logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

La princesa de los dragones

ONCE AÑOS ANTES

Todavía estaba oscuro cuando papá llegó a mi dormitorio. El sol seguía dormido junto a todos los pájaros.

Dijo que se iba a una aventura y pensó que yo querría ir.

Por supuesto que sí.

Salté de mi cama. Me puse mi abrigo de piel de oveja. Era verano, pero las mañanas seguían siendo frescas…

 

La princesa de los dragones de C. Swallow ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

SUMMER

ONCE AÑOS ANTES

Todavía estaba oscuro cuando papá llegó a mi dormitorio. El sol seguía dormido junto a todos los pájaros.

Dijo que se iba a una aventura y pensó que yo querría ir.

Por supuesto que sí.

Salté de mi cama. Me puse mi abrigo de piel de oveja. Era verano, pero las mañanas seguían siendo frescas.

Cogí la mochila de aventuras que me regaló papá por mi último cumpleaños, cuando cumplí siete años. La llené de cosas útiles que necesitaría para cazar salamandras, construir fortalezas y seguir a los dragones.

Lupa, honda, cuchilla para plantas y ramas finas, libro para prensarlas…

Cuando tenía mi mochila conmigo, me sentía como una verdadera aventurera. La llevaba siempre que salía del castillo en busca de dragones.

Los dragones eran mis favoritos.

—Summer —me dijo mi padre en voz baja mientras bajábamos la escalera principal, para no despertar a nadie en el castillo. Me llevaba de la mano.

—Nuestra misión es realmente emocionante. Una dragona rebelde se ha comido las preciadas vacas del granjero Tivoli y se ha quedado dormida en su campo

Mis ojos se abrieron de par en par. ¡Un dragón!

Papá me subió al carruaje que esperaba frente al castillo.

—Tenemos que despertarla —dijo papá—, y convencerla de que no moleste a ningún otro granjero

Una chica dragón. Este era el mejor día de todos.

Nuestro viaje duró mucho tiempo. El sol empezó a salir y, por la ventana del carruaje, las verdes colinas y valles del Reino de Patter se cubrieron de rocío.

Podía sentir al dragón cerca de mí. Sabía que papá también podía, porque me apretó la mano.

Y entonces el carruaje se detuvo.

Un hombre nos estaba esperando. Se presentó a papá como el granjero Tivoli. Hablaron un rato, pero yo no estaba escuchando.

Estaba inclinada sobre el peldaño central de la valla. Mirando fijamente al dragón.

En medio del campo de niebla había un dragón púrpura. Sus escamas eran iridiscentes y reflejaban el sol mientras su cuerpo subía y bajaba con su aliento. Era tan grande como el carruaje, incluidos los dos caballos que lo conducían.

Era hermosa.

Podía oír sus ronquidos. Movió su cola, como si estuviera teniendo un buen sueño.

—¡Papá! —llamé— ¡Vamos!

Se rió, pero vino y me levantó por debajo de los brazos por encima de la valla.

Me cogió de la mano mientras caminábamos por la hierba alta. Nuestras piernas se mojaron con el rocío.

—Así que, mi amor —dijo—, siempre nos acercamos a los dragones dormidos desde el frente. Y nos acercamos a ellos con respeto en nuestros corazones. Al igual que los caballos pueden oler el miedo, los dragones pueden oler el respeto

Nos estábamos acercando a ella. Mi corazón latía con fuerza.

—Papá, ¿qué significa 'rebelde'?

—Significa que no tiene una horda. Ella vaga por el mundo sola

Exhalé. Estábamos quietos, mirando al dragón.

Dormía plácidamente. Me preocupaba que no le gustara que la despertaran.

—Indigo —llamó papá.

Mis ojos se abrieron de par en par. ¿Sabía su nombre?

Los ojos del dragón se abrieron perezosamente. Eran de color verde eléctrico. Me miró y sentí una descarga en todo mi cuerpo.

Mantenía su enorme cabeza apoyada en sus patas.

—Ya no tienes hambre —dijo papá. Dejó caer mi mano, caminando hacia ella lentamente.

El dragón levantó la cabeza y echó humo por la nariz.

Papá ya estaba cerca y se arrodilló.

—Soy el Rey de Patter. Me inclino humildemente ante ti

La dragona levantó la cabeza, mirándole por debajo de la nariz.

—Y te pido un favor. Por favor, deja el campo del granjero Tivoli y encuentra otra comida que no sean las vacas de Patter

El dragón carraspeó. Por un momento no se movió y me preocupó que decidiera comerse a mi padre en lugar de a las vacas.

Pero se puso en pie. Mientras se movía, sus escamas susurraban como la seda. Luego extendió sus enormes alas.

Y rápidamente, en silencio, se lanzó al cielo.

Sus alas hicieron un viento que me apartó el pelo de la cara.

La observé hasta que fue una mancha en el cielo. ¿Adónde iba? me pregunté.

Cuando por fin volví la vista hacia papá, seguía arrodillado en el campo. Pero había girado la cabeza y me observaba. Estaba sonriendo y, cuando me llamó la atención, me guiñó un ojo.

PRESENTE

REINO DE PATTER

Cogí a Maddie de la mano mientras la llevaba al corral de los dragones.

—¿Es cierto que los dragones pueden respirar fuego, Summer? —preguntó mi primita.

—Sí. Respiran fuego, y es tan caliente que puede derretir la piedra

—Vaya —suspiró.

Miré su cabecita, sus rizos rojos rebotando mientras saltaba.

—Aquí estamos —me detuve—. Aquí es donde mi hermano guarda a los dragones

Me arrodillé a su lado para poder mirarla a los ojos.

—Estamos a punto de ver dragones, Maddie. Estas criaturas son poderosas y peligrosas. No debes tener miedo de los dragones, pero sí debes respetarlos. Y respetarlos significa no tocarlos. Nunca. ¿De acuerdo?

Sabía que tendría que explicárselo muy claramente. La niña de seis años asintió. No parecía tener miedo.

Miré hacia el corral. Era una estructura hostil que solía ser un puente de mando. Ross, mi hermano, y el Rey de Patter, lo había transformado en una mazmorra donde podía mantener a los dragones que su ejército capturaba.

Para drogarlos, matarlos de hambre y entrenarlos hasta que se unieran al ejército de Ross.

Abrí la gran puerta lentamente. Se suponía que no debía estar aquí, y definitivamente no con Madeline.

Pero mi primita no dejaba de preguntar, y yo esperaba secretamente que si la pequeña Maddie y yo molestábamos a Ross, este dejaría por fin de encerrar dragones.

Me asomé a la tenue sala cavernosa. Solo había unas pocas antorchas.

En los establos había tres dragones. Estaban tumbados con pesados grilletes alrededor de cada pata.

Incluso en la noche que se avecinaba pude distinguir la sangre negra del dragón que se acumulaba en el último puesto del dragón. Este dragón era nuevo. Y enorme. Era claramente un macho.

Sus escamas doradas eran hermosas. El color parecía de otro mundo. No podía apartar la vista de la criatura.

De repente, sus ojos se abrieron. Sus ojos dorados se fijaron en los míos y, por un momento, el resto del mundo se desvaneció.

Me olvidé de respirar y mi corazón se aceleró. ¿Qué estaba pasando?

Sentí que Maddie tiraba de mi vestido.

—¡Summer, déjame ver! —ella trató de empujarme a un lado.

Aproveché esta oportunidad para romper la mirada del dragón, abriendo más la puerta.

Pero como un impulso, como si el dragón fuera un imán, volví a mirar. Y nuestros ojos se encontraron de nuevo.

Me dolió ver al dragón sufriendo así.

—Vaya —suspiró Maddie—. ¿Por qué están atados los dragones? —susurró.

—Porque mi hermano quiere quedárselos todos para él. No quiere dejarlos libres. No parece justo, ¿verdad?

Apreté su manita. —Tengo la sensación de que podemos cambiarlo. Pero ahora es hora de ir a la cama

—Noooo… —Maddie gimió. Pero la cogí en brazos y dejé que la puerta se cerrara tras de mí. Estaba agradecida de estar fuera de la mirada del dragón.

Había sido extremadamente intenso, y no sabía por qué.

Dejé a Maddie en el camino principal.

—Vuelve corriendo al castillo, ¿vale, monita? Nell te acostará. Estaré en casa pronto —le di un beso en la frente y empezó a correr.

Suspiré.

Necesitaba despejar la cabeza. Era un buen momento para ir al bosque.

En cuanto me puse al abrigo de los árboles, mi respiración se hizo más baja y constante. Encontré mi ritmo mientras me movía, tocando la corteza y sujetando las hojas entre los dedos.

Como sanadora, estaba más en contacto con el mundo natural. Estar a solas con la naturaleza no solo reforzaba mis capacidades curativas, sino que parecía curarme a .

Me moví con facilidad por el bosque, aunque no veía bien en la oscuridad.

Pensé en el dragón de oro y en Jordan Culling, el apuesto rey que se quedaba en Patter para cortejarme.

Es extraño que piense en ellos al mismo tiempo, pensé, pero rápidamente lo dejé pasar.

Culling era encantador e inteligente, y me quería para que sea su reina. Lo dejó muy claro. La oferta era tentadora, pero era demasiado pronto para saberlo. Acababa de cumplir dieciocho años.

Hice una pausa y respiré por la nariz. Intenté distinguir el olor acre del bálsamo de dragón.

Ross había colocado innumerables trampas en los bosques de los alrededores de Patter, atrayendo a los dragones con un cebo. Cuando la trampa saltaba, se disparaba sin sentido un veneno de dragones, utilizado para debilitarlos, o incluso matarlos.

Ross ya había capturado a muchos dragones, pero no me quedaría de brazos cruzados y dejaría que se llevaran a estas inocentes criaturas sin más razón que la arrogancia de mi estúpido hermano rey.

Esta noche destruiría sus trampas.

Bueno, o todas las que pudiera.

DANE

Allí estaba ella.

Aneurin tenía razón. Ella era hermosa.

Y ella era la elegida. Podía olerla.

Me escabullí por el bosque en mi forma de dragón. Mis escamas eran negras, casi invisibles en la noche. Me moví en silencio.

Hacia ella.

ANEURIN
Nada demasiado precipitado, hermano.

La voz de Aneurin sonaba en mi cabeza. Mientras había estado encerrado en la mazmorra del rey, había estado en mi cabeza incluso más de lo normal. Especialmente después de que pusiera mis ojos en la chica.

Tenía razón.

Ella era justo lo que estábamos buscando.

DANE
Iré despacio.

La princesa tenía una larga y rizada melena castaña. Sus ojos brillaban incluso en la oscuridad y su vestido enmarcaba perfectamente su elegante figura. Frotó una hoja entre sus dedos antes de agacharse y poner las manos en la tierra.

Parecía que estaba desactivando una de las trampas del rey tonto.

Interesante.

La vi ponerse a trabajar, desmontando lenta y meticulosamente el artilugio.

Su presencia era como un bálsamo para mí. Calmó la constante agitación de mi mente, y mi natural repulsión a los humanos se desvaneció.

A mí también me emocionó, pero lo ignoraría por ahora.

Quería mostrarme ante ella, pero no quería asustarla de su bonita piel.

Una ramita se rompió bajo mi dedo del pie. Se volvió en mi dirección. Había curiosidad en sus ojos, y luego miedo.

Ella sabía lo que yo era. Así que acorté la distancia entre nosotros, moviéndome sigilosamente hacia ella sobre mis cuatro patas.

De cerca, su olor me volvía loco.

Tenía los ojos muy abiertos y aterrorizados. No respiraba.

Decidí calmar sus temores. Mi cuerpo se enfrió mientras me disolvía en una fina niebla negra y entraba en mi forma humana.

Ahora, sus ojos estaban muy abiertos, pero no era todo miedo. Estaba desnudo, después de todo.

—Summer —dije—, he oído hablar mucho de ti —salí de la sombra de los árboles, dejando que la luz de la luna cayera sobre mí. La oí jadear, y el sonido me hizo sentir una oleada de deseo.

Oh, qué dulce sería hacerla jadear…

—Me llamo Dane

Summer se detuvo un momento y luego salió corriendo por el bosque.

Me reí para mis adentros.

—Yo no muerdo, pequeña —la llamé. Sabía que podía oírme.

Bueno, todavía no…

¡Felicidades!

Acabas de completar tu primer episodio diario de La princesa de los dragones.

Esta es una historia de ficción envolvente que está diseñada para encajar en tu apretada agenda.

Cada día se publicará un nuevo episodio de 5-10 minutos.

¿Quieres más?

Si quieres darte un atracón de lectura, puedes hacerlo comprando o ganando puntos a través del botón Saltar la espera que aparece al final de este episodio.

También puedes ganar puntos a través del botón de Puntos Gratis en la Página de Descubrimiento, y dejando un comentario en cada pantalla de la cuenta atrás.

1 comentario = 1 punto (máximo 1 punto por día)

Consejos profesionales…

Puedes estar al día de las historias que están en producción a través del icono de Noticias.

Si necesitas ayuda para navegar por la app, o tienes alguna duda o problema, puedes utilizar el icono de Soporte.

Ambos iconos se encuentran en la Página de Descubrimiento.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

SUMMER

Me senté frente al espejo mientras Nell me preparaba para el banquete, con la mente en otro lugar.

Fue en el bosque, anoche, para ser exactos.

En un momento estaba sola, y al siguiente había un dragón mirándome fijamente. La emoción y el miedo corren por mis venas. Lo vi acercarse a mí, con su elegante forma que destilaba belleza y poder.

Entonces, en un remolino de niebla, se convirtió en el hombre más hermoso que jamás había visto.

Pelo negro alborotado, sonrisa diabólica y ojos azul-verde que brillaban como estrellas en la noche.

Y estaba desnudo.

Sentí que me sonrojaba al recordar su cuerpo perfectamente cincelado, la escultura de sus abdominales mientras mis ojos se paseaban por debajo de su cintura…

Sabía mi nombre y me dijo el suyo.

Dane…

Volví al presente mientras Nell me peinaba un nudo especialmente rebelde en el pelo. Había sido mi principal asistente desde que éramos niñas y conocía mis largos mechones mejor que nadie. En muchos sentidos, me conocía mejor que nadie.

—Tienes que cuidarte mejor —Nell me miró con el ceño fruncido en el espejo—. Eres una princesa, después de todo

—Mhm —murmuré sin compromiso. No me gustaba el esplendor de los bailes. Los nobles, los aristócratas, todos empalagosos y clamando por atención. Prefería la soledad de la naturaleza a cualquier fiesta. Especialmente la Fiesta de la Luna Llena.

Especialmente porque mamá y papá no estaban…

—¿Y? —me preguntó Nell. Su tono cambió y vi la sonrisa conspiradora en su rostro. Movió las cejas hacia mí— ¿Hasta dónde has llegado con el Rey Culling?

—¡Nell! —la reté, sintiendo que me sonrojaba.

Jordan Culling era un rey visitante del cercano reino de Marbledon. Era uno de los muchos pretendientes que buscaban mi mano en matrimonio.

Pero a diferencia de los otros, él era…

—¿Qué? —preguntó inocentemente— Es guapo, inteligente y muy encantador. Sin mencionar el hecho de que es un «Rey» —ella suspiró—. No te culparía si has sido… traviesa

Me reí, negando con la cabeza. —Aunque tú no me culpases, todos los demás lo harían. Se espera que mantenga mi virtud hasta que me case, siendo una princesa y todo eso

—Ah, las trampas de la realeza. Si solo fueras una campesina como yo, entonces serías libre de tontear a tu antojo

—Oh, déjalo ya, ¿quieres? —me burlé de ella. Sin embargo, no podía decir que nunca había pensado en ello. Jordan Culling era muy guapo, y la forma en que me miraba con esos ojos penetrantes…

La cara de Dane apareció en mi mente, bañada por la luz de la luna.

Parpadeé, sacudiendo la cabeza para aclarar mi mente.

¿Por qué no puedo sacarlo de mi cabeza?

Nell terminó de peinarme y me indicó que me pusiera de pie para poder alisar los volantes de mi vestido. Me sentía atrapada en esta cosa, la cintura me abrazaba la piel con demasiada fuerza para estar cómoda.

—Te ves…

—¿Ridículo? —terminé.

—Hermosa —corrigió Nell, sonriendo—. El Rey Culling no podrá quitarte los ojos de encima

Puse los ojos en blanco, pero sus palabras me hicieron sentir una gran emoción. Me pregunté qué pensaría él.

—Bueno, ¿qué esperas, princesa? —preguntó Nell, llevándome hacia la puerta— La Fiesta de la Luna Llena nos espera

***

Bajé la gran escalera del castillo y encontré a Culling esperándome al final. Me detuve ante él, su mirada dejó un rastro de piel de gallina a lo largo de mi piel.

—Estás impresionante —me sonrió mientras me ofrecía su brazo.

Lo tomé, ofreciéndole una gran sonrisa.

Iba vestido con un traje militar formal, una elegante capa de color azul noche prendida con un laurel de oro al hombro. El Rey Guerrero, Jordan Culling, que monta un dragón en la batalla. Llevaba el pelo oscuro peinado hacia atrás y sus anchos hombros se inclinaban con seguridad.

—Tú también te ves bien —dije.

La subestimación del año.

Se rió, mostrándome una hilera de dientes perfectos.

—Haremos una buena pareja entonces, ¿no? —me condujo hacia el patio principal donde tendría lugar el banquete, bajo la luz de la luna llena.

Unos farolillos que brillaban suavemente bañaban el espacio con una luz suave, el aroma de la rica comida y la repostería se mezclaba en el aire con los sonidos de la música y las risas.

Se sentía como si todo el Reino de Patter estuviera dentro de estas paredes.

La gente de todas las clases sociales se mezclaba y reía, desde la gente sencilla y honesta que trabajaba en los campos hasta la aristocracia de alta alcurnia de los reinos vecinos. La Fiesta de la Luna Llena era una celebración de la vida, de otro ciclo vivido de la tierra despojado de cosas como el rango o la posición.

Había sido el festival favorito de mamá y papá.

Mis padres habían sido amables y gentiles en su gobierno. El amado Rey y la Reina de Patter. Ella era la que trabajaba junto a los campesinos en los campos, la reina que era partera de tantos campesinos.

Su ilimitada compasión tampoco se limitaba a nuestras fronteras. A menudo enviaban suministros y ayuda a las ciudades vecinas. Nunca rechazaron a los refugiados desesperados de tierras asoladas por la guerra y el hambre.

La Fiesta de la Luna Llena era la representación perfecta de ellos.

Pero habían muerto mientras dormían el año pasado.

Todo el reino lloró por ellos. El pueblo clamó por el regicidio, pero no pudimos encontrar evidencia de juego sucio. Solo un cruel giro del destino, almas brillantes perdidas demasiado pronto.

Y todavía eran tan jóvenes…

Esta fiesta sería la primera sin su rey y su reina, y el pueblo de Patter estaba decidido a disfrutar en su honor.

Yo no estaba tan entusiasmada.

—¡Summer, Summer!

Bajé la vista y encontré a Maddie mirándome fijamente, con una sonrisa en la cara. Estaba adorable con su vestido blanco y una corona de flores silvestres en el pelo.

—Esta fiesta es muy aburrida —dijo haciendo un berrinche—. ¿Me llevarás a ver a los dragones otra vez?

—¡Shh! —entré en pánico, mirando a los guardias. Ninguno de ellos parecía haber oído. Culling, sin embargo, me miró con una ceja levantada. Me incliné para estar cara a cara con mi primita.

—Se suponía que era un secreto, ¿recuerdas?

—Lo sé, pero tengo muchas ganas de volver a verlos. Apenas nos quedamos la última vez

Culling se inclinó a mi lado para estar cara a cara con Maddie también. Estaba tan cerca, y el olor de su colonia me hizo querer inclinarme más…

—¿Qué tal esto? Si te comportas, te llevaré a ver a mi dragón más tarde —le preguntó Culling.

—¿Tienes un dragón? —los ojos de Maddie brillaron.

—Así es —Culling asintió—. Y si te portas bien, incluso te dejaré acariciarla

Maddie jadeó y se tapó la boca con las manos.

—¡Oh, por favor, por favor, por favor! —ella rebotó hacia arriba y hacia abajo de la excitación.

Culling se rió y le puso una mano en la cabeza. Le lanzó un guiño.

—Bueno, vete ahora. Vendré a buscarte más tarde

Maddie asintió con entusiasmo y me dedicó una última sonrisa antes de dirigirse a la mesa de los postres.

Eché un vistazo a Culling con el rabillo del ojo. Observó a Maddie, con una pequeña sonrisa en los labios.

Así que también es bueno con los niños…

Volvió su mirada hacia mí de repente, y mi corazón dio un vuelco. Aparté la mirada, pero ya era demasiado tarde.

Definitivamente me atrapó.

Se levantó, ofreciéndome su mano y una brillante sonrisa.

—¿Vamos?

Suspiré, tomando su mano.

Quizás los festivales no eran tan malos después de todo.

CULLING

Así que ella había estado entrando a escondidas en los corrales de los dragones. Otra simpatizante de los dragones.

Yo lo arreglaría.

La princesa Summer era hermosa. Su largo cabello castaño caía en ondas sobre sus hombros, sus ojos brillantes e inteligentes brillaban con el resplandor de las linternas. También era ferozmente independiente, con una lengua afilada acompañada de un ingenio rápido.

Había aprendido que no tenía miedo de decir lo que pensaba, sin importar la compañía o las consecuencias.

Pero también podría arreglar eso.

Pronto sería la portadora de mis hijos y tendría que ser más dócil.

La observé mientras fruncía el ceño con desaprobación hacia su hermano. El Rey Ross estaba sentado en su mesa, con una chica encaramada en cada pierna y una copa agarrada en cada mano. Se reía bulliciosamente, mientras las mujeres le daban de comer queso y carne. Todavía era joven, apenas un hombre. Apenas dieciséis años.

Podría ser un aliado útil.

Impresionable. Fácil de manipular.

—Cuidado, Ross —siseó Summer—. Eres nuestro rey. Actúa como tal

—Y como rey… —Ross balbuceó, derramando parte de su vino sobre una de las chicas que tenía en su regazo. Ella siguió sonriendo, fingiendo no darse cuenta. Pobrecita— Puedo hacer lo que quiera

—Si mamá y papá pudieran verte ahora… —Summer comenzó.

—Déjalo disfrutar un poco —interrumpí—. Ser rey es estresante, después de todo. ¿De qué sirve un banquete si no se puede disfrutar?

Ross me sonrió y levantó una de sus copas, derramando de nuevo algo de vino.

Le devolví la sonrisa.

Bufón.

—No hay razón para que no pueda ser un poco más civilizado al respecto —murmuró Summer.

Vi a George Wilkins acercarse a nosotros, reprimiendo un suspiro. Me incliné para susurrar al oído de Summer, de modo que solo ella pudiera oírlo.

—Cuidado, princesa. Se acerca otro pretendiente. ¿Debo ir a buscar a mi dragón para que nos lleven lejos?

Se rió y sentí que su mano me apretaba el brazo.

—Déjame pensarlo —susurró, con los ojos brillando con picardía.

MMm.

También tenía un don para los problemas, claramente.

Ya lo arreglaría también.

SUMMER

Puse una sonrisa en mi cara cuando el maestro de dragones de mi hermano se acercó a mí. George Wilkins era un hombre horrible. Sus formas brutales de romper dragones consistían en ejercer violencia y hambre.

Recordé la sangre negra que se acumulaba en el suelo de los corrales de los dragones, y la bilis me subió a la garganta.

Y lo que es peor, el hombre parecía gustar de mí.

—Princesa Summer —se inclinó.

—Wilkins

—¿Qué le parece la Fiesta de la Luna Llena de este año? —preguntó.

—Bien

Asintió con la cabeza, imperturbable por mis modos cortantes. Permanecimos un rato en silencio, con la incomodidad calando en mis huesos.

Coge la indirecta.

Miré a Culling, y parecía estar conteniendo una sonrisa.

Ayúdame imploré con mis ojos.

Me devolvió un guiño.

—Dime, George —comenzó Culling—, ¿cómo van los arneses que has estado desarrollando?

—¿Arneses? —fruncí el ceño.

—Ah, sí, los arneses —la cara de George se iluminó. Odiaba que este hombre pudiera emocionarse tanto con la crueldad hacia otras criaturas. Me daba asco. —He hecho un gran avance. Están completos

—¿Ah sí? Cuéntame más —dijo Culling. Le miré, y tenía un aire de autosatisfacción.

¿Qué pretendía?

—A través de mi investigación, he descubierto que los dragones tienen un punto determinado en sus alas que es increíblemente receptivo al dolor. Fijando la espiga de los arneses a ese punto, un jinete puede controlarlo sin esfuerzo. Solo un ligero tirón puede hacer que incluso el más poderoso de los dragones se retuerza

—¿Investigación? —balbuceé. No podía creer lo que estaba escuchando— Quieres decir tortura ¿Cómo has podido hacerles eso a los dragones?

—Son animales, princesa —George me miró como si yo fuera la loca—. Piense en ellos como bestias de carga. Como un buey. O un caballo

—No serías tan cruel con un caballo —troné.

—Eso es porque los caballos son dóciles —dijo Wilkins—. Eso es porque los caballos no son capaces de cortar a un hombre con armadura por la mitad o derretir los muros de un castillo. Solo podemos permitirnos ser… amables… con ellos una vez que están domesticados

—Los dragones no necesitan ser domesticados —me alejé de Culling para estar cara a cara con Wilkins. Sentí que mis manos se cerraban en puños—. Los dragones necesitan ser respetados. Hay que hacerse amigo de ellos, no encerrarlos y maltratarlos para nuestra conveniencia

—Oh, princesa —Wilkins se rió—. No espero que lo entienda. Después de todo, solo es una mujer. Deje estas cosas a los…

Nunca llegó a terminar su oración.

Mi mano voló sobre su cara, el sonido de la bofetada resonó en el aire nocturno.

Todos los que estaban cerca se detuvieron a mirar. Wilkins me miró fijamente, demasiado sorprendido para enfadarse. Al menos por ahora.

Me enfadé en silencio, con la mano escocida por la bofetada.

¿Cómo se atreve?

Por el rabillo del ojo, vi que los guardias empezaban a acercarse, dispuestos a armar un escándalo. Ross soltó una carcajada y casi se atragantó con un bloque de queso, que regó con una copa de vino.

El rostro de Culling estaba impasible, ilegible.

Y vi a otro hombre que sobresalía del resto de la multitud.

Iba vestido con sedas sencillas pero elegantes, negras como la brea. Era alto y apuesto, con una melena negra en picado, una sonrisa diabólica y unos ojos azul-verde que brillaban como las estrellas en la noche.

Y me estaba mirando fijamente.

Me quedé helada, con el corazón intentando salir de mi garganta.

Dane.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Bocados de amor

Todo el mundo quiere a Scarlet. Es joven, hermosa y tiene el alma de un ángel… Así que es toda una sorpresa cuando su pareja destinada resulta ser el despiadado Rey Alfa. Temido por todos, y con motivo, ha regresado después de siete años para reclamar lo que es suyo. ¿Podrá Scarlet derribar sus muros o acabará pidiendo clemencia?

Calificación por edades: 18+

Autora: Laila

Leer más »

Los guerreros Torian

La Tierra está siendo atacada por una raza de monstruosos alienígenas que sólo quieren la destrucción total de la humanidad. Lilly y su hermana pequeña están atrapadas en medio de todo eso y se enfrentan a una muerte segura… hasta que el magnífico Rey Guerrero Bor llega desde otro planeta y las salva. Su misión es proteger a todos los humanos, pero ahora sólo tiene ojos para Lilly. ¿Se interpondrá su deber en el camino del amor, o lo sacrificará todo por ella?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Natalie Le Roux

Leer más »

Entre sombras

Cuando unas aterradoras alucinaciones en forma de sombras envían a Melinda Johnson, de catorce años, a un hospital psiquiátrico, su perfecta familia comienza a desintegrarse y los problemas que se esconden bajo la alfombra empiezan a acumularse. ¿El karma ha alcanzado finalmente a los Johnson? ¿O es realmente culpa de las sombras?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Elizabeth Gordon

Leer más »

Mentes retorcidas

Elaina Duval llevaba una vida perfectamente feliz y normal con su madre, hasta el día en que cumplió dieciocho años. El día de su cumpleaños descubre que ha sido prometida al cruel y despiadado Valentino Acerbi, que pronto será capo de la mafia italiana. Sin poder elegir ni opinar, se ve arrastrada a su retorcido mundo y obligada a soportar cosas que ningún ser humano debería soportar, pero, ¿y si empieza a gustarle?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: violencia, abuso sexual, violación, tráfico de personas)

Autora original: Cassandra Rock

Leer más »

Tranquilidad

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella.

Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

Leer más »

Diferente

Evelyn no es una mujer loba convencional. De hecho, al ser un híbrido de lobo y humano, no es convencional en ningún aspecto. Sin embargo, en su vigésimo cumpleaños, Evelyn se enfrenta a una tradición que no puede ignorar: encontrar a su pareja predestinada. Evelyn no está entusiasmada, hasta que se siente extrañamente atraída por Alex, un alfa increíblemente sexy que regresa a su manada después de diez años de ausencia. Pero su hermanastra Tessa, una loba pura (y muy presumida), también se siente atraída por el galán… y está acostumbrada a salirse con la suya.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Katie Hines

Leer más »

La sustituta

Jessica acaba de conseguir el trabajo de su vida como segunda al mando de Scott Michaels. El único problema es Spencer Michaels, el otro director general, y al hombre al que va a reemplazar. Cuando la descubre, Spencer no se detiene ante nada para asegurarse de que ella sepa cuál es su lugar… Y aunque es ciego, está divorciándose y es un completo imbécil, Jessica no puede evitar enamorarse de él.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Rebecca Robertson

Leer más »

El Alfa Milenario

Eve tiene poderes más fuertes que la mayoría, pero cuando se le asigna una misión con un premio que no puede rechazar, empieza a preguntarse si es lo suficientemente fuerte para completarla. Con vampiros, hombres lobo renegados y deidades malvadas tras ella, la determinación de Eve se pone en duda, y todo eso antes de encontrar a su pareja…

Del universo de Lobos Milenarios.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Sapir Englard

Leer más »

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Amanecer inmortal

Tras un encuentro fortuito con una mujer cautivadora y un hombre con aspecto de lobo, Lea se encuentra en medio del mundo secreto y clandestino de los inmortales, lleno de hombres lobo, vampiros y brujas. ¿Aprenderá a navegar por este nuevo mundo con la ayuda de su apuesto amigo lobo? ¿O caerá en los oscuros y seductores encantos de su hermosa reina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jennifer Brian

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.