logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Hazel Porter es completamente feliz con su trabajo en la librería y su acogedor apartamento. Pero cuando un aterrador encuentro la arroja a los brazos de Seth King, se da cuenta de que hay algo más en la vida, ¡mucho más! Rápidamente se ve inmersa en un mundo de seres sobrenaturales que no sabía que existían, y Seth está justo en el centro: un Alfa feroz, fuerte y magnífico que no quiere otra cosa que amarla y protegerla. Pero Hazel es humana. ¿Podrá funcionar?

Calificación por edades: 18+

Autora original: nightnoxwrites

Nota: Esta historia es la versión original del autor y no tiene sonido.

 

Y de pronto de nightnoxwrites ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Hazel Porter es completamente feliz con su trabajo en la librería y su acogedor apartamento. Pero cuando un aterrador encuentro la arroja a los brazos de Seth King, se da cuenta de que hay algo más en la vida, ¡mucho más! Rápidamente se ve inmersa en un mundo de seres sobrenaturales que no sabía que existían, y Seth está justo en el centro: un Alfa feroz, fuerte y magnífico que no quiere otra cosa que amarla y protegerla. Pero Hazel es humana. ¿Podrá funcionar?

Calificación por edades: 18+

Autora original: nightnoxwrites

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

HAZEL

Había frío en el aire y el olor del invierno se acercaba, fresco y nuboso.

Me envolví la bufanda alrededor del cuello, protegiéndome del frío lo mejor que pude. A mi alrededor, en la luz grisácea, caían las últimas hojas de los árboles, marcando el final del otoño.

Iba de camino a casa desde la librería donde trabajaba, a veinte minutos a pie de mi apartamento.

Había sido un día ajetreado. Era principios de noviembre y la gente ya había empezado a venir a comprar regalos de Navidad, y el ajetreo duraría hasta enero, cuando la gente viniera a intercambiar dichos regalos.

Doblé la esquina y entré en la calle donde vivía, caminé la corta distancia hasta mi edificio y di un suspiro de alivio una vez que salí del frío.

Vivía en un edificio de cinco plantas, cada una de ellas con su propio apartamento. Subí el primer tramo de escaleras, que conducía a mi puerta.

Enderecé el pequeño cartel donde estaba escrito mi nombre —Hazel Porter— con mi propia y pulcra letra, antes de girar la llave y entrar. El familiar aroma a vainilla de mi difusor me dio la bienvenida.

Mi apartamento consistía en una sala de estar, una pequeña cocina, un dormitorio y un baño. No era mucho, pero era mío y era mi hogar.

Lo había comprado hacía poco más de un año. Había estado ahorrando desde que tenía dieciocho años y empecé a trabajar en la librería.

Diez años después, seguía trabajando allí, no porque no pudiera conseguir otro trabajo, sino porque me gustaba mucho.

Mis padres querían que fuera a la universidad, pero la idea de tener que estudiar más era inimaginable para mí en el instituto.

Además, no tenía ni idea de lo que quería estudiar, así que era mejor así. Sino habría tirado por la ventana el dinero de una carrera que no me interesaba.

Al final, mis padres entraron en razón y, aunque no nos veíamos tan a menudo, nos llevábamos bien y me alegraba verlos cada vez que volvían a la ciudad.

Se trasladaron al sur en busca de climas más cálidos hace dos años.

Dejé las llaves en la mesa auxiliar junto a la puerta del pequeño pasillo, me encogí de hombros y me desenvolví la bufanda antes de colgarla en un gancho de la pared.

Me quité las botas y las coloqué ordenadamente en el zapatero de abajo.

Me dirigí hacia la cocina, encendiendo las luces mientras avanzaba. Me moría de hambre y rebusqué en la nevera y en los armarios a la caza de algo de comida.

Decidí hacerme una simple tortilla, nada complicado. La nevera estaba un poco vacía, y tomé nota mentalmente de ir a hacer la compra más tarde esa semana.

Con el plato lleno en la mano, volví a la sala de estar.

Había elegido todos los muebles con cuidado, queriendo crear un espacio tranquilizador y reconfortante en el que pudiera relajarme y sentirme como en casa.

Los tonos neutros, con un toque de color aquí y allá, fueron constantes en la decoración de estilo escandinavo en todas las habitaciones.

Me dejé caer en el sofá gris de tres plazas, prefiriendo sentarme aquí que junto a la mesa de la cocina —con capacidad para cuatro personas—, que prácticamente sólo utilizaba en las raras ocasiones en las que tenía gente —principalmente mis padres— para cenar.

Cogí una de mis mantas, una blanca y peluda, y la coloqué sobre mis piernas cruzadas. Encendí el televisor y empecé a comerme la tortilla con entusiasmo. Estaba hambrienta y tenía un sabor celestial.

—Se ha producido otro ataque animal aquí en Pinewood Valley.

—El animal en cuestión aún no ha sido identificado, y se recomienda a los residentes de la ciudad que eviten ir de excursión a esta zona hasta que el animal haya sido identificado y capturado —advirtió el reportero.

Esta era la tercera de este mes, señalé. Pinewood Valley era un pueblo rodeado de bosque por tres lados, en su mayoría formado por pinos, como su nombre indica, y muchos de sus residentes eran intrépidos excursionistas.

Los ataques de animales siempre han sido un riesgo, pero han sido escasos y generalmente han ocurrido en lo profundo del bosque, lejos de la ciudad real.

Ahora era diferente. En los últimos meses, los ataques habían aumentado en frecuencia y se estaban acercando a la ciudad. La gente estaba preocupada, y con razón.

Me pregunté intrigada qué animal podría ser mientras me metía en la boca los últimos trozos de tortilla.

¿Tal vez un oso o un lobo? Lo único que sabía era que tenía garras. Todas las víctimas presentaban profundos cortes y marcas de garras, siendo la pérdida de sangre la causa final de la muerte.

Me alegro de que el senderismo nunca haya sido lo mío.

El resto de las noticias no me interesaban realmente, así que cambié de canal y puse una sitcom. Minutos más tarde, mis ojos empezaron a cerrarse y apagué el televisor para dirigirme a la cama, apagando las luces por el camino y entrando primero en el baño.

Una vez metida en la cama, me acurruqué en las almohadas y pronto me sumí en un sueño tranquilo.

Me desperté a la mañana siguiente dispuesta a pasar otro día normal en el trabajo. Me levanté, me preparé una tostada, me lavé los dientes, me vestí y me hice una trenza baja.

Me miré en el espejo y la versión femenina de mi padre me devolvió la mirada, con el pelo rojo, los ojos azules y la nariz ligeramente respingona.

Siempre me había parecido a él -—la gente me lo había dicho durante años—, pero el parecido parecía aumentar a medida que envejecía.

Lo único que había heredado de mi madre eran unos labios ligeramente más carnosos y su complexión menuda. Ser bajita había sido una frustración para mí durante años. Siempre había deseado ser más alta.

Cogí mi abrigo y mi bufanda y me preparé para afrontar el frío otoñal.

Llegué a la librería con tiempo de sobra, y aproveché para hacerme un chocolate caliente en la sala de descanso con Crystal, una de mis compañeras de trabajo y mejores amigas.

Una joven alocada de piel caramelo y rizos de un tono ligeramente más oscuro que su piel.

Me sentía optimista y estaba segura de que iba a ser un buen día.

***

Al final de mi jornada laboral estaba cansada, pero contenta. Realmente disfrutaba de mi trabajo.

Comencé mi habitual camino a casa, y todo iba bien hasta que doblé una esquina y me encontré cara a cara con una figura encapuchada.

Me hice a un lado para pasar junto a ella, pero me extendió el brazo y me detuvo. Asustada, me di la vuelta para volver por donde había venido, pero ya no estaba sola.

Los días eran cortos en esta época del año y había oscurecido.

No había nadie más en los alrededores, por lo que pude ver. La gente prefería quedarse en el interior, donde hacía calor.

El corazón me martilleaba en el pecho mientras sentía que el pánico se apoderaba de mí.

Los dos hombres eran grandes y musculosos, y ambos llevaban abrigos con capucha, dejando sus rostros en la sombra.

Me empujaron hacia un callejón, asegurándose de que estaban lo suficientemente cerca para que no pudiera escapar.

Uno de ellos se acercó y juraría que me olió. Me estremecí y mis pensamientos se agitaron, jugando con diferentes escenarios de lo que podría suceder a continuación en mi cabeza.

Quería gritar para pedir ayuda, pero no me salió la voz, y el grito se atascó en algún lugar de mi garganta.

—Bueno, bueno. ¿Estamos solos? —preguntó uno de los hombres con voz ronca, sus dedos agarraron mi barbilla, forzando mi mirada hacia la suya. No podía verlo en la oscuridad, pero podía sentirlo.

El otro se rió amenazadoramente mientras me agarraba de los brazos y me empujaba contra la pared.

Apreté los ojos, preparándome para lo que fuera que fueran a hacerme, porque sabía que no tenía ninguna posibilidad contra ellos. Mi corazón amenazaba con salirse del pecho.

De repente se oyó un gruñido y los brazos que me habían inmovilizado a la pared se separaron de mí.

Un tercer hombre, imposiblemente más grande que los otros dos, estaba ahora de pie frente a mí, de espaldas. Sólo llevaba unos vaqueros y una camiseta.

Bajo mi estado de shock, lo único en lo que podía pensar era en que no estaba temblando de frío. Era una cosa estúpida en la que centrarse, pero creo estaba demasiado aturdida para pensar en nada más.

—¿Qué cojones creéis que estáis haciendo? —les preguntó a los dos hombres, que se retorcían bajo la mirada de mi salvador.

Su voz era áspera, con una furia casi tangible.

No respondieron.

—No sois bienvenido aquí. Este es mi territorio. —Sus palabras me confundieron, pero estaba demasiado aliviada para prestarles mucha atención.

—Ahora, ¡fuera! —gruñó.

Los dos encapuchados se alejaron a toda prisa. Cuando empezaron a correr, sus oscuras formas se fundieron en las sombras y desaparecieron.

Mi salvador estaba de pie frente a mí, con una postura rígida, ligeramente agachado, con los brazos levantados a los lados como las alas de un pájaro que protege a sus crías.

No se movió durante varios minutos después de que los otros dos hombres se fueran. Luego pareció relajarse un poco y se acercó lentamente hacia mí.

No podía verle muy bien en este oscuro callejón. Su enorme cuerpo bloqueaba la mayor parte de la débil luz que venía de la calle detrás.

—¿Estás bien? —Su voz seguía siendo áspera, pero un matiz de preocupación la suavizaba un poco.

—Creo que sí —respiré.

—¿Vives cerca? —me preguntó.

Estaba confundida, y estaba bastante segura de que mi cuerpo estaba medio en shock todavía, así que me llevó un tiempo comprender lo que estaba diciendo y ser capaz de formar mis propias palabras.

—A cinco minutos a pie de aquí —pude finalmente soltar.

—Te acompañaré entonces. Quiero asegurarme de que esos bastardos no sigan rondando por aquí.

—De acuerdo —dije débilmente.

Volví a salir a la acera. No oí que el desconocido me siguiera, así que me giré para ver si seguía de pie en el callejón y acabé chocando con su pecho.

Había caminado tan silenciosamente —sus pies enfundados en botas no hacían ningún ruido— que no me había dado cuenta de que me había seguido.

—Lo siento —murmuré, tratando de ocultar mi ligera vergüenza.

—No te preocupes.

Puso su mano en la parte superior de mis brazos para evitar que me cayera por el impacto.

Levanté la vista hacia él. Se elevaba por encima de mí, pero aquí, bajo el resplandor de las luces de la calle, podía ver su rostro y casi jadeé.

Tenía cicatrices, en forma de garra, que le cruzaban la cara desde la frente, sobre el ojo izquierdo y hasta la base de la garganta.

Tenía una cara bonita, pero las cicatrices distraían tanto que era difícil fijarse en mucho más a primera vista.

Combinado con su enorme tamaño y su oscuro tono de piel, le hacía parecer peligroso.

Enmarcando su rostro le caían un conjunto de rizos oscuros, y sus ojos verdes eran asombrosamente brillantes. Me miró brevemente a los ojos antes de desviar la mirada.

Aparté los ojos de su cara, me giré y comencé a caminar de nuevo hacia mi apartamento. Oí un leve sonido de pasos mientras él caminaba detrás de mí, demasiado silencioso para un hombre de su tamaño.

Mi salvador me siguió hasta mi edificio, donde murmuré un agradecimiento, y esperó a que la puerta se cerrara con seguridad tras de mí antes de marcharse.

Una vez dentro de mi propio apartamento, me recosté contra la puerta, mis rodillas cedieron y me hundí en el suelo mientras los sollozos sacudían mi cuerpo, el shock finalmente desapareció.

Sólo pensar en lo que podría haber pasado me daba náuseas. Al cabo de un rato, el llanto cesó, me puse en pie temblorosamente y fui a la cocina a tomar un vaso de agua.

Todo el llanto me había dejado seca. Me dirigí a mi dormitorio, ya que no tenía apetito ni energía para hacer mucho más que ponerme el pijama y caer agotada en la cama.

No tardé mucho en dormirme, pero me fui despertando, acosada por pesadillas toda la noche.

Cuando por fin llegó la mañana, llamé al trabajo diciendo que estaba enferma, algo que rara vez hacía.

Me quedé en la cama la mayor parte de la mañana antes de levantarme a ducharme y tratar de lavar los recuerdos de la noche anterior.

A la hora de comer me senté acurrucada en uno de mis sillones, con una toalla envuelta en mi pelo mojado. Llamé a mi madre, necesitaba hablar con ella sobre lo que había pasado, necesitaba consuelo.

Ella cogió la autopista para llegar lo más rápido posible, y en cuanto llegó empecé a contárselo todo mientras nuevas lágrimas rodaban por mis mejillas, aunque no con tanta furia como la noche anterior.

Había llorado más en las últimas veinticuatro horas que en los últimos seis meses.

Por la tarde, por fin pude comer algo y me sentí más relajada al poner una película conocida y acurrucarme en el sofá.

***

Al día siguiente volví a trabajar. Todavía estaba un poco conmocionada, pero estaba decidida a volver a la normalidad. No iba a permitir que esta experiencia me desmoronara.

Sin embargo, de camino a casa, los nervios casi me ganan obligándome a cruzar la calle antes de llegar a la esquina de ese callejón y a caminar por el lado opuesto hasta pasar con seguridad.

Sentí que alguien me observaba desde las sombras entre las farolas, y aceleré el paso, queriendo llegar a casa lo antes posible.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

SETH

Seth King estaba furioso. Entró en la manada y se dirigió directamente a la sala de reuniones del Alfa. Abrió la puerta de golpe y las miradas cansadas de su círculo íntimo se posaron en él cuando lo hizo.

—¿Cómo demonios han pasado el perímetro? —tronó.

Todos los hombres que estaban ante él inclinaron la cabeza, apartando la mirada, incapaces de enfrentarse a su Alfa.

Un hombre lobo enfadado siempre era algo de lo que había que desconfiar, pero cuando se trataba de un Alfa había que ser estúpido para no tener cuidado.

—Debe haber un punto débil en alguna parte de nuestras patrullas. —Nate, su Beta, fue el primero que se atrevió a hablar.

—Entonces encuéntralo. —La voz de Seth sonó más tranquila ahora, pero tampoco demasiado.

Aquellos rebeldes casi habían herido a un humano en su territorio, y eso era algo que no podía permitir.

Además de proteger a la manada, el Alfa también era responsable de la protección de todos los humanos, u otras criaturas, dentro de su territorio.

Que otros hombres lobo entraran y trataran de hacer daño en su territorio era inaceptable.

—Como jefe de la guardia, la tarea de encontrar el punto débil recae en ti, Thatcher. —Se giró hacia el hombre en cuestión y fijó sus ojos oscuros en él.

—Sí, mi Alfa —respondió el anciano con gravedad.

—Puedes retirarte.

El hombre se levantó, saliendo rápidamente de la habitación para poder dedicarse a la tarea encomendada.

—Vosotros dos ya sabéis qué hacer. Uníos a la patrulla y aseguraos de que se vayan. —Se giró de nuevo para mirar a los dos hombres restantes: su Beta y su tercero al mando.

—Voy a volver para asegurarme de que sigue a salvo.

Los dos hombres se miraron, intercambiando miradas de complicidad, pero no dijeron nada, y ellos también se marcharon a cumplir su tarea.

En cuanto se quedó solo, Seth golpeó con un puño la mesa redonda del centro de la sala y soltó un gruñido, antes de tomar aire.

Luego procedió a caminar hacia la parte trasera de la casa de la manada, donde parte de la pared estaba llena de casilleros.

Encontró uno vacío y se desnudó rápidamente, colocando su ropa en la taquilla y cerrándola con firmeza.

Entonces echó a correr a toda velocidad, saltó por los aires y, en un estremecimiento que no duró más de un segundo, dejó de ser hombre para convertirse en un lobo.

Sus patas se clavaban en el suelo, empujándolo hacia adelante, dirigiéndose de vuelta hacia donde había dejado a la mujer humana.

Se mantuvo en las sombras, asegurándose de no ser visto si alguien salía a dar un paseo nocturno.

Su forma de lobo le facilitaba oler lo que estaba buscando, y sus sentidos, ya de por sí sobrenaturales, eran aún más fuertes.

Olfateó el aire, asegurándose de que el hedor de los hombres lobo infractores no se percibía por ningún lado.

Creó un perímetro alrededor del edificio, que luego lo recorrió hasta que —utilizando el enlace mental de la manada— la voz de su Beta sonó en su cabeza.

—Todo despejado, Alfa. Perímetro asegurado, no hay señal de los rebeldes.

Dejó escapar un suspiro de alivio antes de volver a la casa de la manada tras echar un último vistazo a su edificio.

***

Seth estuvo ansioso durante todo el día siguiente. Se suponía que nadie podía traspasar sus fronteras, y menos llegar tan lejos como habían llegado esos dos rebeldes.

Se dirigió a su sala de reuniones para la sesión informativa diaria.

Esta mañana el abogado de la manada también estaba allí, junto con el Beta, el tercero al mando y el jefe de la guardia. Una vez que Seth se sentó, el resto de los hombres se sentaron también.

—Doy por iniciada esta reunión —dijo Seth, con la autoridad de un Alfa sonando en cada palabra.

—Anoche hubo una brecha —comenzó Nate.

—Dos rebeldes entraron en nuestro perímetro —continuó Gabriel, su tercero al mando.

—El punto débil ha sido localizado y asegurado. También se ha incrementado la seguridad general y así será durante las próximas semanas por si ellos u otros intentan cruzar el perímetro de nuevo —finalizó Thatcher.

Estaba enfadado consigo mismo por haber dejado pasar a alguien entre los guardias. Como jefe de la guardia fue un golpe a su orgullo.

Este era el tipo de cosas que podrían haber puesto en duda su posición en la manada si no fuera tan respetado y confiable como lo era.

—Bien. El humano también está a salvo —dijo Seth mientras se recostaba en su silla, con una pierna cruzada sobre la otra y las manos apoyadas en los reposabrazos.

—También tenemos que hablar de estos ataques. Cada vez son peores y se acercan más al perímetro, aunque siguen bordeando la línea, siempre fuera de nuestro alcance. —La frustración que todos sentían era evidente en la voz de Nate.

—¿Qué hacemos, Alfa? —preguntó Gabriel, y todos los ojos estaban ahora puestos en Seth.

Una arruga se formó entre sus cejas mientras consideraba su respuesta cuidadosamente.

—Esperaremos. Con suerte se cansarán y se irán a nuevos terrenos de caza. Si vamos tras ellos nos arriesgamos a que nos lleven al territorio de Alfa Caleb, y eso significará la guerra.

Así que se acordó que esperarían y aguardarían el momento adecuado para que, quienquiera que fuera, se acercara lo suficiente como para poder atacarlo y eliminar la amenaza, o simplemente se fuera.

Después de la reunión, el grupo se disolvió para atender sus obligaciones individuales, excepto Nate, que se quedó con Seth cuando los demás se fueron.

—Fuera de aquí —dijo Seth tras ver la mirada de su Beta.

—Gabriel y yo estuvimos hablando —comenzó.

Seth levantó una ceja interrogante. —¿Y?

—Bueno, ¿es ella? —preguntó finalmente.

Seth dejó escapar una suave ráfaga de aire y se pasó una mano por la cara.

—No lo sé. Tal vez.

***

Más tarde, ese mismo día, Seth siguió su olor hasta una librería donde resultó que trabajaba.

Fue fácil encontrarla teniendo en cuenta su encuentro con ella la noche anterior. Su aroma a vainilla y miel seguía persistiendo en su mente.

Se quedó cerca, observándola con curiosidad. Cuando se dirigió a su casa, la siguió, con todos sus agudos sentidos en alerta por si había más intrusos.

Su evidente malestar y sus nervios le hicieron querer salir de las sombras y reconfortarla, suavizar la arruga de su entrecejo y decirle que ya estaba a salvo.

Esperó a que ella estuviera a salvo en casa, como la noche anterior, antes de volver a la casa de la manada preguntándose cómo esta humana había captado tanto su atención.

Había tenido que salvar a otros antes que a ella, pero nunca nadie le había hecho sentirse tan protector.

***

Siguió observándola la semana siguiente, lo hacía siempre que tenía algo de tiempo libre.

Se decía a sí mismo que sólo se estaba asegurando de que ella estaba bien después de una experiencia tan traumática, que también lo haría por cualquier otro humano.

Pero sospechaba, al igual que su Beta y su tercero, que había algo más que eso.

***

El viernes siguiente, unos vampiros nómadas pasaban por la ciudad. Habían solicitado permiso y él se lo había concedido siempre que prometieran no alimentarse en sus tierras.

Pero lo cierto es que Seth se sentía cada vez más inquieto y, cuando por fin llegó el día, se encontró observándola aún más de cerca.

Había ido a su trabajo y vigilado desde una distancia segura y la había seguido hasta su casa cuando entró a recoger lo que había resultado ser un libro antes de que su paseo los llevara al parque.

Allí estaba, sentada leyendo en un banco, completamente perdida en lo que hacía.

Sabía que si se fijaba en su comportamiento parecería un completo asqueroso. Estaba literalmente acosando a esta mujer.

Si ella supiera que la había estado siguiendo, estaba seguro de que se asustaría.

Seth olfateó el aire y percibió el olor de los vampiros, y su cuerpo se puso rígido por un momento y sus ojos se dirigieron a la mujer lectora. Estaban cerca.

Bajó por el parque —forzándose a no correr— y se colocó en el banco frente a ella, dispuesto a defenderla si fuera necesario.

Sacó su teléfono para comprobar si Nate le había vuelto a enviar algún mensaje, ya que el enlace mental sólo funcionaba cuando estaban en su forma de lobo.

Los mensajes de texto eran su medio de comunicación a distancia cuando tenían forma humana.

Oyó que los latidos de su corazón se aceleraban y cuando levantó la mirada vió que ella lo estaba mirando fijamente, con un rastro de asombro y curiosidad claro en esos ojos azules.

Cuando se dio cuenta de que la había pillado, bajó rápidamente la mirada y Seth vio cómo un indicio de rubor subía a sus mejillas. Reprimió una sonrisa antes de volver a prestar atención a su teléfono.

Nate le estaba informando sobre los vampiros. Tenían varios guardias siguiéndolos, asegurándose de que no intentaran nada estúpido.

Al parecer, tenían vínculos sentimentales con Pinewood Valley desde antes de que la zona perteneciera a los hombres lobo de la Manada del Rey.

Se habían detenido en algunos sitios, pero afortunadamente treinta minutos después recibió un mensaje de que estaban de nuevo fuera de su territorio.

Durante esos treinta minutos, Seth había tomado una decisión. Sólo había una forma de averiguar si sus sospechas eran ciertas, y ahora era un momento tan bueno como cualquier otro para hacerlo.

Se levantó y caminó vacilante hacia la mujer del otro banco y luego se sentó junto a ella.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Más allá de ti

Desde muy joven, Maya Hamilton era una fiestera salvaje a la que le gustaba hacer lo que le daba la gana. Jace Parker era un chico de una fraternidad universitaria irresponsable, al que le gustaban las fiestas; eran perfectos el uno para el otro, hasta que, de repente, la dejó por mensaje de texto. Ahora, dos años después, se reencuentran como estudiante y profesora, y Maya le oculta a Jace un secreto que le cambiará la vida.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Delta Winters

Leer más »

Desvanecido

Han pasado dos años desde que Lily perdió a su novio en un tiroteo. Cuando una prestigiosa universidad le hace una oferta de trabajo, tiene la oportunidad de acabar con sus demonios y empezar de nuevo, al menos hasta que conoce al irresistible presidente de la escuela. ¿Podrá Lily confiar su amor a un nuevo hombre, o sus oscuros secretos sólo le llevarán a un nuevo desengaño?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Haley Ladawn

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Tras el Omega

La vida de Alice es bastante aburrida: va al instituto, ve Gossip Girl con su mejor amiga Sam y tiene un trabajo a tiempo parcial en una cafetería. Nunca le ocurre nada emocionante, hasta la fatídica noche en que la muerde un lobo mientras saca la basura en el trabajo. Extrañamente, cuando se despierta a la mañana siguiente, la mordedura ya está curada y se siente mejor que nunca. El problema es que no es la única que ha notado su mejoría… El chico malo Ryder y su equipo están de repente muy interesados en ella, pero ¿por qué?

Calificación por edades: 16+

Autora original: Jessica Edwards

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

Scarlett

Scarlett Evans no es una vampiresa normal. Nick Dahlman no es un cazador de vampiros cualquiera. Cuando Scarlett es perseguida por el poderoso líder de un aquelarre y el imprudente hermano pequeño de Nick desaparece, ambos —enemigos naturales— se verán obligados a confiar el uno en el otro para poder restablecer el equilibrio en sus mundos. Su búsqueda los llevará por cafeterías inquietantemente inocentes hasta castillos remotos con historias oscuras, pero ninguno de esos lugares estará libre de peligro y mantenerse con vida no será tarea fácil…

Calificación por edades: 18+

Autora original: L. E. Bridgstock

Leer más »

Visiones

La chica nueva, Raven Zheng, tiene un secreto: puede ver fantasmas. La leyenda local, Cade Woods, también tiene sus propias habilidades especiales. Tras una serie de asesinatos, los adolescentes deciden utilizar sus dones para atrapar al asesino. Pero cuando Raven se entera de la oscura historia de Cade, se pregunta si realmente se puede confiar en él…

Calificación por edades: 13+

Autora original: Samantha Pfundheller

Leer más »

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

El calor del fuego

Huérfana desde joven y de casa de acogida en casa de acogida, Adeline ha pasado los últimos nueve años sola y albergando un secreto: es una mujer loba. Cuando, sin saberlo, se adentra en el territorio de la manada, es capturada y pronto descubre que encontrar a los suyos no es todo lo que esperaba. Cuando conoce al alfa que la retiene contra su voluntad, saltan chispas. Pero, ¿podrá él verla como algo más que una rebelde? ¿O siempre será su prisionera?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Vera Harlow

Leer más »

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.