logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

 

Esclava del dragón de C. Swallow ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayorespara ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Madeline

8 años

A veces el destino tiene una forma de decir: «Hazte fuerte». Eso es lo que mi padre solía decir cada vez que tenía que irse por trabajo a diferentes castillos en diferentes tierras. Siempre pensé que era fuerte, porque aprendí a no llorar cuando él se iba.

Siempre encontraba una forma de sonreír y ser feliz. Molestaba a mi hermano mayor Mason e iba de aventuras con él, tanto si estábamos en el castillo de mi padre como en el de mi primo, mucho más grande.

Sin embargo, nunca concebí una vida en la que me secuestraran para convertirme en una esclava. Y mucho menos en la esclava de un Dragón.

Pensaba que los dragones eran mascotas para los humanos, y siempre pensé que acabaría teniendo una vida de princesa, como mi prima Summer.

En cambio, hace exactamente siete días, fui secuestrada por un Rey Dragón alto, muy enfadado y de cabeza verde esmeralda.

Un Dragón al que incluso Dane y Goldy temían, ¡y ellos eran mis protectores!

Bueno, lo eran… pero ya no. Sin embargo, eso no viene al caso.

Lo que quiero decir es que no le tengo miedo a Hael. Me enfrenté a la bestia y le di una patada a su pierna humana cuando amenazó a mi primera mascota, Alexa.

Cuando me enfrenté a él, Hael se enfadó tanto que me apartó de mis amigos y de mi hogar. Se convirtió en su Dragón y me llevó volando a su Horda.

Ahora estoy sola.

Le pedí a Hael varias veces que me llevara con mi primo, pero lo único que hizo fue reírse. Todo el mundo le temía, pero yo me negaba a hacerlo.

Con mucha insistencia, todos los días, le pedí que me llevara de vuelta a Summer… pero mis ruegos no funcionaron.

Al final, me llevó cruelmente junto a una vieja esclava y le dijo que me buscara una habitación y me entrenara para limpiar.

Y ahora… tristemente… estoy reducida a las lágrimas.

He pasado la última semana aprendiendo a ser una esclava, y lo odio. Es tan aburrido. Dicen que soy demasiado joven para hacer otra cosa que no sea limpiar.

Así que ahora, una vez más, vuelvo al consejo de mi padre.

Hazte fuerte…

Me siento en mi fría cama de piedra con una simple y suave manta, cruzo las rodillas y cierro las manos.

Miro fijamente la pared de la cueva de la montaña de mi habitación en la que me encierro por la noche. Me siento sola y extraña a todos. Lo que más echo de menos es a Mason.

Empiezo a rezar, pero me encuentro cantando. Empiezo tarareando y luego los suaves sonidos se convierten en palabras familiares… y se convierte en una canción que mi padre me enseñó hace mucho tiempo.

Repito la única parte de la canción que recuerdo, y el ritmo de la letra me ayuda a calmarme.

Todo el tiempo, hay oídos escuchando alrededor, incluso cuando no me doy cuenta.

Y por eso canto.

El sencillo verso se convertiría en mi mantra durante los siguientes diez años.

Cuando caigo ante ti

La niebla llenará mi visión

Tus garras no me abrirán entero

Sentiré que mis huesos se calientan

Mis ojos se agudizan

Mi alma iluminada

Entonces quizás me ayudes a crecer

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

10 años después

Madeline

—Coged esto. Layla nos empuja dos mochilas a Darshan y a mí.

Mi amigo ciego la coge con facilidad mientras yo agarro la mía con las manos apretadas, sin poder contener la sonrisa en mi cara.

—Estos son tus dos nuevos «reclutas» para hoy, Axel. Vigílalos de cerca.

—Sí, Layla —Axel se acerca y nos hace retroceder con el resto de su gran grupo de esclavos, cuyo único trabajo es viajar hasta el pueblo más cercano para coger provisiones para la Horda del Réquiem.

No se me permitía salir del territorio de las montañas del Réquiem, pero por pura astucia convencí a Layla para que me dejara ir al menos una vez al pueblo.

Por supuesto, sabía que Layla (un joven dragón azul novato que está a cargo de los esclavos más jóvenes) también era mi amiga en secreto.

En la Horda del Réquiem, Hael está en contra de tener vínculos estrechos con los mortales. Lo desaconseja y le encanta proclamar e imponer que somos sóloesclavos y que no tenemos nada más de valor, y menos en compañía.

Por una vez, pensar en Hael no me molesta ni me enfada tanto como para querer matar a ese cabrón.

Esta vez, pensar en él me hace sonreír, incontrolablemente, porque estoy planeando mi gran plan de escape y él no tiene ni idea de lo que estoy tramando.

—Madeline —Layla me llama la atención mientras estoy con Darshan y los otros esclavos justo fuera de las cuevas, hacia el frondoso bosque verde que hay más allá.

—Quédate cerca de Axel. Asegúrate de hacer exactamente lo que él dice, y no te alejes. Haven es una gran ciudad y no es seguro que te vayas sola.

A veces tengo miedo de que Layla pueda leer mis pensamientos, pero sé que no puede.

—Maddie es una buena chica. No tienes nada de qué preocuparte —me dice Darshan mientras se lo repite tanto a Axel como a Layla.

Sin embargo, como era de esperar, no puede mantener el sarcasmo completo fuera de su tono. Pongo los ojos en blanco, y sé que él puede sentirlo aunque no lo vea.

—Buen viaje —Layla asiente al grupo y gira sobre sus talones humanos, adentrándose con elegancia en las montañas, con sus cabellos azules brillando con los últimos rayos de sol antes de ser engullida por la oscuridad de las cuevas.

Entonces me dirijo a Axel, el sanador de mediana edad que debe vigilarme de cerca.

—Estarás encantado con el paisaje que verás en la ciudad —nos explica Axel tanto a Darshan como a mí.

—Los dos tenéis ya dieciséis años, por lo que podéis uniros a nuestro grupo de reunión. Sin embargo, no subestiméis los peligros de los humanos extraviados. Habéis vivido la mayor parte de vuestras vidas rodeados de Dragones y su poder, pero los humanos extraños pueden ser igual de peligrosos. Manteneos cerca.

—¿Por qué la ciudad se llama Haven si no es segura? —pregunto con curiosidad, respirando el aire del bosque.

Intento no soltar una risita de placer cuando mis botas se hunden en los campos de hierba. Ha pasado demasiado tiempo.

Por supuesto, había veces que me escabullía al bosque durante un par de minutos, pero siempre tenía demasiado miedo de que me atraparan, así que nunca podía disfrutar del bosque como se debe.

—Es sólo un nombre, Maddie —Darshan se adelanta rápidamente a mí y a Axel—. Los sonidos del bosque… oh, cómo he echado de menos esto.

—Ese chico es increíble —dice Axel en voz baja—. No puede ver, y sin embargo es tan ágil y cuidadoso… y rápido.

—¡Darshan! —grito, porque justo cuando Axel dice esto, lo veo esquivar un árbol, luego otro, tropezando con un arbusto y plantándose de cara en el suelo.

Axel jadea y yo sólo me río, porque lo conozco demasiado bien.

—Se emociona demasiado con las cosas nuevas —le susurro a Axel.

Alguien cercano a Darshan intenta ayudarle a ponerse en pie, pero antes de que lo consigan ya se ha girado para mirarme con una sonrisa puesta en su sucia cara, con hojas y ramitas en el pelo.

—¡Esto es increíble! —grita, levantando el puño en el aire antes de darse la vuelta y adentrarse en el bosque una vez más, acercándose al frente del grupo, donde el líder le agarra del brazo y le empuja hacia atrás.

—Estás siguiendo, no dirigiendo —El voluminoso esclavo es duro, pero no demasiado, cuando le dice a Darshan que vuelva a su sitio.

—¿Cuánto tiempo has estado esclavizada? —me pregunta Axel con curiosidad. No es que nos conozcamos.

Hay al menos cinco mil esclavos en todo el complejo montañoso. Y al menos doscientos Dragones. Sólo a este pequeño y afortunado grupo de cien esclavos se les permite ir a Haven a por suministros y comida para los demás esclavos.

—Diez años —respondo—. Hael me secuestró cuando tenía seis años. Desde entonces, me han enseñado a limpiar y lo único que he querido hacer es unirme a este grupo de reunión. Tienes mucha suerte, ya que la mayoría de los días puedes salir a la ciudad. Una muestra de libertad.

—Ten cuidado con el rumbo de tus pensamientos, chica —desaprueba al instante Axel, susurrando la siguiente parte.

—No hablamos de ello, pero si un esclavo de nuestro grupo se atreve a escapar, todos somos castigados severamente… y el esclavo que se escapa tiene un castigo impuesto personalmente por Hael. ¿Entiendes lo que digo, Madeline?

No respondo. Todo lo que hago es mirar al bosque, mis esperanzas se hunden al mirar a Darshan y a todos los demás esclavos.

¿Cómo podría escapar, sin que todos estos inocentes fueran castigados?

—…a menos que intentemos escapar todos juntos… —susurro para mí, pensando en voz alta. Axel me agarra del brazo y me detiene, mirándome con ojos muy abiertos.

—No digas esas tonterías. Deberías sentirte honrada de ser la esclava elegida de la Horda del Réquiem. Tu vida es buena.

Miro fijamente a Axel, con los ojos muy abiertos, apartando el brazo de él. Avanzo rápidamente hacia Darshan, intentando detener las lágrimas que caen por mi cara.

Si él lo supiera… yo había sido básicamente de la realeza,. Luego fui reducida a ser una chica sin valor y sin nombre, sin importancia.

Sé que la Horda del Réquiem no nos trata demasiado mal, pero…

Podría tener una vida mucho mejor.

Y quiero tanto, tanto, ver a mi hermano mayor de nuevo… Mason.

—Puedo sentir tu dolor, Maddie —dice Darshan mientras me pongo en fila a su lado, caminando con él.

—Soy fuerte, no siento ningún dolor —digo bruscamente. Odio mostrar debilidad y odio que mi plan para escapar se esté quedando poco a poco en el camino.

—Cada vez que tarareas, estás aliviando tu dolor. Como cuando cantas —dice—, no te preocupes, Maddie…

—No podemos hacer lo que pensábamos hacer —le siseo en voz baja, y al instante se calla.

Le he distraído lo suficiente como para que esté a punto de chocar con un árbol, así que le agarro del brazo y le ayudo a rodearlo. «Cuidado».

—Lo sé Maddie… escuché lo que dijo, pero aún podemos pasarlo bien. Salir de ese lugar, por muy bonita que sea su arquitectura… nunca hemos tenido tanta suerte. Disfrutemos de la libertad temporal mientras dure.

Las palabras de Darshan me calman.

—Eres una buena chica —añade en la última parte porque sabe que odio que me llame así.

—No te alejaré del siguiente árbol si vas a ser una molestia —le amenazo, justo antes de que me agarre del codo y me tire hacia un lado, lejos del grupo principal de esclavos.

—Sabes, he estado pensando… hay otra forma de liberarte —susurra.

—Darshan, no podemos estar tan lejos del grupo —menciono, mirando por encima de mi hombro con ansiedad, sabiendo que Axel pronto se dará cuenta de que nos estamos desviando.

—Sólo tienes que fingir tu muerte —susurra.

—¡Es el plan más estúpido que he oído nunca! —Al instante me vuelvo contra él, empujándolo por ser tan tonto. Luego nos unimos rápidamente al grupo principal de esclavos.

—Sólo intentaba ser útil —Se encoge de hombros, pero está claro que le he molestado. No le gusta que sea tan dura, pero estoy enfadada.

Fingir mi propia muerte… ¡No podría hacer eso!

—Te conozco.

Me sacan de mis pensamientos cuando un chico mayor que yo se acerca a Darshan y a mí.

—Yo no te conozco —Entrecierro los ojos hacia él, porque no lo reconozco en absoluto.

—Oh, normal… no salgo mucho, pero te he visto antes y he oído tu voz. Te gusta cantar.

El chico mayor, con el pelo oscuro y un piercing en la nariz, me dedica una sonrisa arrogante. No me gusta que sea tan guapo, ni que me haya oído cantar.

—¿Me has espiado? —pregunto, mirándole fijamente.

—Te he dicho que la gente puede oírte cantar, Maddie —Darshan se irrita y se marcha a hacer sus cosas, dejándome con este esclavo espía.

—Me llamo Darren —se presenta, sonriendo. Casi me detengo en seco.

—¿Darren? —pregunto, de nuevo— ¿Cómo…?

—Sí, soy el esclavo personal de la Princesa Dragón —Levanta las cejas hacia mí de forma provocativa— ¿Así que has oído hablar de mí, al menos?

—Eres un esclavo sexual —afirmo y él se lleva una mano al pecho, fingiendo estar herido.

—No me gusta pensarlo así… pero Adara tiene ciertos usos para mí —Darren parece demasiado feliz admitiendo esto.

—Es asqueroso, ser utilizado para el sexo. ¿Por qué sonríes? —Entrecierro los ojos y él extiende una mano y agarra un mechón de mi ondulado pelo castaño oscuro.

—Tan ingenua… tan pequeña… pobrecita. Sabes que no deberías estar aquí, en este camino a Haven.

No me gusta Darren, lo veo demasiado engreído y arrogante. Él ve mi mirada y sonríe más.

—Todo el mundo te ha oído cantar, querida Madeline… no creerás que sólo te estaba espiando, ¿verdad? Adara te ha oído cantar, los otros dragones, Hael.

—No me ha oído cantar —digo bruscamente, cortándole—, además, no quiero seguir hablando contigo, yo….

—Sólo estoy tratando de educarte, pequeña. No lo sabes, ¿verdad? —Darren parece demasiado engreído, sabe algo que yo no sé.

—¿No sé qué? —Tengo curiosidad.

—Hmmm… déjame ponerlo de esta manera. La última vez que lo comprobé, Hael desterró a su último esclavo personal, hmmm, ¿anoche? Oh, sí, eso. Recuerdo cómo le dijo tan crudamente que se fuera y no volviera nunca más mientras todos estábamos cenando.

—Normalmente, como sabrás, le gusta tener tres esclavos personales a la vez. ¿Sabes cuántos tiene ahora?

Me pongo rojo, la rabia me invade al darme cuenta de lo que está tratando de insinuar.

—Ya no tiene esclavos personales, querida Madeline, y las únicas hembras que ha llevado personalmente a su Horda… siempre terminan con el mismo destino.

—Cállate. ¿Por qué me dices esto? ¿Crees que porque me secuestró cuando tenía seis años, todavía piensa en mí? He tenido encuentros mínimos con él…

—Has tenido muchos encuentros con él —se apresura a decir Darren, dándome una palmadita en la cabeza, haciendo hincapié en que soy más pequeña que él.

—Siempre fuiste tan tímida y nerviosa, que no te fijabas en nadie más en la sala cada vez que te ordenaba ir a la cámara real común para preguntar por tus progresos como esclava.

—¿Crees que lo hace con todos y cada uno de los esclavos de toda la montaña? ¿Crees que tiene tiempo o paciencia? —Darren hace una pausa, asimilando mi silencio estupefacto con demasiado regocijo.

—Y sabías que… —susurra la siguiente parte— Sé que hoy es tu cumpleaños. Dieciocho es el punto de inflexión, la edad en la que…

—No voy a hablar más contigo —lo interrumpo rápidamente antes de salir corriendo a buscar a Darshan de nuevo.

Puedo oír la risa de Darren detrás de mí.

Me tiemblan las manos cuando la enormidad de lo que ha dicho Darren se hace finalmente realidad.

No podía tener razón. De hecho, lo más probable es que estuviera equivocado.

Pero, ¿fue demasiada coincidencia que Hael desterrara anoche a su último esclavo restante?

¿Y hoy he cumplido dieciocho años?

Sacudo la cabeza para mis adentros. No, no, no.

No quiero creer a Darren, no quiero creer que Hael me estaba haciendo un hueco como su esclava personal.

No puede ser verdad. Layla me lo habría dicho.

Había miles de mujeres entre las que Hael podía elegir.

Sin embargo…

No importa lo que me diga, cada vez vuelvo a tener el mismo sentimiento en mi corazón.

Darren tiene razón.

Simplemente no quiero creerlo.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Asume el riesgo

Kara es la típica estudiante de último año de instituto. No es popular, pero tampoco es una solitaria. Tiene un novio, Adam… hasta que lo descubre engañándola. Ahora quiere olvidarse de él, pero él no sale de su vida. Entonces, en una fiesta, él se pone violento con ella. Por desgracia para él, es la fiesta de Jason Kade. Después de dar su merecido a Adam, Jason pone sus ojos en Kara, y no le gusta la palabra no. Ahora Kara y Jason están atrapados en un juego del gato y el ratón, aunque el reparto de roles no está claro.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Mars

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Luces xxxxxxxxx

La artista Freya Coleman está en apuros y a duras penas se las arregla para sobrevivir. La leyenda del rock, Liam Henderson, mientras tanto vive a máxima velocidad. Después de que una serie de acontecimientos imprevistos les lleve a mantener una relación falsa con fines publicitarios, Freya se ve envuelta en el mundo de Liam. Pero lo suyo ¿se trata solo de un espectáculo o hay una verdadera chispa entre la extraña pareja?

Calificación por edades: 17+

Autor original: Theresa Jane

Leer más »

La sustituta

Jessica acaba de conseguir el trabajo de su vida como segunda al mando de Scott Michaels. El único problema es Spencer Michaels, el otro director general, y al hombre al que va a reemplazar. Cuando la descubre, Spencer no se detiene ante nada para asegurarse de que ella sepa cuál es su lugar… Y aunque es ciego, está divorciándose y es un completo imbécil, Jessica no puede evitar enamorarse de él.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Rebecca Robertson

Leer más »

Tras el Omega

La vida de Alice es bastante aburrida: va al instituto, ve Gossip Girl con su mejor amiga Sam y tiene un trabajo a tiempo parcial en una cafetería. Nunca le ocurre nada emocionante, hasta la fatídica noche en que la muerde un lobo mientras saca la basura en el trabajo. Extrañamente, cuando se despierta a la mañana siguiente, la mordedura ya está curada y se siente mejor que nunca. El problema es que no es la única que ha notado su mejoría… El chico malo Ryder y su equipo están de repente muy interesados en ella, pero ¿por qué?

Calificación por edades: 16+

Autora original: Jessica Edwards

Leer más »

El calor del fuego

Huérfana desde joven y de casa de acogida en casa de acogida, Adeline ha pasado los últimos nueve años sola y albergando un secreto: es una mujer loba. Cuando, sin saberlo, se adentra en el territorio de la manada, es capturada y pronto descubre que encontrar a los suyos no es todo lo que esperaba. Cuando conoce al alfa que la retiene contra su voluntad, saltan chispas. Pero, ¿podrá él verla como algo más que una rebelde? ¿O siempre será su prisionera?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Vera Harlow

Leer más »

La auténtica Evie Chase

Evie Chase, de 17 años, lo tiene todo: fama, fortuna y la carrera de cantante que siempre soñó. Pero después de luchar contra la ansiedad y las presiones de la fama, Evie regresa a su pequeña ciudad natal, enfrentándose a antiguos matones, nuevos amigos y al chico que dejó atrás…

Calificación por edades: 16+

Autora original: Riss Concetta

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

Amanecer inmortal

Tras un encuentro fortuito con una mujer cautivadora y un hombre con aspecto de lobo, Lea se encuentra en medio del mundo secreto y clandestino de los inmortales, lleno de hombres lobo, vampiros y brujas. ¿Aprenderá a navegar por este nuevo mundo con la ayuda de su apuesto amigo lobo? ¿O caerá en los oscuros y seductores encantos de su hermosa reina?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Jennifer Brian

Leer más »

Tócame

Hace tiempo que Emily no se acuesta con nadie. ¿Y su última relación? Ni se acuerda, ¡fue hace tanto! Pero eso significa que está dispuesta a tener un buen ligue. Emily está a punto de conocer a alguien que le prenderá el corazón en llamas.

Calificación por edades: 18 +

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.