logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

 

Marcada de Tori R. Hayes ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

***

Libro uno: La descendiente

Nací en una fría noche de noviembre bajo la luz de la luna llena.

Mi madre nunca llegó al hospital. El coche se estropeó en medio del bosque y la ambulancia no pudo llegar a tiempo.

Siempre me dijeron que por eso me veía tan diferente a mis padres.

Que la luz de la luna había vuelto el color de mi pelo blanco, y mis ojos muy azules como la noche helada en que fui recibida en este mundo.

Desde el día en que nací, me está prohibido estar fuera después de la puesta de sol.

Decían que los muchos predadores que rondan nuestro distrito son más activos por la noche. Que yoo era su única hija, y no podían soportar la idea de perderme.

Nunca creí que me hubieran dicho toda la verdad, pero tampoco imaginé que la verdad pondría patas arriba todo lo que sabía.

Que me vería obligada a elegir entre el amor de mi vida y el hombre del que no puedo alejarme.

***

Tenía nueve años la primera vez que pregunté si podía pasar la noche en casa de una de mis amigas. Después de eso, entendí que tenía que preguntarles si quería volver a ver la luz del día.

Nunca había pedido algo así, pero me miraron con horror. Como si hubiera pedido la cosa más escandalosa del mundo.

Me gritaron durante media hora, y nunca me dieron la razón de su negativa o el motivo de su actitud.

Solo me dijeron que estuviera en casa a las siete de la tarde, o que mejor me quedara en casa si no me comprometía con cumplir esa condición.

Una vez llegué media hora tarde y ya estaban haciendo llamadas a la comisaría para que enviaran un grupo de búsqueda para buscarme. No volví a romper esa regla.

A los quince años, jamás había salido más tarde de las siete de la tarde. Debía acostarme a las diez y media, y había dejado de cuestionarlo después de tantos años.

Si no duermes tus ocho o nueve horas, no estarás preparada para el día siguienteera la respuesta que siempre recibía cuando me atrevía a hacer la pregunta.

La rutina había sido así toda mi vida. Incluso ahora, al cumplir los dieciocho años, no tengo una explicación real de por qué siempre fue así.

Nunca había visto el cielo nocturno pero siempre había soñado con cómo sería bañarse en la luz de la luna, como cuando nací. Pero ese sueño era casi imposible de realizar.

Durante dieciocho años, había estado metida en casa de mis padres, sin ir a una fiesta o a una pijamada. Pero ya había tenido suficiente.

Llevaba años planeando mi rebelión, y esa era la noche para ejecutar el plan.

Era mi cumpleaños y la luna estaba llena. Mis dos mejores amigos me habían invitado a un picnic a la luz de la luna, ya que la noche de noviembre de ese año era cálida.

Mi mejor amiga, Everly, que ha estado a mi lado desde que tengo uso de razón, y el hombre del que he estado enamorada en secreto durante años. Archer.

Quizá esa noche ocurría algo. Everly, sin duda, confiaba en ayudar a que ocurriera.

Yo tenía menos confianza, pero una chica podía soñar.

Y esa noche iba a ser mágica. Literalmente.

***

—¡Estoy en casa! —grité.

Mamá estaba pasando la aspiradora, pero la apagó en cuanto me oyó gritar. Vino corriendo por la sala de estar y llegó al pasillo donde yo estaba.

Me preparé para lo inevitable.

Finalmente llegó hasta mí y me rodeó con sus brazos.

—¡Feliz cumpleaños, cariño! Desapareciste tan rápido esta mañana que apenas te vi —se quejó y volvió a abrazarme.

—Tenía que ir a la escuela —le expliqué.

Me miró como si supiera que estaba mintiendo.

—No me habrías dejado salir si hubiera pasado a saludarte, mamá —admití y puse los ojos en blanco.

—Este es mi último cumpleaños en casa, y te conozco. Además, Archer y Everly me estaban esperando en la escuela

Antes de que pudiera defenderse, oí pasos junto a la escalera.

Papá bajaba las escaleras a la velocidad de la luz, y parecía que había estado trabajando toda la noche.

Se movía con rapidez y parecía lleno de energía, pero tenía unas ojeras que lo delataban.

—¿Te has quedado despierto toda la noche otra vez, papá? —pregunté mientras me rodeaba con sus brazos para abrazarme.

—Por supuesto que sí. Hoy es tu cumpleaños y tengo planeado algo especial para ti —dijo extasiado—. Feliz cumpleaños, por cierto, mi niña —terminó y me besó la mejilla.

—Gracias, papá —respondí y sonreí— ¿Qué has estado haciendo exactamente?

—Buen intento. Pero tendrás que esperar —se burló.

Mi madre interrumpió la conversación. —¿Estás cansado? ¿Preparo un poco de té? ¿Algo de comer? —siguió preguntando hasta que la interrumpí.

—¡Caramba, mamá! Solo he ido al colegio medio día. No he estado fuera durante un año

—Lo siento, cariño. Pero es tu cumpleaños y quiero que mi cumpleañera sea lo más feliz posible —ella estaba de buen humor, así que decidí arriesgarme ya que era mi decimoctavo cumpleaños.

—¿Mamá? —empecé— Me preguntaba, ya que es mi decimoctavo cumpleaños, ¿si puedo quedarme fuera un poco más?

Giró la cabeza con miedo.

—Solo un poco más. Pensé que tal vez…

—¡No! —rugió. Me sorprendió. Incluso papá parecía sorprendido por su reacción.

—Yo… lo siento, cariño —dijo, y pareció arrepentirse al instante de su decisión de gritar.

—Sé que realmente lo deseas, pero tenemos ese acuerdo por una razón, y no me gusta ver cómo se sobrepasan los límites

Nos quedamos todos en silencio durante un rato antes de volver a romperlo.

—Voy a subir a hacer los deberes —dije y salí de la habitación.

—Vale, cariño, pero la tarta estará lista a las tres —oí gritar a mi madre.

—¡Claro! —respondí.

Tiré mi bolsa en un rincón y luego a mí misma en la cama.

Por fin, un poco de paz.

Apenas logré respirar antes de que mi teléfono zumbara en el escritorio desde el lado opuesto de la habitación.

Mi cuerpo no quería levantarse, así que lo ignoré hasta que volvió a zumbar.

Exhalé y me arrastré hasta la mesa. Encendí la pantalla y casi la dejé caer al suelo cuando vi de quién era.

Archer
Oye, ¿quieres salir esta noche? Para celebrar tu cumpleaños.

No podía creer mis propios ojos. ¡Archer me estaba invitando a salir! Mi corazón no dejaba de latir, y pensé que se me iba a salir del pecho por un segundo.

Llegó un nuevo mensaje de texto.

Archer
Everly y yo estaremos esperando fuera de tu casa a las 11:15

No me estaba invitando a salir. Ellos sí. Me sentí un poco decepcionada pero también un poco aliviada. Probablemente iba a morir de vergüenza si me quedaba a solas con él durante toda la noche.

Estaba a punto de responder sin dudar cuando pensé en mis padres. Ellos nunca me dejarían salir tan tarde. Pero… ¿Y si nunca lo supieran?

Esa era mi oportunidad de ver por fin una noche estrellada con mis propios ojos y, con suerte, tener una oportunidad a solas con Archer.

Everly sabía lo que sentía por él, así que era optimista y pensaba que de alguna manera crearía una oportunidad para mí. No podía perder esa oportunidad.

Me sacó de mis pensamientos que alguien llamara a mi puerta, después entró mi madre. —¿Ya has terminado los deberes? —me preguntó.

—Vi mi cama y me pareció más atractiva que los deberes —admití.

Se rió. —¿Por qué conozco esa sensación?

—Pensamos que querrías tu regalo —dijo. Levanté la vista.

—Desgraciadamente, no hemos tenido tiempo de comprarlo, y tu padre no ha terminado su creación, así que… hemos decidido que tú elijas tu propio regalo este año

Mis ojos se iluminaron. —Con límites —aclaró rápidamente, y mis hombros bajaron para subrayar mi decepción. Ella se rió.

Tuve que pensar un poco antes de encontrar mi respuesta. —De acuerdo —dije—. Quiero teñirme el pelo

Mamá me miró como si estuviera loca. —Pero tu pelo es tan especial. Y combina tan bien con tus ojos

—No quiero ser especial. Al menos no así. Quiero parecerme a vosotros. Parecer vuestra hija de verdad, no solo saberlo. Parecer vuestra tanto como lo hace mi hermano… —murmuré.

Suspiró. —Está bien, pero nada demasiado loco. También podrías, mejor, dejarte el pelo tal como está… —se rindió. Grité y la abracé.

—Nada permanente al principio —añadió rápidamente—. No quiero que te arrepientas de tu decisión

—Bien —Me pareció bien cómo nos pusimos de acuerdo, así que acepté.

—Encuéntrame en el baño dentro de una hora, y veré lo que puedo hacer —dijo y se levantó.

—Creía que el tinte del pelo lo hacía un peluquero —dije.

—Normalmente lo hace , pero yo también me tiño el pelo, así que creo que nos arreglaremos —Se rió.

—Claro, porque no quieres que la gente se dé cuenta de tus canas —bromeé.

—Tú tampoco te estás haciendo más joven, señorita —me respondió y se rió antes de bajar a asegurarse de que todo estaba listo para mi tinte.

—¿Mamá? —pregunté antes de que saliera— ¿Cómo es que las dos tenéis el pelo y los ojos marrones, mientras que yo tengo los ojos azules y el pelo blanco?

Me miró. —Cariño. Naciste bajo la luz de la luna llena. Durante la luna llena ocurren muchas cosas inexplicables. Tu cuerpo puede haber reaccionado a la luz y haberte hecho nuestra niña especial

Y luego se fue.

Me tiré de nuevo en la cama. Sonaba tan surrealista como la primera vez que lo escuché. Nunca había oído hablar de una persona que hubiera experimentado lo mismo.

Entonces pensé en mi regalo de cumpleaños. Me permitió teñirme el pelo, lo que significaba que por fin podría tener un aspecto un poco normal.

Se sorprenderían mucho esta noche. Así que cogí mi teléfono y respondí al mensaje de Archer.

***

Pasó la hora y mi regalo de cumpleaños estaba listo. Bajé corriendo las escaleras y entré en el baño, donde me esperaba mi madre.

Ya estaba de pie con guantes, el frasco de tinte para el pelo en la mano y una gran sonrisa en la cara. —¿Lista, cumpleañera? —me preguntó. Asentí con la cabeza y me senté.

Mientras terminaba con las últimas pasadas de tinte, podía oír cómo mi corazón bombeaba con fuerza. Ya no había vuelta atrás.

—Ya está. Ahora, no te quites el gorro antes de que el temporizador llegue a cero. Luego métete en la ducha, pero recuerda usar mi champú y acondicionador

La espera fue larga. Demasiado larga. Pero finalmente sonó la alarma, y arranqué el tapón antes de dejar que el agua lavara el exceso de tinte.

Cuando terminé de secarme el pelo, llegó el momento. Esto era lo que quería, ¿no? Un color de pelo normal. ¿Por qué estaba tan nerviosa?

Respiré profundamente y me giré para mirarme en el espejo. Me veía muy diferente.

Mamá me había oído apagar el secador de pelo y vino a acompañarme. Pude verla de pie en la puerta.

—¿Qué te parece? —preguntó.

Casi no me reconocí. —Es un poco raro, pero no en el mal sentido —admití. Mis ojos brillaban un poco más en contraste con el pelo oscuro.

No era que me molestara. Me gustaban más mis ojos que mi pelo. A la gente le gustaban.

—¿Estás satisfecha? —preguntó.

—Sí, me gusta —respondí—. Es curioso ver lo mucho que me parezco a vosotros, ahora que tengo el mismo color de pelo

Se rió y me rodeó con sus brazos. —Siempre has sido nuestra hija. No importa el color de tu pelo

Le devolví la sonrisa y me besó la mejilla. —Te daré un poco de tiempo a solas con el espejo para que te acostumbres a tu nuevo color de pelo

Cerró la puerta tras ella y me quedé sola con mi nuevo aspecto.

Me sentía un poco mal por mi plan de escaparme esa noche. Quería a mi madre y sabía que ella solo quería protegerme.

Me sacudí de encima esos pensamientos y corrí escaleras abajo hasta la sala de estar.

Mi padre estaba sentado en su sillón favorito, leyendo un libro. Pero antes de que pudiera decir nada, mi madre me dio la noticia. —¿Qué te parece su regalo de cumpleaños, James?

Me miró y sonrió ampliamente. —¡Te pareces tanto a tu madre cuando era joven!

—Me halagas, James —pude oír su risita desde la cocina—. Rieka es mucho más bonita

—Tal vez —se burló papá y se rió. Un paño voló por la habitación desde la cocina directamente hacia él. Su matrimonio nunca parecía ser aburrido.

—Estás preciosa, Rieka —dijo finalmente.

—Gracias, papá

—¿Quién es esa? —oí la voz de un niño pequeño detrás de mí. Me giré y sus ojos se abrieron de par en par.

—¿Rieka?

—Sí. ¿Qué te parece, Luca? —pregunté y abrí mis brazos para él. Solo tenía diez años. Era una diferencia de edad importante, pero no por ello le quería menos.

Corrió a mis brazos y se abrazó a mí. —Es raro. Te pareces a mamá

Me reí. —¿De verdad lo crees?

—El pastel está listo —gritó mamá y entró en el comedor con uno de sus famosos pasteles.

—¡Yo primero, yo primero! —gritó Luca y me soltó para correr hacia la tarta. Yo solté una risita y le seguí.

Después de una lujosa cena, subí a mi habitación para prepararme para esa noche.

Antes de irme a la cama, envié un mensaje a Archer y Everly diciéndoles que tenía una sorpresa para ellos esta noche.

Puse la alarma en mi teléfono y utilicé uno de mis auriculares inalámbricos. Sabía que mamá podía darse cuenta si fingía estar dormida, así que tenía que tomar precauciones.

Di las buenas noches a mi familia y me fui a dormir.

Me dormí enseguida, sin saber que esa noche lo cambiaría todo.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

La alarma sonó y tuve que arrancarme el auricular de la oreja. El volumen estaba al máximo, cosa que no había notado antes de dormirme.

Miré mi teléfono. Las 11 en punto. Llegarían en cualquier momento.

Me levanté a toda prisa y me vestí con un conjunto cuidadosamente seleccionado. A partir de ahí, esperé.

Mi teléfono sonó y me estaban esperando fuera. Bajé las escaleras y pasé por delante del dormitorio de mis padres sin hacer ruido.

Cerré la puerta principal lo más silenciosamente posible y la cerré tras de mí.

Everly ya había encontrado mi bicicleta, y me la pasó cuando me acerqué.

—¿Qué te ha pasado en el pelo? —susurró.

—Te lo diré cuando nos alejemos de mi casa —le prometí.

—¿Lista? —preguntó Archer.

—Lista —susurré en la noche.

***

Sus bicicletas estaban aparcadas a casi un kilómetro de la carretera.

La bicicleta de Everly era ordinaria como la mía, pero Archer tenía una bicicleta con un motor ruidoso, y teníamos que asegurarnos de no despertar a nadie.

No teníamos prisa y me tomé el tiempo necesario para disfrutar de las brillantes estrellas que iluminaban el oscuro cielo. Eran incluso mejores en la vida real que a través de las increíbles fotos que había encontrado en Internet.

Archer apagó su bicicleta cuando llegamos a un pequeño claro.

—Tenemos que caminar un poco desde aquí —dijo.

Everly y yo colocamos nuestras bicicletas junto a la suya y seguimos su ejemplo hasta la cima de la colina, donde pude ver montado un pequeño picnic. Era precioso.

La pequeña zona estaba iluminada por linternas y antorchas colocadas alrededor de la alfombra.

—Feliz cumpleaños, Rieka —dijeron simultáneamente.

—Este es el mejor lugar para contemplar la luna —añadió rápidamente Everly—. Especialmente porque la luna está muy grande y brillante esta noche. La llaman superluna

Era cierto. La luna era grande esa noche. Mucho más grande de lo que había imaginado.

El tamaño era hipnotizante, y me olvidé de mirar por dónde caminaba.

Mi pie se enganchó en una raíz y tropecé, pero Archer fue rápido y reaccionó antes de que cayera al suelo.

Me agarró la muñeca y me salvó del horror de unos pantalones estropeados y una abrasión. —Gracias —dije, aliviada.

—Sé que estás emocionada, Rieka, pero quizá también tengas cuidado con el suelo —se rió. Le empujé hacia delante por reírse de mí, pero secretamente esperaba que no hubiera notado mi cara roja.

—Así que… —dijo Everly— ¿Te importaría hablarnos del nuevo look?

Archer se dio la vuelta y me miró con los mismos ojos de asombro.

—Mi madre finalmente me dejó teñirlo como regalo de cumpleaños. No es que no me guste el color de mi pelo, pero es que a veces llama mucho la atención, y me gustaría saber cómo es ser un poco normal…

—¿Te gusta? —pregunté y pasé la mano por mis mechones castaños.

Archer se aclaró la garganta. —Se… se ve bien, quiero decir… tenía un poco de curiosidad por verlo a la luz de la luna

Pude sentir el calor subiendo a mis mejillas por segunda vez. —¿De verdad? —intenté decir sin sonar nerviosa.

—Sí, pero de todos modos te queda bien

Me sentí muy avergonzado y sin palabras.

Everly me dio un codazo en las costillas. Tenía una sonrisa burlona en la cara y sus cejas se movían arriba y abajo repetidamente.

Sabía lo que estaba insinuando, pero le saqué la lengua para disuadirla. Ella se encogió de hombros, pero dejó de lado el tema.

Archer tiró la bolsa de comida junto a la alfombra y se dio la vuelta para mirarme de nuevo.

Me miraba fijamente con sus ojos dorados. Hacía tiempo que me había convencido de que alguien debía de haberlos seleccionado cuidadosamente para que el color coincidiera tan perfectamente con su pelo rubio.

La luz de la luna casi los hacía brillar.

—Admitiré que en realidad te pareces mucho a tu madre así —reconoció.

—No es la primera vez que oigo eso hoy —me reí.

—Pero sí me gustaba más antes —le oí murmurar antes de buscar algo en el bolsillo de su chaqueta.

—Feliz cumpleaños —dijo, y extendió una pequeña caja negra en su mano.

Everly vino corriendo desde atrás y casi me empujó al regazo de Archer. —¡¿Se suponía que íbamos a traer regalos? Pensé que habíamos acordado no hacerlo

—Lo siento, Everly —dijo Archer con una sonrisa torcida—. No pude evitarlo cuando lo vi

Acepté su regalo y lo abrí. Everly abrió los ojos cuando lo vio.

Era un collar. En el extremo de la larga cadena había una figura redonda que representaba una luna llena como la que podía ver delante de mí. —Es hermoso, Archer. Gracias

—Toma —dijo y me tendió la mano. Le di el collar y me di la vuelta—. Ya está

Me dejé caer el pelo y me giré para que pudiera ver.

—Te queda bien —dijo y sonrió. Me llegaba casi hasta la mitad del estómago, pero era el regalo más bonito que había recibido nunca.

—¡Rieka! ¡Es casi medianoche! —gritó Everly— ¿Estás lista para cumplir dieciocho años?

Respiré profundamente el aire húmedo de la noche. —Va a ser el mejor cumpleaños de mi vida —respondí con entusiasmo.

Estaba tranquila. Todo lo que podía oír era el viento y mis amigos.

—Siéntate —dijo Archer y dio una palmadita a la almohada que tenía a su lado. Así que me senté y encontré una buena posición.

Estaba a menos de un minuto de cumplir dieciocho años, y estaba aquí con mis dos mejores amigos. Nada podía mejorar esta noche. Casi.

Archer me rodeó con su brazo y me acercó, lo que hizo que mi corazón se acelerara.

Everly puso su cabeza en mi regazo e hizo que su teléfono mostrara la hora en segundos para que supiéramos la hora exacta de mi cumpleaños.

A cinco segundos de la medianoche, oí a Archer susurrar: —Feliz cumpleaños —y me besó la parte superior del pelo.

Me sorprendió. Nunca había hecho algo así.

Estaba a punto de girar la cabeza para mirarlo cuando el reloj marcó la medianoche. Mi cabeza explotó y todo se oscureció.

Me desperté con el aullido de un lobo. Archer y Everly estaban sobre mí con una mirada preocupada.

—¡Rieka! ¿Puedes oírnos? —Archer gritó.

Me senté. —¿Qué ha pasado? —pregunté y traté de entenderlo.

—Acabas de… desmayarte —dijo Everly.

La cabeza me palpitaba como si alguien me hubiera golpeado con un bate, pero sin el hematoma.

—Vamos a llevarte a casa, Rieka —dijo Archer y me ayudó a ponerme de pie.

Llegamos a las bicicletas, y yo fui a por la mía, pero Archer me agarró por la cintura y levantó mi cuerpo hacia su bicicleta.

—Ni siquiera lo pienses —dijo—. Vas a montar conmigo. No hay manera de que te deje ir sola

—Pero… —me quejé.

—Vas a montar conmigo —repitió y apretó su agarre a mi alrededor. Conocía esa voz y sabía que era estúpido intentar discutir con él de nuevo. No ganaría esa pelea.

Me dio su casco y me colocó en el asiento detrás de él.

Me agarré a una pequeña parte de su camiseta para no caerme, pero al momento siguiente me agarró de las muñecas y me rodeó la cintura con los brazos.

—Rieka —dijo y volvió a mirarme—. Tienes que agarrarte fuerte

Asentí sin mirarle a los ojos.

Mi cara estaba pegada a su cálida espalda y, cuando puso en marcha la bicicleta, pude sentir cómo trabajaban sus músculos por debajo de la camiseta. Me tensé, y me pregunté si él podía sentirlo.

Ninguno de nosotros dijo nada en el camino a casa. Archer paró la bicicleta en el mismo sitio, con distancia a mi casa.

Me quité el casco y se lo entregué. —Gracias —murmuré.

—No te preocupes —dijo— ¿Eres capaz de caminar desde aquí por ti misma? —asentí con la cabeza y me ayudó a bajar de la bicicleta.

En cuanto mis pies tocaron el suelo, mis piernas desaparecieron debajo de mí.

—¡Rieka! —Archer gritó y estuvo conmigo de nuevo en segundos.

Me faltaba el aire y me dolía todo el cuerpo. ¿Qué estaba pasando?

—¿Puedes quedarte aquí, Everly? Voy a ayudarla a llegar a casa —Everly asintió con ojos preocupados.

Cogió uno de mis brazos y lo puso alrededor de él para que me sirviera de apoyo. Mis padres no podían saberlo.

—Archer… —susurré. Él me miró— Por favor, no se lo digas a mis padres —pude ver cómo se tensaba su mandíbula, pero no dijo nada—. Por favor —le supliqué.

Por un momento, no estaba segura de que me fuera a escuchar, pero el sonido de mi dolor fue suficiente para que se rindiera. —Lo prometo. Pero si se pone peor, no creo que tenga otra opción

—Gracias —susurré.

Me levantó en sus brazos para que no tuviera que caminar el resto del camino. Normalmente, lo habría rechazado, pero ahora mi cuerpo estaba tan débil que apenas podía caminar, incluso con su apoyo.

Nunca había estado enferma. Ni un solo día en toda mi vida. Era muy poco natural para mí sentirme así.

Archer no podía ayudarme a entrar sin despertar a mis padres, así que tuve que encontrar el camino hacia arriba sin hacer ruido.

Finalmente llegué a mi cama y no pude esperar a que las suaves almohadas me mantuvieran cómoda y caliente.

Mi cuerpo y mi mente estaban agotados, pero los recuerdos eran claros como el día.

Todavía podía sentir el calor del cuerpo de Archer. Mis manos en su cuerpo musculoso. Me aferré a ese recuerdo hasta que mi mente se rindió y me quedé dormida.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Más allá de ti

Desde muy joven, Maya Hamilton era una fiestera salvaje a la que le gustaba hacer lo que le daba la gana. Jace Parker era un chico de una fraternidad universitaria irresponsable, al que le gustaban las fiestas; eran perfectos el uno para el otro, hasta que, de repente, la dejó por mensaje de texto. Ahora, dos años después, se reencuentran como estudiante y profesora, y Maya le oculta a Jace un secreto que le cambiará la vida.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Delta Winters

Leer más »

Placer y negocios

A Trinity le gusta el trabajo, pero eso no significa que sea siempre fácil. En un bar, tras un duro día en la oficina, conoce a Stephen Gotti: un caballero de puertas para fuera e insaciable en el dormitorio. Se enamoran rápidamente, pero Stephen tiene un gran secreto. ¿Asustará este secreto a Trinity?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Luci Fer

Nota: esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

Amanecer inmortal

Tras un encuentro fortuito con una mujer cautivadora y un hombre con aspecto de lobo, Lea se encuentra en medio del mundo secreto y clandestino de los inmortales, lleno de hombres lobo, vampiros y brujas. ¿Aprenderá a navegar por este nuevo mundo con la ayuda de su apuesto amigo lobo? ¿O caerá en los oscuros y seductores encantos de su hermosa reina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jennifer Brian

Leer más »

Tranquilidad

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella.

Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

Leer más »

La fuerza de la rosa

Tras la muerte de su padre, el rey, Deanna se encuentra en una peligrosa situación. Es una princesa bastarda, y su madrastra, la reina Rosaline, y su hermanastro, el príncipe Lamont, harán todo lo posible para conseguir expulsarla de la corte. Sola y sin nadie que la proteja, Deanna empieza a temer por su vida. Pero cuando empiezan a llegar los pretendientes para cortejar a la reina Rosaline, Deanna conoce a un apuesto forastero de una tierra lejana que puede ofrecerle la salvación que busca…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Audra Symphony

Leer más »

Visiones

La chica nueva, Raven Zheng, tiene un secreto: puede ver fantasmas. La leyenda local, Cade Woods, también tiene sus propias habilidades especiales. Tras una serie de asesinatos, los adolescentes deciden utilizar sus dones para atrapar al asesino. Pero cuando Raven se entera de la oscura historia de Cade, se pregunta si realmente se puede confiar en él…

Calificación por edades: 13+

Autora original: Samantha Pfundheller

Leer más »

Tras el Omega

La vida de Alice es bastante aburrida: va al instituto, ve Gossip Girl con su mejor amiga Sam y tiene un trabajo a tiempo parcial en una cafetería. Nunca le ocurre nada emocionante, hasta la fatídica noche en que la muerde un lobo mientras saca la basura en el trabajo. Extrañamente, cuando se despierta a la mañana siguiente, la mordedura ya está curada y se siente mejor que nunca. El problema es que no es la única que ha notado su mejoría… El chico malo Ryder y su equipo están de repente muy interesados en ella, pero ¿por qué?

Calificación por edades: 16+

Autora original: Jessica Edwards

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.