logo
GALATEA
(30.7K)
FREE – on the App Store

Hada Madrina S.A.

Todo el mundo sueña con tener un hada madrina en algún momento de su vida, ¿no? Pues Viola descubre que tiene una y con tan solo firmar el documento, ¡todos sus sueños románticos se harán realidad! ¿Qué puede salir mal? Pues por ejemplo, que ahora tiene que participar en una competición peligrosa contra otras mujeres para hacerse con el corazón de un apuesto príncipe. ¡La pelea está servida!

Calificación por edades: 18+

Autora original: F.R. Black

 

Hada Madrina S.A. de F.R. Black ya está disponible para leer en la aplicación Galatea. Lee los dos primeros capítulos a continuación, o descarga Galatea para disfrutar de la experiencia completa.

 


 

La aplicación ha recibido el reconocimiento de la BBC, Forbes y The Guardian por ser la aplicación de moda para novelas explosivas de nuevo Romance, Science Fiction & Fantasy.
Ali Albazaz, Founder and CEO of Inkitt, on BBC The Five-Month-Old Storytelling App Galatea Is Already A Multimillion-Dollar Business Paulo Coelho tells readers: buy my book after you've read it – if you liked it

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

1

Primer libro: El ángel de Apolo

Todo el mundo sueña con tener un hada madrina en algún momento de su vida, ¿no? Pues Viola descubre que tiene una y con tan solo firmar el documento, ¡todos sus sueños románticos se harán realidad! ¿Qué puede salir mal? Pues por ejemplo, que ahora tiene que participar en una competición peligrosa contra otras mujeres para hacerse con el corazón de un apuesto príncipe. ¡La pelea está servida!

Calificación por edades: 18+

Autora original: F.R. Black

Las fosas del infierno eructaban y enturbiaban a la humanidad con el penetrante olor de los huevos podridos que albergaban las ardientes brasas del Hades.

Corazones sangrantes.

¿Cuánto? ¿Doscientos grados?

Me limpio las gotas de sudor de la frente y respiro con dificultad el aire húmedo que parece asfixiarme como si fueran puños carnosos agarrando mi delicada garganta, observándome con maligno deleite mientras balbuceo en busca de aire, tratando de luchar por mi vida.

Si el aire almizclado se manifestara en una ilusión de carne y hueso, trataría de arrancarle los ojos, luchando como un gato salvaje, intentando romper su firme agarre en mi cuello.

No estoy segura de qué género es este demonio almizclado y húmedo, pero intento una patada en la ingle de todos modos. No sirve de nada, esta criatura fantasma no se inmuta mientras chocamos contra la pared en una batalla que estoy perdiendo rápidamente.

Pero no me muero. El asqueroso aire húmedo me permite respirar un poco, lo suficiente para mantenerme vivo y continuar la tortura.

El fuerte gemido de mi aire acondicionado parece transformarse en una risa aguda, revelando su verdadero ser, ¡siempre ha sido uno de los malos! Nunca quiso enfriar la habitación.

Las mentiras, la traición.

¿Soy dramática?

Eso depende de con quién me compares. Digamos que si me comparas con una Karen de primera clase cenando en un restaurante, que acaba de recibir su cuenta, sin darse cuenta de que el rancho era un recargo, entonces soy perfectamente normal.

Sin embargo, estoy medio tentada de encender las noticias para ver si el sol está a punto de impactar. Nueva Orleans siempre ha estado a dos pasos del infierno en el mes de julio.

Y tampoco ayuda que viva en el último piso de una vieja casa victoriana. Es casi como si la vieja madera embrujada tuviera un trato con el diablo, para reclamar las almas que habitan este horno.

Pero, el verdadero problema en cuestión.

Esto es más grande que el infierno flotante que rodea actualmente a Nueva Orleans.

Estoy sosteniendo una carta, una carta dorada y brillante, que ha sido dejada bajo mi puerta esta mañana. Cuando todavía estaba oscuro afuera. ¡Estamos hablando de una hora temprana, gente!

La última vez que lo comprobé, el servicio postal no hace entregas a las cuatro de la mañana bajo la puerta de ninguna persona.

¿Por qué? Porque eso es espeluznante y no es así como llevan a cabo su actividad profesional. Trabajan en horarios corporativos normales y adecuados.

Sólo las personas mentalmente inestables entregan cartas a las cuatro de la mañana, deslizándolas por debajo de la puerta de tu casa, probablemente seguidas de una respiración agitada y pesada.

Ya sabes de qué hablo: acosadores, asesinos en serie, psicópatas.

Freddy.

La carta diría: ¡Hola, estoy aquí!

Algo alarmantemente siniestro y entonces sería el inicio de una película de terror de serie B.

Iría corriendo, con el escote por todas partes, y me tropezaría escandalosamente con nada, lo que provocaría mi brutal muerte con un hacha.

Pero no, eso no es lo que pone, ni siquiera cerca.

Irradia luz. Por un segundo fugaz, estoy segura de que me invitan a la Fábrica de Chocolate de Willy Wonka, sosteniendo el boleto dorado.

Es mucho más raro que eso, créeme. Esta carta es la razón por la que ahora dudo de mi capacidad para funcionar en la sociedad educada.

Cambio de peso mientras miro fijamente la fantasmagórica misiva que ilumina mis dedos y la mitad de mi brazo. El papel es suave como una pluma, y puedo oír un débil tintineo, como si sacudieran erráticamente a Campanilla.

Al parecer, amigos, el Hada Madrina en persona sintió la necesidad de escribirme e invitarme a una fantasía romántica de vastas proporciones. Un príncipe encantador elegido por el destino.

Me pongo la mano caliente en la frente que me arde y vuelvo a leer la carta, sólo para confirmar mi histeria que hierve lentamente.

Querida Viola Del Vonsula,

Felicidades.

Si estás de pie, te sugiero que te sientes. Has sido elegida al azar para participar en el bicentenario de Hada Madrina S.A.

Aunque este es un sorteo al azar, sé mucho sobre ti, posiblemente más de lo que tú puedas saber sobre ti misma. Te veo ahora, leyendo esta carta, con el ceño fruncido en tu hermosa carita.

Pero ten por seguro, Viola, que tengo tu mejor interés en el corazón, y eso es bastante mejor que lo que estás acostumbrada.

Sé que has vivido una vida de miedo sin familia, huérfana desde pequeña. Qué pobre, pobre niña eras, bastante desgarrador, tener que crecer demasiado rápido.

Pero una vez fuiste una soñadora, llena de esperanza e ilusión, viendo la belleza en todo y dando a la humanidad el beneficio de la duda. Ciertamente, una chica maravillosa por dentro y por fuera.

Pero ahora te revuelcas en la paranoia. Mezclarse con la gente equivocada puede ser devastador para cualquier persona.

Tu inocencia te está llevando por un camino de oscuridad y desesperación, me temo. Me entristece, porque siendo el Hada Madrina, desprecio una historia tan trágica.

Pero tengo brillantes noticias, Viola. Yo, el Hada Madrina, tengo una oferta que puede cambiar tu vida para siempre. Dios sabe que lo necesitas. Sólo puedes mejorar, querida niña.

Te estoy dando la oportunidad de encontrar la felicidad para siempre.

En nombre de Aphrodite Incorporated, te invito a competir contra otras cuatro damas por una oportunidad de conseguir la felicidad para siempre.

Tenga en cuenta que esta oferta es una oportunidad única en la vida, llena de aventura, peligro y el premio final del amor verdadero.

El amor es el secreto de la vida, Viola, y podría ser el tuyo. Por favor, tómate un momento para imaginar que te enamoras de un apuesto y elegante príncipe.

Sé que tu primer instinto será tirar esta carta, pero por favor no lo hagas, querida niña. Por el amor de Dios, esta es tu única oportunidad de ser feliz. Confía en mí, lo he comprobado.

¿He mencionado que hay gente que te quiere muerta? Bastante desconcertante.

Soy quien todo lo sabe. El destino es mi especialidad. El destino es mi hobby. Maldita sea, niña, soy la guardiana de la emoción más poderosa de todas… el amor verdadero.

La elección es tuya.

Esta oferta durará hasta mañana por la noche cuando el reloj dé las doce. Si aceptas, se te proporcionarán todos los detalles y respuestas para asegurar la comprensión completa y total.

La reunión tendrá lugar en el Barrio Francés más allá del alto y encantador hombre de blanco. Por favor, no llegues tarde, o esta fantasía no será más que una calabaza podrida.

Al aceptar esta oferta, te comprometes a pagar por esta experiencia mediante la entrega de la mitad de todos tus activos, incluyendo pero no limitado a:

Cuentas bancarias, IRAs/401Ks, joyas, vehículos, ropa, zapatos, aparatos electrónicos, bienes inmuebles, animales y pertenencias de animales.

Si fracasas, todos los lazos familiares se romperán y estarás sola en el mundo. Todos los competidores viajarán al mismo reino; la elección de un reino es aleatoria por una rueda giratoria del destino.

Se sabe que este viaje provoca vómitos, diarrea, náuseas, mareos, aturdimiento, somnolencia, temblores incontrolables, fatiga y, en raros casos, la muerte.

Todo lo relacionado con el desafío del cuento de hadas dependerá únicamente del destino, y todos los aspectos serán impredecibles y potencialmente peligrosos, llegando incluso a provocar tu muerte.

Cada concursante tendrá su oportunidad en la rueda giratoria, donde descubrirá cuál será su destino durante los próximos tres meses del desafío.

Si una concursante es elegida para ser una princesa o una mendiga, tendrá que sacar lo mejor de sí misma para atraer la mirada y el corazón del príncipe.

Buena suerte,

Hada Madrina

Hada Madrina, Presidenta y Directora General de Hada Madrina S.A.

«Donde los sueños se hacen realidad».

¡¿Ves lo que quiero decir?!

Esta señora conoce partes de mi vida, y sé con certeza que no le he contado a nadie mis malas decisiones en la vida. Eso fue entre yo, yo misma y yo.

Y, lo que es más importante, porque no tengo amigos ni familia que quiera reclamar.

Mis padres adoptivos sólo me querían cuando llegaba la época de los impuestos o cuando alguien necesitaba una niñera para sus siete hijos cuando se iban de juerga.

Pasan los segundos mientras me quedo mirando, con el corazón palpitando de indecisión. La única manera de que esto tenga un poco de sentido es que esta carta de invitación sea genuina. Y definitivamente no lo es. Me río.

Ok, Viola, no nos subamos al autobús a la ciudad de los locos todavía. Enumeremos los hechos y veamos esto con lógica:

—Esta carta es brillante. Parece imposible.

—Esta carta es brillante y chispeante por una fuente desconocida. Parece sobrenatural.

—El Hada Madrina sabe cosas que definitivamente no debería sobre mi vida. Muy inquietante.

—Oigo sonidos claros de chispas.

—Hada Madrina S.A. se parece un poco a Los Juegos del Hambre, pero para los románticos empedernidos.

—Soy un amante secreta de la película Anastasia, no se lo digas a nadie.

—Una reunión a medianoche para encontrar al Sr. Encantador podría ser una bandera roja.

Pienso en esto.

Si esto es un programa de cámara oculta o un estudio científico para poner a prueba a las mujeres tontas y crédulas, entonces seré una estadística orgullosa. ¿Quizás nos ofrezcan asesoramiento? Podría beneficiarme de eso.

¡Esto podría ser un estudio aprobado por el Dr. Phil! Quiero decir, siempre quise recibir asesoramiento, una especie de deseo oculto, en realidad.

Secretamente quiero que los médicos me miren y me digan si realmente soy una psicótica o si he sido maltratada toda mi vida, y no es mi culpa, y entonces lloraríamos juntas.

¡Podría derribar los muros emocionales!

Podrían enviarme a un buen centro de rehabilitación frente a la playa.

¿Voy a hacer esto entonces?

Esta medianoche.

Bueno, Hada Madrina, puedes contar conmigo. Soy la cantidad justa de desorden para aparecer y representar.

Volví a mirar la brillante carta y no pude borrar la tonta sonrisa de mi cara.

He comprado un billete para la Ciudad de los Locos.

O una buena cama en un centro de rehabilitación.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

2

11:34 p.m.

Ya debería haberme ido.

No estoy segura de lo que me hace retrasar.

Respiro profundamente y miro mi reflejo con una sensación de malestar en el estómago. ¿Parezco mentalmente estable?

Frunzo el ceño y observo mi mirada descolorida que me devuelve el baño de mi caja de galletas. Definitivamente, probablemente, no. No cuando se mira con detenimiento más allá de mi cara bonita y mi largo pelo negro.

Solía pensar que mi bendita apariencia exótica me llevaría lejos en la vida, pero me gustaría decir honestamente que ha producido efectos adversos.

Ahora, antes de que tengas una idea equivocada de mí, los aprecio. Lo hago. Le doy las gracias a la madre que me dejó en la residencia de ancianos Water Crest en Houston, Texas, por ellos.

Pero en cierto modo, creo que me ha hecho perezosa en áreas en las que debería haber sido fuerte, como el sentido común? ¿Inteligencia en la calle?

Le diría a mi yo más joven que hay que evitar a toda costa involucrarse con el guapo hijo de un conocido traficante de drogas.

Porque no se toman las rupturas tan bien. Quieren encontrarte y traerte de vuelta para hablar.

11:49 p.m.

—Oh noooo —siseo para mis adentros.

Mi corazón vuelve a empezar el loco redoble de tambores mientras corro a coger mi bolso y mi iPhone. Agarro la ahora tenue carta y la meto en mi mochila de leopardo y rezo una oración mientras salgo corriendo por la puerta.

Realmente espero que la carta brillante no haya sido un producto de mi imaginación, o nunca me dejaré llevar por esto.

Voy a necesitar ayuda si quiero encontrar a este tipo en ocho minutos. Mi mameluco violeta dice que soy linda y accesible, podría encontrar algún tipo indefenso que me ayude a buscar.

Por suerte, vivo a una cuadra del Barrio Francés. Debería poder encontrarlo sin ayuda. Estoy a cinco segundos de llorar, por el amor de Dios, soy adorable.

La damisela en apuros.

5 minutos después…

No es así.

—Disculpe… —Me golpea el hombro con agresividad lo que parece ser un vampiro con una capa púrpura brillante y un maquillaje excesivo.

—¡Oye! —Me quito de su camino y le disparo rayos venenosos de muerte con mis ojos. Tendrá una muerte dolorosa esta noche. O, tal vez el karma al menos lo recompense con una diarrea explosiva.

¡Alguien debe saber algo! Me acerco a un grupo de turistas de mediana edad que parecen haber bebido mucho, y que lucen ropa deportiva y risas estruendosas.

—Hola, ¿podrían ayudarme? —Intento mostrarles mi carta dorada—. Necesito encontrar un hombre encantador, sé que suena raro, pero es para un concurso.

Hago un gesto con la mano mientras me explico. —Supongo que llevará un traje….

¿Me empujan como si yo fuera la loca? Aprieto los dientes con vergüenza. El hombre de la cámara lleva calcetines blancos con sus sandalias de velcro.

Un verdadero crimen contra la humanidad.

El karma realmente tiene trabajo esta noche.

Estoy por mi cuenta.

Han pasado dos minutos y medio de tensión sin suerte. No veo ninguna señal que diga: ¡Aquí señoras locas! ¡Hada Madrina S.A.!

¿En qué demonios estaba pensando al dejarme sólo diez minutos para encontrar a este hombre misterioso? ¿Qué significa eso?

Soy una procrastinadora horrible, siempre espero hasta el último momento para decidirme. Me gusta pensar que eso mantiene las cosas interesantes. Seguiré diciéndome eso y no me asustaré.

Me choco con la gente a diestro y siniestro, y consigo pisar un chicle caliente que ahora hace un sonido pegajoso cada vez que mi tacón de cuña negro golpea el suelo.

Perfecto.

Compruebo mi teléfono.

11:59

—¡Soy una calabaza! —grito derrotada, sintiendo que el fracaso se filtra en cada centímetro de mi cuerpo. Vuelvo a leer la carta y no da ninguna indicación clara. ¡Hijo del tío de un mono!

—Soy una calabaza podrida —gimoteo para mis adentros.

Se me van a saltar las lágrimas.

Probablemente voy a empezar con la Sra. Flow. Normalmente no soy tan emocional.

Mentiras.

Una señora con su hijo con cara de gominola le empuja para que pase más rápido delante de mí, como si fuera a estirar la mano y agarrarlo en plan oogy-boogy.

—¡Oh, genial! —Me quito de en medio mientras pasan—. Doy miedo a los niños —me quejo. Resoplo, pero ¿qué clase de madre mantiene a su hijo despierto hasta tan tarde?

Siento que una mano me toca el brazo. Me doy la vuelta para mirar a una pelirroja alta y encantadora, con el pelo cortado en forma de A a la altura de los hombros.

Su vestido blanco de verano es bonito y su sonrisa aún más bonita. Parece una bella sureña.

—¿Puedo ayudarle? —digo con más enfado del que quisiera.

No estoy de buen humor, señora.

—Me he fijado en la carta que tienes en la mano. —Señala con la cabeza el papel que tengo entre mis manos—. Parece que ambas tenemos problemas para encontrar al Sr. Encantador.

¿Qué?

El alivio me invade como una cascada. Así que no soy la única idiota presente esta noche. —Es medianoche —digo derrotada.

—Bueno —empieza mientras echa un vistazo a las ajetreadas calles—, no pueden enfadarse si llegamos tarde con direcciones como esa. Quiero decir, esto es una tontería de todos modos.

Se ríe y me mira como si buscara desesperadamente confirmar sus pensamientos.

Y realmente, esto es tonto. —Supongo que me siento un poco avergonzada incluso buscando a Encantador. La curiosidad se apoderó de mí.

Suelta una risita, exhala un gran suspiro y empieza a abanicarse la cara. —Lo sé, y hace mucho calor esta noche. Apuesto a que nos están grabando ahora mismo. Probablemente seamos las únicas que hemos venido.

Me uní porque no había nada más que hacer que burlarse de nosotras mismas.

Miramos a nuestro alrededor en busca de una cámara oculta o de un grupo de personas que nos miren y señalen.

Pero lo que no me esperaba era ver a un hombre muy guapo vestido con un traje blanco impecable. De pie, no muy lejos de nosotras, en el callejón de enfrente.

Nuestras risas se apagan mientras las dos estamos sobrias y le miramos fijamente.

Juro que he mirado antes en esa dirección y no estaba allí de pie con una brillante sonrisa dirigida a nosotras. ¡¿Es éste?!

Estoy mareada y ese cosquilleo en la boca del estómago ha vuelto, mi pulso late con fuerza.

—¿Tú también lo ves? —Apenas pregunto—. El hombre.

—Claro que sí.

—¿Qué hacemos? —Me arriesgo a mirarla, mi pulso se acelera.

—¿Hacerle carantoñas? No tengo ni idea. —Ofrece sin aliento, su voz vacilante.

Estoy demasiado sorprendida para sonreír. Al volver a mirar al hombre, mi cerebro se da cuenta de que es increíblemente guapo, de pie y con una mano metida en el bolsillo del traje.

Está apoyado en una puerta, mirándonos fijamente con una sonrisa divertida que resulta absolutamente encantadora.

—¿Crees que le gusta eso?

—¿El qué?

—Las carantoñas.

Me agarra la mano y me mira desde arriba, tirando de mí.

—Deberíamos ir allí.

Creo que dije algo, pero se perdió en el aire húmedo de la noche.

Acercarse a él no alivia nuestros nervios, lo noto porque Alta Pelirroja me agarra la mano con un apretón de muerte.

Me sonríe alegremente, luego a ella, y cambia de posición. Su mirada se posa de nuevo en mí, y en sus perfectos ojos azules brilla algo extraño que hace que un escalofrío me recorra la espalda.

—Llegáis tarde, chicas. —Su voz es suave y encantadora. Su pelo rubio está perfectamente peinado hacia atrás y su rostro es el de un príncipe.

Abro la boca para hablar, pero no sale nada.

Mi mente se está aplanando.

—Por favor, pasad. El Hada Madrina odia estar fuera de tiempo —dice como si estuviéramos hablando del tiempo, algo completamente normal.

Abre la puerta de madera que desciende hacia arriba y más allá.

Está oscuro ahí arriba.

¿Iremos a una institución mental? ¿Nos agarrarán hombres con trajes médicos blancos, nos meterán en una habitación acolchada y nos meterán pastillas por la garganta?

—Oye, ¿vas a violarnos? —pregunto y luego me sonrojo.

¿Filtro?

La pelirroja palidece a mi lado y vuelve a mirar hacia él.

Acabo de darle la idea, ¿no? Aunque seamos sinceras, ser violada por él podría no ser tan malo. Puede que juegue a pelear al principio, pero luego me gustaría totalmente.

Estoy enferma.

Vuelve su cara de sorpresa hacia mí y se ríe a carcajadas pero no dice nada, desapareciendo por las escaleras. —Vamos, señoras.

Se encoge de hombros y va tras él.

—¿Eso ha sido un sí? —susurro mientras los sigo a ciegas, sintiendo que mi piel se eriza.

Se gira para mirarme mientras subimos la oscura escalera. —Creo que eso fue un tal vez.

Apuesto a que puedo superar a la pelirroja si la mierda golpea el ventilador. Oye, nunca he pretendido ser noble, es un defecto de personalidad en el que estoy trabajando.

Llegamos a la cima y él abre una gran puerta plateada. Inmediatamente nos llega un aire fresco, inusual y maravilloso. La visión que tengo ante mí me deja sin aliento.

Qué…

La habitación es espaciosa y completamente hermosa, de las que dejan boquiabiertos. Me parece oír que la pelirroja jadea y se tapa la boca con una mano.

Todo es blanco y azul cielo. Los suelos son de un reluciente mármol blanco con remolinos de color azul claro.

El techo está abovedado con brillantes trozos de cristal, y la zona de asientos es exquisita, con sofás de un blanco cegador y detalles de zafiro.

Todo esto no parece real. Respiro entrecortadamente e intento contar hasta diez en mi mente.

—Bienvenidas a Hada Madrina S.A., señoras. Por favor, regIstraos en la recepción —dice el Sr. Encantador con voz cantarina—. Por favor, daros prisa.

Miro al Sr. Encantador, con la boca abierta. —¿Registro?

Señala un gran escritorio en forma de U con una hermosa mujer que nos sonríe.

Está tecleando en un ordenador y tiene un auricular puesto, hablando con alguien al otro lado. Lleva un vestido blanco para un almuerzo en el castillo real.

Su pelo dorado rebota mientras teclea, aparentemente disfrutando de su trabajo con gran entusiasmo. Me da la sensación de ser una espeluznante esposa de Stopford.

Reduzco mi histeria, observando todo en busca de una posible amenaza. Nos acercamos a ella, que señala el papel brillante y el bolígrafo y sigue hablando.

—Sí, acaban de llegar… —Hace una pausa, escuchando—. Por supuesto, sé que llegan tarde. —Nos mira con una mirada severa.

—Haré que se registren rápidamente, entonces, entiendo. Las acompañaré de vuelta, mi señora. Sé que su tiempo es esencial.

Nos mira y nos obliga a sonreír. —Por favor, firmen y tomen asiento allí, luego Pierce os llevará a la arena.

¿Arena?

¿Qué demonios?

Este lugar no es lo suficientemente grande para eso, e incluso yo no soy tan crédula. Firmo mi nombre y me fijo en otros cinco nombres de la lista. ¿Siete chicas? Creía que la carta decía cinco.

Hmm, fascinante. Sin embargo, esperaba más para un truco publicitario. Doy la vuelta a una esquina y veo a cinco mujeres encantadoras sentadas en sofás blancos, que parecen tan nerviosas como yo.

La pelirroja les hace un pequeño guiño y nos sentamos juntas en el único sofá vacío que hay junto a una mesa de refrescos. Vale, esto es raro.

—¿Qué es este lugar? —susurra la pelirroja.

Trago saliva y me encojo de hombros, echando un vistazo a la hermosa sala de estar. —Esto se vuelve más raro a cada segundo —susurro.

La pelirroja se dirige a las otras chicas. —Hola. —Se aclara la garganta—. Me llamo Cherie, ¿habéis recibido todas una carta esta mañana? —Su nombre es Cherie, anotado.

Todas asienten y murmuran algo inaudible.

Una chica de pelo rubio y esnob olfatea y se levanta para mirar a su alrededor, con sus tacones de color rosa haciendo clic en el mármol.

Digo esnob porque tiene ese aspecto de chica mala. Pelo rubio perfecto, cuerpo de Barbie, vestido rosa y una cara de perra en reposo perfeccionada que es incluso mejor que la mía.

Debe haber tenido años de práctica. Bravo.

—Me llamo Laura Rogers. Seguro que has oído hablar de mi hermano. ¿Luke Rogers? Es el lanzador de los Red Socks. —Ella sonríe, pareciendo demasiado presumida.

Laura examina su manicura y se pasea por la sala, escuchando los elogios de todas. —Espero que esto tenga que ver con la televisión.

—No veo béisbol, es muy aburrido —gimo antes de que mi filtro defectuoso entre en acción. Siento que Cherie me lanza una mirada y luego una sonrisa, cubriendo su sonrisa con la mano.

La mirada de Laura se clava en mí y se toma su tiempo para mirarme de arriba abajo. Levanta una fina ceja y se acerca a mí, con los labios apretados. Me doy cuenta de que tiene unos labios muy finos, que se aplanan en una línea.

—¿Y quién eres tú? ¿Una vampira? ¿Madame Darkness? —Se ríe ligeramente.

Eso no es ni siquiera gracioso.

Me resisto a poner los ojos en blanco. —Me llamo Viola Spear y estoy aquí por pura curiosidad —murmuro. No sé por qué le he puesto un apellido falso.

—Lo que sea —responde ella—. ¿No lo estamos todas?

Una chica negra que se sienta en el sofá de enfrente se inclina hacia delante. —Hola, soy Destiny. Este lugar me da escalofríos, demasiado estéril. ¿Alguien más se siente así?

Se ajusta los vaqueros y la camiseta blanca de tirantes. Lleva unos bonitos zapatos de tacón plateados, tomo nota.

La chica que está al lado de Destiny, con el pelo corto y platino, asiente con la cabeza. Levanta la mano.

—Soy April. Estoy un poco nerviosa por este montaje. Espero que no haya audiciones ni nada por el estilo. No soy buena frente a las multitudes; es como si fuera a tener un ataque de pánico.

—Estamos en un documental o en el plató de una película. —Laura interviene molesta por la incompetencia de todas.

Una morena alta se ríe. —No olvidemos lo bueno que está el señor Encantador —susurra lo suficientemente alto como para que todas la oigamos y mira a la vuelta de la esquina—. Ah, y yo soy Ivy, ex marine.

Todos murmuramos algo sobre su excepcional servicio a nuestro país.

La última chica de piel morena y moño cubano levanta la mano para presentarse, pero entra el señor Encantador.

Todas cierran la boca y abren los ojos. Mi corazón palpita con fuerza, como un bailarín de claqué borracho que acaba de golpear cinco toros rojos.

Sonríe y coloca una mano en su pantalón de traje blanco.

—Señoras, estamos listos para que todas paséis a la Arena, donde se responderán todas vuestras preguntas. Vamos un poco atrasados, así que por favor no dejemos que el Hada Madrina espere un segundo más.

Oigo una risa ahogada a mi izquierda.

Nos mira a todos. Una mirada severa cruza sus apuestos rasgos mientras nos estudia.

—Por favor, tomaros esto en serio. Lo que vais a ver es real. Todas vosotras habéis sido elegidas por una razón por la mano del Destino., Antes de entrar, debéis respirar profundamente y encontrar vuestra calma interior.

Frunzo el ceño, no me gusta nada cómo suena eso.

Si entramos en una mazmorra sexual como esa chica de Cincuenta Sombras, me tropiezo con Laura y salgo corriendo. Ni siquiera bromeando, la supervivencia del más apto, puedo luchar como un gato salvaje si es necesario.

Todas nos ponemos en fila y procedemos a seguir a Encantador a través de una gran puerta corredera de cristal.

Bien, necesito explicar esto lentamente para que entiendas lo que veo al pasar por la puerta.

Entramos en una gran zona de asientos en forma de U, como algo que se ve en una universidad, una sala de conferencias con asientos altos.

Calmo mi corazón palpitante mientras me agarro para estabilizarme en el respaldo de una silla.

El problema es…

El problema es que donde habría una pizarra y una pared, no hay nada. No hay nada detrás del gran escritorio blanco y el podio.

No, no quiero decir nada. ¿Qué demonios estoy diciendo?

Podría vomitar.

Detrás del escritorio estaba el maldito espacio exterior.

Por si no lo has entendido, detrás del escritorio donde debería haber una pared hay un ESPACIO EXTERIOR.

Estoy mirando el gran abismo negro que es nuestro universo. Como si alguien hubiera cortado una nave espacial por la mitad, y nosotras estuviéramos de pie en el borde.

Hay estrellas fugaces lejanas, cometas y un enorme planeta que está tan lejos que se puede ver la atmósfera moviéndose a su alrededor.

Ah, y hay una brisa. Puedo ver pequeños trozos de mi pelo fluyendo con la corriente de aire.

Siento la mano de Cherie en mi brazo, apretando, sus dedos se vuelven blancos mientras su brazo tiembla. Estoy insensible al dolor de su agarre mortal.

Levanto lentamente la vista y veo a Encantador bajar las escaleras de mármol pálido hasta el nivel inferior, donde se encontraba el gran escritorio.

Dios mío, incluso hay una manzana roja brillante puesta encima, como si estuviéramos en la escuela primaria.

—¡Señoras! —Encantador retumba con las manos extendidas—. Por favor, tomad asiento donde querais.

—Sé que lo que estáis viendo no parece real, pero pronto descubriréis que esta habitación es la menor de vuestras preocupaciones. Os lo digo desde lo más profundo de mi corazón. Bienvenidas.

Mira a todas las presentes mientras tomamos asiento sobre nuestras temblorosas piernas. Sus ojos se posan en mí durante un segundo más que en las demás.

Tengo la extraña sensación de que sabe algo que me concierne, pero estoy demasiado abrumada para pensar en ello.

—Se pasará una copa para que todas podáis asimilar esto en un estado mental mucho más tranquilo. Podéis pasar si queréis, pero os sugiero encarecidamente que os la toméis.

Hace un gesto para que dos mujeres vestidas de blanco entren con bandejas y pasen una bebida rosa con gas en una copa de flauta.

—Esto os ayudará, señoras, así que por favor bebed. No tenemos tiempo para ataques de pánico o desmayos.

Destiny tiene la cabeza metida entre las piernas, respirando con dificultad, y April se toma el pulso en el cuello, con aspecto sudoroso. Laura se sienta en silencio, con los ojos muy abiertos e incrédulos.

—¿Viola? ¿Puedo ofrecerte una copa? —Se inclina para entregarme una copa de flauta sin esperar siquiera una respuesta.

—Sí —digo apenas, más bien para mí misma. Ya estoy en la madriguera del conejo, así que también podría caer sin gritar.

Miro a mi derecha y veo a Cherie y a todas las demás tomando la bebida gaseosa con tragos desesperados.

—¿Alguien tiene miedo de la droga de la violación? —Continúo, sin estar segura de haber dicho eso en voz alta—. Es algo real, gente.

Veo una lejana estrella fugaz probablemente a kilómetros y kilómetros de distancia, haciendo que mi respiración se entrecorte. Bien, me estoy perdiendo rápidamente. Siento que mi ojo izquierdo empieza a temblar. El fondo.

Me trago la bebida con sabor a fruta y reprimo un eructo por el ardor de la carbonatación.

Ya no hay vuelta atrás. Acabo de tomar la píldora azul, y está recorriendo mi sistema. Puedo sentir mi cuerpo zumbando, mis músculos se relajan.

Ahora entraré en la matriz.

El sonido del ordenador electrónico me absorbe a una realidad diferente.

—Todas deberíais sentiros más tranquilas en unos dos minutos —dice mientras nos sonríe a todas, con los brazos cruzados sobre el pecho. Sus brillantes ojos azules nos observan.

—Avísadme cuando sintais que podéis concentraros y empezaremos.

Encantador se apoya en el escritorio y enciende un cigarro como si estuviera en su casa sentado ante la chimenea. O en un salón de lujo.

Respiro y siento que mis nervios se asientan; una oleada de calor se extiende por mí como un río de lava que se mueve lentamente. Vuelvo a respirar profundamente y mis brazos dejan de temblar, y mi ojo se queda quieto.

Bien…

De acuerdo.

Yo puedo hacerlo. Miro a mi alrededor y veo a todas los demás visiblemente relajadas, sentadas más rectas en sus sillas. ¿Qué había en esa bebida? Me siento muy bien. Ahora puedo disfrutar de la brillante vista que tengo ante mí.

Esto es real, increíble. Todo este tiempo la carta era genuina.

—Muy bien, veo que todas vosotras estáis listas para empezar —habla con una sonrisa y extiende su brazo hacia el universo—. Señoras, os presento a vuestra Hada Madrina.

De repente, se abre una puerta y una mujer despampanante atraviesa el arco. ¿Entonces las estrellas y los planetas son sólo una ilusión? Una tecnología asombrosa.

Su vestido azul noche brilla y su pelo plateado está recogido en un moño en la parte superior de la cabeza. Parece una celebridad de los años 50.

El vestido fluye en la cintura ajustada y se detiene bajo la rodilla como si llevara enaguas. El escote fuera de los hombros es elegante, probablemente la envidia de todas las amas de casa de trofeo.

Parece una versión de Meryl Streep en la película «El diablo viste de Prada». Se ve igual de intimidante.

Su expresión al caminar es de absoluta seriedad. No puedo creer que esté viendo a la legendaria Hada Madrina. Nuestra realidad es más extraña que la ficción.

Sigue sin sonreír, sin saludar alegremente como el Sr. Encantador. Mira a Encantador con una mirada de satisfacción.

—Pierce, ¿estamos listos para empezar? —pregunta mientras recorre la habitación, con su mirada posada en la mía.

Contengo la respiración.

¿Tengo algo en la cara?

Ladea la cabeza y me parece ver un atisbo de sonrisa. El Hada Madrina vuelve a mirar a Encantador, y éste le hace un guiño y echa una estela de humo. —El escenario es tuyo.

El Hada Madrina asiente con la cabeza y da un par de pasos hacia nosotras, con su vestido centelleante y sus zapatos negros de tacón. Se toma un momento, como si estuviera reflexionando.

—Quiero toda vuestra atención.

Nadie dice una palabra.

Ahora descubriremos por qué estamos aquí.

—Supongo que todas habéis leído la carta que se os ha enviado esta mañana. Cada una de vosotras ha sido elegida para participar en los Desafíos de los Cuentos de Hadas como nuestras agentes —continúa mientras todas estamos pendientes de cada palabra.

—Me temo que esta vez, las cosas van a ser un poco diferentes, debido a circunstancias desafortunadas.

Frunzo el ceño.

Toma aire y se pone una mano en el puente de la nariz.

—Llevo doscientos años dirigiendo Fairy Godmother Incorporated, proporcionando siempre un final feliz para siempre. —Vuelve a hacer una pausa, como si le costara decir lo que quiere.

Encantador se adelanta, le pone una mano en el hombro y le susurra algo al oído. Ella sacude la cabeza y le susurra algo, muy molesta.

Me muevo en mi asiento y miro a Cherie, notando que todas parecen preocupadas. Cherie se encoge de hombros y vuelve a mirar a los dos.

Vemos que Pierce le da un abrazo, y el Hada Madrina sale de la habitación con la mano sobre la boca, muy angustiada. Encantador la acompaña hasta la puerta, luego se vuelve hacia nosotras y exhala.

—Siento el retraso. —Se acerca al escritorio y se sienta en el borde.

—Yo dirigiré el debate de hoy; el Hada Madrina tiene mucho que hacer y tiene citas a las que no puede faltar. En breve responderé a las preguntas, pero por ahora, sólo escuchad.

Su mirada azul se posa en mí y luego en todos los demás.

—Si todas las presentes estáis de acuerdo con los términos, entonces todas vosotras seréis transportadas a otro mundo, un reino si lo desean.

—Y sí, señoras, podemos hacerlo. Hay muchas dimensiones diferentes, por lo que hay muchos planetas diferentes con mundos que funcionan como la Tierra. Créedlo, porque es muy cierto.

Se coloca detrás del escritorio y empieza a teclear, luego agita las manos en el aire mientras salen imágenes en 3D.

En un instante, la visión del universo cambia.

Jadeo.

Veo un despliegue de PowerPoint de alta tecnología.

En la pantalla 3D, la llamaré así, están los planetas en una lista desde el número uno hasta el mil y pico. La mitad superior está etiquetada en blanco, la central en azul, y diferentes tonos de rojo para la parte inferior.

—Como podéis ver, estos son los planetas actualmente contratados por el Hada Madrina. Este no es el discurso normal que damos a nuestros agentes, y por eso, me disculpo.

—Necesitamos ayuda; la desesperación es un eufemismo aquí. Hada Madrina S.A. está al borde de la quiebra. Esta es la mejor manera en que puedo describirlo para que lo entendais.

—Os explicaré por qué. Vosotras sois el primer grupo que escucha la información entre bastidores. Todo el propósito de la empresa es controlar y mantener la paz dentro del universo.

—El Hada Madrina responde a una autoridad superior, que le dio la responsabilidad de mantener un cierto nivel de paz entre todos los mundos.

Hace una pausa mientras mira a su alrededor.

—Todos los planetas están conectados de forma invisible, y cuando uno alberga el mal, afecta a los demás como una opresión oscura, una reacción en cadena de negatividad. Este mal no está bien, y hay que gestionarlo.

—El Hada Madrina cree que toda la maldad puede ser curada por el amor; éste ha sido siempre su lema. Es una mujer increíble, siempre pensando que la redención puede ser parte de los más corruptos.

Hace una pausa al ver nuestras expresiones aún confusas.

—Tenemos que mantener cada planeta por encima del cincuenta por ciento: el mal frente al bien. Nunca podremos eliminar el mal por completo, pero podemos mantenerlo a raya con este sistema que hemos estado utilizando durante cientos de años.

—Estamos hablando de las personas que los habitan, de sus almas combinadas para un porcentaje total. Si no podemos hacer esto durante un período, estamos fuera del negocio, y un poder diferente se hará cargo.

Levanto la mano.

Me mira y asiente con la cabeza.

Todos los ojos puestos en mí. —Entonces —me aclaro la garganta—, ¿supongo que el Hada Madrina va a cerrar el negocio porque está teniendo problemas para mantener el mal por debajo del cincuenta por ciento?

Intento comprender este complejo dilema. Me sonrojo, esperando no haber hecho una pregunta estúpida.

Se toma un momento. —Sí, tenemos un problema con un planeta. Tened en cuenta que cada planeta se juzga por separado —continúa Encantador mientras señala la pantalla 3D.

—El último mundo en la parte inferior es el que está en cuestión, el que es de color rojo brillante. Como puedes ver, los otros planetas por encima de él están siendo afectados por él, empezando a volverse rojos también.

—Es como una infección, que se extiende a menos que podamos curarla rápidamente.

—Lo entiendo —suelta Laura en voz alta y mira a su alrededor—. Quieres que hagamos que el líder de un reino se enamore de una de nosotras. Para curar sus almas malvadas. Qué romántico heroísmo el nuestro.

Sus ojos se iluminan de emoción. —Así que somos como héroes, héroes del amor.

—Para cambiar el corazón de los corruptos —digo en voz baja, ignorando a Barbie.

—Sí. —Nos mira—. Este planeta quiere destruirnos. Ya lo hemos intentado tres veces y hemos fracasado. Esto nunca había sucedido antes. Héroes seréis todas; no son misiones fáciles.

—¿Tres grupos como nosotras? —pregunta April con el ceño fruncido.

—Correcto. —Da unos pasos hacia nosotros y exhala.

—Esta es nuestra última oportunidad, así que puedes imaginar lo angustiada que está el Hada Madrina. Ella perderá todo por lo que hemos trabajado. Estuvimos muy cerca en la última misión, llegando al cuarenta por ciento.

—Pero tristemente, no se pudo, tenemos que estar por encima de la mitad. El consejo de las hadas es muy estricto en cuanto al cumplimiento de las reglas que mantienen el equilibrio de este universo.

—Nuestra Hada Madrina será sustituida por otra.

—Un hada que —no diré ningún nombre— no cree en lo que hace nuestra Hada Madrina. La mujer es una criatura vil y resulta ser la hermana de nuestra Hada Madrina.

—¿Tiene nuestro Hada Madrina un nombre? —pregunta Destiny—. O todas se llaman Hadas Madrinas.

Encantador sonríe. —Se llama Zora, y no te lo he dicho yo. —Se apoya en el escritorio—. Su hermana perra es Mildred. Y sí, es igual que suena su nombre.

No puedo evitar reírme. Así que tenemos una disputa familiar llena de celos, muy humana por su parte.

No hay presión.

Pero esto me confunde. ¿Qué es esto de las misiones? Pensé que íbamos a una aventura para encontrar el amor.

—Entonces, ¿qué quiere decir que estuvieron cerca? ¿Casi se enamoró de una chica en la última misión? —Por alguna razón, eso no me ha gustado.

Se ríe y se frota la nuca. —Ni de lejos. —Encantador me mira y exhala.

—La mejor manera en que puedo describirlo, en este corto periodo de tiempo, es esta. Piensa en esto como un videojuego, en el que ciertas cosas que haces te dan puntos.

—Que el gobernante principal se enamore por las razones correctas es como un impulso del cuarenta por ciento. Todo lo demás es menor. Como deshacerse del malo, resolver los problemas de hambre, la esclavitud, y las listas siguen.

—Sólo tenemos tres meses; eso es todo lo que el Destino nos permitirá intervenir. Así que, si se elige resolver los problemas mundiales en lugar de enamorarse, es un camino difícil de completar en tres meses.

—Y por no hablar de que es peligroso. No me malinterpretéis; enamorarse también es duro, pero mucho más plausible —continúa—, y generalmente cuando se arregla el amor, se arreglan también todos los problemas menores.

—Es como una reacción en cadena de alegría y felicidad. Por eso Zora cree tanto en el amor verdadero porque arregla todo lo demás junto con él.

Vaya, esto es complicado.

Muy diferente a las películas de Disney, pero más o menos lo mismo.

—¿Así que en la última misión trataron de arreglar el mundo, no su líder? —pregunto, mi mente dando vueltas en todas las direcciones.

—No tenían elección, pues su líder no estaba interesado en ninguna de las mujeres que enviamos. Sólo trataron de aprovechar su tiempo e intentaron ayudar a Zora lo mejor que pudieron.

Mira hacia abajo como si estuviera perdido en sus pensamientos.

Laura se rió y sacudió la cabeza. —Este tipo es exigente, me gustan los hombres exigentes, y me gustan los desafíos.

Encantador levanta la vista y la mira fijamente, probablemente tratando de averiguar si hablaba en serio.

—Supongo que se puede decir que es exigente. Tengo la sensación de que está sobre nosotros, sabiendo algo de lo que estamos haciendo.

Se levanta del escritorio y empieza a dar palmas.

—Este es el momento de exlicaros las reglas. Tenemos muy poco tiempo para hacerlo porque el consejo nos ha dado sólo el día de hoy para enviar otro equipo.

Creo que le oigo decir palabrotas en voz baja. Sí, lo ha hecho, este Pierce Encantador no está contento con esto.

—Cada una de vosotras estará en manos del Destino. Así es como funciona esto, para mantener el equilibrio, debemos seguir lo que el Destino nos dicta. —Extiende su mano y el suelo vibra.

Me siento en mi silla y observo cómo una piedra —¿una fuente de pájaros?— se levanta del suelo, y en el baño hay un líquido de aspecto metálico. Es muy curioso. ¿Qué es esto?

—Esto es sencillo, señoras, y de nuevo lamento que estemos acelerando todo.

—Cada una de vosotras colocará sus manos en el Tazón del Destino y el Destino determinará lo que seréis en este desafío. Una princesa o una pobre.

—Esto es crucial, ya que no puedes cambiar esto una vez que se te ha dado un título.

Mis ojos se abren de par en par. Así que es como el sombrero de Harry Potter.

Oigo murmullos por toda la sala, algunos emocionados y otros preocupados. Yo misma tengo emociones muy mezcladas que recorren mi cuerpo como una multitud de locos que escapan de la institución.

Pero sobre todo estoy… emocionada. Me alegra que el destino pueda elegir, lo hace más emocionante. Porque todas sabemos que todas elegirían ser una princesa. Duh.

—Después de obtener vuestro título, hablaremos brevemente sobre Delorith, el mundo al que viajaréis.

—Entonces podréis cambiar tres cosas de vosotras para ayudaros a atrapar el corazón de Apolo Augusto Garthorn.

—Podéis elegir cambiar de apariencia o dominar una habilidad. Esta elección es vuestra y sólo vuestra.

—Vaya —susurro. Cherie se vuelve hacia mí con los ojos muy abiertos y susurra un «Oh Dios Mio». Sonrío y le devuelvo la mirada.

Apolo Augusto Garthorn. Suena sexy y poderoso, y tengo mucha curiosidad por ver el aspecto de este gobernante oscuro. ¿Mono? ¿Guapo? ¿Normalito? ¿Sexy?

Me lo planteo. Tiene que ser fácil de ver, ¿no? Tal vez no lo era, y por eso ninguna chica ha trabajado. Mierda. Eso sería difícil. Tal vez era divertido. Podría ser divertido.

—Muy bien, hablaremos más después de los títulos. —Se levanta justo cuando entra Zora, el Hada Madrina. Parece serena, a diferencia de antes.

De pie junto a Encantador, habla: —Por favor, empecemos, ya no hay vuelta atrás. Ahí está la puerta, si queréis iros ahora. Si no, no perdamos el tiempo del Destino.

Me pongo muy nerviosa, casi enferma. Esto es real. No hay vuelta atrás, no hay vuelta atrás. Trago saliva y me pongo de pie con todas los demás, respirando nerviosamente.

Bueno, Viola, parece que vas a tomar la píldora azul y escapar de la matriz.

Trabaja en ello.

 

Lea los libros completos sin censura en la aplicación Galatea

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Placer y negocios

A Trinity le gusta el trabajo, pero eso no significa que sea siempre fácil. En un bar, tras un duro día en la oficina, conoce a Stephen Gotti: un caballero de puertas para fuera e insaciable en el dormitorio. Se enamoran rápidamente, pero Stephen tiene un gran secreto. ¿Asustará este secreto a Trinity?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Luci Fer

Nota: esta historia es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Y de pronto

Hazel Porter es completamente feliz con su trabajo en la librería y su acogedor apartamento. Pero cuando un aterrador encuentro la arroja a los brazos de Seth King, se da cuenta de que hay algo más en la vida, ¡mucho más! Rápidamente se ve inmersa en un mundo de seres sobrenaturales que no sabía que existían, y Seth está justo en el centro: un Alfa feroz, fuerte y magnífico que no quiere otra cosa que amarla y protegerla. Pero Hazel es humana. ¿Podrá funcionar?

Calificación por edades: 18+

Autora original: nightnoxwrites

Nota: Esta historia es la versión original del autor y no tiene sonido.

Leer más »

Visiones

La chica nueva, Raven Zheng, tiene un secreto: puede ver fantasmas. La leyenda local, Cade Woods, también tiene sus propias habilidades especiales. Tras una serie de asesinatos, los adolescentes deciden utilizar sus dones para atrapar al asesino. Pero cuando Raven se entera de la oscura historia de Cade, se pregunta si realmente se puede confiar en él…

Calificación por edades: 13+

Autora original: Samantha Pfundheller

Leer más »

Los guerreros Torian

La Tierra está siendo atacada por una raza de monstruosos alienígenas que sólo quieren la destrucción total de la humanidad. Lilly y su hermana pequeña están atrapadas en medio de todo eso y se enfrentan a una muerte segura… hasta que el magnífico Rey Guerrero Bor llega desde otro planeta y las salva. Su misión es proteger a todos los humanos, pero ahora sólo tiene ojos para Lilly. ¿Se interpondrá su deber en el camino del amor, o lo sacrificará todo por ella?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Natalie Le Roux

Leer más »

Entre sombras

Cuando unas aterradoras alucinaciones en forma de sombras envían a Melinda Johnson, de catorce años, a un hospital psiquiátrico, su perfecta familia comienza a desintegrarse y los problemas que se esconden bajo la alfombra empiezan a acumularse. ¿El karma ha alcanzado finalmente a los Johnson? ¿O es realmente culpa de las sombras?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Elizabeth Gordon

Leer más »

El Alfa Milenario

Eve tiene poderes más fuertes que la mayoría, pero cuando se le asigna una misión con un premio que no puede rechazar, empieza a preguntarse si es lo suficientemente fuerte para completarla. Con vampiros, hombres lobo renegados y deidades malvadas tras ella, la determinación de Eve se pone en duda, y todo eso antes de encontrar a su pareja…

Del universo de Lobos Milenarios.

Calificación por edades: 18+

Autora original: Sapir Englard

Leer más »

El calor del fuego

Huérfana desde joven y de casa de acogida en casa de acogida, Adeline ha pasado los últimos nueve años sola y albergando un secreto: es una mujer loba. Cuando, sin saberlo, se adentra en el territorio de la manada, es capturada y pronto descubre que encontrar a los suyos no es todo lo que esperaba. Cuando conoce al alfa que la retiene contra su voluntad, saltan chispas. Pero, ¿podrá él verla como algo más que una rebelde? ¿O siempre será su prisionera?

Calificación por edades: 18+

Autor original: Vera Harlow

Leer más »

Rehén

A Clarice le ha protegido toda su vida su padre sobreprotector, y está muy distanciada de su loba interior. Cuando perdió el control mientras se transformaba, Clarice acabó siendo rehén del rey Cerberus Thorne, el conocido líder de todos los hombres lobo. Atrapada en su castillo, Clarice descubrirá que su destino está ligado al de Cerberus, pero, ¿podrá domar a su salvaje compañero antes de que sea demasiado tarde?

Clasificación por edades: 18+

Nota: Esta es la versión original de la autora y no tiene sonido.

Leer más »

Desvanecido

Han pasado dos años desde que Lily perdió a su novio en un tiroteo. Cuando una prestigiosa universidad le hace una oferta de trabajo, tiene la oportunidad de acabar con sus demonios y empezar de nuevo, al menos hasta que conoce al irresistible presidente de la escuela. ¿Podrá Lily confiar su amor a un nuevo hombre, o sus oscuros secretos sólo le llevarán a un nuevo desengaño?

Calificación por edades: 18+

Autora original: Haley Ladawn

Leer más »

La auténtica Evie Chase

Evie Chase, de 17 años, lo tiene todo: fama, fortuna y la carrera de cantante que siempre soñó. Pero después de luchar contra la ansiedad y las presiones de la fama, Evie regresa a su pequeña ciudad natal, enfrentándose a antiguos matones, nuevos amigos y al chico que dejó atrás…

Calificación por edades: 16+

Autora original: Riss Concetta

Leer más »

Unlimited books, immersive experiences. Download now and start reading for free.