logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Colt (español)

Puede que Summer esté casada con un apuesto hombre de negocios, pero conoce algo sobre su temperamento que los demás no saben. Cuando su hermano se entera de lo que ha pasado, se asegura de que su club de moteros la proteja. Pero Summer no quiere tener nada que ver con la vida del club… hasta que conoce a «El Diablo» y se da cuenta de que no hay nada como un chico malo para acelerar su corazón.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Simone Elise

 

Colt (español) de Simone Elise ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Puede que Summer esté casada con un apuesto hombre de negocios, pero conoce algo sobre su temperamento que los demás no saben. Cuando su hermano se entera de lo que ha pasado, se asegura de que su club de moteros la proteja. Pero Summer no quiere tener nada que ver con la vida del club… hasta que conoce a «El Diablo» y se da cuenta de que no hay nada como un chico malo para acelerar su corazón.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Simone Elise

Summer
elliot va a matarme
Scorp
ocupado. ¿hablamos más tarde?
Summer
hablo en serio, scorp
Scorp
¿Qué estás diciendo?
Summer
Estoy diciendo que no he sido honesta contigo
Summer
[archivo adjunto: [email protected]]
Scorp
¿¡Te ha puesto la mano encima?!
Scorp
ese cabrón
Summer
siento no habértelo dicho
Summer
pero esta noche ha empeorado
Summer
me ha golpeado tan fuerte que me he desmayado
Summer
me he despertado hace unos 10 minutos
Summer
ahora estoy escondida en el baño
Scorp
de camino
Summer
¡no!
Summer
¡no puedes venir aquí cuando está borracho!
Summer
¡nos va a matar a los dos!
Scorp
me gustaría que lo intentara
Scorp
¿dónde está ahora?
Summer
abajo creo
Summer
le gusta asustarme
Summer
va a venir a buscarme en cualquier momento
Summer
Tengo miedo
Scorp
todo va a ir bien
Scorp
¿puedes salir por la ventana?
Summer
no, estoy en el segundo piso
Scorp
¿Hay algo ahí que puedas usar como arma?
Scorp
¿summer?
Summer
¡me ha encontrado!
Summer
hay una sombra bajo la puerta
Summer
¡¡¡se está volviendo loco!!!
Summer
y escucho un sonido de arañazos
Scorp
¿a qué te refieres con un sonido de arañazos?
Summer
como si arrastrara algo por la puerta…
Summer
creo que es su cuchillo de caza
Summer
scorp, tengo mucho miedo
Scorp
estaré ahí enseguida hermanita
Scorp
ese cabrón no te volverá a tocar
Summer
espera…
Summer
se acabaron los gritos
Summer
su sombra se ha ido
Scorp
pon tu oreja en la puerta
Scorp
¿oyes algo?
Summer
pasos…
Summer
vuelve a bajar las escaleras
Summer
voy a salir corriendo
Scorp
¡¡¡NO!!!
Scorp
ahora que sabe dónde estás no puedes salir del baño
Summer
Voy a tratar de llegar a la ventana del dormitorio
Summer
puedo usar el árbol para bajar
Scorp
espera hasta que llegue allí
Summer
tengo que intentarlo
Summer
me va a matar
Scorp
¡¡¡QUÉDATE DONDE ESTÁS!!!
Scorp
Summer
Scorp
¡¿Summer?!
Scorp
¡¡¡RESPÓNDEME!!!

Imagina que conoces al hombre perfecto. Es exitoso y guapo. Te invita a cenas, a copas, y tenéis un sexo alucinante. Naturalmente, te enamoras. Os casáis a toda prisa, pero entonces él te golpea y te das cuenta de que tu hombre perfecto llevaba una máscara todo el tiempo.

Pronto descubres que a veces ser feliz en el momento puede ser mejor que ser feliz para siempre. Que, a veces, los castillos pueden ser prisiones y que, a veces, los caballeros de brillante armadura van en moto, no en caballo.

¿Estás preparada para el viaje?

UNAS SEMANAS ANTES…

Summer

Votos, anillos y cosas caras: así es como empieza un matrimonio. Con votos de que se amarán para siempre, anillos para sellar el compromiso y luego, en mi caso, cosas caras que empezaron a llegar cada vez que estas promesas y votos se rompían.

Desde zapatos de diseño y exquisitas piezas de joyería hasta vacaciones de lujo; todo ello me lleva a creer que toda cicatriz puede curarse con un regalo.

Hasta anoche.

Prometí amarlo en lo bueno y en lo malo, y lo malo no dura para siempre.

O, al menos, eso era lo que me decía a mí misma porque tenía que mejorar. Por eso dicen que para bien o para mal, pero anoche la máscara que tan bien llevaba mi marido se cayó por completo y quedó claro que tenía que salir de aquí. No podía quedarme más tiempo.

Quería a mi marido, pero la posibilidad de tener un futuro juntos ya no era realista.

Corrí hacia el armario, me levanté de un salto, agarré la correa de la maleta, la bajé y la abrí en el centro del piso.

Al abrir un cajón, cogí mi pasaporte y luego un fajo de billetes de otro cajón. Los eché dentro. A continuación, vacié un cajón de joyas en la maleta.

Pensar que el año pasado por estas fechas nos íbamos de luna de miel y no podía imaginar mi vida sin este hombre… Poco a poco, las razones por las que debía dejarlo empezaron a acumularse.

Lo que había empezado como un arrebato ocasional de abuso verbal o un pequeño empujón… se había convertido en esto.

Mi marido me había golpeado. Me golpeó en la cara. Por primera vez, había cruzado una línea de la que no se puede volver.

Sabía que era el alcohol. Su enfermedad era el monstruo, no Elliot.

Y estaba luchando contra ello, que era por lo que me había quedado.

Seguí creyendo que podría volver a convertirlo en el hombre del que me enamoré. Que mejoraría. Que estaba tratando con un demonio y no era pura maldad.

Llega un punto en el que tienes que preguntarte: ¿hay alguna razón para quedarse? Después de ese primer golpe físico, supe que no había más.

Había hecho todo lo posible. La única opción que me quedaba era irme.

Así que, incluso con lágrimas en la cara, medio por la angustia y medio por el miedo a que me pillaran, hice la maleta.

Cerré la cremallera de la maleta, la saqué del armario y del pasillo, y bajé las escaleras a toda prisa.

Llaves. Llaves. Llaves. ¿Dónde diablos dejé mis llaves?

¿Por qué diablos no pude ponerlas de nuevo en su sitio?

Nuestro garaje era un laberinto de coches, y yo había perdido oportunamente las llaves del único coche que podía sacar.

Finalmente, las encontré encima de uno de mis blocs de dibujo.

Cogí mi bolsa, me dirigí al garaje y abrí el coche.

Entonces, oí el estallido de la grava y el crujido de un coche que subía por la calzada.

Me quedé helada, con la maleta a medio camino dentro del maletero.

Joder.

Estaba de vuelta.

¿Qué demonios estaba haciendo en casa? ¡Pensaba que tendría más tiempo!

Un miedo que me crispó los nervios y me hizo doblar las rodillas cuando la puerta del garaje se abrió y dejó ver su elegante coche deportivo a unos metros del mío.

Joder. No podría salir ahora aunque quisiera.

Apagó el motor.

Tragué bruscamente, observando cómo salía del coche, sus ojos iban del maletero abierto y la maleta a mí.

Sabía que estábamos él y yo solos en esta prisión llamada mansión. Nadie me oiría gritar, nadie me oiría gemir, y nadie oiría las consecuencias de mis acciones esta noche.

—¿Hay algo que quieras decirme, Summer?

—Me voy, Elliot. Después de lo de anoche… —mis palabras se interrumpieron—, he terminado.

En realidad era simple. Si te pega, te vas. Debería haberlo sabido por los empujones y los gritos. Pero quería creer en él. ¿Y ahora?

No. No podía afrontar otra noche como la anterior.

—Summer, por favor, no hagas esto. Sé que han sido unos meses duros. Lo siento, no era mi intención. Diablos, haré lo que sea necesario. Conseguiré un padrino para Alcohólicos Anónimos ahora mismo. —Incluso sacó su teléfono.

Se me hizo un nudo en el estómago.

Sabía que era un gran paso, sobre todo si salía a la luz pública.

—Ya sabes lo que pasa cuando bebo. Fuiste tú quien me sirvió la copa para celebrar nuestro primer año con un brindis. —Sus palabras encerraban honestidad, y yo sabía, o al menos quería creer, que en el fondo no quería pegarme y que era el alcohol. Además, tenía razón: yo le había dado la copa de champán.

—Vamos, Summer, te necesito, por favor ayúdame a superar esto. Afrontaremos esto juntos y luego podremos volver a ser como antes. Tú, yo, nosotros. Volvamos a encarrilar nuestro matrimonio. Sabes que te quiero.

Me suplicaba, me rogaba, y yo sabía que sólo había una condición para que me quedara.

—Me quedaré sólo si consigues ayuda.

—Hecho —Se apresuró a aceptar—. ¿Recuerdas nuestra luna de miel? La primera noche, estabas tomando sangría y cantando desafinado con la banda. Hicimos el amor en la playa, bajo las estrellas. Recuerdo cada detalle. Fue la mejor noche de mi vida porque por fin pude llamarte mía. Esa fue la noche en la que empezamos nuestra vida juntos.

Me miró fijamente a los ojos.

—¿Recuerdas el día siguiente, cuando estábamos en ese mercado abarrotado y te enamoraste de ese collar, el que llevas ahora, y no querías comprarlo porque pensabas que era demasiado caro?

Su voz era suave, segura y sin agresiones. Su expresión… estaba completamente calmada, y eso me desconcertó.

—¿Y te dije que nunca más te faltaría nada? Éramos tan felices, Summer. Haré cualquier cosa para que volvamos a serlo.

Dio un paso hacia mí y mi reacción inmediata fue dar un paso atrás.

Las emociones me dominaban y no podía evitar que las lágrimas brotaran de mis ojos.

Mis lágrimas hicieron que rompiera la distancia entre nosotros y, antes de que me diera cuenta, estaba cogiendo mi mano con delicadeza.

Fue una reacción automática estremecerse, y vi cómo la vergüenza se astillaba en su rostro ante mi reacción.

Me dio un beso muy dulce en la muñeca, y fue suficiente para nublar mi juicio por un momento.

—Ven, mi amor —dijo Elliot, cogiendo mi bolsa del maletero—. Vamos a volver adentro.

Y así… volví con el hombre que, durante meses, me había gritado, empujado y, finalmente la noche anterior, golpeado.

Porque era mi marido.

Porque todavía lo amaba.

Porque aún no sabía en qué se iba a convertir Elliot…

Scorp
necesito un favor Summer Breeze
Scorp
sé que ha pasado mucho tiempo
Scorp
pero acabo de recibir una noticia importante
Scorp
[archivo adjunto: [email protected]]
Summer
¿quién es?
Scorp
el presidente de mi club de motos
Summer
te dije que no quiero tener nada que ver con tu club
Scorp
escúchame
Scorp
estuvo en el corredor de la muerte durante 13 años
Scorp
ahora lo dejan salir
Summer
¿el que dirigió la masacre hace tantos años?
Scorp
es él
Scorp
dicen que las pruebas fueron manipuladas
Summer
¿qué quieres?
Scorp
existe la posibilidad de que ocurra algo grande esta noche
Scorp
mucha gente no quiere que vuelva el Diablo
Scorp
Voy a apoyarlo
Summer
¿por qué ponerte en peligro de esa manera?
Scorp
le debo una
Summer
¡¿De qué demonios estás hablando?!
Scorp
por favor Summer
Scorp
prométeme una cosa
Scorp
si no tienes noticias mías en 24 horas
Scorp
ves a mi casa
Scorp
hay una caja fuerte bajo mi cama con mi testamento
Summer
no hagas esto Scorp
Scorp
sé que te irá bien
Scorp
asegúrate de cuidar a mi niña también
Scorp
adiós Summer
Consejos profesionales…

Puedes estar al día de las historias que están en producción a través del icono de Noticias.

Si necesitas ayuda para navegar por la app, o tienes alguna duda o problema, puedes utilizar el icono de Soporte.

Ambos iconos se encuentran en la Página de Descubrimiento.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Summer

Mi hermano era un hombre fuerte. Se enorgullecía de su palabra y de su capacidad para derribar a un hombre de un solo golpe. No era alguien con quien te metieras. Cuando las cosas te derribaban, te levantabas más fuerte.

Esa era su actitud, y la actitud con la que yo me crié. No teníamos un dólar a nuestro nombre, pero teníamos nuestra palabra y la capacidad de defenderla.

Fue un pilar de fuerza, asumiendo mi plena custodia cuando tenía ocho años, pero, en cuanto cumplí los dieciocho, volvió a la única vida que conocía: la del club.

Le había dado la espalda para criarme, y en cuanto aterrizamos de nuevo en este país y consideró que yo era lo suficientemente mayor como para cuidar de mí misma, volvió al Club de Motos de los Vipers.

No es que me haya dejado de lado por el club… no, fui yo quien puso el límite.

Le dije, el club o yo.

Ni que decir tiene que ahora apenas nos hablamos. Prefirió una vida de delincuente antes que a mí, y eso aún me revuelve el estómago. Después de todo lo que el club le hizo, él volvió a la mierda.

Eso es lo que pasa con los moteros: son más leales a los desconocidos que llevan el mismo parche que a su propia sangre.

Tras el mensaje de Scorp de esta mañana, intenté llamarle y rogarle que reconsiderara ponerse del lado del Diablo. Tenía un vago recuerdo de Colt Hudson de cuando era joven, pero, basándome en los recientes artículos sobre su liberación, ponerse de su lado le llevaría a una muerte segura.

Cada una de mis llamadas iba directamente al buzón de voz, así que no tuve más remedio que saltar de la cama y visitar a mi hermano cara a cara.

Cuando llegué a la casa de Scorp, llovía a cántaros. Bajé el espejo, comprobando la gruesa capa de base de maquillaje que me había aplicado antes de salir de casa. No podía soportar la idea de la cara de decepción de mi hermano si veía el moratón fresco, el primero que me había hecho, ni la idea de lo que podría hacerle a Elliot si lo veía.

Asegurada de que mi cutis estaba impecable, cogí mi bolso del asiento del copiloto, abrí la puerta del coche y corrí a través del chaparrón hacia el porche de Scorp.

Golpeé la puerta principal de Scorp, tocando el timbre sin parar, pero no hubo respuesta. Me agaché y levanté el felpudo, rezando para que Scorp todavía escondiera allí una llave extra. El alivio me invadió cuando mis ojos se posaron en ella.

Al abrir la puerta, entré en el aire rancio y cálido de la casa oscura. Olía a hierba, a hombre y a hogar. Nos habíamos criado en esta casa hasta mis ocho años. Scorp siempre había tenido un extraño apego a ella.

—¿Scorp?

Mi corazón se hundió cuando nadie respondió. Llegaba demasiado tarde. Mi temor por su vida subió de tono: no era propio de él dudar de sí mismo como lo había hecho en esos mensajes.

Fue entonces cuando lo vi. En la oscuridad de la sala de estar, la brasa de un cigarrillo encendido. Una figura encapuchada estaba sentada allí. Alta, oscura, amenazante. Empapada por la tormenta de fuera. Mirándome fijamente.

—¿Dónde está? —gruñó el hombre.

Me quedé completamente aturdida, muerta de miedo. ¿Quién era ese desconocido? ¿Qué quería?

—¿Dónde está Scorp?

—No creo que esté en casa. Yo… —Mi respiración se entrecortó cuando el hombre se levantó, se echó la capucha hacia atrás y reveló su rostro.

Hay hombres que se nota que son problemáticos y, al verle quitarse la chaqueta de cuero, supe que eso era exactamente lo que estaba viendo.

Mechones húmedos de pelo oscuro caían delante de unos ojos azules intensos y ahumados. Unas pálidas cicatrices surcaban el dorso de sus grandes manos. Los tatuajes detallaban sus brazos desnudos y musculosos y desaparecían bajo el cuello de su chaleco, que llevaba bordado un símbolo que había visto tatuado en el pecho de mi hermano cuando yo tenía seis años.

Mierda, ¿quién demonios estaba en la casa de mi hermano?

Mis ojos se dirigieron a la cocina. Buscando cualquier arma que pudiera encontrar.

—Yo no haría eso, gatita —gruñó—. Has visto mi tatuaje. Sabes de lo que soy capaz.

¿Moteros? Sí, sabía exactamente de lo que eran capaces.

Sus ojos también me recorrieron. Lentamente. Desde mi pelo largo y empapado, bajando por mis delgadas piernas, hasta mis tacones plateados. El hecho de que el vestido fuera probablemente transparente gracias a la lluvia se notaría. No fue un caballero al respecto. No apartó la mirada. En cambio, sus ojos se detuvieron más tiempo en mis pechos.

Le vi sacar una caja de cigarrillos húmeda del bolsillo. Sacó uno, lo encendió y le dio una larga calada, sin dejar de mirarme. Un escalofrío recorrió mi cuerpo.

No era estúpido. Sabía lo que le había hecho mirar. Era el hecho de que no llevaba sujetador.

—¿Debo decirle a Scorp que te has pasado por aquí? —hablé, tratando de ganar su atención, y me sorprendió cuando realmente me miró a los ojos.

—¿Eres su mujer o algo así? —Sus palabras fueron cortadas y cortas. Oí una frustración pura y dura en su tono.

Su mujer. El típico motero que piensa que todas las mujeres responden a un hombre. Moteros. Un asco recorrió mi cuerpo.

El club fue la razón por la que Scorp y yo nos peleamos. Odiaba el club. Viendo que estaba sola en la casa con este hombre, de ninguna manera iba a admitir eso; además, si había algo que los hombres como él cumplían, era el hecho de que una mujer que se consideraba propiedad de otro miembro no era dañada.

—Algo así. —Sentí que necesitaba la protección de Scorp ahora mismo, y si decir que era su mujer haría que este hombre dejara de mirarme así, entonces usaría el puto nombre de mi hermano.

Después de todo, Scorp tenía una gran reputación.

—Bueno… —Se inclinó sobre mí, utilizando su altura para intimidarme.

—Si quieres seguir siendo su mujer, será mejor que vayas a cambiarte antes de que te quite ese supuesto vestido.

Es transparente, por si no lo sabías.

Con esas palabras de su boca, mi juicio sobre él quedó sellado. Típico macho alfa que se cree con derecho a hacer algo así.

Actuaba como si hubiera estado en una jaula y yo fuera la primera mujer con la que se le permitía estar.

Tal vez debería enviarlo a él y a su mal humor a uno de los clubes de striptease de Elliot.

No pude evitar cruzar los brazos y entrecerrar los ojos hacia él. —También lo es tu camisa, pero no me oyes quejarte.

Me moví para pasar junto a él. En lugar de apartarse de mi camino, me bloqueó con su brazo.

—Tú y yo sabemos que no eres propiedad del club.

Una vez más, sentí que tenía que hacer referencia al club para que no me hiciera daño. Los ojos del hombre tenían la capacidad de matar.

—Le debo mi vida al club. —Y eso era cierto. El club nos sacó a Scorp y a mí del país cuando yo era pequeña y él se enfrentaba a cumplir una condena larga en la cárcel. Cómo salió indemne de esos crímenes era un secreto que todavía hoy guardaba.

—Mueve el brazo. —Me negué a tocarlo—. Ahora.

—¿O qué harás? —me desafió

Ya estaba harta de ser la chica que aceptaba mierda de todos los hombres. ¿Qué hizo que este extraño pensara que tenía derecho a interrogarme en la casa de mi propio hermano?

—Muévete o te obligaré a hacerlo —grité.

Ahora mismo era un ejemplo perfecto de que mi hermano tenía razón y yo no, porque no llevaba un arma como él siempre me decía.

—Viendo tu reacción, ¿sabes quién soy? —Me miró.

Sí, sabía exactamente quién era: era otro motero que se creía mejor que los demás.

Ladeé la cabeza, observándole, y utilicé el poder del silencio para que se cuestionara mi próximo movimiento.

—¿Qué haces realmente aquí, gatita? —se preguntó en voz alta.

—No es de tu incumbencia.

—Eres la mujer de Scorp, ¿dónde está? —intentó de nuevo.

—No soy su mujer —Apreté las palabras con frustración—. Soy su hermana.

Como no quería pasar ni un minuto más con un hombre que veía a las mujeres como posesiones, añadí: —¿Y si le mando un mensaje?.

Con un movimiento de cabeza del hombre, busqué el número de Scorp, esperando que un mensaje sobre un extraño en su casa llamase su atención.

Summer
sabes que hay un hombre en tu casa
Scorp
¿Qué?
Summer
grande, insignia de Viper, muchos tatuajes. ¿Te suena?
Scorp
que coño haces en mi casa
Summer
¡¡¡Me has dado un susto de muerte!!!
Summer
¿qué esperabas?
Scorp
vete
Summer
¿qué pasa con él?
Scorp
no te preocupes por él
Scorp
vuelve a esa elegante casa tuya
Summer
¿Qué es lo que pasa con que siempre mencionas mi casa y a Elliot?
Scorp
ahí es donde debes estar
Scorp
vete a casa Summer
Scorp
aprende cual es tu sitio

Mis ojos empezaron a humedecerse y rápidamente parpadeé las lágrimas. No era el momento de llorar.

Por la expresión retorcida del hombre, parecía que no había sido lo suficientemente rápido.

—¿Estás bien? —Las palabras sonaron incómodas, como si nunca las hubiera dicho a nadie antes.

—Creo que está en la sede del club.

—¿Quieres que le pase un mensaje a tu hermano? —Volvió a ponerse su chaqueta.

No pude evitar que mis labios se torcieran agriamente. —Ha dejado claro que es más tu hermano que el mío.

—Al menos sabe cual es su sitio. —Sus palabras me dejaron helado por un instante. ¿Cómo diablos se las había arreglado para reformular las mismas palabras que mi hermano acababa de usar para mí?

—Vete al infierno —le espeté. ¿Quién coño se creía que era?

Una sonrisa arrogante se extendió por su rostro. —Acabo de salir.

Se me cortó la respiración cuando las piezas del rompecabezas encajaron. Un relámpago atravesó el cielo, haciendo que se me erizara el vello de la nuca mientras preguntaba: —Espera, ¿eres…?.

Un brillo perverso iluminó su rostro. —Colt Hudson. El Diablo.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Alma fantasma

Claire Hill, una humana común y corriente, y Chloe Danes, una mujer loba, se convierten en una improbable combinación al quedar atrapadas juntas en el cuerpo de Chloe. Cuando ambas encuentran a sus parejas, deben viajar a la tierra mágica de Logia para encontrar una solución, o se arriesgarán a perder sus amores para siempre.

Calificación por edades: 18+

Autor original: Sapir Englard

Leer más »

Hada Madrina S.A.

Todo el mundo sueña con tener un hada madrina en algún momento de su vida, ¿no? Pues Viola descubre que tiene una y con tan solo firmar el documento, ¡todos sus sueños románticos se harán realidad! ¿Qué puede salir mal? Pues por ejemplo, que ahora tiene que participar en una competición peligrosa contra otras mujeres para hacerse con el corazón de un apuesto príncipe. ¡La pelea está servida!

Calificación por edades: 18+

Autora original: F.R. Black

Leer más »

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Placer y negocios

A Trinity le gusta el trabajo, pero eso no significa que sea siempre fácil. En un bar, tras un duro día en la oficina, conoce a Stephen Gotti: un caballero de puertas para fuera e insaciable en el dormitorio. Se enamoran rápidamente, pero Stephen tiene un gran secreto. ¿Asustará este secreto a Trinity?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Luci Fer

Nota: esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

Leer más »

Tranquilidad

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella.

Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

Leer más »

Scarlett

Scarlett Evans no es una vampiresa normal. Nick Dahlman no es un cazador de vampiros cualquiera. Cuando Scarlett es perseguida por el poderoso líder de un aquelarre y el imprudente hermano pequeño de Nick desaparece, ambos —enemigos naturales— se verán obligados a confiar el uno en el otro para poder restablecer el equilibrio en sus mundos. Su búsqueda los llevará por cafeterías inquietantemente inocentes hasta castillos remotos con historias oscuras, pero ninguno de esos lugares estará libre de peligro y mantenerse con vida no será tarea fácil…

Calificación por edades: 18+

Autora original: L. E. Bridgstock

Leer más »

Visiones

La chica nueva, Raven Zheng, tiene un secreto: puede ver fantasmas. La leyenda local, Cade Woods, también tiene sus propias habilidades especiales. Tras una serie de asesinatos, los adolescentes deciden utilizar sus dones para atrapar al asesino. Pero cuando Raven se entera de la oscura historia de Cade, se pregunta si realmente se puede confiar en él…

Calificación por edades: 13+

Autora original: Samantha Pfundheller

Leer más »

En el fin del mundo

Savannah Madis era una feliz y alegre aspirante a cantante hasta que su familia murió en un accidente de coche. Ahora vive en una nueva ciudad, va a un nuevo colegio, y por si eso fuera poco, está en el punto de mira de Damon Hanley, el chico malo del instituto. Damon está totalmente confundido con ella: ¿quién es esa listilla que no deja de sorprenderlo? Damon no puede quitársela de la cabeza y, por mucho que odie admitirlo, Savannah siente lo mismo. Se hacen sentir vivos el uno al otro. Pero, ¿será eso suficiente?

Clasificación por edades: 18+ (Contenido sexual gráfico, violencia)

Advertencia: este libro contiene material que puede considerarse molesto o perturbador.

Autora original: Emily Writes

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.