía el pelo rubio sucio y pecas repartidas por la cara.

Me acerqué a él y le desabroché con cuidado la boquilla; empezó a gritar en cuanto se la quité.

—¡Sácame de estas ataduras! —gritó—. ¡NO SOY JACKSON WOLFE!

Tropecé hacia atrás. La psicosis era peor de lo que había pensado.

—Jackson…

—Escúchame —dijo—. Mi nombre es Dr. Paul Bennet. ¿Dijiste que te llamabas Riley? Se supone que eres mi nueva asistente.

—¿De qué estás hablando? —Mi cabeza dio vueltas—. Acabo de hablar con el Dr. Bennet…

—¿LO VISTE? ¿Y LO DEJASTE IR? —explotó con rabia—. Revisa el archivo del paciente, tonta. Eso debió ser lo primero que hiciste al entrar.

—Bueno, iba a hacerlo, pero empezaste a gritar como un loco…

—¡AHORA! —Jackson-no-Jackson exigió.

Cogí la carpeta de la puerta y la abrí. Había una foto de Jackson Wolfe. Tenía el pelo ondulado y una mandíbula que podía atravesar el cristal…

La sangre se drenó de mi cara.

No era el Dr. Bennet con quien había hablado…

Era

Jackson Wolfe.

Y acababa de proponerle una cita antes de ver cómo se alejaba y salía del hospital.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Riley
hey
Riley
he intentado llamarte, pero me salta el buzón de voz
Riley
probablemente ya te has enterado de lo que ha pasado…
Riley
¿está todo bien?
Riley
bennet me está explotando
Aaron
Estoy ocupado.
Aaron
Lidiando con este lío.
Aaron
Hablamos más tarde.

Miré abatida los mensajes de la pantalla de mi teléfono.

Aaron estaba furioso. Me di cuenta de la brevedad de sus mensajes y de que se molestaba en terminar sus textos con puntos.

Alguien sólo hacía eso cuando estaba enfadado.

Y hablando de médicos cabreados…

—¿Qué tan incompetente puedes ser? —El Dr. Bennet echó humo mientras se paseaba de un lado a otro de su despacho.

Había tratado de ignorar su diatriba, pero estaba empezando a afectarme.

—Por qué Aaron pensó en promoverte a ti, no tengo idea. ¿Cómo conseguiste tus calificaciones?

Muy bien, basta de esto.

Cállate, ¿quieres? Esto es tan culpa tuya como mía. —No me importaba que fuera mi jefe. Esto se redujo al respeto humano básico.

—Estaba delante de ti y le dejaste salir de aquí como si fuera el dueño del lugar. —La cara de Bennet estaba roja de ira.

—Tú eres el que fue atado —respondí—. ¿Qué clase de idiota se deja atar por su paciente?

—¿Cómo es que ni siquiera sabías cómo era Wolfe antes de aceptar el trabajo?

—Escucha, imbécil —dije—. Tomé la tarea literalmente veinte minutos antes de encontrarte atado a la cama, así que dame un respiro.

—Deberían despedirte por esto —espetó.

—Será mejor que no —amenacé—. Porque si es así, me aseguraré de que te arrastren conmigo.

Nos miramos fijamente, sin que ninguno de los dos se echara atrás. Con un último resoplido, Bennet salió furioso del despacho, lanzándome una última mirada de soslayo.

Suspiré y me hundí más en mi asiento. Ese era mi nuevo jefe. Y mi nuevo paciente era un peligroso psicópata suelto…

Cerré los ojos, deseando que hubiera un gran botón rojo de reinicio que pudiera pulsar.

Gran comienzo, Riley.

***

—Tienes suerte —dijo Ken entre un bocado de lasaña.

Me detuve a mirarlo, y el trozo de pasta con queso que tenía en el tenedor volvió a caer en el plato. El parloteo de la televisión zumbaba de fondo en nuestro pequeño apartamento, rompiendo el silencio.

—¿Y qué parte exacta de mi historia te da la impresión de que tengo suerte? —pregunté.

Le había dicho a Ken lo esencial de lo que había sucedido: desde el encuentro con el Dr. Bennet, hasta el encuentro con el Dr. Bennet real y el descubrimiento de que acababa de dejar a un hombre peligroso suelto por el mundo.

Podría perder mi trabajo.

Y no puedo permitirme el lujo de ser despedida…

No te hizo daño —dijo Ken—. No sé si lo has asimilado, hermana, pero estabas sola en una habitación con un paciente mentalmente inestable. Las cosas podrían haber ido fácilmente a peor.

Fruncí el ceño.

No había pensado en ello de esa manera. De hecho, no hubo un solo momento en el que estuviera con Jackson Wolfe en el que me sintiera asustada o incómoda.

De hecho, estaba sintiendo algo completamente diferente…

Pero según su expediente, que leí demasiado tarde, era un psicópata. Y los psicópatas eran buenos para manipular a los demás.

—En fin, basta de hablar de mi día —dije, cambiando no tan sutilmente de tema. No quería pensar en mi casi roce con el peligro—. ¿Cómo le van las cosas, Dr. Dolittle?

Ken suspiró con fuerza, mirando las interminables capas de queso de su lasaña. —No hay mucho que contar. Días largos y turnos más largos.

—Ken…

Engulló el resto de la comida y se levantó para lavar los platos.

Sentí como si alguien hubiera cogido un cuchillo y me lo hubiera clavado en el corazón. La espalda de mi hermano estaba encorvada mientras la esponja se movía con lentitud por su plato.

Ken siempre había querido ser veterinario. Desde que murió el perro de nuestra infancia, su sueño era evitar que nuestros pequeños amigos peludos corrieran la misma suerte.

Pero viéndolo ahora…

Parecía tan torturado.

Las cosas habían sido difíciles desde que nuestros padres murieron en aquel extraño accidente de coche. Nos habían dejado deudas que pagar y la facultad de veterinaria no era nada barata. El estrés nos estaba afectando a los dos.

Siempre habíamos intentado consolarnos y estar ahí el uno para el otro, pero últimamente parecía que Ken me evitaba.

—Ken, si hay algo que te molesta…

—No pasa nada, Riles. Sólo estoy cansado. —Se giró para mirarme, con una sonrisa de papel en los labios—. Me voy a la cama. —Se retiró a su habitación, cerrando suavemente la puerta tras de sí.

Bostezo, el cansancio me invade de repente. Me limpié rápidamente en la cocina y estaba a punto de apagar la televisión cuando las noticias llamaron mi atención.

—Se ha denunciado la desaparición de Melissa Stratton, de 49 años —anunció el presentador de las noticias. Una foto de una mujer sonriente de mediana edad se mostró en la pantalla—. Si tiene alguna información, no dude en ponerse en contacto con las fuerzas del orden locales.

Apagué la televisión y arrastré los pies hasta mi dormitorio.

Estaba inquieta.

La sonrisa asesina de Jackson seguía pasando por mi mente.

No había forma de que estuviera conectado con esta desaparición…

¿Verdad?

***

—Ninguno de vosotros perderá su trabajo —dijo Aaron.

Respiré aliviada.

Bennet parecía querer decir algo, pero mantuvo la boca cerrada.

Ambos estábamos sentados frente a Aaron en su despacho. Esta vez no había galletas recién horneadas en su escritorio, y su habitual comportamiento amistoso había desaparecido.

—Por el momento, los dos seréis asignados a diferentes pacientes hasta que Jackson sea capturado. —Me miró—. Riley, serás asignada a Dave Anderson.

Bennet resopló a mi lado y yo le miré de reojo.

Dave Anderson, también conocido como Mad Dave por el personal más… entusiasta del hospital, era un caso problemático.

Aaron desvió su mirada hacia Bennet, sin que le hiciera gracia.

, Paul, me seguirás. Te vigilaré de cerca para asegurarme de que sigas los protocolos de seguridad estándar.

Bennet se encogió en su asiento y sentí que me recorría un regocijo vengativo.

—Es preocupante que Jackson fuera capaz de someterte —continuó Aaron—. Por muy astuto que sea, no hay razón para que te encuentres en esa situación.

Bennet abrió la boca para decir algo, pero Aaron levantó la mano.

—No quiero oírlo. Vamos a pasar de este incidente. —Aaron se pellizcó el puente de la nariz, pareciendo diez años más viejo de lo que realmente era—. Ahora, a menos que vosotros dos tengáis alguna pregunta…

Bennet y yo nos miramos, sin querer hablar ninguno de los dos.

—Genial. Entonces sigamos adelante y…

—¡Dr. Shaw!

Nos giramos para encontrar a su recepcionista en la puerta, jadeando. Parecía agotada, con su impecable peinado suelto y desordenado.

—¿Qué pasa ahora? —Aaron gimió, poniéndose de pie.

—Es Jackson —dijo—. Lo han atrapado.

***

La entrada del hospital estaba llena de personal, medios de comunicación y curiosos. Me puse de puntillas y estiré el cuello para intentar ver por encima de la multitud.

—¿Lo has oído? —dijo una voz a mi izquierda. Miré para ver a dos enfermeras de la UCI murmurando entre ellas—. Al parecer, ha matado a alguien.

Se me cayó el estómago. Me acerqué a ellas, tratando de escuchar lo que decían.

—Encontraron a la mujer desaparecida. Bueno, al menos lo que queda de ella. —Esta enfermera estaba definitivamente exagerando la historia, contándola como si esta pobre mujer fuera una víctima de una película de terror en lugar de un ser humano real.

Me ha puesto enferma.

—¿Qué quieres decir con lo que queda? —preguntó la otra.

—Sus extremidades estaban cortadas en pedazos. Encontraron trozos de ella por todas partes: marcas de mordiscos por todo el cuerpo.

—Jesús —murmuró la otra enfermera en voz baja.

—¿Cómo sabes que Jackson lo hizo? —interrumpí.

Las dos me miraron, sorprendidas.

—Lo encontraron cerca —dijo—. Además… Jackson tiene un historial.

¿Historial?

Antes de que pudiera preguntar, una ráfaga de movimiento estalló junto a la entrada. Los gritos acompañaron a los rápidos disparos de las cámaras de los ansiosos periodistas.

Jackson fue escoltado por el hospital, bien sujeto a una silla de ruedas. Los curiosos se separaron de él y finalmente su camino pasó por donde yo estaba.

Nos miramos a los ojos: esos profundos orbes marrón chocolate se clavaron en los míos. Su aspecto era diferente al de la última vez que lo vi. No parecía tan elegante como con la bata de médico.

Parecía peligroso. Feral.

Llevaba unos vaqueros sucios y una camiseta blanca rota, con salpicaduras de sangre que manchaban la tela.

¿Sangre de la mujer desaparecida?

¿Soy inadvertidamente responsable de la muerte de un extraño?

Oh, hola, algodón de azúcar —dijo despreocupadamente mientras le hacían pasar por delante de mí.

Mi mano se movió instintivamente para tocar mi pelo morado. —No me llames así —dije.

El calor recorrió mi espina dorsal cuando me guiñó un ojo.

Jackson sonrió, con un ardiente atractivo sexual ardiendo en su mirada. —Puede que tengamos que posponer esa cita.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Desvanecido

Han pasado dos años desde que Lily perdió a su novio en un tiroteo. Cuando una prestigiosa universidad le hace una oferta de trabajo, tiene la oportunidad de acabar con sus demonios y empezar de nuevo, al menos hasta que conoce al irresistible presidente de la escuela. ¿Podrá Lily confiar su amor a un nuevo hombre, o sus oscuros secretos sólo le llevarán a un nuevo desengaño?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Haley Ladawn

Leer más »

Visiones

La chica nueva, Raven Zheng, tiene un secreto: puede ver fantasmas. La leyenda local, Cade Woods, también tiene sus propias habilidades especiales. Tras una serie de asesinatos, los adolescentes deciden utilizar sus dones para atrapar al asesino. Pero cuando Raven se entera de la oscura historia de Cade, se pregunta si realmente se puede confiar en él…

Calificación por edades: 13+

Autora original: Samantha Pfundheller

Leer más »

Hada Madrina S.A.

Todo el mundo sueña con tener un hada madrina en algún momento de su vida, ¿no? Pues Viola descubre que tiene una y con tan solo firmar el documento, ¡todos sus sueños románticos se harán realidad! ¿Qué puede salir mal? Pues por ejemplo, que ahora tiene que participar en una competición peligrosa contra otras mujeres para hacerse con el corazón de un apuesto príncipe. ¡La pelea está servida!

Calificación por edades: 18+

Autora original: F.R. Black

Leer más »

Entre sombras

Cuando unas aterradoras alucinaciones en forma de sombras envían a Melinda Johnson, de catorce años, a un hospital psiquiátrico, su perfecta familia comienza a desintegrarse y los problemas que se esconden bajo la alfombra empiezan a acumularse. ¿El karma ha alcanzado finalmente a los Johnson? ¿O es realmente culpa de las sombras?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Elizabeth Gordon

Leer más »

Scarlett

Scarlett Evans no es una vampiresa normal. Nick Dahlman no es un cazador de vampiros cualquiera. Cuando Scarlett es perseguida por el poderoso líder de un aquelarre y el imprudente hermano pequeño de Nick desaparece, ambos —enemigos naturales— se verán obligados a confiar el uno en el otro para poder restablecer el equilibrio en sus mundos. Su búsqueda los llevará por cafeterías inquietantemente inocentes hasta castillos remotos con historias oscuras, pero ninguno de esos lugares estará libre de peligro y mantenerse con vida no será tarea fácil…

Calificación por edades: 18+

Autora original: L. E. Bridgstock

Leer más »

Tócame

Hace tiempo que Emily no se acuesta con nadie. ¿Y su última relación? Ni se acuerda, ¡fue hace tanto! Pero eso significa que está dispuesta a tener un buen ligue. Emily está a punto de conocer a alguien que le prenderá el corazón en llamas.

Calificación por edades: 18 +

Leer más »

Marcada

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

Leer más »

Amanecer inmortal

Tras un encuentro fortuito con una mujer cautivadora y un hombre con aspecto de lobo, Lea se encuentra en medio del mundo secreto y clandestino de los inmortales, lleno de hombres lobo, vampiros y brujas. ¿Aprenderá a navegar por este nuevo mundo con la ayuda de su apuesto amigo lobo? ¿O caerá en los oscuros y seductores encantos de su hermosa reina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jennifer Brian

Leer más »

La compañera del Rey Lobo

Así fue como se acabó el mundo.

El rey de los lobos, el monstruo mítico, el hombre majestuoso al que había llegado a amar y desear con cada uno de mis suspiros, yacía allí… desangrándose junto a su trono. Agonizando.

Alzándose sobre él había un engendro sonriente… el Señor de los Demonios. Me señaló con un dedo largo, oscuro y enjuto.

Leer más »

En el fin del mundo

Savannah Madis era una feliz y alegre aspirante a cantante hasta que su familia murió en un accidente de coche. Ahora vive en una nueva ciudad, va a un nuevo colegio, y por si eso fuera poco, está en el punto de mira de Damon Hanley, el chico malo del instituto. Damon está totalmente confundido con ella: ¿quién es esa listilla que no deja de sorprenderlo? Damon no puede quitársela de la cabeza y, por mucho que odie admitirlo, Savannah siente lo mismo. Se hacen sentir vivos el uno al otro. Pero, ¿será eso suficiente?

Clasificación por edades: 18+ (Contenido sexual gráfico, violencia)

Advertencia: este libro contiene material que puede considerarse molesto o perturbador.

Autora original: Emily Writes

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.