logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

El calor del fuego

Huérfana desde joven y de casa de acogida en casa de acogida, Adeline ha pasado los últimos nueve años sola y albergando un secreto: es una mujer loba. Cuando, sin saberlo, se adentra en el territorio de la manada, es capturada y pronto descubre que encontrar a los suyos no es todo lo que esperaba. Cuando conoce al alfa que la retiene contra su voluntad, saltan chispas. Pero, ¿podrá él verla como algo más que una rebelde? ¿O siempre será su prisionera?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Vera Harlow

 

El calor del fuego de Vera Harlow ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Resumen

Huérfana desde joven y de casa de acogida en casa de acogida, Adeline ha pasado los últimos nueve años sola y albergando un secreto: es una mujer loba. Cuando, sin saberlo, se adentra en el territorio de la manada, es capturada y pronto descubre que encontrar a los suyos no es todo lo que esperaba. Cuando conoce al alfa que la retiene contra su voluntad, saltan chispas. Pero, ¿podrá él verla como algo más que una rebelde? ¿O siempre será su prisionera?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Vera Harlow

Adeline

El viento silbaba en mis oídos y el irresistible aroma de la tierra húmeda y la lluvia inundaba mis sentidos. Los árboles, los arbustos y las rocas pasaban borrosamente a mi lado mientras corría. Me ardían los pulmones y me dolían las piernas.

El aire fresco de la noche invadía mis pulmones e inundaba mis sentidos, impulsándome hacia adelante. Necesitaba correr más rápido. Tenía que esforzarme más.

La sensación de la tierra moviéndose bajo mis patas era mi nueva adicción mientras, clavando mis garras, mantenía mi cuerpo bajo y me lanzaba más rápido aún.

Un conejo salió corriendo de un arbusto cercano. Dando un aullido excitado, perseguí a la bestia de cola tupida de vuelta a su madriguera.

La luz de la luna se movía entre los árboles, haciendo que las sombras del bosque saltaran hacia mí en la tenue luz.

Seguí corriendo, imaginando unas manos sombrías que se extendían por la tierra húmeda, con dedos huesudos extendidos y alcanzando mi cola.

Retorcí mi ágil cuerpo entre los árboles, disfrutando de la agilidad y la destreza de esta forma. Salté por encima de un tronco caído y luego corrí bajo el pálido resplandor dorado de la luna hasta un pequeño claro.

Al llegar al claro, reduje la velocidad a un paso rápido antes de sentarme en la suave hierba.

Jadeé, tratando de recuperar el aliento mientras miraba el cuerpo celeste que a menudo sembraba mi ya floreciente imaginación.

Siempre hubo algo en la luna que me atrajo. Aunque me habían enseñado toda la vida que no tenía ningún poder sobrenatural propio, siempre creí que sí lo tenía.

Me gustaba pensar que había una diosa celestial mirándome ahora mismo. Guiándome.

Además…, las personas que me enseñaron que creer en la magia y en las diosas estaba mal estarían negando rotundamente mi existencia.

Si pudieran verme ahora.

Tumbada, seguí mirando hacia arriba, estudiando las estrellas. No recordaba la última vez que había podido disfrutar de una noche así.

No se podían ver tantas estrellas en la ciudad, y las numerosas luces aturdían con su brillo.

Para ser honesta, incluso si hubieran brillado en la ciudad, dudaba que hubiera visto muchas de ellas. A menudo era culpable de lo mismo que la mayoría de nosotros. Por lo general, estaba demasiado ocupada mirando hacia adelante como para detenerme a mirar hacia arriba.

Mi mente divagaba y me maravillaba de hacia dónde me había llevado el día. Debería estar en casa ahora mismo.

Hoy había ido de compras y, de camino a casa, me había detenido en una señal de stop. Delante de mí había una gran señal verde.

Podía girar a la derecha e ir a casa o dirigirme hacia los caminos del valle escondidos por los árboles a la izquierda.

En ese momento me invadió el irresistible impulso de girar a la izquierda, de alejarme y no parar nunca, y en una fracción de segundo, había apuntado el volante hacia el bosque y tenía el pie en el acelerador.

Hubiera sido divertido imaginar que iba a dejarlo todo atrás y empezar mi propia aventura. Que nada de lo que había detrás de mí importaba tanto como lo que tenía delante.

Hubiera sido divertido, pero sabía que era una mentira. Había trabajado demasiado para llegar a donde estaba como para abandonar todo. Eso por una parte, y por otra sabía que, por mucho que quisiera creer lo contrario, no había nada ahí fuera para mí.

No había nada que no pudiera tener donde estaba.

Aun así, seguí con el envión. Conduje más lejos, sin importarme que nunca me hubiera aventurado por aquí.

No me preocupaba el sol poniente que se había puesto en mi espejo retrovisor. Los monstruos de la noche no te asustaban tanto cuando ya eras uno. Al menos eso era lo que me decía a mí misma.

Algo en lo más profundo de mi ser tenía esta insaciable necesidad de liberarse. Me asustó su fuerza. No había corrido en meses, y mi monstruo interior había permanecido dormido. Hasta ahora.

Ella quería tomar el control. Me susurró promesas, en su momento de abrumadora necesidad. Me susurró poder. Poder y fuerza para no tener más miedo.

Me prometió su sabiduría, su intuición y su conexión, que solo sus patas pisando la suave tierra podían aportar.

Entonces me prometió el más sucio de todos sus pactos.

La aceptación. La oportunidad de completarme a mí misma.

Había sido un recipiente medio lleno durante demasiado tiempo. Ella se volcaría en mí, me completaría y me impulsaría a ser el hermoso ser que era, la mujer que merecía ser. Me aferré a sus susurros.

Aunque eran briznas, se sentían pesadas en mis manos. Al salir de la carretera hice algo que casi nunca hacía: Bajé la guardia en un lugar extraño.

Me desnudé, metiendo las llaves del coche en el hueco de la rueda trasera del acompañante, y me transformé.

Dejé que la mujer cayera y la loba emergiera. El grueso pelo brotó donde antes estaba la piel, las uñas se convirtieron en garras, mientras las manos y los pies se convertían en patas.

El sordo sonido de las facturas, los quehaceres y los interminables horarios estalló en frenéticos latidos del corazón, en el correteo de los pies, en el silbido de los pájaros.

Oí la música que hacía el viento cuando maniobraba entre las hojas y se deslizaba entre las briznas de hierba bajo los pies.

¿Podría realmente haber olvidado lo maravillosa que era esta sensación? ¿Podría haber sido realmente ajena a lo verdaderamente bello que era el mundo? ¿O me había mentido a mí misma?

Me había dicho a mí misma que no era tan magnífico para ocultar el hecho de que tener este lado de mí misma me hacía anormal.

Para castigarme por no encajar en el papel que se suponía que debía representar.

Por ser sobrenatural en un mundo que solo adora la naturaleza cuando está encerrada entre rejas y está a salvo tras el cristal.

Una brisa repentina me hizo ponerme en pie. El viento me hizo cosquillas en el pelaje y mi cuerpo se puso rígido.

Levanté la nariz hacia el cielo para comprobar que efectivamente había olido la presencia de otro. No solo una presencia más, sino muchas.

Todos olían diferente pero más o menos igual. Mi nariz se arrugó. Me confundió. Nunca me había encontrado con algo así.

Una parte de mí sentía curiosidad. Quería saber qué estaba oliendo; la otra parte de mí estaba nerviosa. No estaba preparada para enfrentarme a una amenaza desconocida en un territorio desconocido.

El olor se hizo más fuerte y supe que era hora de volver a correr.

Al salir del claro, me agaché entre la maleza de un árbol recién caído. El resplandor verde de los ojos de los pequeños animales me miraba desde los arbustos a ambos lados.

Su mirada nocturna me recordaba a las luces de los fantasmas, lo que me llevó a adentrarme en los árboles. Sacudiéndome el inquietante escalofrío que me subía por la espalda, corrí rápidamente.

Intenté ignorar la forma en que el viento en contra se sentía, como dedos fantasmales que se enroscaban en la piel de mi cuello.

Alejándome del olor, traté de desviarme hacia el oeste, con la esperanza de salir de su camino.

Tal vez solo estaban cazando. Si no interrumpía su caza, y si no me llevaba nada de la zona, tal vez me dejaran en paz.

Intenté buscar puntos de referencia mientras corría. Tendría que recordar cómo volver a mi coche.

Hasta ahora todo lo que tenía era árbol, árbol, arbusto, árbol, árbol. A estas alturas me preocupaba perderme aquí y acabar pasando días intentando encontrar la salida.

Saltando por encima de una roca, me maravillé del grácil sigilo que poseía. Dios, cómo echaba de menos esto.

Seguí corriendo durante unos minutos, pero aún no me había librado del olor. Siguiendo hacia el oeste, mantuve mi ritmo, no quería lidiar con el encuentro de un animal territorial.

Definitivamente, no quería eso.

De alguna manera se seguía acercando. Pronto percibí otro olor. Este venía del bosque frente a mí.

Era similar al aroma que había olido antes. Estaba segura de que estaba oliendo lobos, aunque su olor era extraño.

¿Qué era esto? ¿Una manada? No sabía que las manadas de lobos salvajes pudieran ser tan grandes.

Normalmente, un lobo solitario nunca soñaría con acercarse a mí. Yo era mucho más grande y mucho más fuerte que ellos.

Sin embargo, se volvieron mucho más valientes en una manada. Normalmente, me evitaban, y yo los evitaba a ellos.

Los lobos eran increíblemente territoriales, así que cuando los olía, intentaba abandonar la zona rápidamente, sin querer agravarlos.

Esta táctica, que normalmente me habría funcionado, estaba fallando.

El olor estaba ahora en todas partes. Al sentirme rodeada, giré bruscamente a la izquierda. Mis poderosas piernas me dolían por el esfuerzo que estaban realizando.

Más rápido. Necesitaba ir más rápido. No estaba segura de cuánto tiempo podría seguir corriendo a esta velocidad.

Mis oídos se agitaron cuando se escuchó el suave ruido de patas corriendo y ramas rompiéndose. Mierda. Un gruñido atravesó la oscuridad detrás de mí.

¡Me están cazando!, grité mentalmente antes de que mis instintos se pusieran en marcha. Mis pensamientos se distanciaron y mis emociones se adormecieron cuando el animal que llevaba dentro se apoderó de mí.

Odiaba cuando esto ocurría. Me hacía sentir como si estuviera conduciendo mientras un extraño me apuntaba con una pistola a la cabeza.

Seguía conduciendo, pero no tenía ningún control real. Me había convertido en el narrador de mi propia historia, y aunque estaba participando, me sentía como si estuviera viendo el evento desde otro lugar.

Cuando oí el estruendo de las patas corriendo y vi las formas cambiantes en los árboles que me rodeaban, se me hundió el corazón.

No habría más carreras. Me deslicé hasta detenerme. El vello de mi cuerpo se erizó y mis labios se levantaron para mostrar mis dientes.

Bajando la cabeza y gruñendo ferozmente, dejé claro mi mensaje. No os metáis conmigo. Tenían que entender que si decidían luchar contra mí, solo les esperaría el dolor.

Un gran lobo gris se lanzó hacia mí desde los árboles. Lo esquivé.

Enderezándose por el ataque, dio unos pasos hacia mí, con los pelos de punta y los dientes afilados brillando de saliva.

Otro lobo me golpeó por el costado, haciéndome caer de espaldas. Como no quería que mi vientre quedara expuesto, le mordí un lado del cuello, desgarrándolo con saña, antes de usar mis piernas para apartarlo de mí.

Con la cabeza agachada, gruñí y me quejé. La sangre goteaba de mi boca mientras sacudía un trozo del último lobo que me atacó de mis fauces abiertas.

El gran lobo atacó de nuevo, aferrándose a mi pierna trasera. Grité y me retorcí, cogiéndolo desprevenido mientras me aferraba a su hombro con los dientes.

Una oleada de adrenalina me hizo lanzarlo lejos de mi cuerpo. Fue en ese momento cuando me alegré de que mi loba tuviera el control.

Una voz sonó sobre mí desde lo más profundo de los árboles.

—Derribadla pero no le matéis. Queremos que la traigáis viva

¿Un humano? ¿Llevarme? ¿Dónde? ¿Me estaban cazando los humanos? ¿Estaban estos lobos recibiendo órdenes de ellos?

Mirando a mi alrededor me di cuenta de que estos lobos eran mucho más grandes que un lobo normal. Podrían ser…

De repente, un dolor punzante brotó de mi hombro izquierdo, deteniendo mi hilo de pensamiento. Un lobo se había abalanzado sobre mi espalda, y su peso y mi conmoción me hicieron caer al suelo.

Azoté la cabeza hacia un lado, chasqueando las mandíbulas mientras intentaba coger un trozo de mi atacante. Su hocico quedó justo fuera de mi alcance.

Tiró bruscamente de la cabeza hacia atrás, clavando sus dientes más profundamente en el músculo de mi hombro.

Cuando intenté levantarme, el lobo me presionó el hombro y me puso la pata en la espalda, gruñendo su intención.

Otros lobos me rodearon, con la cabeza gacha y mostrando los dientes.

Un hombre de pelo oscuro los atravesó. Cuando se paró sobre mí, noté que su olor estaba enmascarado por los lobos que me rodeaban.

Era enorme, todo músculo. Se inclinó sobre mí, con algo brillante en la mano. La parte humana de mí se dio cuenta de lo que era.

Una jeringa. Se inclinó hacia abajo, y con pánico, empecé a luchar, tratando de liberarme.

¿Qué me harían? ¿Matarme? ¿Disecarme para sus estudios? El corazón se me iba a salir del pecho mientras el miedo me inundaba.

Mi loba estaba retrocediendo lentamente. Estaba ganando lentamente el control, lo que también significaba que mis emociones estaban volviendo con toda su fuerza.

El dolor de mi hombro se estaba adormeciendo por el miedo a ser descubierta. Otro dolor, una sensación de pellizco en el cuello, iba y venía, y sentí que me debilitaba.

Luché hasta que una extraña sensación me invadió. Sentí que mi piel se convertía en carne, los dientes del lobo se hundían cada vez más en mi hombro.

Grité, y él ajustó su agarre para adaptarse a mi forma más pequeña, pero no me soltó.

A continuación, pude oír el crujido de mis huesos al volver a su sitio. Me esforcé pero estaba en pánico, al borde de la histeria.

El dolor de mi transformación forzada era demasiado intensa. Intenté acurrucarme hacia mí misma mientras otra oleada de dolor sacudía mi cuerpo.

Mis patas se agitaron antes de que mis puños se hicieran añicos. Mis dedos se desplegaron y se movieron sobre la tierra, buscando algo a lo que aferrarse.

Mis pies se clavaron en el suelo mientras los huesos se rompían, enterrándose desesperadamente como si mi punto de apoyo pudiera cimentarme.

Mis garras retrocedieron bajo la delicada piel de los dedos de las manos y los pies, y se acortaron a su longitud humana normal.

Mi columna vertebral crujió cuando mi espalda se enderezó y mis vértebras se transformaban. El repentino movimiento brusco casi me arranca de las fauces del lobo.

Mi transformación estaba desgarrando la herida de mi hombro. Grité cuando la sensación combinada empezó a ser insoportable.

El lobo se ahogó en mi hombro y volvió a apretar en un intento de mantenerme quieta.

¡Por favor, suéltame!, grité internamente.

El lobo gimió.

—Suéltala hasta que termine su transformación —ordenó el hombre como si me hubiera oído, corriendo a mi lado.

Sabía lo que estaba haciendo. Me estaba transformando a mi forma humana frente a ellos, y no podía hacer nada para detenerlo.

El lobo me sujetaba la parte superior del cuerpo por el hombro, así que cuando me soltó, caí al duro suelo del bosque.

Podía sentir la suciedad y las agujas de pino pegadas a mi espalda y abdomen cubiertos de sangre mientras mi hombro seguía sangrando libremente.

El olor de mi propia sangre era tan fuerte que reprimí una oleada de bilis que luchaba por salir.

Cuando tragué, mi boca se sintió repentinamente vacía mientras mis dientes se volvían pequeños y desafilados. Gemí mientras mi hocico se contorsionaba y se convertía en mi nariz y boca humanas.

Mi mandíbula encajó dolorosamente en su sitio por última vez.

Jadeé e intenté levantarme, pero me caí, sin poder moverme.

El aire frío de la noche se sentía bien en mi cuerpo febril, y consciente de los ojos que me miraban, traté de acurrucarme en mí misma.

Todos los lobos gruñeron a mi alrededor y se acercaron. Pude distinguir los pies cuando se detuvieron frente a mi cara.

—Retiraos. Ella ya no es una amenaza —dijo el hombre.

Intenté mover la cabeza para verlo mejor, pero solo pude adelantarla un centímetro.

La suciedad y los pequeños guijarros me ensuciaban la cara, que estaba mojada por mi interminable torrente de lágrimas.

—Jeremy, ¿reconoces a esta rebelde? —gritó el hombre.

Otro hombre se acercó a mí desde la oscuridad. Mi respiración se aceleró cuando el primer hombre se agachó junto a mí.

Me estremecí cuando su mano se acercó a mi cara y gemí.

El hombre me agarró firmemente las mejillas sin hacerme daño y me giró la cara para que el hombre, Jeremy, pudiera verla mejor.

Jeremy se alzaba sobre mí. Las sombras caían sobre su rostro, haciendo indescifrables sus rasgos. Se arrodilló a mi otro lado para verme más de cerca.

Intenté acurrucarme más en mí misma, pero solo conseguí retorcerme. El suelo debajo de mí había estado mordiendo mi carne, pero la sensación había empezado a desvanecerse.

—Relájate, pequeña rebelde. Nadie te va a hacer daño esta noche —dijo Jeremy mientras me apartaba el pelo de la cara—. No la reconozco. No creo que esté en nuestros registros

¿Registros? ¿Rebeldes? El mundo que me rodeaba se desvanecía y cada vez era más difícil entender las cosas.

Empezaba a importarme cada vez menos que me capturaran.

—¿Cómo es posible? Tenemos registrados a todos los delincuentes de la zona —dijo el otro hombre.

—Esta podría estar de paso, Patrick

—Supongo que lo averiguaremos —respondió el hombre llamado Patrick—. Puede que nunca lo sepamos si no la llevamos pronto al médico. Está sangrando por todas partes

Patrick se levantó y yo me sentí aliviada.

Pensé que se iba a marchar cuando volvió a aparecer. Apretó algo contra mi herida que brotaba y aplicó presión tratando de detener la sangre.

Siseé ante la repentina presión, pero como todo se estaba entumeciendo, no me molestó por mucho tiempo.

—Sujeta esto —dijo Patrick, y vi la cara oscura de Jeremy volver a la vista mientras apretaba la tela contra mí.

Algo se extendió sobre mi forma temblorosa. Olía como el hombre que estaba sobre mí. Unas manos grandes y cálidas se deslizaron por debajo de mí.

—Prepárate —susurró Patrick mientras me levantaba en sus brazos.

Las estrellas brillaron frente a mis ojos ante el repentino movimiento.

Mi cuerpo se acomodó contra el pecho desnudo de Patrick, y me di cuenta de que me había cubierto con su chaqueta y había utilizado su camisa para detener mi hemorragia.

Recordé que estaba desnuda, pero ya no me importaba. Mi visión empezó a fallar mientras la oscuridad se movía como nubes de tormenta sobre mis ojos.

Pude sentirlo cuando Patrick comenzó a caminar, y pude escuchar a los hombres hablar, pero pronto sus voces se convirtieron en nada más que estática.

No pude mantener los ojos abiertos por más tiempo. Lo último que vi antes de que mis ojos se cerraran fue la luna.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

Adeline

Cuando me desperté, estaba rodeada de caras extrañas. Caras que entraban y salían de la vista. Estaba boca arriba, y la brillante luz blanca que había sobre mí me cegaba.

Intenté apartar todo mi cuerpo, ya que sentía que me quemaba, y esas luces blancas debían ser la causa.

—¡Se está despertando! Sujétala —gritó una mujer.

Unos brazos me agarraron desde todas las direcciones, sujetándome.

—¡Uf, no se está curando! Está perdiendo mucha sangre! —la misma voz de la mujer sonó con frustración.

Un molesto pitido empezó a sonar a mi lado. Era extraño. Parecía estar al ritmo de mi corazón. Una parte de mí sentía que debía saber por qué era eso.

Sentí que solo la mitad de mí estaba aquí en ese momento. La otra parte de mí se había ido. Perturbada, intenté luchar contra los brazos que me sujetaban.

Una parte de mí estaba desaparecida, y no sabía si esa gente se la había llevado o si intentaba traerla de vuelta.

—¡Jeremy! Necesito que me ayudes a sostenerla —volvió a gritar la mujer.

Un cuenco lleno de trapos ensangrentados fue puesto sobre mí.

Lo observé hasta que lo perdí de vista. Estaba a solo un par de centímetros de mí, pero mi cabeza había decidido que ya no quería moverse.

—¿Qué le has dado? Ya debería estar curándose. Sabes que algunos rebeldes no son tan fuertes —preguntó la mujer.

Una voz familiar respondió: —Esta sí. Deberías haberla visto luchar

Esa voz. La había escuchado antes, ¿verdad? No podía estar segura porque había un zumbido antinatural en mis oídos.

Alguien de detrás de mí había cogido un trapo caliente y había empezado a limpiarme la cara. La misma persona me limpió el cuello y el pecho. Pasó a mi hombro no lesionado.

—No tiene pareja —anunció alguien.

Esa voz de nuevo. ¿Qué significaba?

¿Por qué no podía recordar dónde estaba? Algo malo había pasado y ahora estaba aquí.

—¡Oye! ¡Aguanta ahí, pequeña rebelde! Oye, Doc, creo que la estamos perdiendo

¿Perderme? ¿No sabía él que una parte de mí ya estaba perdida? Debería saberlo. Él ayudó a llevársela. La luz se hizo más tenue y mis ojos comenzaron a cerrarse.

El timbre se desvaneció al igual que yo.

Mis ojos se abrieron lentamente. Las luces de arriba eran tenues y, por alguna razón, creí que debían ser más brillantes.

Antes lo eran. ¿Antes? ¿Había estado aquí antes? Todo mi cuerpo se sentía pesado. Intenté mover los brazos, pero no pude.

Mis dedos se movían, pero no podía levantar los brazos.

Giré la cabeza. Me miré el brazo. Lo tenía en un ángulo incómodo, atado a un reposabrazos en una nueva posición.

Había tubos pegados a mi muñeca. Tras los tubos, vi una bolsa de suero colgando por encima de mi cabeza. Me costó un gran esfuerzo girar la cabeza hacia el otro lado.

Mi brazo opuesto estaba igualmente atado, mis brazos sobresalían como alas a ambos lados de mí.

Al intentar mover las piernas, sentí lo mismo. Podía mover los dedos de los pies, pero no podía mover las piernas.

Debería haberme preocupado, pero no me atrevía a hacerlo. Sabía que esto era malo, pero no me atrevía a sentir nada.

—¿Cómo está? —Escuché desde algún lugar de la habitación. La voz de un hombre.

—Su músculo deltoide se desgarró y su vena cefálica fue mellada. La mordedura estaba bastante cerca del nervio radial, así que puede tener daños en el nervio si no se cura correctamente.

No se estaba curando. Sus tejidos empezaron a fusionarse lentamente hace unas horas. Aparte de eso, su estado parece estable —respondió una mujer, que parecía enfadada.

¿Estaban hablando de mí? ¿No me estaba curando?

—Nunca deberías haber usado esa droga. Todavía está en fase experimental —dijo la mujer, sin dar al hombre la oportunidad de responder.

Alguien, el hombre creo, suspiró.

—Pensé que sería una buena manera de minimizar los daños. Ella no iba a venir con nosotros tranquilamente. La chica es una luchadora. La teníamos inmovilizada y seguía adelante —respondió el hombre.

Debían estar hablando de mí.

—Hemos recuperado su vehículo —intervino una voz diferente desde algún lugar de la sala—. Parece que vive a una hora al este de aquí.

—¿Cómo la hemos pasado por alto? —preguntó el primer hombre.

—No lo sé. Parece que lleva allí un par de años —dijo la segunda voz.

—¿Un par de años? —respondió el primero—. Me cuesta creer que nadie se haya fijado en ella hasta ahora

Oí pasos que se acercaban. Intenté girar la cabeza para ver quién venía, pero no podía saber de qué dirección venían. Todo hacía eco.

—Está despierta, pero todavía está muy ida. Dudo que ustedes, caballeros, obtengan sus respuestas esta noche —anunció la voz de la mujer.

Una mano cálida me acarició la cabeza.

—Tienes mucho mejor aspecto —me susurró mientras se acercaba a mi brazo.

Giré la cabeza hacia mi mano con la vía intravenosa. Vi a una mujer mayor con chaqueta blanca y bata azul, con su trenza de pelo negro y blanco colgando por la espalda.

Una mano con guantes azules se acercó a mi tubo intravenoso, con una jeringa en la mano. Introdujo la jeringa y luego abrió el tubo de la vía.

Unos segundos más tarde, sentí una sensación de ardor frío recorriendo mis venas. Una mano cálida volvió a acariciar mi cabeza mientras caía en un profundo sueño.

Tenía frío. Mucho, mucho frío.

Me dolía el cuerpo, y el frío hacía que me doliera más. Apreté los ojos con fuerza para bloquear la luz que empezaba a filtrarse en mi inconsciencia.

Agarrándome al cobertor, lo subí hasta la barbilla, intentando atrapar el calor que se iba cada vez más. Un fuerte golpe metálico me sacó de la somnolencia y me hizo recuperar la conciencia.

Cuando abrí los ojos, me cegaron unas luces blancas brillantes. Me dolía la cabeza y los ojos.

Intenté taparme los ojos con la mano, pero al levantar el brazo, un dolor recorrió mi hombro y mi brazo, deteniéndome en seco.

El dolor me hizo comprender lo que había sucedido. Me habían capturado, pero ¿cómo había acabado aquí?

Solo recordaba trozos de la noche anterior. Sin embargo, sí recordaba que me habían cogido. Sentada, me empujé hacia atrás todo lo que pude.

Mi espalda chocó con algo frío y duro, y al mirar a mi alrededor me di cuenta de que estaba en una pequeña celda de hormigón con una gran puerta de metal.

La puerta tenía una pequeña ventana rectangular. La celda estaba bien iluminada con grandes luces fluorescentes. Estaba en una pequeña cama de metal con un colchón increíblemente delgado.

También estaba completamente desnuda.

Mi respiración se aceleró mientras apretaba la fina manta contra mí. Intenté cubrirme todo lo que pude, pero la fina sábana no alivió mis nervios.

Además, no hacía casi nada para protegerme del frío. Tímidamente, intenté levantar el brazo de nuevo. Solo pude extender el brazo hasta que me empezó a doler el hombro.

Al girarme para inspeccionar mi herida, me di cuenta de que alguien la había limpiado y vendado mientras yo estaba desnuda. Desnuda e inconsciente.

Me ardían las mejillas. Me sentí violada y aterrorizada, y solo quería irme a casa. ¿Acaso eso era todavía una opción?

Esta gente debía saber lo que yo era. Me habían visto transformándome. Debían haberlo sabido todo el tiempo si habían estado detrás de mí.

¿Qué iban a hacer conmigo?

El repentino sonido de pasos me sacó de mis pensamientos. Al apretar más la manta, me vinieron a la cabeza un millón de escenarios, ninguno de ellos bueno.

Para mi horror, los pasos se detuvieron frente a mi puerta y un hombre me miró a través de la ventana. Intenté no parecer tan asustada como me sentía.

Parece aterrador,pensé. Parece cruel.

La puerta comenzó a abrirse y un pequeño grito se escapó de mis labios. Gemí internamente. Al demonio mi plan.

Me subí la manta hasta la barbilla cuando entró un hombre muy grande y muy bronceado.

Era todo músculo, y sabía que si estuviera en cualquier otro lugar que no fuera este, habría provocado una reacción extremadamente diferente a la que estaba teniendo ahora.

Mis ojos miraron hacia la puerta cuando la cerró tras de sí. No vi más que paredes de hormigón y más luces fluorescentes detrás de él.

Mentalmente, traté de idear algún tipo de plan mientras él se giraba hacia mí. Algún tipo de excusa que de alguna manera tuviera sentido.

Me imaginé tratando de explicarle a este hombre que no acababa de verme transformada de loba en mujer.

Que todo era perfectamente normal y que esto era increíblemente ilegal, por lo que todos deberíamos reírnos de esto e irnos a casa.

Sin embargo, a juzgar por la expresión endurecida de su rostro, me di cuenta de que eso no iba a suceder.

El hombre me miró, y una mirada de asco y lástima cruzó su rostro. Le miré de nuevo, su cara me hizo recordar…

¿Era uno de los hombres del bosque? Apoyado en la puerta metálica, flexionó los brazos de forma amenazante. Aunque estaba aterrorizada, tuve que luchar contra el impulso de poner los ojos en blanco.

Muy bien. Eres enorme, y aterrador, y probablemente comas conejitos para desayunar. Lo entendemos.

Finalmente, cuando terminó su mini espectáculo de brazos, dijo: —Te transformaste y estabas corriendo en el territorio de la manada. ¿Qué estabas haciendo, y dónde están los otros?

Parpadeé un par de veces, ligeramente sorprendida, y también ligeramente fastidiada. Definitivamente, él sabía que yo podía transformarme.

—Pe-perdón, ¿qué? —pregunté tan educada y uniformemente como pude. Juro que hasta mis cuerdas vocales estaban temblando.

—Te transformaste en nuestra tierra, y estabas tramando algo. ¿Cuál es vuestra misión, con quién estáis y dónde están los demás? —preguntó el tipo con brusquedad, sonando ya irritado.

Me sentí como si estuviera en uno de esos sueños en los que de repente vuelves al instituto, vas a clase y estás haciendo un examen para el que nunca has estudiado.

—P-por favor. No tengo ninguna misión. ¿Transformado? ¿Otros? Estaba sola cuando me secuestraron —respondí, luchando contra la repentina ira que había empezado a arder en mi interior.

El hombre se empujó de la pared del fondo y casi gritaba mientras caminaba hacia mí.

—Te vimos ponerte en loba y correr en nuestro territorio. Nos transformamos y te perseguimos. Sabes lo que hiciste. Ahora vas a decirme qué estás haciendo aquí, ¡o te lo sacaré a la fuerza!

Su voz rebotó en las frías paredes de hormigón. Me estremecí con cada palabra. Sonaba serio, pero por alguna razón, solo podía concentrarme en una cosa. Había dicho «transformamos».

¿Significaba eso que…?

Los dientes del hombre se alargaron y los miré con miedo y asombro. Me levanté y acerqué una mano tentativa a su boca.

Me detuve cuando el hombre gruñó. El hombre tenía una mirada de asombro, claramente sorprendido por mi reacción.

—¿Tú también puedes hacerlo? ¿Transformarte? —arrugué ligeramente la nariz al usar su frase.

Retrocediendo un paso, me miró de nuevo. —Sí —respondió en voz baja, sin saber qué hacer con la situación.

—¿Qué estabas haciendo aquí? —volvió a preguntar, todavía con voz suave.

—Solo quería correr —respondí con sinceridad.

Sacudió la cabeza, tratando de despejarla. —Eres una rebelde. ¿Estás sola, o sueles correr con otros?

Esta vez fui yo quien dio un paso atrás. Las manos que me aferraban a la manta temblaban junto con el resto de mi cuerpo cuando la repentina oleada de desesperación y rabia me golpeó.

Emocionalmente estaba furiosa, mi loba arremetiendo dentro de mí, queriendo luchar para salir de esta celda, queriendo sobrevivir.

Hizo que todo lo que ya sentía fuera mucho más confuso.

—Escucha. No sé lo que es ser una rebelde. Siento haber entrado sin permiso o lo que sea, pero eso no te da derecho a llevarte a quien te dé la gana

Empecé a temblar con más fuerza y recé en silencio para no enfadar a este hombre, pero a estas alturas solo tenía el control parcial.

—No corrocon nadie. Estoy sola. Solo soy yo. Nunca he conocido a nadie como yo

Tras mirarme de arriba abajo, el hombre se dio la vuelta para marcharse.

—¡Espera! —grité, desesperada— Por favor, ¿qué es este lugar? Si es un laboratorio o algo así, no debo estar aquí. Nunca le he hecho daño a nadie. Por favor. No se lo diré a nadie. Solo déjame ir a casa

Pequeñas lágrimas llenaron mis ojos. Mi loba estaba furiosa. Para ella, este no era el momento de someterse. El hombre se limitó a mirarme con ojos suaves y salió por la puerta.

Me quedé mirando la puerta por un momento antes de volver a desplomarme en la cama, con lágrimas silenciosas cayendo por mi cara. Todo había terminado. Ellos sabían lo que yo era.

Ese tipo probablemente trabajaba para el humano que estaba en el claro. Si es que era humano. Ya no sabía qué hacer con esta situación.

Quién sabe lo que me harían. ¿Y si no me creían? ¿Y si querían encontrar a otros y yo no podía dárselos?

¿Sería yo inútil para ellos? ¿Qué harían si yo no tuviera valor para ellos?

Volví a acurrucarme en mi posición original, con las piernas pegadas al pecho mientras temblaba. Seguía helando y yo seguía desnuda.

¿Qué tan difícil habría sido lanzarme una camisa? Durante todo el tiempo que estuve sentada aquí, no dejaba de rebotar entre el terror y la emoción por haber descubierto a otra persona como yo.

Se me había pasado por la cabeza que tenía que haber otros. No podía ser la única, no era tan arrogante como para pensar eso.

Pero nunca pensé que me los encontraría. Especialmente no me encontraría un grupo entero de ellos.

Estar en el sistema de acogida y entrar y salir de los hogares temporarios desde que era una bebé significaba que no solo carecía de relaciones a largo plazo en mi vida, sino también de las habilidades necesarias para construirlas.

Estaba acostumbrada a que la gente fuera temporal. Acostumbrada a que la gente dijera cosas bonitas que no pensaba y a que hiciera promesas que no pensaba cumplir.

Así que a los dieciséis años, cuando me transformé por primera vez, nadie notó realmente la diferencia en mí. Nadie reconoció que estaba luchando por darle sentido a esta nueva parte de mí.

Vi esto como otra razón para poner distancia entre los demás y yo.

Aunque estuviera en algún lugar el tiempo suficiente para hacer amigos, nunca lo sentía real. Tenía un secreto que guardar.

Como nunca me había abierto de verdad a nadie, no esperaba que nadie se abriera a mí. Eso significaba que nadie conocería mi secreto y yo no conocería el de nadie.

Huiría sola el resto de mi vida. Si alguna vez me encontraba con alguien, me había prometido que nunca se lo diría.

No sabía lo que harían ni lo que este secreto significaría para mi futuro, ni para el de los demás. Por seguridad, tenía que guardar silencio.

Conocer a otra persona que podía transformarse, que sabía que yo también podía hacerlo, fue una sorpresa bienvenida e inesperada. Eso significaba que podía ser yo misma con alguien.

Lástima que este descubrimiento haya sido a costa de mi seguridad, mi libertad y mi maldita ropa. Me levanté, me envolví con la manta y empecé a pasearme.

No pude evitar el escalofrío que sacudió mi desgastada forma. Moverme debería ayudarme a entrar en calor. No recordaba haber pasado nunca tanto frío. Normalmente me mantenía bastante caliente.

Mientras los demás se vestían con gruesas capas para combatir el frío, yo normalmente solo necesitaba mi abrigo. A veces añadía una capa para parecer normal a la gente que me rodeaba.

Aunque eso era incómodo, me di cuenta de que prefería estar caliente que fría.

Las demás mujeres del trabajo se abrigaban, lamentaban el frío en invierno y luego se quejaban del «invierno de las mujeres» durante todo el verano.

En ese momento creí que ser una mujer humana significaba tener siempre frío. Había agradecido no tener que experimentar eso.

Pero no ahora. Tenía la sensación de que el aumento de mi calor corporal tenía algo que ver con mi loba interior. Me habían inyectado algo anoche.

¿Quizás se estaba metiendo con mi loba? ¿Era por eso que tenía tanto frío? Pensar en mi loba me hizo pensar en transformarme en ella.

Estaría mucho más abrigada, y mucho menos desnuda cubierto de pieles.

Dejando de pasearme, me planteé seriamente hacer el cambio. Todo el mundo aquí ya sabía de lo que era capaz.

Ya me habían visto cambiar. El daño ya estaba hecho. No necesitaba congelarme mientras esperaba saber qué sería de mí.

Probablemente tenía más posibilidades de luchar contra ellos y salir la próxima vez que se abriera la puerta si estaba en mi forma de loba.

¿Abrirían siquiera la puerta si miraran dentro y vieran que soy una loba, o esperarían a que volviera a transformarme?

Solo había una forma de averiguarlo. Sentada en el borde de la cama, cerré los ojos, instando al cambio a venir. Luego me detuve.

Recordar lo doloroso que había sido el cambio de espalda me asustó. No había experimentado un dolor así desde la primera vez que me transformé.

El cambio de anoche había sido violento e imprevisible. Yo no lo había iniciado y no podía detenerlo. Me había sentido tan fuera de control.

El sonido de mi columna vertebral al romperse me hizo hacer una nueva mueca.

Cerrando los ojos, calmé mi respiración. Ahora tenía el control. Canté ese mantra en mi cabeza hasta que me lo creí.

Cuando me relajé, pude empezar a conectar con la loba que yacía latente bajo mi piel.

Después de unos minutos, no sentí nada. Sacudí la cabeza con frustración y me esforcé más, pero seguía sin pasar nada.

Lo más frustrante era que mi loba no se había ido. Estaba arañando la superficie, rogándome que la liberara, pero no podía.

Al abrir los ojos, me di cuenta de que no podía transformarme. Un nuevo tipo de miedo me invadió. Estaba completamente indefensa.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Marcada

Desde el día de su nacimiento, Rieka ha sido encerrada por la noche por su familia, sin poder cumplir su único deseo: mirar las estrellas por la noche.

Ahora, veinte años después, ha urdido un plan para escabullirse con sus amigos, pero no sabe que este simple acto de rebeldía cambiará su vida para siempre y la pondrá en el punto de mira de un alfa que no la dejará escapar.

Leer más »

Tras el Omega

La vida de Alice es bastante aburrida: va al instituto, ve Gossip Girl con su mejor amiga Sam y tiene un trabajo a tiempo parcial en una cafetería. Nunca le ocurre nada emocionante, hasta la fatídica noche en que la muerde un lobo mientras saca la basura en el trabajo. Extrañamente, cuando se despierta a la mañana siguiente, la mordedura ya está curada y se siente mejor que nunca. El problema es que no es la única que ha notado su mejoría… El chico malo Ryder y su equipo están de repente muy interesados en ella, pero ¿por qué?

Calificación por edades: 16+

Autora original: Jessica Edwards

Leer más »

Esclava del dragón

¡Viaja al pasado en esta reinterpretación medieval de la excitante Ciudad Réquiem! Madeline ha servido a los poderosos dragones cambiantes de la Horda de Réquiem desde que era joven. En su decimoctavo cumpleaños, Hael, el mismísimo Señor Dragón, fija sus ojos verde esmeralda en Madeline. Tiene planes mayores para ella. ¿Será Madeline la servil esclava sexual que Hael requiere? ¿O será que este ser ultra sexy ha encontrado a su pareja?

Clasificación por edades 18+

Autora original: C. Swallow

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Bocados de amor

Todo el mundo quiere a Scarlet. Es joven, hermosa y tiene el alma de un ángel… Así que es toda una sorpresa cuando su pareja destinada resulta ser el despiadado Rey Alfa. Temido por todos, y con motivo, ha regresado después de siete años para reclamar lo que es suyo. ¿Podrá Scarlet derribar sus muros o acabará pidiendo clemencia?

Calificación por edades: 18+

Autora: Laila

Leer más »

La gran Keily

Keily siempre había sido de talla grande y, aunque siempre ha tenido sus inseguridades, nunca ha dejado que se interpusieran en su camino. Eso es, hasta que se cambia a una nueva escuela donde conoce al mayor imbécil de la historia: James Haynes. Él no pierde la oportunidad de burlarse de su peso o de señalar sus defectos. Pero la cuestión es que… la gente que dice las cosas más malas a menudo está ocultando sus propios problemas, y James está ocultando un GRAN secreto. Y es un secreto sobre Keily.

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: acoso sexual, agresión)

Autora original: Manjari

Leer más »

El Alfa Milenario

Eve tiene poderes más fuertes que la mayoría, pero cuando se le asigna una misión con un premio que no puede rechazar, empieza a preguntarse si es lo suficientemente fuerte para completarla. Con vampiros, hombres lobo renegados y deidades malvadas tras ella, la determinación de Eve se pone en duda, y todo eso antes de encontrar a su pareja…

Del universo de Lobos Milenarios.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Sapir Englard

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Mentes retorcidas

Elaina Duval llevaba una vida perfectamente feliz y normal con su madre, hasta el día en que cumplió dieciocho años. El día de su cumpleaños descubre que ha sido prometida al cruel y despiadado Valentino Acerbi, que pronto será capo de la mafia italiana. Sin poder elegir ni opinar, se ve arrastrada a su retorcido mundo y obligada a soportar cosas que ningún ser humano debería soportar, pero, ¿y si empieza a gustarle?

Clasificación por edades: 18+ (Advertencia de contenido: violencia, abuso sexual, violación, tráfico de personas)

Autora original: Cassandra Rock

Leer más »

En el fin del mundo

Savannah Madis era una feliz y alegre aspirante a cantante hasta que su familia murió en un accidente de coche. Ahora vive en una nueva ciudad, va a un nuevo colegio, y por si eso fuera poco, está en el punto de mira de Damon Hanley, el chico malo del instituto. Damon está totalmente confundido con ella: ¿quién es esa listilla que no deja de sorprenderlo? Damon no puede quitársela de la cabeza y, por mucho que odie admitirlo, Savannah siente lo mismo. Se hacen sentir vivos el uno al otro. Pero, ¿será eso suficiente?

Clasificación por edades: 18+ (Contenido sexual gráfico, violencia)

Advertencia: este libro contiene material que puede considerarse molesto o perturbador.

Autora original: Emily Writes

Nota: Esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Scarlett

Scarlett Evans no es una vampiresa normal. Nick Dahlman no es un cazador de vampiros cualquiera. Cuando Scarlett es perseguida por el poderoso líder de un aquelarre y el imprudente hermano pequeño de Nick desaparece, ambos —enemigos naturales— se verán obligados a confiar el uno en el otro para poder restablecer el equilibrio en sus mundos. Su búsqueda los llevará por cafeterías inquietantemente inocentes hasta castillos remotos con historias oscuras, pero ninguno de esos lugares estará libre de peligro y mantenerse con vida no será tarea fácil…

Calificación por edades: 18+

Autora original: L. E. Bridgstock

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.