logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

La sustituta

Jessica acaba de conseguir el trabajo de su vida como segunda al mando de Scott Michaels. El único problema es Spencer Michaels, el otro director general, y al hombre al que va a reemplazar. Cuando la descubre, Spencer no se detiene ante nada para asegurarse de que ella sepa cuál es su lugar… Y aunque es ciego, está divorciándose y es un completo imbécil, Jessica no puede evitar enamorarse de él.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Rebecca Robertson

 

La sustituta de Rebecca Robertson ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Jessica acaba de conseguir el trabajo de su vida como segunda al mando de Scott Michaels. El único problema es Spencer Michaels, el otro director general, y al hombre al que va a reemplazar. Cuando la descubre, Spencer no se detiene ante nada para asegurarse de que ella sepa cuál es su lugar… Y aunque es ciego, está divorciándose y es un completo imbécil, Jessica no puede evitar enamorarse de él.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Rebecca Robertson

JESSICA

Entrecerré los ojos al ver el comunicado de prensa en la pantalla de mi teléfono: «EL GRUPO HOTELERO MICHAELS REVELA SUS PLANES DE RENOVACIÓN EN LA TOSCANA». Debajo del título había una foto de los dos hermanos Michaels: Scott y Spencer. Ambos ridículamente fotogénicos.

Mis jefes.

Miré sus caras sonrientes y grité internamente: «Mierda, mierda, mierda». El comunicado de prensa se adelantó, no debía salir hasta la próxima semana. Scott iba a colapsar.

Pero no tuve tiempo de pensar en eso. Abrí la puerta de la sala de juntas y vi una mesa llena de hombres.

Todos eran de mediana edad, llevaban algún tipo de traje de diseño y me miraron sorprendidos.

Probablemente no esperaban que alguien tan joven como yo fuera la segunda al mando de Scott Michaels.

Como Spencer había dejado de ayudar a su hermano a dirigir su exitosa empresa de desarrollo hotelero, Scott me había contratado para que hiciera todo lo que él no podía. Conseguir el trabajo me sorprendió tanto como a los demás.

Es cierto que me gradué en una universidad de alto nivel con una licenciatura en empresariales, pero eso no es lo que vieron los hombres de la sala de juntas cuando me miraron. No, esos hombres veían a una guapa joven de veinticinco años con un delicioso pelo rojo y una sonrisa perfecta.

Por eso tenía que trabajar más duro, hablar más claro y pensar más inteligentemente que todos los demás en la sala. Me gustaba la gente, claro, pero no podía permitir que nadie pensara que había conseguido el trabajo por otra razón que no fuera mi capacidad.

—Buenos días, señores —les saludé con la cabeza mientras tomaba asiento en la mesa—. Scott siente no haber podido venir. Está ocupado en la oficina, pero les prometo que les daré una visión general de su presentación.

—¿Es usted la única que ha enviado? —preguntó el Sr. Wallace, el hombre del traje gris marengo, chasqueando la lengua.

—Soy su analista de negocios, Sr. Wallace, así que sí. Estaré aquí para analizar su propuesta de negocios. —El hombre estaba claramente molesto por presentar su propuesta millonaria a una chica lo suficientemente joven como para ser su hija, pero no me importó—. Cuando esté listo.

El hombre suspiró y deslizó una carpeta hacia mí. La abrí y vi un montón de documentos con cifras en su interior. Eché un vistazo mientras empezaba a hablar.

—Tropic Relaxation es conocido por sus spas en todo el mundo. Sabemos que una asociación con Michaels Hotel Group aumentará los beneficios para ambos. Si miran las cifras de la primera hoja, verán nuestro beneficio del último mes en un hotel similar en tamaño y ubicación a donde está su Delilah Estate.

Delilah Estate era el hotel que teníamos en la Toscana y queríamos renovarlo. Eso incluía añadir un spa de última generación, y por eso estaba en esta sala de juntas. Tropic Relaxation era una de las muchas empresas de spa que aspiraban a ganar la licitación.

Cerré la carpeta de documentos y miré al señor Wallace a los ojos. —Dígame, ¿cuál es su servicio de spa más rentable? —Como analista, era fácil limitarse a leer los números, pero eso nunca te daba la imágen completa.

La razón por la que destaqué en la universidad, la razón por la que conseguí este trabajo, fue porque soy buena leyendo algo más que números. Se me da bien leer a la gente.

El Sr. Wallace me devolvió el parpadeo. —¿Nuestro servicio más rentable? El tratamiento facial de autor, por supuesto. Atrae a todo tipo de clientes: hombres, mujeres, jóvenes y ancianos. Nunca nos han faltado solicitudes en ninguno de nuestros spas.

Asentí con la cabeza, empujando mi silla hacia atrás y poniéndome en pie. —Gracias, señores —dije mientras les sonreía—. Llevaré esto de vuelta a…

—¿Qué? ¿Eso es todo? —La mano derecha del Sr. Wallace, el del traje azul marino, gritó desde su silla—. ¿Nos hace una pregunta y se va? No lleva ni diez minutos aquí.

—He leído bien su propuesta y…

—¿Tiene usted ya veinte años? Apenas ha vivido lo suficiente como para poder leer bien algo.

Dejé de moverme, mirándole fijamente. —He vivido lo suficiente como para saber que su negocio se basa en las convenciones, no en la innovación. Su personal mira lo que está en la página, no lo que está entre las líneas.

Vi que los ojos del Sr. Wallace se entrecerraban. Continué de todos modos. —El masaje sueco es su servicio más rentable, señor Wallace. Un vistazo a las cifras me lo dice. Claro, las cifras del tratamiento facial personalizado son impresionantes, pero no tienen en cuenta el coste. El coste de todos los materiales necesarios.

—¿Crees que puedes hacer mi trabajo mejor que yo? —El Sr. Wallace se quejó, levantándose lentamente de su silla.

Sí, idiota.

Pero no dije eso. En su lugar, dije: —Usted dirige un gran negocio. Pero veo que Tropic Relaxation es feliz llevando a cabo sus operaciones de forma segura, de la misma manera que siempre. Scott está buscando algo nuevo con este proyecto. Algo fresco. Pero como dije, le mostraré su propuesta.

Cogí la carpeta de la mesa y me di la vuelta para salir. —Adiós, señores —dije mientras abría la puerta de la sala de juntas. Mientras salía al pasillo, estaba bastante segura de haber oído a uno de ellos referirse a mí como «zorra».

Sacudí la cabeza. Me pregunté por qué Scott me había enviado aquí: Tropic Relaxation tenía fama de ser viejo y aburrido. Lo cual era lo contrario de nuestra marca. Y además, no era normal que mi jefe me enviara sola a una reunión sobre una propuesta.

Puede que Scott Michaels haya nacido y se haya criado para su trabajo, pero eso no significa que lo diera por sentado. En realidad, era todo lo contrario. Scott vivía y respiraba por y para su empresa: supervisaba cada decisión personalmente, por pequeña que fuera.

Por eso, cuando esta mañana me envió un correo electrónico de última hora sobre la posibilidad de asistir yo misma a la reunión, me sentí más que mal.

Sea cual sea el motivo, había perdido media hora de mi mañana y estaba deseando volver al trabajo.

Cuando el taxi llegó al impresionante edificio del Michaels Hotel Group, me bajé de un salto y me apresuré a cruzar las puertas.

Cuando subí en el ascensor hasta el último piso, donde estaban las oficinas de Scott y la mía, tuve la oportunidad de sacar mi teléfono y revisar mis correos electrónicos. Cuarenta y cuatro correos nuevos desde la última vez que los revisé.

Genial.

Estaba caminando por la planta, a punto de entrar en mi despacho, cuando oí fuertes voces que venían del interior del despacho de Scott, al otro lado del pasillo. Debía ser la reunión que había mantenido ocupado a Scott. La puerta estaba entreabierta, pero sólo pude distinguir la espalda de Scott en el interior.

—Qué maldito descarotienes —tronó un hombre.

Oí a Scott suspirar. —¿Puedes relajarte un segundo, para que pueda explicarte…?

—¿Explicar el qué? ¿Cómo fuiste a mis malditas espaldas e hiciste la única cosa que acordamos que no harías?

—Estás convirtiendo esto en una traición, Spencer. —Spencer. El mismo Spencer Michaels. El hermano mayor de Scott. Y mi otro jefe. Técnicamente. —No es que lo haya hecho por despecho, ya lo sabes. Pero no puedo asumirlo todo, no yo solo.

—¿Quién eres tú? —dijo una vocecita desde abajo, y salí de mi sesión de espionaje para encontrarme con una niña de unos cinco años. Llevaba una falda de tutú y coletas. Miré a mi alrededor para ver a quién pertenecía, pero no encontré a nadie.

—Soy Jessica. ¿Dónde están tus padres? —pregunté, agachándome.

Pero en lugar de responder, la chica me agarró de la mano y me llevó al otro lado del pasillo, al despacho de Scott. Me soltó cuando estaba de pie en medio de la habitación.

Los dos hombres dejaron de hablar y miré primero a Scott, dirigiéndole una mirada de «perdón por la interrupción»antes de dirigirme a su hermano.

¡Vaya!

Nunca había visto a Spencer Michaels en persona. Todo en él, desde su pelo rubio sucio hasta su mandíbula cuadrada, pasando por sus brazos musculosos con esa camisa abotonada, me hacía salivar. El hombre era un maldito dios griego.

—¿Quién es ella? —volvió a preguntar la niña, señalándome a mí.

—Leila, esta es Jessica —respondió Scott—. Leila es la hija de Spencer —me dijo, pero antes de que pudiera responder, Spencer volvió a ponerse en marcha.

—¿Esta es ella? —enfureció—. ¿Esta es la joven de veinticinco años que contrataste para ocupar mi puesto?

Entonces me di cuenta de que la discusión que estaba escuchando era sobre mí.

—Ella no va a asumir tu trabajo, Spencer.

—Puedo volver más tarde —intenté decir, pero Spencer me interrumpió.

—Leila, ve a elegir un bocadillo de la cocina, por favor —le indicó a su hija.

—¡Pero no tengo hambre!

Leila —repitió. Observé cómo cruzaba los brazos sobre el pecho y salía de la habitación dando pisotones. Entonces Spencer se volvió hacia mí.

—Dime, ¿qué te hace pensar que estás tan calificadapara ayudar a dirigir una empresa que ha sido de mi familia durante sesenta y cinco años? Dime por qué crees que eres tan merecedora —prácticamente me escupió.

Sin embargo, no me estaba mirando en absoluto. Sus ojos verde esmeralda estaban clavados a unos cinco centímetros a la izquierda de donde yo estaba. Sabía que Spencer Michaels era ciego, no era un secreto. Todos los que leían cualquier tipo de periódico sensacionalista lo sabían.

El año pasado le operaron del cerebro y, cuando se despertó de la operación, no podía ver nada. Por eso se había alejado de la empresa. Fue muy trágico, naturalmente, sobre todo teniendo en cuenta que su mujer había pedido el divorcio no más de tres meses después. Pero en ese momento no sentía mucha pena por él.

—¿Perdón? —pregunté, no iba a dejar que me pisoteara.

—¿Fui poco claro? Estás haciendo mitrabajo, un trabajo que pasé una década clavando. Son mis relaciones, mis procesos, los que estás usando, para la maldita empresa de mifamilia.

—Bueno, siento que mi contratación haya sido una sorpresa para ti, pero tenía la impresión de que lo sabías —dije, lanzando una mirada a Scott—. Y el hecho de que no me hayan dado un negocio familiar no significa que sea incapaz. Me he dejado la piel para llegar hasta aquí, y soy buena en lo que hago.

Scott asintió. —Jessica ha sido de gran ayuda por aquí. Con tu ausencia, necesito a alguien que me ayude a manejar todo…

—¡Sólo he estado fuera unos meses!

—Seis meses, Spencer. Y sabes que me parece bien que te tomes todo el tiempo que necesites. Pero no puedo hacerlo solo.

Spencer soltó un fuerte suspiro y luego hizo algo que yo no esperaba. Dio un par de pasos hacia mí, de modo que nos separaba tal vez un centímetro. Y mi cuerpo… Se sintió como si estallara en llamas.

Esta vez, sus ojos estaban directamente sobre mí, ni un centímetro a un lado. Parecía que me estaba leyendo, aunque yo sabía que eso era imposible.

—Jess, ¿era así? —preguntó, con su aliento caliente en mi mejilla.

Esto es más que inapropiado.

—Jessica —respondí.

—Bueno, Jess, procede con precaución. Porque estaré vigilando todos tus movimientos aquí. Y no soy tan buen jefe como mi hermano pequeño.

Y entonces, Spencer salió de la oficina, y le oí llamar a su hija mientras caminaba por el pasillo. Exhalé el aliento que no me había dado cuenta de que había estado conteniendo.

—Ese comunicado de prensa… —Scott empezó a hablar, pero yo no podía concentrarme. Mi mente seguía pensando en Spencer Michaels y en sus brillantes ojos verdes.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

JESSICA

PUM.

Mi agenda se cayó del escritorio. Joder. La mesa estaba demasiado desordenada. Toda la oficina estaba demasiado desordenada. Me levanté y caminé alrededor del escritorio para recogerla. Estaba agachada, tratando de alcanzar la agenda, cuando oí que alguien se aclaraba la garganta detrás de mí.

—Esa no es una posición muy profesional. —Oí decir a un hombre.

Me giré y allí estaba Spencer Michaels. En toda su gloria alta, musculosa y cincelada. Sentí que mis mejillas se calentaban.

—¿Cómo… Cómo…?

—¿Cómo puedo ver? —preguntó con una sonrisa de satisfacción. Spencer Michaels, uno de los dos jefes de esta empresa, era ciego—. Pude oírte rebuscar ahí abajo. Lo que significaba que tus manos estaban en el suelo, lo que a su vez significaba que era seguro asumir que tu culo estaba en el aire.

—Disculpe… —tartamudeé, sorprendida de que este hombre —mi jefe— me hablara con tanta crudeza.

—No te preocupes. Estoy seguro de que ha quedado bien —dijo, acercándose a mí—. Mejor que bien, de hecho.

—¿Qué está haciendo, Sr. Michaels? —Salí cuando estaba a un paso de mí. Ya estaba arrinconada contra mi escritorio, no podía retroceder más. Y no sabía si se acercaba tanto a mí a propósito, o si no sabía dónde estaba.

—Oh, Jess, puedes llamarme Spencer.

—Es Jessica. ¿Qué estás haciendo aquí?

—Te dije que te vigilaría de cerca, ¿no? —Respiró, acercando su cara a la mía. Todo mi cuerpo tembló. Esto estaba mal. Debe saber lo que está haciendo. Debe saber el efecto que está teniendo en mí.

—¿Sabe Scott que estás aquí? —tartamudeé.

Pero Spencer no respondió. En su lugar, me llevó un dedo a la cara, arrastrándolo lentamente desde la sien hasta la oreja. El suave roce me produjo escalofríos y sentí que el calor en mi interior aumentaba.

Dios, qué sexy era.

Jessica, deja esto. Es tu jefe.

Pero mi voz interior se calló en el momento en que su dedo enroscó un trozo de mi largo pelo rojo. Tiró con fuerza, y el dolor me gustó. Un gemido salió de mi boca.

—¿Te gusta eso? —susurró.

Joder.¿Qué me estaba haciendo este hombre?

Soltó el mechón de pelo y volvió a deslizar su dedo hacia mi mejilla, hacia mi boca, y entonces, estaba perfilando mis labios. Podía sentir la humedad entre mis piernas, y él no me había tocado más que con un dedo.

Esto era una locura.

¿Qué estás haciendo, Jessica?

Pero entonces, introdujo su dedo entre mis labios, en mi boca, y empecé a chupar como si hubiera nacido para hacerlo. Mis ojos estaban fijos en los suyos, y él me devolvía la mirada, directamente a mí. No importaba que no pudiera ver. Sabía que podía sentir mi mirada.

Él movía su dedo dentro y fuera de mi boca, y yo chupaba, retorciendo mi lengua alrededor de él. Era la cosa más erótica de la que había formado parte. Inocente, y muy, muy fuera de lugar.

Necesitaba más. Necesitaba sentirlo moviéndose así de rápido en otro lugar, más profundo dentro de mí, más adentro… Estaba tan excitada, pero necesitaba liberarme. Necesitaba liberarme… ¡Ahora!

Estaba tan cerca. ¿Cómo estaba sucediendo esto? ¿Cómo es que estaba tan cerca de un…?

TOC, TOC, TOC.

—¡JESSICA!

Me levanté de golpe en la cama, con el corazón acelerado a mil por hora. Miré a mi alrededor. Estaba en mi dormitorio. En mi apartamento del oeste de Londres. Apreté los ojos. Todavía podía sentir los restos de mi excitación.

Pero era sólo un sueño. Sólo un maldito sueño húmedo. Con mi jefe.

TOC, TOC, TOC.

—¡JESSICA, ABRE LA PUTA PUERTA! —Oí la voz de Sam gritar desde el pasillo exterior. Salí corriendo de la cama hacia la puerta principal y me encontré con mi hermano mayor mirándome fijamente.

—Nunca duermes hasta tan tarde.

—¿Qué hora es? —pregunté.

Me acercó su teléfono y vi la hora en la pantalla. Las 8:17 de la mañana.

—¡MIERDA! —grité, corriendo al baño—. Debo haberme dormido con la alarma. Eso nunca pasa. ¡Scott me va a matar! —grité mientras me untaba la base de maquillaje por toda la cara.

Pero Sam acaba de entrar por la puerta riéndose.

—¿Qué? —le pregunté.

Volvió a levantar la pantalla del teléfono. Esta vez eran las 6:43 de la mañana.

El imbécil siguió riéndose. Más fuerte ahora, de hecho.

Exhalé. —Te la devolveré un día de estos —prometí.

—Estoy esperando —respondió con una enorme sonrisa.

***

—No tienes que preocuparte —dijo Scott Michaels desde su escritorio. Pero yo agité la nota adhesiva delante de su cara. La nota adhesiva que se había burlado de mí desde el momento en que entré en mi despacho.

—¡Esto me dice que sí debo preocuparme! ¿Ves lo que dice?

Scott suspiró. —Ya veo lo que dice, Jessica. Sólo trata de asegurarse de que la empresa está en buenas manos.

—Dice, y cito, «Te estoy observando». Lo cual era irónico, considerando que venía de Spencer Michaels. Spencer Michaels, que era ciego. Pero no le noté la ironía a Scott. —No entiendo por qué no le hablaste de mí antes.

—Por esta misma razón. No quería que se asustara.

—Bueno, eso funcionó bien —respondí, antes de comprobar mi actitud—. Lo siento. Ya tengo suficiente estrés diario sin el añadido de otro jefe encima mio.

—No estará encima tuyo, Jessica.

Asentí con la cabeza aunque todavía no estaba segura. Pero entonces, algo se me ocurrió. —¿Mi contrato… Mi contrato sigue intacto? Técnicamente no puede anularlo ni nada por el estilo, ¿verdad?

—Te estás tomando su broma demasiado en serio.

—Sólo me estoy asegurando.

—Créeme, Jessica. Spencer tiene suficientes preocupaciones fuera del Grupo Hotelero Michaels que lo mantienen muy ocupado —me informó Scott.

—¿Te refieres al divorcio?

—El divorcio, la batalla por la custodia… —Eh…Esa parte aún no había salido en la prensa.

—¿La batalla por la custodia? No había oído hablar de eso.

—Bueno, Spencer se esfuerza por mantenerlo fuera de la prensa por una razón —dijo Scott, mirándome. Una mirada que decía: «Ahora sé que lees la prensa sensacionalista».

Sacudí la cabeza. —No me interesa por el simple hecho de interesarme, Scott. Tenemos que pensar en la óptica de la empresa. Si Spencer es arrastrado por el barro del sensacionalismo, eso no se reflejará bien.

—Spencer no está siendo arrastrado por el barro sensacionalista. Tiene una ex-esposa que es una perra, que lo engañó, le metió el divorcio por la garganta en el momento en que se quedó ciego, y ahora está usando su ceguera como defensa para su petición de custodia.

Tragué saliva. —Bien.

—No es para que te preocupes. Lo único que tienes que saber es que Spencer está muy ocupado, así que puedes concentrarte en hacer tu trabajo. Olvídate de él y de sus tácticas de miedo —dijo, señalando el post-it en mi mano.

Asentí con la cabeza aunque sabía que sería imposible olvidarme de él, con o sin las tácticas de miedo. De hecho, desde que conocí a Spencer Michaels ayer por la tarde, desde que había soñado con su crudeza, con su tacto… No había podido quitármelo de la cabeza.

—Tienes el té con Craig a la una. No llegues tarde —dijo Scott, sacándome de mis casillas.

Volví a asentir con la cabeza. Craig Sharp, el padre de la prometida de Scott, era un asesor comercial muy importante para la empresa.

Craig le había pedido a Scott que organizara un té para poder conocerme. Pero yo sabía lo que significaba «conocer​​». Significaba juzgar. Significaba averiguar si la nueva mujer de veinticinco años contratada era competente, o si sólo tenía un buen culo.

Me dirigí a mi oficina, dispuesta a hacer algo de trabajo antes de tener que irme a tomar el té. La verdad es que lo estaba deseando. Independientemente de si Craig era un grano en el culo o no, sería una buena distracción.

Y en este momento, agradecería cualquier tipo de distracción. Cualquier cosa que me hiciera olvidar el rostro apuesto de los ojos verdes. Cualquier cosa.

***

Entré solo en el hotel Ritz de Piccadilly, en Londres, y vi a Craig Sharp ya sentado en una mesa. Era guapo para su edad, con el pelo plateado y un profundo bronceado. Cuando me vio llegar, se levantó para saludarme.

—Tú debes ser el nuevo Spencer de Scott.

—Jessica —dije, estrechando su mano.

—Bueno, vamos, Jessica. Vamos a tomar una copa.

Craig le hizo un gesto al camarero y pidió dos whiskys solos. Mis cejas se alzaron: era la una de la tarde de un martes, pero a Craig no pareció importarle lo más mínimo.

—He oído que estás haciendo un buen trabajo —dijo Craig después de dar su primer trago. Me miró fijamente, listo para leer cualquier respuesta que le diera.

—Ha sido un honor trabajar para los Michaels hasta ahora.

—Basta de respuestas de concurso, Jessica. El té es para servirlo.

—¿Y de qué crees que tengo que servir?

—Mírate. Una joven atractiva en una empresa llena de hombres hambrientos de poder. Debes tener el dedo en el pulso de lo que pasa.

—Una dama nunca muestra su mano, Sr. Sharp. —Sonreí, tomando un sorbo de mi bebida.

—No la escuches, Craig. Jess no tiene edad para ser una dama. —Al oír su voz, casi me atraganté con el whisky. Giré la cabeza y allí estaba él.

Spencer Michaels.

Con un jersey de cachemira gris y unos vaqueros, su piel bronceada y su pelo claro parecían aún más dorados. Parecía el puto Hércules, si Hércules hubiera ido a Oxford.

—Spencer. Ha pasado demasiado tiempo, amigo mío —dijo Craig, estrechando su mano.

—¿Qué haces con ésta? —respondió Spencer, asintiendo en mi dirección.

—Me llamo Jessica —logré decir.

—Conocerla un poco. Scott dijo que estaría por aquí un tiempo…

—¿Lo hizo? —Spencer sonrió.

—¿Qué estás haciendo aquí, Spencer? —pregunté, tratando de sonar genuinamente curiosa.

—Tengo una reunión. Mi invitado llega tarde. No le importa que me siente, ¿verdad? —preguntó, dejándose caer en una silla.

—Te traeré una bebida —anunció Craig, dirigiéndose a la barra.

—Te estás infiltrando en todos los lugares correctos —me dijo Spencer.

—¿Infiltrarme? No soy James Bond.

—Ciertamente no con ese cuerpo —respondió, y mis mejillas ardieron. ¿Acaba de decir…?»Sí. Bajo cierta luz, puedo ver formas. ¿Tienes mi nota?

—Sí. Gracias por eso —dije escuetamente, tratando de controlar mi cuerpo, de obligarme a seguir siendo profesional. Pero él acercó su silla a la mía, y fue suficiente para que se me erizaran los pelos de la nuca.

—Jess, voy a ser sincero contigo. No estoy contento de que te hayan contratado…

—Oh, bueno, eso es sorprendente. —Pero mientras decía eso, Spencer Michaels dejó caer su mano sobre mi muslo, silenciándome. Mi respiración se cortó, e inmediatamente, el calor explotó entre mis piernas. Se inclinó cerca, de modo que su boca estaba justo al lado de mi oído.

—No me alegro de que te hayan contratado, pero no me importa cómo reaccionas al verme —susurró.

—¿Qué? —Me quedé helada.

—Ser ciego significa que mis otros sentidos se agudizan.

—¿Y?

—Puedo olerte, Jess. Puedo oler tu excitación.

¿DISCULPA? —exigí, saltando de mi silla, pero Spencer se levantó también.

—Discúlpame —dijo con una sonrisa, y luego se dirigió a una nueva mesa y tomó asiento.

—¿Está todo bien? ¿Dónde está Spencer? —preguntó Craig Sharp cuando volvió a la mesa con bebidas frescas. Señalé, no podía hacer mucho más. Todavía estaba tratando de entender lo que acababa de pasar.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Más allá de ti

Desde muy joven, Maya Hamilton era una fiestera salvaje a la que le gustaba hacer lo que le daba la gana. Jace Parker era un chico de una fraternidad universitaria irresponsable, al que le gustaban las fiestas; eran perfectos el uno para el otro, hasta que, de repente, la dejó por mensaje de texto. Ahora, dos años después, se reencuentran como estudiante y profesora, y Maya le oculta a Jace un secreto que le cambiará la vida.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Delta Winters

Leer más »

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

Leer más »

La fuerza de la rosa

Tras la muerte de su padre, el rey, Deanna se encuentra en una peligrosa situación. Es una princesa bastarda, y su madrastra, la reina Rosaline, y su hermanastro, el príncipe Lamont, harán todo lo posible para conseguir expulsarla de la corte. Sola y sin nadie que la proteja, Deanna empieza a temer por su vida. Pero cuando empiezan a llegar los pretendientes para cortejar a la reina Rosaline, Deanna conoce a un apuesto forastero de una tierra lejana que puede ofrecerle la salvación que busca…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Audra Symphony

Leer más »

Estrella brillante

Para Andra, unirse a un dragón parece un sueño imposible. Pero cuando se cruza con un apuesto Jinete del Cielo, Andra experimenta todo un nuevo mundo de posibilidades. Con un poco de magia, puede que incluso se encuentre surcando los cielos…

Calificación por edades: 15+

Autora original: Erin Swan

Leer más »

Alma fantasma

Claire Hill, una humana común y corriente, y Chloe Danes, una mujer loba, se convierten en una improbable combinación al quedar atrapadas juntas en el cuerpo de Chloe. Cuando ambas encuentran a sus parejas, deben viajar a la tierra mágica de Logia para encontrar una solución, o se arriesgarán a perder sus amores para siempre.

Calificación por edades: 18+

Autor original: Sapir Englard

Leer más »

La auténtica Evie Chase

Evie Chase, de 17 años, lo tiene todo: fama, fortuna y la carrera de cantante que siempre soñó. Pero después de luchar contra la ansiedad y las presiones de la fama, Evie regresa a su pequeña ciudad natal, enfrentándose a antiguos matones, nuevos amigos y al chico que dejó atrás…

Calificación por edades: 16+

Autora original: Riss Concetta

Leer más »

Marcada

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

Leer más »

Luces xxxxxxxxx

La artista Freya Coleman está en apuros y a duras penas se las arregla para sobrevivir. La leyenda del rock, Liam Henderson, mientras tanto vive a máxima velocidad. Después de que una serie de acontecimientos imprevistos les lleve a mantener una relación falsa con fines publicitarios, Freya se ve envuelta en el mundo de Liam. Pero lo suyo ¿se trata solo de un espectáculo o hay una verdadera chispa entre la extraña pareja?

Calificación por edades: 17+

Autor original: Theresa Jane

Leer más »

Placer y negocios

A Trinity le gusta el trabajo, pero eso no significa que sea siempre fácil. En un bar, tras un duro día en la oficina, conoce a Stephen Gotti: un caballero de puertas para fuera e insaciable en el dormitorio. Se enamoran rápidamente, pero Stephen tiene un gran secreto. ¿Asustará este secreto a Trinity?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Luci Fer

Nota: esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.