logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Un maravilloso error

Cuando los amigos de Kyla la convencen de que se olvide de su exnovio infiel con una aventura de una noche, ella cree que se ha quitado de encima el amor y la lujuria para siempre. Ahora podrá centrarse en su carrera como asistente de marketing. Pero lo que no sabe es que el apuesto desconocido que acaba de sacudir su mundo es su nuevo jefe. Kyla decide mantener su relación profesional, pero su multimillonario jefe no se deja convencer fácilmente…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mel Ryle

 

Un maravilloso error de Mel Ryle ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Cuando los amigos de Kyla la convencen de que se olvide de su exnovio infiel con una aventura de una noche, ella cree que se ha quitado de encima el amor y la lujuria para siempre. Ahora podrá centrarse en su carrera como asistente de marketing. Pero lo que no sabe es que el apuesto desconocido que acaba de sacudir su mundo es su nuevo jefe. Kyla decide mantener su relación profesional, pero su multimillonario jefe no se deja convencer fácilmente…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mel Ryle

Kyla
Soy lo peor
Kyla
No me odies
Kyla
El Sr. Leach me dio un trabajo de última hora
Alden
nena. ¿Hablas en serio?
Alden
es nuestro tercer aniversario
Alden
¿No puedes hacerlo mañana?
Kyla
Kyla
Sabes que no puedo, Alden
Kyla
Estamos hablando de Leach
Alden
me estás matando.
Kyla
Te prometo que te compensaré
Kyla
Alden
bien. nos vemos luego.
Kyla
¡Nos vemos pronto, amor!

La mayoría de las mujeres ponen el amor en primer lugar, la carrera en segundo lugar. Pero yo no soy la mayoría de las mujeres. A los veintiséis años, era la asistente de marketing más joven de nuestra empresa y había luchado demasiado por ese puesto como para permitir que un pequeño aniversario se interpusiera.

No me malinterpretes, quería a Alden. Y me sentí mal por haber estropeado nuestros planes. Pero sabía que si él realmente me amaba, lo entendería.

El trabajo es lo primero. Siempre.

Mis amigas solían reírse y decir que eso se debía a que no me había dado cuenta de mi «pleno potencial de orgasmos». Coleen siempre argumentaba:

—Kyla. Si estuvieras realmente satisfecha, el trabajo sería la última cosa en tu mente.

A lo que yo me burlaba y sacudía la cabeza. Coleen, las chicas, nunca lo entenderían. ¿Sexo? ¿El amor? Simplemente no eran mi prioridad. ¿Qué pasa con eso?

Pero, en el fondo, admito que… me pregunté. ¿Qué me estaba perdiendo? No era que Alden fuera un mal compañero. Simplemente era más práctico que apasionado.

Y, siendo una mujer de carrera que ansiaba la estabilidad, ¡eso era exactamente lo que necesitaba!

Entonces, ¿por qué, por la noche, cuando Alden me penetraba… no sentía casi nada? ¿Por qué, cuando entraba y salía de mí una y otra vez, mi mente se desviaba hacia los informes de calificación de los consumidores?

¡¿Qué estaba mal en mí?! ¿Por qué no podía tener más iniciativa en la cama y decirle a Alden lo que quería?

No importa. Me prometí que esta noche, por una vez, demostraría a Alden y a mí misma que nuestra relación importaba. Iba a darle el mejor sexo de su vida.

Por una vez, pon el amor por delante, Kyla.

Alden valía la pena.

O, al menos, eso pensaba.

Después de releer una y otra vez esos mensajes de Alden y de darme cuenta de lo mucho que significaba para él este aniversario, conseguí convencer a mi jefe, el señor Leach, de que me dejara salir antes. Consideré la posibilidad de decirle a Alden que estaba de camino a casa.

Pero, ¿por qué decírselo cuando podría sorprenderle?

De camino a casa, me encontré con mi mejor amiga Coleen y paramos en una tienda de lencería. Me ayudó a elegir las bragas más sexys que pude encontrar. Eran de encaje negro y transparentes en las partes exactas.

Me moría de ganas de ver la cara de Alden cuando me quitara la falda de tubo. Iba a perder la cabeza.

En la caja registradora, la empleada comenzó a envolverlos en una bolsa, pero negué con la cabeza.

—No será necesario.

Levantó una ceja, sonriendo sugestivamente, y me las entregó tal cual.

En cuanto me despedí de Coleen y subí al autobús casi vacío, me quité las bragas normales que llevaba y me puse este par tan sexy. Podría haberlo hecho en el probador, pero no habría sido tan excitante.

Ahora sí que estaba preparada. Me apresuré a llegar a casa tan rápido como pude, sintiendo que me humedecía de pura anticipación.

—Guárdalo para Alden —me dije.

Me bajé del autobús y me metí en el ascensor, rebosante de entusiasmo. Aunque estaba agotada por el trabajo y por haberme peleado con el Sr. Leach durante todo el día, sentía que me llegaba un soplo de aire fresco.

De repente me sentí mareada y traviesa, imaginando todo lo que iba a hacer al hombre que amaba.

Cuando por fin se abrieron las puertas del ascensor, me apresuré hacia nuestra puerta, prácticamente salivando ante la idea de él excitado.

Giré la llave, abrí la puerta y esbocé mi sonrisa más sexy y perversa.

—¡Sorpresa, cariño! —exclamé.

Pero, al final, fui yo la que se llevó una sorpresa. Porque cuando entré en el pasillo de nuestro dormitorio, encontré al hombre que amaba, el hombre con el que había pasado tres años, el hombre al que finalmente estaba poniendo en primer lugar, desnudo con otra mujer.

Me quedé congelada, mirando fijamente, negándome a creer lo que veían mis ojos. Esto no estaba sucediendo. No a mí. Esta era una de esas escenas de las películas, no una traición de carne y hueso.

—Nena —espetó —. Dios mío, pensé… se suponía que no…

—Pero. Qué. Cojones… —susurré.

No tenía voz. Apenas podía respirar. La otra mujer, que lo montaba al estilo vaquero, se giró para mirarme, sobresaltada.

—Tú —dije, hirviendo.

No era una mujer cualquiera. Era Mallory Cornfield. La chica que más había odiado en la universidad. De todas las mujeres que podría haber elegido para engañarme… ¿tenía que ser ella?

Ahora, mi conmoción estaba dando paso a la pura rabia. Mis manos temblaban. Me castañeteaban los dientes. Sentía que mis ojos se hacían más grandes y más insensibles a cada segundo.

—Kyla, no es… —comenzó.

—Vete, zorra —dije, fría como el hielo.

Mallory no dudó. Se deslizó de la entrepierna de Alden y recogió sus cosas, saliendo corriendo de la habitación, con aspecto traumatizado. Bien. Esperaba que tuviera que vivir con la vergüenza por el resto de su vida.

Sabía que nada borraría la imagen de mis ojos, eso seguro.

—Nena —dijo Alden, poniéndose sus bóxers y poniéndose de pie, acercándose a mí—. Podemos solucionar esto. Tú y yo, valemos…

—No des ni un paso más.

Se detuvo. Nunca me había sentido tan fuera de control en toda mi vida. Era como si otra fuerza se hubiera apoderado de mí por completo, y todo lo que podía hacer era quedarme allí y mirar, impotente.

—Mallory no significa nada —dijo Alden—. Ella fue la que se me insinuó. Estábamos hablando con un café, y luego… una cosa llevó a la otra… y…

Parpadeé. La mención del nombre de esa perra parecía haberme devuelto a la vida. Levanté una pierna y me saqué uno de mis tacones. Alden frunció el ceño.

—¿Qué estás…?

Entonces, se lo lancé tan fuerte como pude a la cara. No le dio, sino que golpeó la lámpara, haciéndola caer al suelo.

—¡Dios mío, Kyla! —dijo, dando un paso atrás.

Decepcionada por haber fallado, levanté tranquilamente la otra pierna, sacando el otro tacón.

—Oye, espera un segundo.

Esta vez, no fallé. Mi tacón golpeó a Alden justo en la cara. Se inclinó por el dolor, agarrando su nariz.

—¡Argh! ¿Qué demonios?

—Alden, escúchame —dije—. Tienes un día.

—¿Un día para qué? —dijo, amortiguado, con las manos aún cubriendo su nariz rota.

—Para recoger todas tus cosas y salir de este apartamento.

Sus ojos se abrieron de par en par y bajó las manos. Dio un paso adelante.

—Por favor, Kyla —dijo llorando—. No nos apresuremos a hacer algo de lo que nos podríamos arrepentir…

Y ahora, el exterior frío y tranquilo que de alguna manera había logrado mantener intacto hasta ahora comenzó a resquebrajarse. La realidad de nuestra situación me golpeó como un tacón en la cara. Tres años desperdiciados. En este capullo.

—¿Arrepentirse? —Me atraganté—. ¡¿ARREPENTIMIENTO?! ¡¿Quieres hablarme de ARREPENTIMIENTO?!

—Kyla —intentó hablar de nuevo.

—No. No puedes hablar más. No consigues sacar a relucir los remordimientos. O el amor. Lo arruinaste. A nosotros. Todo. Sólo hay un arrepentimiento que vale la pena mencionar. Me arrepiento de haberte amado.

Sus rodillas desnudas parecían a punto de doblarse. Le temblaba el labio. Por fin lo entendió: esto era el fin.

—Un día —resollé, sin aliento.

Luego, me di la vuelta y salí, descalza, hacia mi coche. No fue hasta que me registré en un hotel, una hora más tarde, y me senté en una cama desconocida, cuando las lágrimas aparecieron.

No sé cuánto tiempo lloré, pero cuando terminé, me hice una promesa. No volvería a amar. Mi carrera siempre sería lo primero. Ningún hombre tendría ese poder sobre mí mientras yo viviera.

Pero, como aprendería más tarde, eso es lo que pasa con las promesas.

Nadie se queda con ellas.

***

TRES MESES DESPUÉS…

Megan
¿estamos listas, chicas?
Megan
¡esta noche es la noche!
Coleen
YAAA por fin
Rose
Marie
Omg, kyla, no puedo creer que finalmente sea tu turno
Kyla
Kyla
Chicas, ¿tenemos que hacer esto?
Megan
ya conoces las reglas…
Megan
nadie sale del juego.
Kyla
Me vais a matar
Coleen
LOL no
Coleen
te vamos a revivir
Marie
Megan
Ya nos lo agradecerás después, perra
Kyla
Realmente no estoy segura de esto
Kyla
Desde Alden no le veo la gracia
Coleen
KYLA. Confía en nosotras.
Megan
tenemos algo de experiencia
Kyla
Si tú lo dices

No podía creer que iba a salir. Sí, tres meses es mucho tiempo para estar sin sexo. Pero mientras me ponía mis sandalias Marc Jacobs, sólo podía pensar en los tacones que le había lanzado a Alden.

Lo que me hizo pensar en él y en Mallory en esa cama. Lo que me hizo repetir esa horrible noche de nuevo.

Dios, ¿cómo iba a borrar este recuerdo? Me había volcado en mi trabajo, había centrado toda mi energía en nuestros clientes y había hecho todo lo posible para distraerme. Pero aún así, tres meses después, seguía torturándome.

Mis amigas estaban seguras de tener la solución. El juego. Si me hubieran dicho hace unos meses que pronto me tocaría a mí, les habría llamado locas.

Pero aquí estaba, arreglándome, a punto de ir a un bar cualquiera para tener sexo con un extraño cualquiera.

¿Desde cuándo una aventura de una noche arregla algo?

Mientras llamaba a un taxi y esperaba a que llegara, me preparé. Si las chicas querían jugar al juego, estaba bien. Pero eso no significaba que tuviera que jugar con sus reglas.

Respirando hondo, salí a la calle, dispuesta a afrontar la noche. Ningún hombre va a terminar en mi cama, me dije. No hay ninguna posibilidad.

Pero la noche, como pronto descubriría, tenía otros planes.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Coleen
¿dónde estás?
Kyla
Ya casi estoy
Kyla
Cálmate
Coleen
uf. megan pensaba que nos ibas a abandonar.
Kyla
Kyla
No tengo miedo
Coleen
bien.
Coleen
ya era hora, chica. sólo lo decía.
Kyla
El sexo no lo es todo
Coleen
¿estás segura de eso?

Apagué el teléfono y sacudí la cabeza, exasperada. Coleen era la mejor amiga que una chica podía pedir, pero eso no significaba que me entendiera. Desde su ruptura, había estado en una gira de despecho. Era más fácil para ella.

Y como trabajábamos en el mismo edificio, Coleen conoció de primera mano mis sombríos tres meses de recuperación. De todas las chicas, ella era la que más quería esto para mí.

Me senté en la parte trasera del taxi, observando cómo las criaturas de la noche salían a jugar, las luces de la ciudad iluminando su hambre y sus deseos. Sabía que esta noche debía ser una de ellas.

Pero, ¿cómo? Si lo único que quería era trabajar hasta tarde en la oficina.

Finalmente llegamos al bar y respiré profundamente. Tienes esto, me dije. Sólo finge que juegas el juego. Y sal de ahí.

Entré, tratando de aparentar confianza. Y allí estaban ellas, sentadas en una mesa, metidas hasta las rodillas en la bebida y el cotilleo. Mis mejores amigas.

—¡Ahí está! —dijo Megan, haciéndome señas para que me acercara—. Vamos, Kyla. Tienes que ponerte al día.

***

Todo comenzó con una ruptura en la universidad. Cuando Rose fue abandonada por su novio estrella de la fraternidad a través de un mensaje de texto. La pobre chica estaba destrozada. No quería comer, apenas podía dormir. Había que tomar medidas drásticas.

Así que, una noche, sacamos a Rose y le hicimos prometer por capricho que antes del amanecer iba a tener una aventura de una noche con un hombre de nuestra elección.

Funcionó sorprendentemente bien.

Lo señalamos, ella hizo un movimiento. Y así, Rose había conseguido su rebote.

Rose admitió más tarde que, de otro modo, no se habría atrevido. Y al dejarnos elegir, eliminó cualquier presión para hacer comparaciones con su ex.

Fue sexo al azar y nada más.

En pocas semanas, Rose volvió a ser la misma.

Unos meses más tarde, cuando Marie también tuvo una desagradable ruptura, le propusimos la misma idea. Y, así, se formó una nueva —y extraña— tradición.

Desde entonces, todas nos comprometimos a jugar al juego cada vez que se produjera una ruptura en el grupo de amigas. Así es como llegué aquí.

—¿Y esos tipos? —preguntó Megan, señalando una mesa de billar.

Me giré para ver a tres hombres guapos, todos ellos adictos al fitness por su aspecto, que charlaban despreocupadamente mientras jugaban una partida de billar. Uno de ellos estaba inclinado sobre la mesa, deslizando el taco de billar de un lado a otro entre sus dedos pulgar e índice.

La sola visión era suficiente para hacer sonrojar a una chica.

—De ninguna manera —siseé en voz baja —. Son demasiado… no sé… repeinados.

Marie resopló ante eso. —¿Hablas en serio? ¿Tu problema es que son demasiado guapos?

—No —dije, frunciendo el ceño—. Mi problema es que saben que son guapos. Ningún hombre se arregla así si no lo sabe.

—¿Y cuál es el problema con eso, eh? —preguntó Coleen, tomando un sorbo de su martini.

Sí, Kyla —soltó Rose, ya demasiado borracha para su propio bien—. No seas tan delicada.

Megan trató de hacerse la buena, palmeando mi espalda. —Sé que es raro estar de nuevo en el ruedo, pero ya verás. Realmente no es tan malo.

—De todos modos, ya conoces las reglas —dijo Coleen—. Después de Landon, yo tampoco quería jugar al juego. Pero vosotras me obligásteis, y estoy agradecida por ello.

Todas las chicas tenían razón, por supuesto. Las reglas eran las reglas. Pero yo no era como las otras chicas. Sólo había salido con un hombre. Y nunca había tenido una aventura de una noche en mi vida. Así que esto era un territorio completamente desconocido.

Rose, leyendo mi mente, acercó mi cocktail a mi mano. —Es más fácil si bebes.

Sacudí la cabeza, mirando a todas con asco. Luego, me tragué toda la bebida de golpe y me puse en pie.

—Bien. Me voy. Malditas sean las mujeres. Tenéis suerte de que os quiera.

Todas sonrieron con picardía, Rose dejó escapar un grito de borrachera. Coleen me agarró la mano antes de que me fuera. —Hazle saber al rubio que me interesa —dijo, guiñando un ojo.

Puse los ojos en blanco, me di la vuelta y me acerqué a los tres hombres de la mesa de billar sin decir nada más.

Mi corazón latía con fuerza. Apenas podía ver bien, estaba muy asustada. La traición de Alden no me había perjudicado a nivel profesional; en todo caso, estar soltera me había hecho centrarme aún más. ¿Pero esto?

Ya no tenía ni idea de cómo hablar con un hombre. ¿Qué iba a decir?

Al llegar a la mesa de billar, los tres hombres se volvieron al notar mi llegada. Señor, eran aún más guapos de cerca.

Uno era rubio y de aspecto juguetón, como un golden retriever. Otro era moreno y de ojos oscuros, con una mirada dominante que no me resultaba atractiva, pero que sabía que a Rose sí.

El hombre del centro, que sostenía el taco de billar, el que me había llamado la atención desde el principio… no sabía cómo describirlo. Su pelo era de un castaño claro despeinado, sus ojos azules como el océano, su físico imponente y poderoso.

Y a diferencia de sus amigos, la expresión del hombre del medio era imposible de leer.

La definición de una cara de póker.

El rubio sonrió coquetamente. —¿Hay algo que podamos hacer por ti?

Respiré hondo, sabiendo que todas mis amigas me observaban atentamente. Si iba a hacer trampas en el juego, sólo podía rezar para que estos chicos no me delataran.

—De acuerdo —dije—. Seré breve. ¿Veis a esas cuatro chicas del otro lado de la sala sentadas en la mesa? Esperan que tenga una aventura de una noche con uno de vosotros.

El rubio y el moreno me miraron incrédulos. El hombre del medio se limitó a mirar, sin expresión. Me aseguré de explicarme rápidamente.

—Lo cual no va a suceder, por cierto. Pero si me seguís el juego y uno de vosotros me da un número —cualquier número, podrían ser vuestros números de la lotería, no me importa— os daré algo a cambio.

El hombre de pelo oscuro sonrió. —¿Dar qué, exactamente?

—El número de la chica del top amarillo. Se llama Coleen. Y está interesada en este —dije, señalando con la cabeza al rubio.

El chico rubio la consideró, sus ojos viajando. Sabía que tenía que actuar rápido o iba a perder los nervios.

—¿Y? —pregunté—. ¿Qué decís?

—Bueno —habló finalmente el hombre del medio—, esto es nuevo.

Me quedé mirando, sorprendida por un segundo. Casi había pensado que el hombre con cara de póquer era de piedra. Pero ahí estaba, hablando con una voz exuberante y segura. Intercambió una mirada con sus amigos y luego volvió a mirarme.

—De acuerdo —dijo, asintiendo—. Jugaremos. Pero déjame preguntarte algo primero. ¿El número de quién quieres?

Cuando se inclinó más hacia la luz, vi un rastro de picardía en esos ojos azul marino. Hizo que mi corazón martilleara en mi pecho.

—Realmente no importa —dije—. Puede ser cualquiera de…

—Elige —exigió.

Me mordí el labio, bajé la mirada y volví a mirarle a los ojos. Sabía mi respuesta desde el momento en que me acerqué. ¿Por qué no ser sincera?

—Tú —dije, en voz baja.

El borde de sus labios se estiró en una sonrisa de satisfacción. Guiñó un ojo con conocimiento de causa.

—Pide y lo tendrás.

Que me jodan. Sólo el mínimo destello de su interés me había enganchado. No quería el número del tipo. Lo quería a él. Podía sentir que mi lado racional daba paso a puros impulsos primarios. Pero me los sacudí.

No iba a follar con él aquí mismo, en la mesa de billar. Por mucho que lo deseara.

Cogió una servilleta cercana, anotó su número y la deslizó por la mesa de billar. Lo miré.

Negó con la cabeza. —¿Cómo vas a llamarme si no es de verdad?

Maldita sea, tenía clase. Sentí que me sonrojaba como una adolescente tímida. Al recoger el papelito, vi que su nombre estaba garabateado en él.

—¿Tú eres Jensen?

—Sí, ¿y tú?

—Kyla.

—Bueno, Kyla, puedo ver por la mirada de Grant aquí, que está igualmente interesado en tu amiga de allí. ¿Por qué no le llevas su número a ella?

Grant, el rubio, lo anotó rápidamente y lo entregó. Me sentí como si me hubieran titiritado de alguna manera, como si este hombre, este Jensen, con sus profundos ojos azules y su rostro sutilmente expresivo, me tuviera atada a una cuerda.

Me aclaré la garganta, asintiendo con la cabeza, tratando de recuperar cierta apariencia de control. —Gracias por ayudar a una chica.

—Cuando quieras, Kyla —dijo, con los ojos brillando—. Ya sabes dónde encontrarme.

Con eso, me di la vuelta y volví a caminar hacia la mesa, rezando para no resbalar y caer de bruces. Sabía que Jensen seguía observándome.

Finalmente, llegué a mis cuatro mejores amigas traicioneras. Por las sonrisas idénticas en sus caras, supe que había jugado bien mis cartas.

—¿Y? —preguntó Coleen rápidamente.

—Aquí tienes, Coleen —dije, entregando el número de Grant—. Está interesado.

—¿Y? —Megan presionó—. ¿Y el otro? El que estaba hablando con él.

—Tengo su número. Así que, le enviaré un mensaje más tarde esta noche. Cuando volvamos a casa.

Megan, más que mareada a estas alturas, entrecerró los ojos en una mirada sospechosa. —¿Estás… tratando de salir del juego, Kyla?

Todas se volvieron para mirarme. Mierda. Mi plan no iba a funcionar tan fácilmente, ¿verdad? Miré por encima del hombro a Jensen, inclinado sobre la mesa, golpeando otra bola de billar.

—Bien —dije—. Le enviaré un mensaje de texto ahora.

Y, con eso, saqué mi teléfono.

Kyla
Mis amigas no me creen
Jensen
Kyla, ¿supongo?
Jensen
Me sorprende que me hayas mandado un mensaje enseguida.
Kyla
¿Alguna sugerencia?
Jensen
Claro.
Jensen
¿Por qué no nos vamos de aquí?

Miré a Jensen, que levantó la vista de su teléfono para mirarme, con un atisbo de sonrisa en los labios. Mi cuerpo gritaba una respuesta, pero mi mente tenía otras ideas.

Kyla
Vale. Pero me voy a casa
Kyla
Cualquier parada de autobús servirá
Kyla
Puedo cuidar de mí misma
Jensen
¿Pero es eso lo que quieres, Kyla?

Esta vez no le miré. Sabía que, si lo hacía, me descubriría. En lugar de eso, metí mi teléfono en el bolso, cogí mi abrigo, me volví hacia mis amigas y les dediqué una sonrisa malvada.

—Ahí tenéis, chicas —dije—. El juego está en marcha.

Entonces, me giré y me dirigí hacia el desconocido de los ojos azul marino, oyendo a las chicas aplaudir y vitorear detrás de mí.

Salíamos de allí sin problemas. Pero, ¿a dónde íbamos exactamente?

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Caja de sorpresas

La enfermera Riley ha sido asignada a uno de los pacientes más conocidos de la sala de psiquiatría: Jackson Wolfe. Y resulta que es muy sexy, lo que es irónico si se tiene en cuenta que todos los que le rodean acaban muertos. Mientras Jackson atrae a Riley con su encanto, ¿podrá ella descubrir quién es el asesino… o será el mismo hombre del que se está enamorando?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Kashmira Kamat

Leer más »

Marcada

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

Leer más »

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Mentes retorcidas

Elaina Duval llevaba una vida perfectamente feliz y normal con su madre, hasta el día en que cumplió dieciocho años. El día de su cumpleaños descubre que ha sido prometida al cruel y despiadado Valentino Acerbi, que pronto será capo de la mafia italiana. Sin poder elegir ni opinar, se ve arrastrada a su retorcido mundo y obligada a soportar cosas que ningún ser humano debería soportar, pero, ¿y si empieza a gustarle?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: violencia, abuso sexual, violación, tráfico de personas)

Autora original: Cassandra Rock

Leer más »

La fuerza de la rosa

Tras la muerte de su padre, el rey, Deanna se encuentra en una peligrosa situación. Es una princesa bastarda, y su madrastra, la reina Rosaline, y su hermanastro, el príncipe Lamont, harán todo lo posible para conseguir expulsarla de la corte. Sola y sin nadie que la proteja, Deanna empieza a temer por su vida. Pero cuando empiezan a llegar los pretendientes para cortejar a la reina Rosaline, Deanna conoce a un apuesto forastero de una tierra lejana que puede ofrecerle la salvación que busca…

Calificación por edades: 18+

Autora original: Audra Symphony

Leer más »

El Alfa Milenario

Eve tiene poderes más fuertes que la mayoría, pero cuando se le asigna una misión con un premio que no puede rechazar, empieza a preguntarse si es lo suficientemente fuerte para completarla. Con vampiros, hombres lobo renegados y deidades malvadas tras ella, la determinación de Eve se pone en duda, y todo eso antes de encontrar a su pareja…

Del universo de Lobos Milenarios.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Sapir Englard

Leer más »

Más allá de ti

Desde muy joven, Maya Hamilton era una fiestera salvaje a la que le gustaba hacer lo que le daba la gana. Jace Parker era un chico de una fraternidad universitaria irresponsable, al que le gustaban las fiestas; eran perfectos el uno para el otro, hasta que, de repente, la dejó por mensaje de texto. Ahora, dos años después, se reencuentran como estudiante y profesora, y Maya le oculta a Jace un secreto que le cambiará la vida.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Delta Winters

Leer más »

Hada Madrina S.A.

Todo el mundo sueña con tener un hada madrina en algún momento de su vida, ¿no? Pues Viola descubre que tiene una y con tan solo firmar el documento, ¡todos sus sueños románticos se harán realidad! ¿Qué puede salir mal? Pues por ejemplo, que ahora tiene que participar en una competición peligrosa contra otras mujeres para hacerse con el corazón de un apuesto príncipe. ¡La pelea está servida!

Calificación por edades: 18+

Autora original: F.R. Black

Leer más »

Tranquilidad

Fuera del Reino de los Licántropos, Lilac, de dieciocho años, es una tímida mujer loba, pero es hermosa y todos a su alrededor se fijan en ella.

Cuando un olor que no puede ignorar la golpea y se ve obligada a reconocer sus impulsos, se encuentra mirando al infame Kyril Vasilio. Y se da cuenta de que no es sólo un licántropo más… también podría ser su pareja.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jessie James

Leer más »

De nuevo el amor

Josiah es un motero que llora la muerte de su esposa. Cuando hereda inesperadamente dos negocios en la ciudad de Bracketville, conoce a Brooke, una mujer de la localidad que espera escapar a pastos más verdes. La pareja no tarda en estrechar lazos, viendo en el otro una oportunidad para empezar de nuevo. Pero ser el líder de un grupo de moteros es peligroso y pone en riesgo el futuro de los jóvenes amantes…^

Calificación por edades: 18+

Autora original: E. Adamson

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.