logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Desvanecido

Han pasado dos años desde que Lily perdió a su novio en un tiroteo. Cuando una prestigiosa universidad le hace una oferta de trabajo, tiene la oportunidad de acabar con sus demonios y empezar de nuevo, al menos hasta que conoce al irresistible presidente de la escuela. ¿Podrá Lily confiar su amor a un nuevo hombre, o sus oscuros secretos sólo le llevarán a un nuevo desengaño?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Haley Ladawn

 

Desvanecido de Haley Ladawn ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Han pasado dos años desde que Lily perdió a su novio en un tiroteo. Cuando una prestigiosa universidad le hace una oferta de trabajo, tiene la oportunidad de acabar con sus demonios y empezar de nuevo, al menos hasta que conoce al irresistible presidente de la escuela. ¿Podrá Lily confiar su amor a un nuevo hombre, o sus oscuros secretos sólo le llevarán a un nuevo desengaño?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Haley Ladawn

LILY

​​—Estoy muerto, Lily. Tienes que dejarme ir.

Estaba mirando a Connor, mi mejor amigo, mi músico favorito, el amor de mi vida, mientras dos hombres le apuntaban con una pistola a la cabeza.

Intenté distinguir sus rostros, pero estaban envueltos en la oscuridad. Sólo destacaban sus trajes de mafiosos, sus largas gabardinas y sus relucientes gafas de sol negras.

Traté de alcanzarlo… De decirle que lo amaba… De decirle que nunca lo dejaría ir.

Pero era demasiado tarde.

Un momento después, oí un chasquido y el estruendo de los disparos mientras Connor se desplomaba frente a mí. Muerto.

Lo mataron.

Otra vez.

—Todas las noches verás esto —gruñó uno de los mafiosos con su bajo acento italiano, quitándose las gafas de sol—. Cada noche revivirás este momento. Hasta que te matemos la próxima vez.

Se giró y me apuntó con su arma.

Por un momento, estuve segura de poder ver la cara de mi agresor.

Su mandíbula áspera… Sus ojos azul marino… Su mirada ardiente… ¿Cómo podía sentirme atraída por el hombre que había matado a mi novio, que estaba a punto de matarme a mí después?

—Dulces sueños, Fiorella, —susurró.

Su dedo se curvó alrededor del gatillo, el último ruido que escuché fue un fuerte BANG y…

***

Grité. Me desperté de nuevo con el mismo recuerdo: la peor noche de mi vida, la noche en que lo perdí todo.

Mis sábanas estaban empapadas de sudor. ¿Cuántas veces había tenido esta pesadilla en los dos años transcurridos desde la muerte de Connor?

Demasiadas para contarlas.

Me abracé las rodillas desnudas contra el pecho y me balanceé hacia delante, limpiando las lágrimas con el antebrazo.

Por supuesto, no fue así como ocurrió en la vida real. Estábamos en el escenario de un antro local, Connor tocaba la guitarra y yo estaba cantando, cuando se apagaron las luces y oí los disparos.

No sé por qué siempre me imaginaba a esos dos mafiosos, hablándome, amenazándome, pero supongo que era la forma en que mi mente daba sentido a lo insensato.

Cuando te quitan a un ser querido, es como si tu mundo se acabara.

Lo más difícil era no saber quién disparó realmente a Connor ni por qué. ¿Por qué querría alguien hacer daño a alguien tan puro y bueno?

Lo único en lo que podía pensar era en esos hombres sombríos con sus gabardinas y sus miradas muertas. Los que parecían mafiosos.

Por qué habrían querido matar a Connor, no tenía ni idea.

Pero, de alguna manera, no pude evitar la sensación de que eran responsables.

No es que importe ahora. Comprobé la hora en la pantalla de mi teléfono: 12:03 p.m.

Miré alrededor de mi dormitorio desordenado, la ropa tirada por todas partes, los platos viejos de comida, las copas de vino manchadas de carmín… Una auténtica pocilga.

Era todo lo que podía hacer estos días para levantarme de la cama.

Pero cuando alguien a quien amas muere, la vida sigue adelante, y tienes que seguir adelante.

Balanceé las piernas sobre el lado de la cama y me dirigí a la puerta de la habitación, mis rodillas y tobillos crujieron cuando mis piernas empezaron a despertarse.

Llegué a las escaleras y me dirigí a la cocina, esperando que de alguna manera la hubieran limpiado mientras dormía y no la encontrara en el mismo estado que mi dormitorio.

Estaba equivocada. En todo caso, estaba peor. El olor definitivamente lo demostraba.

Olía como una Pop-Tart de fresa quemada, y era muy probable que fuera exactamente eso.

Elisa, mi mejor amiga y hermanastra de Connor, prometió que vendría pronto a echarme una mano con la limpieza.

Elisa Rhodes era tan buena amiga como cualquier chica podría desear. Loca, apasionada y entregada. Una verdadera guardiana.

Con su pelo rubio y ondulado, sus ojos de cierva y sus labios carnosos siempre de color vino, era la idea que tenía la mayoría de los hombres de persona sexy. Por desgracia para la mayoría de los hombres, Elisa tenía novio.

Por ahora.

Nunca fue muy buena para mantenerlos.

Después de la muerte de Connor, nos habíamos vuelto extremadamente cercanas. Cada una de nosotras sabía por lo que estaba pasando la otra.

Aunque algunos días, como hoy, era difícil recordarlo.

Sin más ropa que un pijama de Hello Kitty que debería haber tirado hace años, llené un vaso de agua del grifo, con el fregadero abajo desbordado de platos sucios.

Tomé un trago, con la esperanza de despejar mi cabeza.

—¡Buenos días, cariño! —llamó mi madre, pasando junto a mí en el salón con su bata naranja brillante—. ¿Hay alguna posibilidad de limpiar algunos de esos platos hoy?

—Sí, lo siento, mamá, me aseguraré de hacerlo esta tarde.

Fue en ese momento, mientras maldecía mi suerte, cuando una carta se coló por el buzón.

Cuando me dirigí a recogerla, reconocí el emblema del sobre:

¡La Facultad de la Corte de Santoro! Un prestigioso colegio privado de élite y la institución soñada por cualquier chica.

Pero, ¿por qué me enviaban cartas a mí?

—¿Mamá…? —empecé, siguiéndola al salón con la carta en las manos.

—¿Sí, cariño?

—Tengo una carta…

—Eso es un poco inusual hoy en día, ¿no? —se burló mi madre.

—Es de la Facultad de la Corte de Santoro —respondí, todavía aturdida, con los ojos inmóviles ante el emblema del sobre.

—Santoro, ¿en serio? —respondió mi madre, su respuesta aguda imitando mi propia sorpresa—. ¡No me dijiste que te habías presentado allí!

—Eso es porque no lo hice —murmuré, confundida mientras abría la carta y leía rápidamente—. Es extraño. No se trata de una inscripción. Es una entrevista para unas prácticas allí.

—¿Unas prácticas? —preguntó mi madre, aún más sorprendida—. No sabía que estuvieras buscando empleo.

—¡Te dije que no! ¡No lo hice! Yo…

No sabía qué demonios estaba pasando. Desde el tiroteo, me había limitado a permanecer en la seguridad de mi casa, haciendo trabajos a distancia y trabajos digitales.

La idea de que tendría que aventurarme en el mundo real… Me daba miedo. Pero también resultaba emocionante.

¿Por qué la Facultad de la Corte de Santoro me había concedido una entrevista para unas prácticas que ni siquiera había solicitado? Tenía la intención de averiguarlo.

LILY
Elisa, Adivina qué
ELISA
¿qué?
ELISA
¡vamos! escúpelo.
LILY
¡Tengo una entrevista para unas prácticas en la Facultad de la Corte de Santoro!
ELISA
ELISA
Díos mío Lil eso es increíble, ese lugar tiene una reputación impresionante.
ELISA
por qué no me dijiste que habías aplicado????
LILY
¡No he aplicado! Eso es lo raro
ELISA
ELISA
¡espeluznante!
ELISA
¿cuándo es?
LILY
Mañana a las 2
ELISA
Menos mal que estoy libre
ELISA
Iré a asegurarme de que tu pelo no está desordenado como siempre
ELISA
P.D. ponte el sujetador rojo que compramos la semana pasada, no puede perjudicar tus posibilidades

—Hola, estoy aquí para la entrevista. La de las dos. —Mi voz tembló ligeramente mientras hablaba con la recepcionista, sintiéndome ya como una impostora antes de que la entrevista hubiera empezado.

¿Creían que era otra persona?

¿Por qué yo, Lily James, había sido invitada a una entrevista para unas prácticas en una de las escuelas más prestigiosas de Estados Unidos cuando ni siquiera me había presentado?

¡Y el edificio! Con sus accesorios de madera oscura, sus pinturas renacentistas y sus estatuas prepotentes, era sin duda uno de los lugares más fastuosos en los que había tenido el placer de estar.

Me alisé la falda con nerviosismo, preguntándome cuándo fue la última vez que la lavé.

—¡Excelente! Llegas justo a tiempo. El ascensor está allí en la esquina, la oficina del Sr. Santoro está en el undécimo piso, ¡no tiene pérdida!

La guapísima recepcionista me mostró su perfecta sonrisa y me dirigí hacia las puertas del ascensor.

Sr. Santoro… Así que ese era el nombre del hombre que iba a entrevistarme.

Pero, ¿por qué yo? Seguía sin saberlo.

Entré y toqué el número once. El último piso.

Las puertas se cerraron, sellando mi destino.

Dejé escapar una respiración nerviosa y me miré en el espejo.

Había que reconocer que Elisa había hecho un trabajo brillante. Mi pelo estaba increíble, atado en un moño serio, y mi escote…

Bueno, mientras el Sr. Santoro fuera heterosexual, tenía una buena oportunidad.

Un agudo tintineo anunció que el ascensor había llegado a su destino.

Respiré profundamente por última vez y salí, haciendo lo posible por no tropezar con los tacones.

Debería haber cortado por lo sano y haberme puesto las zapatillas.

¡Un metro más no me iba a dar el trabajo!

La recepcionista tenía razón: no había pérdida al despacho del Sr. Santoro. Estábamos en el alero de la universidad, y sólo había una puerta en la undécima planta.

Una placa dorada en la puerta decía:

Elliot Santoro, Presidente.

Llamé a la puerta, el sonido de mis nudillos resonó en el pasillo vacío.

Nada. No hubo respuesta, sólo silencio.

Justo cuando iba a comprobar si había salido en el piso correcto, escuché una respuesta:

—¿Vas a esperar fuera? —La voz del hombre reverberó a través de la puerta cerrada con la fuerza de un león.

¿Qué clase de hombre podría hacer semejante ruido?

No podía evitar tener la sensación de que venir aquí había sido un gran error.

Aun así, me puse firme y entré en la boca del lobo.

Cuando vi al hombre que estaba ante mí, mi mandíbula cayó al suelo.

Era una pila de músculos, y tatuajes, y una masculinidad arrolladora. 1,80 metros fácilmente. Con pelo negro café, y ojos azules profundos.

Ojos que me recordaban tanto a mi pesadilla…

Como si el hombre que tenía delante fuera el responsable de matar a Connor, de atormentar mis sueños, de hacer que mi corazón se rompiera en mil pedazos…

Y, extrañamente, haciendo que me humedeciera al mismo tiempo…

Era este hombre.

Pero eso no puede ser posible, ¿verdad?

El hombre que estaba ante mí parecía más un jefe de la mafia que un presidente de universidad.

Estaba claro que acababa de hacer ejercicio. El sudor manchaba su chándal gris de Adidas y sus músculos estaban abultados. Era difícil no sentirse intimidado por su figura.

—Hola, Sr. Santoro, soy Lily. —Apenas pude sacar las palabras.

Todavía estaba en estado de shock por el increíble buen aspecto del Adonis que estaba ante mí.

—No me acuerdo de tu nombre —respondió, con un fuerte acento italiano y un gesto despectivo—. ¿A qué has venido?

Debería haberme ofendido. Debería haberme dado la vuelta y salir por la puerta sin mirar atrás. Pero me quedé helada.

El hombre me atrajo con sus ojos, revisando cada centímetro de mí, de la cabeza a los pies.

Sus ojos azules se detuvieron en mis pechos durante lo que pareció una eternidad.

Elisa había tenido razón sobre el sujetador.

Normalmente, me habría emocionado que un hombre como él, con su distinguida mandíbula y su ancha y abultada estructura, me mirara durante tanto tiempo.

¿Pero con este hombre?

Con este hombre, era imposible sentirse cómoda. Sus ojos ardían en los míos con la intensidad de un fuego.

—Estoy aquí para la entrevista —le dije tontamente.

Sus labios se estiraron en una sonrisa de satisfacción.

—Bien —dijo, ladeando la ceja, con una mirada peligrosa pero también jodidamente sexy—. Vamos a empezar.

Y con eso, Elliot Santoro se levantó, se quitó la camisa y comenzó a dar pasos hacia mí.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

ELLIOT

Era el momento de ver de qué estaba hecha esta chica.

Cuando me levanté y empecé a desnudarme, la miré fijamente, tenía las mejillas sonrojadas y la boca abierta, y me deleité con la reacción que provoqué en ella.

Las mujeres siempre reaccionaban así conmigo.

Cuando eres un macho 100%, ¿qué otra cosa pueden hacer sino salivar y suplicar por probarme?

Flexioné mis músculos tensos.

Tener un espacio de gimnasio instalado en mi oficina fue la mejor decisión que había tomado.

¿Cómo se supone que un hombre va a dirigir su negocio si sigue teniendo que sacar tiempo para ir al gimnasio?

Por supuesto, los otros presidentes de universidades que había conocido a lo largo de los años eran en su mayoría unos pijos y unos bobos.

No llevaban más de un negocio a la vez.

No sabían nada del peligro… Del crimen… De la muerte.

A diferencia de su servidor. En mi línea de trabajo, la intimidación era la mitad de la batalla, y un hombre siempre tiene que estar en su mejor momento.

Viene con el territorio.

La pelirroja se quedó mirando mientras yo me acercaba a ella. Tenía unas buenas tetas, pero quería ver con qué más trabajaba.

A medida que me acercaba, observaba cada una de sus curvas, apreciando las vistas. No podía esperar a ver lo que podía hacer con ellas.

—¿Sr… Sr. Santoro? —tartamudeó como una idiota—. ¿Qué está pasando?

Me encantaba cuando se hacían las tímidas.

Estaba a punto de descubrir lo que ocurría exactamente.

—¿El gato te comió la lengua? —pregunté, sonriendo.

Estaba deseando ver cómo respondía a continuación.

El juego acababa de empezar.

LILY

Claramente, esto no iba a ser una entrevista normal.

Había llegado a la oficina de Elliot Santoro con un millón de preguntas.

¿En qué consistían exactamente estas prácticas?

¿Cuánto me pagarían —tengo poco dinero y me vendría muy bien— y qué prestaciones se incluían?

Y lo que es más importante, ¿por qué me habían invitado a una entrevista sin nisiquiera haberlo solicitado?

Pero al verle desnudo, todas mis preguntas desaparecieron. Estaba demasiado sorprendida y, si soy sincera, impresionada para formular una idea coherente.

El Sr. Santoro era una bestia.

Tenía músculos en lugares que no sabía que se podían tener, y todo su cuerpo estaba cubierto de un ligero brillo por el entrenamiento que había hecho.

Se subió la camiseta por encima de los hombros, y sentí que el corazón me daba un vuelco.

Intenté concentrarme en causar una buena impresión para la entrevista que estaba a punto de tener lugar, si es que estaba teniendo lugar.

Pero, en serio, cuando un hombre así empieza a desnudarse delante de ti, ¡es difícil mantener la mente en orden!

El tamaño del hombre era aterrador. Intenté que no se notara que había estado mirando y eché un vistazo a su despacho.

Estaba claro que los negocios eran sólo una pequeña parte de la sala en la que me encontraba.

El resto fue construido para el placer.

A un lado había un gimnasio nuevo y reluciente, con una cinta de correr de última generación y equipos de pesas. Al otro, sillones de cuero, una mesa de billar y un bar de caoba.

¿Cómo diablos consigue este tipo dinero?

—¿Señorita? —Su marcado acento italiano me acarició los oídos, recordándome que había descartado por completo el hecho de que tuviera un nombre.

Me volví hacia el Sr. Santoro y sentí que la temperatura de la habitación aumentaba. Mientras que un segundo antes sólo había estado en topless, ahora se había quedado sólo en calzoncillos.

Calvin Kleins. Buen gusto.

La tela abrazaba sus muslos y glúteos perfectamente formados. Hice como si no me diera cuenta de su apetitoso bulto.

—¿Sí, señor Santoro? —respondí, tratando de parecer lo más calmada, fría y tranquila posible.

Su figura podía ser atractiva, pero su comportamiento era todo menos eso. Todo lo que había detrás de sus ojos era siniestro y frío.

—Estoy un poco sudado y necesito refrescarme. Ponte junto a la ducha para que podamos empezar.

—¿Quieres decir que… La entrevista va a ocurrir mientras tú te estás…?

Antes de que pudiera decir otra palabra, dejó caer los Calvin Klein hasta los tobillos.

Me sobrepuse a mis impulsos más íntimos y mantuve la mirada por encima de la línea de peligro.

Se dio la vuelta y entró en una pequeña ducha de cristal en la esquina de la zona del gimnasio.

El vapor, afortunadamente, ocultó su hombría.

—¿Tengo que repetirlo? Acércate —ordenó.

Esto fue más allá de la falta de profesionalidad. Si soy honesta, sabía que esto era demandable.

Cómo un hombre de poder como Elliot Santoro pensaba que podía salirse con la suya en estos tiempos modernos… Era alucinante.

Todavía.

No me iba a ir.

Seguramente, esto decía algo sobre él o sobre mí o sobre el mundo en el que vivíamos. No estaba segura. Pero sabía que necesitaba el dinero y que tenía una gran tolerancia a la mierda.

Del tipo macho dominante o no.

Podría aguantar un poco de juego de poder a la antigua. Pero iba a mantenerme firme.

—Me siento más cómoda aquí, señor Santoro —dije—. ¿Le importaría decirme en qué consisten exactamente estas prácticas? ¿Qué se espera de mí?

—Un poco de esto, un poco de aquello —dijo, restregándose el jabón. Es principalmente de naturaleza secretarial. De servirme a mí. Personalmente.

Tenía una idea de lo que quería decir al servirle personalmente.

Y de ninguna manera iba a apuntarme a eso.

Puede que sólo tuviera diecinueve años, sin más habilidades que una gran voz que ya no utilizaba, pero no iba a ser el juguete de ningún presidente.

Por muy guapo que fuera este hombre, no iba a ceder a mis impulsos lujuriosos y abandonar mi dignidad. Especialmente teniendo en cuenta el hecho de que todavía era virgen.

Me había esperado para Connor. Y ahora que estaba muerto y se había ido, no sabía para quién me estaba esperando.

Pero sabía una cosa: el hombre que parecía ser el responsable, al menos según mis sueños, no sería el elegido.

Apagó el cabezal de la ducha y un inquietante silencio llenó la habitación.

—¿Entonces? —dijo finalmente, mientras limpiaba el cristal, revelando sus ojos acerados que miraban fijamente a los míos—. ¿Estás interesada?

También despejó una línea de visión directa a sus partes inferiores. Conseguí apartar la mirada justo a tiempo.

Pero incluso en la periferia de mi visión, pude ver lo que el hombre llevaba.

Ese es un instrumento infernal.

Tragué saliva, sintiendo que la transpiración empezaba a punzarme el cuero cabelludo.

—Yo, eh, necesitaría saber más primero —tartamudeé—. El salario. Los beneficios.

—Hay muchos beneficios…

Elliot Santoro salió de detrás de la cabina de ducha, con gotas de agua que corrían desde su pelo hasta su pecho, pasando por su reluciente estómago, y goteando en el suelo.

—Y mucho dinero si realizas bien tus servicios —continuó, haciendo que el latido de mi corazón se acelerara.

Ahora, lo sabía con certeza: él esperaba que yo fuera una especie de sirviente sexual. Esto no era una entrevista. Esto era una insinuación. Y la más extraña que jamás había experimentado.

—No soy ese tipo de chica —dije, apretando los puños.

—Ya lo veremos —dijo, sonriendo—. Tal vez haya más en ti de lo que parece.

—Dudo que haya algo más para ti —repliqué, sonando más valiente de lo que me sentía—. Es fácil engatusar a una chica en tu elegante oficina y obligarla a hacer lo que quieres, ¿no?

Sus ojos brillaron con veneno mientras las venas de su garganta y su frente se abultaban. Estaba claro que no estaba acostumbrado a que las mujeres le hablaran así.

Pero así, sin más, desapareció. Se tragó la rabia y dejó escapar una leve risa.

—Obligar es una palabra curiosa —dijo—. La gente suele confundirla con aplicar presión. Eres más que bienvenida a salir ahora mismo. Podrías haberlo hecho hace cinco minutos. Pero te has quedado. ¿Por qué?

Tenía razón. Me quedé helada cuando se envolvió la cintura con una toalla y se sentó en la silla de su despacho, examinándome detenidamente.

—Estaba esperando a que empezara la entrevista —dije, sintiéndome estúpida.

—Comenzó en el momento en que atravesaste esa puerta. Pero eso ya lo sabías, ¿no?

Siguió mirándome de arriba a abajo como si estuviera aparcada en un lote de coches usados. Le devolví la mirada, sin ganas de que me mirara como a un trozo de carne.

Finalmente rompí el hechizo hipnótico de aquel hombre y me conecté a tierra.

—Gracias por su tiempo, señor Santoro —dije entre dientes—. Pero no creo que esto sea lo adecuado. Para ninguno de los dos.

Con eso, me di la vuelta y me dirigí a la puerta. Por muy bueno que fuera este trabajo, nada haría que mereciera la pena tener que trabajar para un hombre como éste.

Un hombre que era todo un hombre, seguro, pero con cero decencia.

Mi mano rozó el pomo de la puerta cuando sentí que se movía. Para un hombre de su enorme complexión, apenas hacía ruido. Debía de ser increíblemente rápido y ligero de pies.

Pero lo sentí.

El aire que nos rodeaba se movía a medida que él lo hacía, mientras su costoso aroma a licor y cigarro… Incluso después de una ducha… Llenaba mis fosas nasales.

No me puso un dedo encima, pero se acercó lo suficiente como para sentir su aliento en mi nuca.

Sabía que lo único que nos separaba era mi ropa y su toalla. Era estimulante y aterrador a la vez.

—Te rindes tan fácilmente —gruñó—. ¿No sabes que trabajar para mí requiere resistencia?

—Acabo de decir…

—Mírame, Fiorella.

Fiorella. Esa palabra. ¿Por qué me resultaba tan familiar? ¿Por qué sonaba tan bien saliendo de su lengua mientras estaba de pie justo detrás de mí?

Su bulto presionaba suavemente contra mi culo, haciéndome querer poner los ojos en blanco y gemir y…

Detente, Lily, me ordené a mí misma. Contrólate.

Me giré lentamente para mirar sus ojos brillantes. —Sé que tienes miedo de decirlo. Incluso de admitirlo tú misma. Pero quieres este trabajo. Quieres corromperte. Ver lo que es trabajar para el diablo. ¿No es así?

El hombre era magnético, irresistible, me llevaba al borde del mismísimo infierno… Y, joder, quería ceder ante él.

Pero, ¿hasta dónde estaba dispuesta a ceder?

Me agarró la barbilla y acercó sus labios a los míos. —¿Y bien? —preguntó, a sólo un centímetro de distancia—. ¿Vas a detenerme?

¿Podría detenerlo?

¿Podría detenerme?

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Mentes retorcidas

Elaina Duval llevaba una vida perfectamente feliz y normal con su madre, hasta el día en que cumplió dieciocho años. El día de su cumpleaños descubre que ha sido prometida al cruel y despiadado Valentino Acerbi, que pronto será capo de la mafia italiana. Sin poder elegir ni opinar, se ve arrastrada a su retorcido mundo y obligada a soportar cosas que ningún ser humano debería soportar, pero, ¿y si empieza a gustarle?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: violencia, abuso sexual, violación, tráfico de personas)

Autora original: Cassandra Rock

Leer más »

Entre sombras

Cuando unas aterradoras alucinaciones en forma de sombras envían a Melinda Johnson, de catorce años, a un hospital psiquiátrico, su perfecta familia comienza a desintegrarse y los problemas que se esconden bajo la alfombra empiezan a acumularse. ¿El karma ha alcanzado finalmente a los Johnson? ¿O es realmente culpa de las sombras?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Elizabeth Gordon

Leer más »

La compañera del Rey Lobo

Así fue como se acabó el mundo.

El rey de los lobos, el monstruo mítico, el hombre majestuoso al que había llegado a amar y desear con cada uno de mis suspiros, yacía allí… desangrándose junto a su trono. Agonizando.

Alzándose sobre él había un engendro sonriente… el Señor de los Demonios. Me señaló con un dedo largo, oscuro y enjuto.

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Más allá de ti

Desde muy joven, Maya Hamilton era una fiestera salvaje a la que le gustaba hacer lo que le daba la gana. Jace Parker era un chico de una fraternidad universitaria irresponsable, al que le gustaban las fiestas; eran perfectos el uno para el otro, hasta que, de repente, la dejó por mensaje de texto. Ahora, dos años después, se reencuentran como estudiante y profesora, y Maya le oculta a Jace un secreto que le cambiará la vida.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Delta Winters

Leer más »

Bocados de amor

Todo el mundo quiere a Scarlet. Es joven, hermosa y tiene el alma de un ángel… Así que es toda una sorpresa cuando su pareja destinada resulta ser el despiadado Rey Alfa. Temido por todos, y con motivo, ha regresado después de siete años para reclamar lo que es suyo. ¿Podrá Scarlet derribar sus muros o acabará pidiendo clemencia?

Calificación por edades: 18+

Autora: Laila

Leer más »

Hada Madrina S.A.

Todo el mundo sueña con tener un hada madrina en algún momento de su vida, ¿no? Pues Viola descubre que tiene una y con tan solo firmar el documento, ¡todos sus sueños románticos se harán realidad! ¿Qué puede salir mal? Pues por ejemplo, que ahora tiene que participar en una competición peligrosa contra otras mujeres para hacerse con el corazón de un apuesto príncipe. ¡La pelea está servida!

Calificación por edades: 18+

Autora original: F.R. Black

Leer más »

Los guerreros Torian

La Tierra está siendo atacada por una raza de monstruosos alienígenas que sólo quieren la destrucción total de la humanidad. Lilly y su hermana pequeña están atrapadas en medio de todo eso y se enfrentan a una muerte segura… hasta que el magnífico Rey Guerrero Bor llega desde otro planeta y las salva. Su misión es proteger a todos los humanos, pero ahora sólo tiene ojos para Lilly. ¿Se interpondrá su deber en el camino del amor, o lo sacrificará todo por ella?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Natalie Le Roux

Leer más »

Scarlett

Scarlett Evans no es una vampiresa normal. Nick Dahlman no es un cazador de vampiros cualquiera. Cuando Scarlett es perseguida por el poderoso líder de un aquelarre y el imprudente hermano pequeño de Nick desaparece, ambos —enemigos naturales— se verán obligados a confiar el uno en el otro para poder restablecer el equilibrio en sus mundos. Su búsqueda los llevará por cafeterías inquietantemente inocentes hasta castillos remotos con historias oscuras, pero ninguno de esos lugares estará libre de peligro y mantenerse con vida no será tarea fácil…

Calificación por edades: 18+

Autora original: L. E. Bridgstock

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.