logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Más allá de ti

Desde muy joven, Maya Hamilton era una fiestera salvaje a la que le gustaba hacer lo que le daba la gana. Jace Parker era un chico de una fraternidad universitaria irresponsable, al que le gustaban las fiestas; eran perfectos el uno para el otro, hasta que, de repente, la dejó por mensaje de texto. Ahora, dos años después, se reencuentran como estudiante y profesora, y Maya le oculta a Jace un secreto que le cambiará la vida.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Delta Winters

 

Más allá de ti de Delta Winters ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Sinopsis

De la autora de Back Into Darkness.

Desde muy joven, Maya Hamilton era una fiestera salvaje a la que le gustaba hacer lo que le daba la gana. Jace Parker era un chico de una fraternidad universitaria irresponsable, al que le gustaban las fiestas; eran perfectos el uno para el otro, hasta que, de repente, la dejó por mensaje de texto. Ahora, dos años después, se reencuentran como estudiante y profesora, y Maya le oculta a Jace un secreto que le cambiará la vida.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Delta Winters

Maya Hamilton

—Liz, tengo un trabajo. No necesito tu caridad —me quejo por teléfono como es normal un lunes por la mañana. Ahora que lo pienso, es normal un lunes, un martes, un miércoles y básicamente cualquier otro día.

No hay que confundirme con una persona desagradecida por mi respuesta a la ayuda que ofrece mi prima, a veces tiende a ser prepotente.

Prefiero aceptar su tiempo que su dinero, no es que tenga más que la media de las mujeres de veintitantos años de todos modos. «Tengo que irme».

—No, Maya…

—Adiós —interrumpo antes de colgar y suspirar aliviada mientras meto el teléfono en mi mochila.

—¿Mel?

La cabeza de mi vecina asoma desde la cocina, con salpicaduras de comida embadurnadas en su camisa y una brillante sonrisa iluminando su rostro.

—Voy a salir. Te veré a las cuatro, ¿vale?

Asiente rápidamente antes de meterse de nuevo en la cocina al oír pequeños ruidos.

Me río un poco antes de colgarme el bolso al hombro y salir por la puerta.

Bajo corriendo las escaleras, saco el correo de mi buzón, lo meto en mi bolsa y salgo corriendo para llegar a tiempo a la escuela.

Como estudiante universitaria que aspira a mantener una beca, mi asistencia y concentración en las clases tiene que ser la mejor posible. Lo cual es un reto en sí mismo.

Y el hecho de que no tenga ningún medio de transporte, y una cantidad limitada de dinero en efectivo, significa que debo salir de mi apartamento lo suficientemente temprano como para caminar. La mayoría de las veces, la caminata rápida se convierte en trote o incluso en carrera.

Cuando llego a las puertas de la deprimente escuela, me recibe un aire tenso de angustia y confianza por parte de los deportistas.

Como los estereotipos, las estrellas del fútbol de la escuela se apiñan, compartiendo fotos, lanzando un balón y charlando con las chicas justo en sus taquillas.

Los sonidos de las risas y las voces masculinas fuertes se sobreponen a los pensamientos silenciosos de los olvidados y los solitarios. Yo, por supuesto, siendo una de ellas.

No tengo tiempo para una vida personal, fuera de mi trabajo y mis responsabilidades y educación. Por lo tanto, mis amigos son casi ninguno. O, ninguno es más exacto.

Hay chicos a los que les gusta molestarme y que se sientan cerca de mí en mis clases. Soy alguien que no pertenece a un grupo en particular.

Para mantener mi nota media de 4,0, me paso los almuerzos haciendo los deberes, más el trabajo extra fuera. Y algunas personas me molestan un poco.

Al tener muy poco contacto social en esta universidad a la que asisto desde hace un año, algunos sienten un poco de curiosidad por la chica solitaria. Pero tengo otras cosas en mente.

Y mi educación es muy importante para mí.

Cuando entro en mi primera clase, la de Historia, ocupando uno de los muchos pupitres vacíos junto a las ventanas que dan a un día lúgubre, desempaño mi papelería y empiezo a meter la nariz en mi libro de texto de Historia.

—¡Ejem! —Una tos viene de delante de mí. Bajo el libro para asomarme por encima y vislumbrar a unos cuantos de los chicos a los que les gusta acosarme para averiguar cualquier cosa.

Con lo poco que saben de mí, creen que hay un misterio que me rodea, y chismes que los estudiantes devoran en esta escuela. Y, bueno, no están tan equivocados.

—Hola —saludo antes de reanudar casualmente mi lectura, esperando que desaparezcan como fantasmas, o que yo desaparezca por el momento y no tenga que lidiar con ningún contacto social.

Si pudiera asistir a la universidad sin nadie más que los profesores… Creo que aprendería mucho más rápido.

Por supuesto que siempre está la escuela online, pero a mí me gustan las bibliotecas reales y el aprendizaje interactivo. Antes de que el chico pueda hablar, el profesor entra en la clase, cerrando la puerta a cal y canto para llamar la atención, y procede a dibujar en la pizarra con seguridad y dominio.

Aunque sólo puedo ver su su ancha espalda, puedo decir que es joven, probablemente recién salido de la universidad, o casi. Su pelo es de un color rubio arena, muy parecido al de un chico que conocí una vez.

Un tipo de hace mucho tiempo. Han pasado casi dos años. Y aunque trato de seguir adelante, mis recuerdos de él aún permanecen. ¿Cómo no van a permanecer?

Fue mi primer amor y cambió mi vida de forma masiva. Una forma astronómica.

—Mi nombre es el señor Parker, vuestro nuevo profesor de historia —declara con una voz increíblemente familiar mientras se da la vuelta, y veo una persona increíblemente familiar y desgarradora.

Tomo aire cuando mis ojos miran su rostro: el chico que una vez amé, que aún amo, de pie al frente de la clase, y mi nuevo profesor.

Una ligera barba incipiente cubre su mandíbula y sus ojos azul claro parpadean por los rostros de sus nuevos, quizás primeros, alumnos. Y que captan los míos. Todo su cuerpo se congela.

Y todo lo que nos rodea parece que se detiene.

Sus ojos se llenan de unas emociones que no puedo entender.

Brillan con la mirada que me dirigía antes, cuando me decía que me quería. Solo llevábamos cuatro meses de relación, pero todo era tan importante…

Aquellos cuatro meses, cuando tenía dieciocho años, me parecieron lo más importante que me había pasado. Y tal vez lo fue, teniendo en cuenta las consecuencias con las que vivo ahora. No es que pueda lamentarlo.

Le veo apartar la mirada para no llamar la atención sobre la familiaridad que hay entre nosotros.

Recuperando la compostura equilibrada y asertiva que tenía cuando entró por la puerta, tose un poco y comienza la lección.

Volver a escuchar su voz es casi como una música relajante para mis oídos, si no recordara lo que había hecho y lo imbécil que fue. Rompió conmigo con un mensaje de texto.

Y después procedió a ignorar todas mis llamadas.

Era ingenua entonces, a pesar de no haber sido hace mucho tiempo; parecía otra vida.

Sus ojos parpadean constantemente hacia mí, cosa que noto de reojo mientras evito los suyos.

Intento concentrarme, pero es increíblemente difícil hacerlo cuando mi ex novio es el profesor.

Jace. Jason Parker. Un chico estudiante cuando nos conocimos. Ahora es mi profesor, con una camisa planchada y unos vaqueros para mantener su estilo. Uno muy atractivo en el que no pienso, o trato de no hacerlo.

Es innegable que, por mucho que quiera negarlo, está bueno, y me sigue afectando como antes.

Antes de que yo estuviera apenas en el último año de la escuela secundaria y él fuera un universitario ,que yo creía, maduro, mostró un interés por mí que yo absorbí como si fuera una droga.

Y a él le encantaba que yo le adorara. Yo era inmadura, y él también. Pero era como si fuera Dios.

Y cuando me dijo que me amaba,fueron las palabras más sagradas de todas.

Cuando rompimos, y finalmente pude ver nuestra relación como lo que era, me di cuenta de que no era una criatura celestial. Era más comparable al diablo, sinceramente, pero tampoco era solo eso.

Era sólo un tipo, es sólo un tipo. Sin embargo, nuestra relación seguía siendo buena, al menos eso creía yo. Era……intensa. Me pasaba todo el tiempo con él, o pensando en él.

Como me he dado cuenta de que he estado soñando despierta toda la lección, sigo leyendo mis apuntes y me pongo al día con lo que Jace, quiero decir el señor Parker, ha estado diciendo. Una vez la clase termina, sus ojos se posan de nuevo en mí.

Decido que debería tener una conversación con el Sr. Parker sobre los límites y la puesta al descubierto de nuestros asuntos entre nosotros, y sobre el cambio de clases.

Cuando todos han salido, cierra la puerta con cuidado y se da cuenta de que estoy apoyada en su escritorio con los brazos abrazando mis libros contra el pecho. Y mi pecho se convierte exactamente en el lugar al que miran sus ojos.

Toso para llamar su atención y me burlo mientras le pongo los ojos en blanco. Veo que sigue siendo el mismo imbécil cachondo.

Toma asiento en su escritorio y trata de tocarme la mano, pero se la arrebato a la defensiva.

Este tipo, este hombre, mi ex-novio. Se fue hace casi dos años como un cobarde.

Pensó que le llamaba para echarle la bronca, para intentar convencerle de que no me dejara o algo parecido a la desesperación. Pero tenía algo que decirle.

Algo que había descubierto el día anterior y que estaba tratando de entender.

El hecho de que estuviera embarazada de su hija.

Y ahora está de pie frente a mí, el padre de mi bebé.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Maya Hamilton

—Sr. Parker —Al notar la ligera mueca en su rostro ante la formalidad de mi voz, suspiro y respiro profundamente—. Jace. Ha pasado mucho tiempo. ¿Por qué estás enseñando aquí?

—¿No puedo dar clases aquí ahora? —pregunta un poco duro.

—No —respondo sin rodeos y con el mismo tono de irritación.

Sus cejas se fruncen en confusión ante mi hostilidad hacia él, ya que antes siempre había adorado el suelo que pisaba.

—¿Es una increíble coincidencia que enseñes aquí, el colegio al que fui después de que te fueras, o esto ha sido planeado por alguna razón?

—Por si lo olvidaste, mi madre vive en este distrito, y pensé en vivir y enseñar cerca de ella ya que he pasado demasiado tiempo con mi padre. Pero si crees que todo gira en torno a ti, Maya, está bien.

Una sonrisa crece en su rostro mientras se reclina en su silla con suficiencia. —Me encanta cómo te sigo afectando, Maya. Después de casi dos años.

—Sí —admito, lo que le sobresalta ligeramente. Pensó que jugaría sus juegos mentales, sus coquetos. Pero soy diferente. La maternidad me ha cambiado. Él ya no es el centro de mi mundo.

Maisie es mi hija. Todo lo que hago ahora es por ella, y eso no cambiará, no puede cambiar. La quiero mucho.

—Mira, Jace, esta va a ser la última conversación que tengamos los dos como… algo más que un profesor y una alumna.

—Deberíamos haber tenido esta conversación hace mucho tiempo, cuando me enviaste un mensaje de texto sobre nuestra ruptura en lugar de, al menos, la llamada telefónica que creo que me merecía.

Traga saliva ante mi tono distante.

—Mira, Maya…

—Honestamente, creo que el texto resumió cómo te sentías y por qué rompiste conmigo de forma bastante… concisa. Entiendo que sentías que no iba a funcionar entre nosotros, con la diferencia de edad.

—Pero… parecía que pensabas que nuestra relación no significaba nada, que el final merecía sólo un mensaje.

—Sabes que significa más…

—Pero no lo sabía —le interrumpo, mirándole a los ojos con seguridad y sinceridad—. No lo sabía porque ni siquiera pudiste llamarme. No era imposible: tenías un teléfono que funcionaba, claramente.

—Mira, no quiero gastar más palabras porque creo que es obvio por qué rompiste conmigo así. Tenemos que ser adultos.

—Eres ahora mi profesor y yo soy ahora tu alumna, hasta que llegue mi solicitud de traslado…

—¿Te estás transfiriendo? —pregunta alarmado de repente mientras se incorpora.

—Me distraje en esta clase. Y todavía me afectas. Y todavía tengo sentimientos por ti. Es un tipo diferente de amor. Me encantaba cómo éramos antes.

—Pero yo he crecido, y quizás tú también, y ahora somos personas diferentes. Y tenemos una relación diferente.

Parpadea en silencio aturdido, mirándome a la cara, buscando algo.

Levanto las cejas en forma de pregunta, pero él sigue mirándome como si no fuera a verme nunca más.

—Te conseguiré el formulario de transferencia al final del día para que lo firmes y me lo entregues mañana por la mañana —declaro después de que el silencio ensordecedor empezara a preocuparme.

Le envío una pequeña y triste sonrisa, me ajusto la bolsa al hombro y salgo. Me coge de la mano y me vuelve hacia él.

—Maya… —susurra, su agarre se estrecha alrededor de mi muñeca mientras me mira.

Antes me encantaba que fuera mucho más alto que yo, que eso le hiciera parecer más viejo, más fuerte y más increíble. Pero ahora, con él mirándome fijamente con esos ojos tan familiares, me hacía sentir pequeña como lo era antes frente a él.

Pero mi vida ya no es sobre él, es sobre Maisie. Y él es su padre, técnicamente.

—Suéltame si no tienes nada que decir —murmuro, inclinando la barbilla hacia arriba para poder ver sus ojos—. Suéltame.

Su rostro se acerca al mío y, por mucho que quiera huir, no puedo. Mis pies están congelados en el suelo. Mi aliento está atrapado en mis pulmones. Mis ojos no pueden mirar a ninguna parte más que a él. Y entonces sus labios se pegan a los míos.

Me derrito. Me derrito en él. No quiero hacerlo. Pero no puedo detenerme.

Es el único chico con el que he estado. Tuve un par de besos antes de conocerlo, pero él era todo. Él lo es todo. Y sin embargo, se fue. Y tengo que pensar en Maisie.

Y mis decisiones ahora tienen que ser lo mejor para ella. Tener a Jace en su vida podría ser una mala idea, como decidí hace años. ¿Pero es esa mi decisión final?

Mejor aún, ¿sigue siendo mi decisión después de todo este tiempo?

Inmediatamente retrocedo, golpeando mi cabeza contra la puerta detrás de mí, pero al menos deteniendo esta pérdida de juicio.

Hago una leve mueca por el impacto, pero cuando mis ojos vuelven a conectar con los de Jace, parece que el dolor se desvanece como si nunca hubiera existido.

Pero me obligo a parpadear. Ahora es mi profesor, y eso es todo lo que es.

Alcanzo el pomo de la puerta pero vuelve a gritar mi nombre. Tengo que ignorarlo, tengo que irme.

Huyo de la clase antes de que pueda ocurrir nada más y corro hacia el baño para secar las lágrimas que me di cuenta que habían caído.

Antes de que pueda llegar, unas voces delante de mí me bloquean el camino.

—¿Estás llorando? —grita una chica popular, más en tono de burla que de simpatía.

Me seco completamente las mejillas con las mangas de mi holgado jersey y miro al grupo que tengo delante.

—¿Acabas de salir de la clase de Parker? ¿Qué quería ese bombón que te hizo llorar? —pregunta otra chica a su lado, colgada de uno de los chicos que me estaba rodeando antes en la clase.

Sé, habiendo estado aquí ya un año, que no hacer un esfuerzo por conocer los nombres de estas personas es prácticamente criminal en el mundo de los buenos modales, pero tengo que centrarme en Maisie, y en la escuela.

—Maya, ¿verdad?

El chico que ha tosido antes habla y me dedica una sonrisa infantil mientras se apoya en las taquillas. Se parece a las sonrisas y muecas que me dedicaba Jace cuando coqueteaba conmigo; su encanto me deslumbra en un instante.

De forma bastante patética, ni siquiera necesitaba coquetear conmigo para conseguir que hiciera lo que quisiera. Sin embargo, no era uno de esos tipos que maltratan a sus novias. Aunque a veces peleábamos, como cualquier pareja.

Sí, hubo un tiempo en el que sus costumbres de jugador se apoderaban de él y coqueteaba con otras chicas. Era un chico de fraternidad después de todo.

Pero, por suerte, creo que nunca me engañó, ni siquiera besó a otra chica cuando estábamos juntos. Todos sus amigos estaban asombrados por ese hecho.

—Sí —respondo despreocupada, un poco irritada por la gente que me molesta constantemente aquí. O quizá sea porque me irrita especialmente ver de nuevo a Jace, es decir, al señor Parker.

—Tengo que ir a mi próxima clase, disculpen —declaro apresuradamente y me abro paso entre ellos antes de que puedan siquiera procesar algo de eso.

Sinceramente, no sé por qué me molestan. Desde que me convertí en madre, me he… relajado en el tema del autocuidado.

Por supuesto, me lavo, me cepillo los dientes, como de vez en cuando y compro lo esencial, pero sigo llevando mi ropa de embarazada, que consiste en jerséis holgados y vaqueros, y no me maquillo.

Apenas puedo dormir con mis dos trabajos, la escuela y el cuidado de Maisie.

Por las mañanas, me recojo el pelo castaño estándar en una coleta o en un moño bajo para que no estorbe y no tenga que cepillarlo.

No sé qué tengo de especial para que me sigan molestando.

Tal vez sea porque actúo como si no fueran las personas más populares de la escuela , los que otros estudiantes matarían por hablar.

Pero solía juntarme con gente así en mi antigua escuela, lo que me llevó a asistir a una fiesta y bajo la influencia de Liz que iba a la universidad de Jace, me involucró con éçe.

Sin embargo, amo a Maisie y nunca la retiraría. Ella es la luz de mi vida, todo por lo que vivo.

Pero Jace es su padre. Y ahora que ha vuelto, y que puedo contactar con él para decírselo, ¿debo decírselo?

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Y de pronto

Hazel Porter es completamente feliz con su trabajo en la librería y su acogedor apartamento. Pero cuando un aterrador encuentro la arroja a los brazos de Seth King, se da cuenta de que hay algo más en la vida, ¡mucho más! Rápidamente se ve inmersa en un mundo de seres sobrenaturales que no sabía que existían, y Seth está justo en el centro: un Alfa feroz, fuerte y magnífico que no quiere otra cosa que amarla y protegerla. Pero Hazel es humana. ¿Podrá funcionar?

Calificación por edades: 18+

Autora original: nightnoxwrites

Nota: Esta historia es la versión original del autor y no tiene sonido.

Leer más »

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Caja de sorpresas

La enfermera Riley ha sido asignada a uno de los pacientes más conocidos de la sala de psiquiatría: Jackson Wolfe. Y resulta que es muy sexy, lo que es irónico si se tiene en cuenta que todos los que le rodean acaban muertos. Mientras Jackson atrae a Riley con su encanto, ¿podrá ella descubrir quién es el asesino… o será el mismo hombre del que se está enamorando?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Kashmira Kamat

Leer más »

La fuerza de la rosa

Tras la muerte de su padre, el rey, Deanna se encuentra en una peligrosa situación. Es una princesa bastarda, y su madrastra, la reina Rosaline, y su hermanastro, el príncipe Lamont, harán todo lo posible para conseguir expulsarla de la corte. Sola y sin nadie que la proteja, Deanna empieza a temer por su vida. Pero cuando empiezan a llegar los pretendientes para cortejar a la reina Rosaline, Deanna conoce a un apuesto forastero de una tierra lejana que puede ofrecerle la salvación que busca…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Audra Symphony

Leer más »

Tranquilidad

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella.

Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

Leer más »

Acero y humo

Paxton es la hija del sheriff local. Connor es el líder del club de motoristas Red Riders. Sus vidas se cruzan cuando Paxton regresa a la pequeña ciudad en la que creció. ¿Saltarán chispas o su romance llevará a todo el pueblo a la ruina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Tinkerbelle Leonhardt

Leer más »

Alma fantasma

Claire Hill, una humana común y corriente, y Chloe Danes, una mujer loba, se convierten en una improbable combinación al quedar atrapadas juntas en el cuerpo de Chloe. Cuando ambas encuentran a sus parejas, deben viajar a la tierra mágica de Logia para encontrar una solución, o se arriesgarán a perder sus amores para siempre.

Calificación por edades: 18+

Autor original: Sapir Englard

Leer más »

Scarlett

Scarlett Evans no es una vampiresa normal. Nick Dahlman no es un cazador de vampiros cualquiera. Cuando Scarlett es perseguida por el poderoso líder de un aquelarre y el imprudente hermano pequeño de Nick desaparece, ambos —enemigos naturales— se verán obligados a confiar el uno en el otro para poder restablecer el equilibrio en sus mundos. Su búsqueda los llevará por cafeterías inquietantemente inocentes hasta castillos remotos con historias oscuras, pero ninguno de esos lugares estará libre de peligro y mantenerse con vida no será tarea fácil…

Calificación por edades: 18+

Autora original: L. E. Bridgstock

Leer más »

Amanecer inmortal

Tras un encuentro fortuito con una mujer cautivadora y un hombre con aspecto de lobo, Lea se encuentra en medio del mundo secreto y clandestino de los inmortales, lleno de hombres lobo, vampiros y brujas. ¿Aprenderá a navegar por este nuevo mundo con la ayuda de su apuesto amigo lobo? ¿O caerá en los oscuros y seductores encantos de su hermosa reina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jennifer Brian

Leer más »

La sustituta

Jessica acaba de conseguir el trabajo de su vida como segunda al mando de Scott Michaels. El único problema es Spencer Michaels, el otro director general, y al hombre al que va a reemplazar. Cuando la descubre, Spencer no se detiene ante nada para asegurarse de que ella sepa cuál es su lugar… Y aunque es ciego, está divorciándose y es un completo imbécil, Jessica no puede evitar enamorarse de él.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Rebecca Robertson

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.